Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Que coche comprar hoy ¿De motor de explosión o eléctrico? – Ninguno, (de momento)

Por Félix Maocho
17/4/2017

Durante bastantes años, la mayoría hemos estado aguantando sin cambiar de coche, pues las circunstancias indicaban que no era el momento de meterse en grandes dispendios, cuando todos esperábamos sufrir el zarpazo de la Crisis a su economía. Pasada, (en parte), esta y llegado a tiempos en que vemos el porvenir con mas optimismo, encontramos que nuestros coches se han avejentado y  muchos estamos pensando en sustituir nuestro actual vehículo por uno nuevo.

Sin embargo, otras incertidumbres oscurecen el futuro del automóvil. Parece inexorable que lleguen próximamente el coche eléctrico y poco después, el coche autónomo, y junto con ello, otras formas de uso, como es el carsharing, o uso temporal de vehículos, mediante vehículos públicos compartidos, frente a la posesión de un coche en propiedad.

Algunas de estos cambios como el coche autónomo, aun no sabemos cuando llegarán al mercado, pero otros, como el coche eléctrico, ya está llamando a sus puertas y si bien, aun no hay en el mercado, excesivos modelos donde poder elegir el que mejor se adapta a nuestras necesidades, empezamos ya a notar las dificultades que en el futuro, van a poner a la circulación de los coches de combustibles fósiles, al menos en las grandes ciudades.

París, Madrid, Atenas y México tiene decidido prohibir la circulación de coches y furgonetas de diésel en el centro de sus ciudades para 2025 y mucho antes, ya mismo. puntualmente, los días de alta contaminación, es casi seguro que el vehículo tradicional va a tener dificultades de tránsito. La experiencia nos indica que estas  normas, que de momento, sólo se anuncian en grandes ciudades con problemas de contaminación atmosférica, lo más probable, es que “contagie” a otras ciudades mas pequeñas, como se “contagio” la peatonalizacion del centro de las ciudades, el establecimiento de la “zona azul” o la instauración del “carril bici”.

No es lugar para discutir si esas normas son buenas o exageradass, lo que es seguro, es que muy probablemente se generalicen y no sólo sean un puñado de ciudades, las que pongan dificultades a la circulación de vehículos de combustible fósil, sino que sean muchas las que lo hagan. Razón por la cual, es probable que nuestro flamante coche, no sirva para circular por el interior de muchas ciudades y lo que es peor, de repente su precio de venta como coche de segunda mano caiga expectacularmente, pues para nada sirve un vehículo con el que no se puede circular.

Por ello, si pensamos cambiar de coche debemos sopesar los pros y contras de sustituirlo por un coche nuevo, pero perteneciente a una tecnología que pronto resultará obsoleta. Y no es solo una opinión mía, se esperan que medidas políticas agresivas como imposición de impuestos a los vehículos “contaminantes”, (que ya se aplican en el aparcamiento público, aceleren  la adopción de vehículos híbridos y eléctricos, tan pronto como la industria del automóvil comience a dedicar sus cadenas de montaje al coche eléctrico. Al menos esa es la opinión de la Comisaria de Industria de la UE, Elżbieta Bieńkowska, que afirmó que espera que los coches de diésel “desaparezcan más rápido de lo que imaginamos”.

Las expectativas son que para 2030, los vehículos eléctricos dominarán buena parte del transporte, para entonces dos tercios de todos los automóviles en circulación en algunas ciudades ricas podrían ser eléctricos.

Pero el problema es saber cuando se va a producir el cambio al coche eléctrico, pues si se efectúa en el 2025, aun tenemos 8 años de utilización de coche tradicional sin problemas, pero si los políticos se ponen las pilas y legislan a favor del coche eléctrico, quizá este cambio se adelante 5 años, y solo nos queden TRES de utilización del coche tradicional. En este caso comprar hoy un coche de motor de explosión quizá sea una mala decisión.

Lo complica que hoy hay pocos modelos de coches eléctricos donde elegir y además todos tienen el mismo problema, una escasa autonomía y falta de infraestructura de puntos de recarga rápidos, así como simples puntos de recarga. De tal forma, que si por ejemplo desde Madrid, vamos a pasar “un puente” en la provincia de Granada, tendremos problemas a la hora de planificar nuestro viaje con un coche eléctrico, pues posiblemente tengamos que realizar un desvío para encontrar un punto de recarga capaz de repostar nuestra batería en menos de una hora y luego en la provincia de Granada, muchas dificultades para recargar el coche por las noches, pues la infraestructura hostelera y hotelera carece de puntos de recarga, rápidos o lentos, en los garajes, entre otras razones por que hoy la Ley  prohíbe a estas empresas convertirse en gestores de recarga. De ahí que los hipermercados que venden gasolina como incentivo para atraer clientes no tiene en cambio algo que en principio seria mas sencillo y de menos inversion  puntos de recarga electrica. Algo que como solo depende de el cambio de una ley puede ocurrir en cualquier momento.

¿Cual es pues el coche a comprar recomendable en estos momentos?.

Si en estos momentos piensan comprar un nuevo automóvil. Mi primer, consejo es que aplacen todo lo posible la decisión de compra. Cada día que pasa, por un lado se aclara más el panorama que nos espera y por otro, aparecen en el mercado nuevos modelos con mayor autonomía, que se ajustan mejor en precio y servicios a nuestras necesidades, a la vez que, (de momento), poco a poco crecen la infraestructura de puntos de recarga.

Por todo ello creo que la medida mas acertada, es continuar con el coche actual algún tiempo mas, aunque para ello tengan que efectuar una reparación de importe tal que en otras circunstancias nos hubiera llevado a deshacernos de él.

Claro está que hay excepciones, y si tienes garaje, puede que ya hoy, sea el momento adecuado de comprar un segundo coche, pensado solo para cortos desplazamientos ciudadanos, (de menos de 150 Km.). La ley obliga a las comunidades de vecinos a permitir que se ponga un enchufe para recargar vehículos en los garajes si un residente lo pide y hoy por hoy. recargar un coche con electricidad doméstica, es bastante rentable, pues las gasolinas soportan un tasa de impuestos mucho mas elevada que la electricidad. Sin embargo difícilmente este coche será adecuado para desplazamientos de medio o largo radio, como pueden ser los desplazamientos en vacaciones.

A tal efecto se aprobó la modificación a la Ley de Propiedad Horizontal (LPH), añadiendo en su redacción  “si se trata de instalar en el aparcamiento del edificio un punto de recarga de vehículos eléctricos para uso privado, siempre que éste se ubicara en una plaza individual del garaje, sólo se requerirá la comunicación previa a la comunidad de que se procederá a su instalación”, dejando claro que “el coste de dicha instalación será asumido íntegramente por el o los interesados directos de la misma”.

Queda pendiente con ello solucionar la posesión de un coche capaz de realizar largos desplazamientos. Tenemos para ello dos soluciones, aparte de conservar el actual. La primera, es adquirir un coche viejo en buen estado, que nos pueda durar al menos unos cinco años, con ello cubrimos este “impásse” que se está produciendo hasta la implantación generalizada del coche eléctrico.

Comprar un coche con mas de ocho años de antigüedad es delicado, salvo que conozcamos cual ha sido su vida en manos de su anterior propietario y las razonas por las que se desprende de él. Creo que si encontramos un vehículo así, a precio de mercado, sustituir nuestro decrepito vehículo por este, puede ser una buena opción. Puedes tener cinco o seis años de vida útil, que son suficientes para aclarar el escenario difuso que hoy tenemos y por otra parte, suficientemente corto, como para, si se nos queda obsoleto e incómodo su uso por las normativas anti contaminación, podamos sustituirlo dentro de unos años por un coche eléctrico, sin excesiva pérdida de valor del vehículo.

Otra solución es aguantar con nuestro coche como podamos, y cuando nuestro coche ya no nos ofrezca ninguna fiabilidad, para desplazamientos por carretera, alquilar un vehículo sin conductor. O bien, si el coche ya está en tan lamentable estado, que ni siquiera vale para desplazamientos ciudadanos, a parte de comprar un coche eléctrico para los desplazamientos locales, si existe en nuestra ciudad, podemos, acceder al carshering o alquiler por uso.

El Carsharing tiene dos modalidades, en uno se acerca mas al coche de alquiler tradicional, que se recoge y deja en un parking de la compañía propietaria del coche, con la diferencia que los alquileres son por horas, Puede alquilar un coche para por ejemplo, ir al campo y volver a la hora de comer. El otro sistema, se acerca mas al uso de un taxi, con una app localizas un coche libre aparcado en la proximidad de donde estas, lo tomas y aparcas donde lo desees pagando exclusivamente los minutos que lo has utilizado.

De esta segunda modalidad en Madrid ya hay establecidas dos compañías de carsharing. Car2go y Emov y el coste de estos coches sin conductor viene a salir aproximadamente a 1/3 del coste del mismo trayecto en taxi y cada día se ven mas circulando por la calle. Desgraciadamente la implantación en otras ciudades se está retrasando por las laboriosas negociaciones que hay que hacer con los ayuntamientos, pues para poder funcionar, tiene que que llegar a acuerdos con el municipio para poder aparcar en cualquier sitio permitido de una forma legal, y si pagar tarifas de aparcamiento por horas establecidas.

Todas las soluciones pasan de comprar un coche nuevo

Como ven todas las soluciones ofrecidas pasan por no adquirir un coche nuevo, unos, los de combustible líquido, por mecánica obsoleta, y otros, por no haber aparecido ni los vehículos adecuados ni existir la infraestructura de recarga suficiente.

Como no soy el único que piense así, ni el único que predique esto, es muy posible, que la venta de vehículos nuevos se reduzca, con todas las implicaciones que tiene para la economía en general, que se ralentice la industria del automóvil, uno de sus motores más dinámicos. En estas circunstancias, no van a faltar desde el Poder estímulos para revitalizar esta industria y muy probablemente, se vuelquen en potenciar el futuro, el vehículo eléctrico, mas que en continuar con el declinante pasado, el motor de explosión,. Probablemente sea ello un acicate mas, para la sustitución del vehículos tradicional por el eléctrico.

Si tu negocio depende directa o indirectamente del ramos automóvil, o del transporte en general, estudia como estos cambios pueden afectarte y que medidas debes tomar, para anticiparte a los cambios y prevenir que estos lesionen tus intereses, o mas aun buscar la forma de conseguir que por el contrario estos supongan una ayuda.

Félix Maocho

Anuncios

16 abril 2017 - Posted by | Empresa y Marketing | , ,

1 comentario »

  1. Reblogueó esto en tomtom_max.

    Comentario por tomtom_max | 24 abril 2017 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: