Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Hemeroteca – El mito del oro de Moscú

Valentín Gonzalez protegio el convoy del "Oro de Moscu" de Nadrid hasta su enbarque en Cartagena

Por Félix Maocho
31/10/2010

Los regímenes no democráticos, al impedir la entrada de gobiernos de diferente pelaje, se encuentran en la necesidad de inventarse un chivo expiatorio al que cargar con los errores económicos que cometan. Este es un proceso general que afecta por igual a todos los regímenes antidemocráticos, sean de derechas o de izquierdas.

Igual que Castro busca el chivo expiatorio de sus descalabros económicos, (disculpa absurda, en cuando siempre ha tenido países dispuestos a venderles lo que necesitaran), Franco encontró a quien echar la culpa de las penurias de la posguerra al Oro de Moscú, un pretendido robo del oro del Banco de España por la URSS, disculpa absurda, pues como se verá, casi la totalidad de ese tesoro, se consumió como pago del material de guerra que el bando republicano compró para la lucha de la Guerra Civil.

El ABC del 19 de Agosto de 1979 recoge un interesante artículo de la por entonces jovencísima periodista Pilar Urbano, en el que se aclara, a mi juicio de forma convincente, que el traslado del tesoro del Estado Español a suelo de la URSS no fue una operación de expolio, sino la consecuencia de una operación de pago de una serie de suministros, principalmente de armamento de guerra  que hizo el gobierno de la república y que al fin de la contienda lo más que quedaba era un pequeño saldo, que ese si pagó los gastos del Gobierno en el exilio.

A la formación del mito contribuyó por un lado, el secretismo lógico del sector republicano, pues de índole secreta tenía que ser el equipamiento militar de uno de los ejércitos en combate. Si a ello se añadió el factor político al hacer pasar la compra de armamento a la URSS como una muestra desinteresada delm apoyo de la URSS a la Republica.

Este secretismo, que se continuó una vez acabada la contienda, fue aprovechado por la otra parte, deseosa de llenar de deshonrar la actuación, tanto del Gobierno Republicano, como de la URSS, acusándolos de expoliadores del Tesoro de la Nación, a la vez que cargaba a esta circunstancia las penurias de la posguerra, así como achacaba a pagos efectuados poe la URRS cualquier acto de resistencia en el interior y mientras hacia soñar al pueblo con la posibilidad de un retorno del Tesoro a las arcas del Banco de España.

 Si actualmente se conoce con bastante detalle la operación financiera realizada por el Banco de España con la autorización del Gobierno se debe a que en 1974, es decir sólo un año antes de la muerte de Franco, un joven Catedrático de Estructura Económica, Ángel Viñas dedicó dos años de intenso trabajo a sugerencia del profesor Fuentes Quintana, a bucear por una ingente cantidad de papeles y expedientes “top secret” con el propósito de estudiar “la financiación de nuestra guerra desde ambos frentes”. Entre los documentos estudiados estaba la documentación que  entregó en 1958 el hijo deNegrín alGobierno de Franco.

Fruto de ese esfuerzo es la edición en 1976 patrocinada por el Instituto de Estudios Fiscales, por tanto con el apoyo del gobierno,  el libro “El oro Español en la guerra civil” En este libro se detalla como se consumió el oro en conseguir divisas para efectuar pagos, no sólo a la Comisariado del Pueblo de la Unión Soviética sino al Banco de Francia e incluso al Tesoro de los Estados Unidos.

Pero una orden de la “superioridad” impide la difusión del libro y solo unos pocos ejemplares llegan a distribuirse por el propio Viñas, que los regala a los centros en donde le permitieron la consulta de la documentación Banco de España, Ministerio de Hacienda, Ministerio de Asuntos Exteriores, Presidencia del Gobierno,….

El bloqueo del libro dura tan solo un año, muerto Franco el Régimen evoluciona a gran velocidad y cada vez la censura tiene menos fuerza, pero en ese periodo de tiempo le llegan a Viñas unos documentos que dejan anticuado su estudio, se trata de la documentación donada a su muerte  por Marcelino Pascua al Gobierno Español. Pascua fue el último embajador de la Republica en Moscú y como tal protagonista en primera persona de la “operación oro”.

En resumen el Oro de Moscú fue un envío del Banco de España de 5.747 cajas precintadas que contenían oro y plata en lingotes y monedas en total se calcula que salieron 700 toneladas de oro y 3.000 toneladas de plata que deposito oficialmente en la madrugada del 6 de Noviembre de 1936, el Sr. Pascua como embajador de España acompañado por tres empleados del Banco de España, Arturo Candela, Alberto Pedín y José González, que acompañaron la expedición que trasladó el tesoro desde el Banco de España en Madrid hasta el Depósito de Estado de Metales Preciosos del Comisariado del Pueblo de las Finanzas de la URSS (GOKHRAN). del que, es cierto, jamás retornaron al Banco de España.

En aquel momento España era el cuarto país en reservas en oro del Mundo detrás de USA, Inglaterra y Francia y realmente el valor de esos metales se elevaba a una cifra inmensa que entonces se elevo a 715 millones de dólares  que hoy tvaloraría,os en unos 9.725 millones de dólares.

Sin embargo la venta del oro del Tesoro Español había empezado ya antes, el 21 de Julio de 1936, tan solo tres días después de iniciada la Guerra Civil, el Gobernador del Banco de España Luís Nicolau d’Olwer, recibe una lacónica orden del Consejo de Ministros firmada por Enrique Ramos Ministro de Hacienda, en el que se le ordena la venta de oro por valor de más de veinticinco millones de pesetas, (no hemos de olvidar que entonces duros de 5 pesetas eran de plata y tenían un tamaño que doblaba en diámetro y grosor a las monedas de dos euros actuales).

Sin embargo fue el rápido avance sobre Madrid de las columnas de Franco la que aconsejó al Gobierno de la República el traslado de Tesoro Nacional de Madrid, (que estaba en riesgos de caer en manos de Franco), a la URSS, en Septiembre sale el tesoro de Madrid destino a Cartagena donde se custodió en el Polvorín. De Allí saldrían el 23 de Octubre en Buques soviéticos hacia Rusia.

En principio parece que los rusos actuaron como honrados administradores y fueron cediendo divisas  a cambio del oro depositado a medida que se lo solicitó el Gobierno de la Republica, operaciones que se negociaron y quedaron registradas en  el Banco de Francia y de la Banca Comercial para Europa del Norte, banco habitualmente utilizado por la URSS en sus operaciones comerciales, 

 Al finalizar la contienda quedaba tan solo un (comparativamente) pequeño saldo, difícil de evaluar porque la Banca Comercial para Europa del Norte siempre se ha negado a justificar el estado final de cuentas pero existe un documento d firmado por Negrín y el Ministro de Hacienda de 9 de Febrero de 1939, cundo y la suerte del final de la guerra esta echada, en la que se da la orden de transferir los saldos a la cuenta de Pedro Para Lopez , ex delegado del Ministerio de Hacienda en París.

Debió quedar pues un saldo reducido, pero favorable a España que quedó en manos del gobierno Gobierno Republicano en el exilio pero fuera de todo control. Como siempre la riqueza trae la codicia y peleas, el bando republicano y en especial el Partido Socialista se vio dividido y enfrentado en bandos por ese resto del tesoro. Pietristas, megrinistas, y largocaballeristas, se enzarzaron en el exilio en disputas por la gestión de esas migajas de tesoro

Visto desde hoy, es difícil juzgar si fue correcta o no la venta de las reservas de divisas de el Estado, por y un lado permitió la llegada urgente de material de guerra, pero por otro, la salida de las reservas de oro fueron el desencadenante de la crisis monetaria que sufrió la España republicana, la gente perdió confianza en los billetes de banco, con lo que  credibilidad financiera del Gobierno Republicano sufrió un quebranto del que nunca se repuso. 

Felix Maocho

 Extractado del articulo de Pilar Urbano de la Hemeroteca de ABC  de 1/8/1979paginas 90/94

Otros post de Hemeroteca

Anuncios

31 octubre 2010 - Posted by | La Esfera |

5 comentarios »

  1. Hay alguna inexactitudes que no afectan la historia en si, pero que convendria aclarar, les recomendaria revisar mi articulo EL TESORO DEL BANCO DE ESPAÑA EN 1936 publicado por la revista CRONICA NUMISMATICA en 2001 ( Afinsa – Madrid )y posteriormente en EL ECO FILATELICO y NUMISMATICO en 2002 ( Pamplona ), son bastante esclarecedores por la bibliografia empleada.

    Comentario por Joan Egea Isern | 1 noviembre 2010 | Responder

    • Ante todo gracias por su intervención. He de aclarar que yo no soy un historiador, sino simplemente comento un reportaje de Pilar Urbano en la hemeroteca del ABC, que me parece seriamente documentado en el libro “El oro Español en la guerra civil” de Ángel Viñas, que en mi opinión, mantiene una postura excepcionalmente neutral en un asunto, que como todos los relacionados con la Guerra Civil, casi siempre se toman con posturas muy mediatizadas, buscando echar la culpa de lo que sea única y exclusivamente a la otra parte.

      Lo que me gusta del libro de Ángel Viñas, es que se basara en un trabajo de investigación científica realizado en el año 1974, cuando ya la guerra hacia casi 40 años que se había acabado y los apasionamientos se habian serenado bastante, y que siendo hecho desde el campo de los vencedores, (Viñas fundamentalmente accedió a documentos existentes en el Banco de España, Ministerio de Hacienda, Ministerio de Asuntos Exteriores y Presidencia de Gobierno), no fue en sus conclusiones de su agrado, como lo muestra que fuera secuestrado durante un año. Ello me hace pensar, que tiene un tratamiento bastante neutral/real del asunto, aunque el falte el estudio de documentos en poder de la otra parte, fuera de los legados de Negrín y de Pascua, que siendo de absoluto interés, no dejan de ser solo una fracción minúscula de la documentación, que sobre este tema tan importante, debió tener el Gobierno Republicano en el exilio.

      Lamento que no indique las inexactitudes que a su juicio tiene el artículo, pues el documento que indica no lo tengo accesible para contrastar las diferencias. Nuevamente deseo agradecerle el interés que se ha tomado, e indicarle que me encuentro abierto a introducir en el texto las rectificaciones que sea necesario.

      Comentario por felixmaocho | 1 noviembre 2010 | Responder

  2. Además de estar de acuerdo con la respuesta, me gustaria saber si también és cierto que el armamento vendido a l gobierno español,estaba deteriorado, y con municiones que no eran adecuadas para esas armas (explicación dada, como motivo por perder la guerra). Es así?

    Comentario por colokasia | 1 noviembre 2010 | Responder

    • Sinceramente lo desconozco, solo te puedo decir lo que me contó mi padre, que hizo la guerra como teniente provisional de Estado Mayor con los nacionales. Mientras que en el ejercito nacional, los mandos militares eran profesionales o en su defecto personas con formación universitaria, los famosos alféreces provisionales, que eran estudiantes universitarios, o mi propio padre que le hicieron teniente, por tener la carrera de derecho acabada, el ejercito republicano tuvo mandos políticos, sacados de los sindicatos o los partidos y muchos de ellos eran analfabetos, Un ejemplo es Valentín González, “El Campesino”, que llego a teniente coronel del ejercito republicano, que era mejor comisario político que estratega, por lo que fue causa de pérdidas dolorosas para la república, Su coparticipación en el combate fue desastrosa, como la alocada retirada de Teruel, la única capital de provincia que tomó la República, o su coparticipación en la Batalla del Ebro, donde hubo que destituirle por sus órdenes incoherentes.

      Ocurre a veces que personas sin formación militar, son estrategas natos, pero rara vez dan buen resultado en algo que no sean guerra de guerrillas. La republica retuvo el grueso de la Armada pero mató a los oficiales de marina y con casi todos los barcos de guerra en su poder, ni pudo impedir el paso de tropas de África en el Sur ni pudo hacer frente en el Norte, a una flotilla de bous armados, (barcos de pesca), bien mandados, que era lo que tenía el ejercito nacional, otro tanto pasó con la aviación.

      Opino que el material ruso era de suficiente calidad para enfrentarse al ejercito nacional, pero los mandos de la republica que los manejaban, distaron mucho de dar la talla como estrategas.

      Comentario por felixmaocho | 1 noviembre 2010 | Responder

  3. Quedan muchas preguntas si contestar, qué paso con la tercera parte del oro que fue a Francia y no a Rusia, qué fue del oro del Vita, que paso con las cien cajas de oro que se perdieron desde Madrid al embarque en Cartagena, porque el señor Negrin tuvo que intentar varias veces remontar el vuelo desde el aerodromo en Cartagena.
    Siento decirle que gracias a don Manuel Azañas, Negrín no pudo vender las propiedades que tenia España en el extrangero, por favor indaguen quien fue Juan Negrín y su lugarteniente medico como el el señor Marcelino Pascua. que dos grandes medicos se perdio la humanidad pero que simberguenzas tuvo la Republica

    Comentario por Lalo Sanchez | 7 diciembre 2017 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: