Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Algunos árboles en simbiosis con bacterias fijan en las ramas nitrógeno atmosférico

Félix Maocho
25/5/2016

Hasta hace muy poco había la firme creencia que el nitrógeno, elemento fundamental en los “ladrillos” con que se construye la materia viva, las proteínas, penetraba en el ciclo de la la materia viva por muy pocos lugares, el primero y más importante mediante las bacterias nitrificantes del suelo, capaces de fijar el nitrógeno atmosférico, bien solas, o mejor y más eficazmente en simbiosis con las raíces de las leguminosas. Una pequeña parte se generaba como óxido nítrico en las tormentas la cruzar la atmósfera los rayos y otra parte, el fijado por un método similar en las fábricas de abonos.

Se conoce bien la simbiosis de las leguminosas con bacterias nitrificantes, pero se pensaba que este tipo de simbiosis solo se producían en las los nódulos de las raíces, donde las bacterias se aprovechan de los fluidos vegetales y a su vez, fijan el nitrógeno atmosférico de nodo que puede ser utilizado por la planta.

A partir de esas entradas, el nitrógeno entraba en el ciclo de los seres vivos formando proteínas y otros productos nitrogenados, que o bien son alimento de herbívoros o a la muerte de la planta, se descomponen, formando nitratos y nitritos, que las bacterias y las plantas volvían a trasformar en muevas proteínas, con solo una mínima fracción, que se perdía como nitrógeno atmosférico, porque, al igual que hay en el suelo bacterias nitrificantes, las hay desnitrificantes que descomponen los nitritos liberando el nitrógeno.

Así pues parecía que salvo que se plantaran leguminosas, para elevar el nivel de nitrato en una parcela de terreno, no había más que dos posibles caminos, o dejar descomponer materia viva traída de otra parte, o utilizar abonos industriales.

Sigue leyendo

Anuncios

25 mayo 2016 Posted by | ciencia | , | Deja un comentario

Un régimen para adelgazar – Lo que nos alimenta, es lo que produce la flora bacteriana

Por Félix Maocho 
9/7/2014

Solemos pensar que somos individuos capaces de vivir solos como ermitaños y que elegimos libremente vivir en comunidades de personas, en pueblos o ciudades, es porque tiene ventajas prácticas, pero no porque lo necesitemos, porque estamos perfectamente capacitados para vivir solos, en un refugio, con tal de tener a nuestro alcance. los suficientes alimentos y bebidas.

Sin embargo, la realidad es otra, cada persona es en realidad una inmensa comunidad de seres vivos formadas por cientos de especies diferentes, que viven asociadas simbólicamente en una estructura común, que llamamos cuerpo humano, que sirve de residencia a todos, de modo que el cuerpo se trasforma en un hábitat cerrado, donde todos pueden crecer y multiplicarse, alimentándose del los alimentos que el hombre ingiere, mientras que a su vez, contribuyen con su actividad a alimentar y mantener el cuerpo humano como el hábitat favorable a todos.

Sigue leyendo

9 julio 2014 Posted by | Vida Sana | , , | Deja un comentario