Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Nos guste o no nos guste, la economía colaborativa ya está aquí


.
Félix Maocho
1/4/2016

Hace poco leí, desgraciadamente no he encontrado en donde, que para un estudio se había hecho en Nueva York en una muestra de viviendas el censo de objeto existentes dentro de las viviendas y que como media se habían contabilizado 10.000 objetos en cada vivienda, considerando como tales, de una cucharilla de café a la lavadora, y desde la bombona de butano a los botones guardados en una caja.

Lo que se desprendía de aquel estudio, es que solo se utilizaban habitualmente una mínima fracción de todos esos objetos y que muchos de ellos directamente se habían comprado para ir a parar a un armario, sin que se les hubiera dado uso nunca.

Entre los objetos que no se habían utilizado nunca, había ropa, libros, zapatos, herramientas, y otros muchos artículos con cierto precio, que no son  productos los que se tiene en la despensa, esperando darlos un uso en su momento, sino simplemente bienes que se acumularon, sin objeto definido.

Cuando se pregunta a sus dueños por qué conservan esos bienes, las respuestas varían, pero van de “por si acaso me hacen falta”, a “para tenerlos a mano cuando los precise”, o simplemente “por tenerlos”.
No me cabe la menor duda, (al menos pensando en mi propia vivienda), que si esa encuesta se hiciera en cualquier ciudad de España, los resultados no serian muy diferentes de los obtenidos por los investigadores americanos y las respuestas das a por qué guardamos esos bienes no utilizados, serían más o menos las mismas. Basta con pensar en los cientos de objetos que guardamos en los trasteros de nuestras viviendas, para observar la cantidad de bienes sin uso que guardamos, sin saber bien por qué lo hacemos.

Seguir leyendo

3 abril 2016 Posted by | Empresa y Marketing, Finanzas y mercados, General, Inmobiliaria y futuro | , | Deja un comentario

WWWath’snew, alguien a quien debemos seguir en Twitter

Por Félix Maocho
31/8/2015

.

wwath’snew es sitio web centrado en la Tecnología, Internet, y Marketing que diariamente nos trae una serie de novedades de la red. Tienen un perfecto servicio de rastreo que les permite descubrir cualquier cosa relacionada con los temas que trata que haya llegado a la red.

Todos los días mandan un puñado de twit informando escuetamente de sus descubrimientos, que nos redireccionan hacia una pagina re la que, en un texto que no pasa de la medio folio, explican de una forma concisa y sin adornos, de qué va su nuevo descubrimiento.

Naturalmente no siempre aciertan a descubrir algo que nos vaya a interese, pero lo cierto es que siempre aciertan en algún twit, con mis temas de interés y eso sin utilizan ningún sistema de monitoreo de mis gustos, simplemente guiándose por su propio gusto para decidir si algo es o no de interés para sus seguidores.

Seguir leyendo

31 agosto 2015 Posted by | Empresa y Marketing, Geekología, Informática para PYMES, Los políticos abusan | , , | Deja un comentario

AdBlock elimina anuncios y por tanto reduce ingresos de por publicidad.

Por Félix Maocho
13/8/2015

,

Muchos usuarios de Internet utilizan AdBlock, o algún programa similar, especializados en localizar la publicidad que hay en las paginas web, y evitar que se vea en la pantalla del usuario. Según un informe de PageFair, el bloqueo de anuncios ha crecido en un año un 41% y ello ha supuesto dejar de ver anuncios por valor de decenas de miles de millones de publicidad.

Desde el año 2009 el bloqueo de anuncios no cesa de crecer de forma acelerada, lo que naturalmente preocupa a los editores de contenidos que tiene en la publicidad su única fuente de ingresos. El Dr. J. Ryan, de PageFair, dijo: “El bloqueo de anuncios ha crecido de forma viral a lo largo de una clásica curva en S, de más de 50 millones de usuarios de bloqueo de anuncios al final de 2012, a 198 millones a finales de del primer semestre de 2015.” … “la mayoría de usuarios de bloqueo de anuncios, se entera por el boca a boca, través de su propia investigación en línea. El bloqueo de anuncios es un fenómeno viral que continuará”.

Seguir leyendo

13 agosto 2015 Posted by | Empresa y Marketing, Finanzas y mercados | , , | Deja un comentario

Flora y fauna de Internet

troll En Internet no sólo hay famosillos, sino que también hay todo un mundo en cuanto a tipos de personas que pueblan esta gran red. La biodiversidad del Mundo Real se refleja bastante en su cara digital. Por eso tenemos un poco de todo en este aspecto, y como en la vida real, existen similitudes y enfrentamientos entre grupos.

Por ejemplo, los talibanes ortográficos se quejan mucho de los hoygans (quienes suelen ser latinoamericanos y preguntones como Mafalda, pero con menos paciencia y modales) y de los bengatios (etimológiamente evolucionados involucionados de los hispanohablantes ibéricos. Pronúnciese como ‘venga, tío’)

Además de estos, podemos encontrarnos con trolls comentando en blogs, metiendo cizaña en los foros, etc. Pueden llegar a ser un auténtico tormento. De hecho, algunos de los blogs más importantes han cerrado la posibilidad de comentar o han optado por un sistema de moderación previa para no dejar que estos ‘seres’ se salgan con la suya. Esta gente se escuda en la posibilidad de escribir de forma anónima para decir de todo o para pasar su -mucho- tiempo libre dejándose en evidencia a sí mismos.

Igualmente molesto son los bots que automáticamente postean spam. Por muchos captchas que les pongas, hay sitios donde se cuelan. Al menos estos son fácilmente detectables y como no contestan después, suelen pasar medio desapercibidos en los foros.

En este blog hemos tenido un poco de hoygans y nos han servido medio kilo de spammers por ahora. Afortunadamente, son raras las ocasiones en las que hemos tenido que borrar algún comentario. Sin embargo, por si acaso en algún momento la cosa empeora, yo ya sé técnicas para evitar que los trolls y hoygans posteen. Lo primero, por supuesto, es no alimentar al troll. Pero si se pone lo suficientemente pesado, se pueden usar herramientas para automatizar su censura.

Links relacionados:

Sistema anti-hoygan

Evitar el trolling

Cómo ser un hoygan

Traductor automático de español auténtico a hoygan

Cómo ser un troll (en inglés, pero escrito en serio)

Artículo interesante sobre trolling (en inglés) y otro más. (también en inglés)

Universidad religiosa da créditos lectivos por trollear la red

Cómo mantener a raya a los hostiles

Blogger entrevista a uno de sus trolls. (texto y vídeo en inglés) Resulta ser un tío muy normal y majete. Es cierto lo que dicen. La gente normal, puede comportarse como locos en la red.

Y para aderezar, un vídeo 😀

19 agosto 2009 Posted by | Visto en Internet | , , , | Deja un comentario

Videojoyas: Cómo Internet cambió la publicidad

23 julio 2009 Posted by | Empresa y Marketing, Videojoyas | , , | Deja un comentario

Cuando un click es una distancia enorme

Siguiendo con la recientemente inaugurada sección de marketing, continúo con una reflexión que creo que es medianamente original en cuanto a los temas que se suelen tratar al hablar del marketing online. Llevo meses fijándome en algo que, a pesar de ser bastante obvio, es también muy importante: los internautas, cuando buscan información que se encuentra en un intermedio entre el mero interés superficial y el “me va la vida en ello”, son vagos a nivel exponencial.
Me explico. Cuando la gente navega por pasar el rato y mantenerse informado de manera general (aunque sea sobre un tema concreto en unos lugares habituales) pierde el interés de manera más rápida según tenga que cavar más hondo para leer lo que quiere. Por ejemplo, si estoy buscando algo en Google, antes que pasar a la hoja #2 de resultados, miraré los de la primera (de cajón), pero además, es más probable que haga click en alguna de las páginas que aparezcan, a pesar de que en principio no tenga pinta de ser aquello que busco. Es decir, en lugar de seguir mirando resultados en Google, prefiero probar suerta a ver si es uno de los que están primero, aunque casi sepa que no voy a tener suerte. Después, sólo después de haber comprobado que no he encontrado la información en los resultados de la primera página, tras entrar en algunos de ellos, paso a la segunda.
Lo mismo ocurre con cualquier página de wikipedia, blogs y otros tipos de lugares donde suele haber links entre el texto. Primero buscar dentro del texto la información y sólo si no la encuentro o si la quiero ampliar, seguir los links que dan las fuentes o demás pistas.
Más aún, si en un blog, por ejemplo, enriquedans.com, existen entradas donde el texto está directamente publicado, y entradas donde lo que hay es una pequeña descripción y remite a otro lugar donde está colgada la entrada en sí, también ocurre. Creo no ser la única que presta mucha más atención si no tengo que dar ese mínimo pero a la vez, gran paso, de hacer click en un link para que entonces aparezca el texto. En efecto, todo indica que el resto de la gente es igual de “vaga” y ello se refleja en el número de comentarios de la entrada. Bien sea porque la gente no lo lee o porque una vez leído no vuelve al blog para comentar, la diferencia es notable en la mayoría de las entradas “referentes”.
Dicho esto, tenga razón o no, (mi método científico en este caso ha sido pura observación y conclusiones sin realmente pasar por contrastaciones), ¿cómo afecta a la hora de mostrar información a gente que ni siquiera está interesada en ti? Es decir, si cuando estamos activamente buscando algo, somos tan sumamente vagos que un mísero click nos retrae tanto, ¿qué pasará si ni siquiera somos nosotros, los lectores, los interesados en recibir una información? Si se trata de una empresa o cualquier otra organización la que quiere que nos fijemos y dediquemos nuestro tiempo en leer la información que nos proponen, la cosa se complica mucho más. No sólo tienen que vencer nuestra propia aversión a clickear, sino que también deben hacer que sea lo suficientemente atractivo como para prestar atención a la mera existencia del link.
Por eso, normalmente los esfuerzos de marketing en Internet se basan -erróneamente- a hacer lo más visible e incluso sonoro, un banner, anuncio o titular, donde, con pocas palabras y espacio, convencer al internauta de que pinche y acceda a lo importante. Sin embargo, como decía esto es un error. El motivo es que la ceguera selectiva que tenemos a los anuncios no se cura haciéndolos más visibles ni molestos. Ni siquiera la panacea es hacerlos relevantes al estilo de Google (y eso teniendo en cuenta que esa relevancia falla muchísimo en su funcionamiento automático). Tampoco basta con seleccionar mejor el lugar en el que se incluye, ni el público, ni el producto según el contexto, segmento poblacional, etc. Nada de eso es la clave, aunque algunas de esas cosas sean importantes. Lo fundamental es convertir el anuncio en el tipo de información que la persona busca activamente y que deje de ser de la que recibe pasivamente. Una vez sea así, sigue teniendo el problema de la vaguería del click, por supuesto. Es entonces cuando entra en juego el factor “cebo”.
Cebo es una palabra usada peyorativamente, al relacionarse con un engaño en el mundo empresarial. Pero yo la usaré sin esa connotación. Un cebo puede ser bueno si se elige bien. Si un ratón ve un trozo de queso en una ratonera, y consigue comerse el queso sin quedar atrapado, ha hecho bien. Sin embargo, si sabe que por comerse el cebo -o incluso sin conseguirlo-, sufrirá unas consecuencias tales que no le compensan, entonces no se atreverá. En los humanos el funcionamiento es similar. Si se nos ofrece una zanahoria lo suficientemente atractiva como para que ella en sí misma aporte un valor suficiente como para vencer la vaguería del click, entonces compensa el “esfuerzo” de entrar por donde quiere el marketer.
Así pues, la clave está en equilibrar cebo-molestia en el sentido de consumo de tiempo o recursos. Por supuesto, hay que tener en cuenta la reticencia de muchos navegantes a hacer click en casi cualquier cosa que no sea conocida por el miedo de sufrir ataques de seguridad, descargarse cosas indeseadas o “perderse” por la red. Por eso, lo primero de todo, es dar una confianza de seguridad. Esto se puede lograr, o al menos aproximar, alojando los contenidos en lugares neutrales: por ejemplo, redirigiendo al blog corporativo en Blogger o WordPress, o simplemente usando los eventos y lugares de discusión de Facebook, Tuenti, Xing, Linkedin, etc. Aparte de eso, labrarse la imagen de empresa responsable y respetuosa, es fundamental. Una empresa que se dedica a spamear y a colocar banners molestos lo único que consigue es el efecto contrario: enfado del internauta, desconfianza y por ende, que ignore cualquier mensaje de la empresa. Si llega el momento en que hay una información realmente importante que comunicarle, entonces ni siquiera esa le llegará, pues ocurrirá como en el cuento de “que viene el lobo y se come las ovejas”.
Además, el cebo debe contar con ciertas propiedades: debe ser, en sí mismo, algo con valor. Es decir, que la presentación de la información sea agradable, realmente informativa, veraz, medianamente objetiva, etc. También es preciso que el mensaje esté expuesto de una manera acorde al público al que se dirige y al lugar en el que se coloca. No se anuncia igual un pintalabios que un coche, ni una promoción de una compañía telefónica insertada en una red social, que una emisión de acciones en el un periódico económico digital. El cebo debe ser directo y claro. No se puede tener al lector demasiado tiempo viendo una animación flash, ni leyendo un texto, ni escuchando algo. Los internautas se aburren, se cansan enseguida. Se dice que lo máximo que tiene una web para convencer al lector de que se quede a leerla son 3 segundos. Pasados éstos, si no se ha captado la atención, el usuario pasa de ella directamente. El diseño, por tanto, es importante, así como la accesibilidad para distintas plataformas (Sistemas operativos, portátiles, netbooks, móviles, etc.).
Siguiendo con las propiedades, el cebo debe tener la apariencia de “urgente” en el sentido de que el internauta no posponga demasiado el hacer click. Si cree que va a estar ahí mañana, pasado y hasta dentro de mucho tiempo, probablemente decida dejarlo para otro momento, cuando esté más relajado. Pero ese momento nunca llega. O bien nunca está relajado, o bien se le olvida, o bien si está relajado, lo que no quiere es ponerse a revisar las cosas que iba dejando cuando no tenía tiempo. Es por este motivo que el cebo debe llamar a ser abierto enseguida, usando elementos temporales, y sin tener carácter permanente. Por ejemplo, si se trata de un evento patrocinado en Facebook, debe tener una vigencia temporal suficiente para que se puedan enterar muchas persons, pero no finalizar tan tarde que acabe siendo “lo de siempre”
Por último, el cebo debe ser personalizado, a ser posible. No es lo mismo recibir un email o una carta encabezada con “Estimado señor/a, le invitamos a conocer nuestras promociones del mes” que con “Estimado Pepe, esperamos que esté teniendo un buen comienzo de verano. Quizá estaría interesado en descubrir lo que tenemos preparado para usted para este mes de julio”. La primera da la impresión de ser tan impersonal que ni siquiera se molestan en cambiarla según cambia el mes, para adaptarla a la temporada. Cuando se reciben correos así a diario, y son todos iguales, sólo cambiando lo que hay detrás de un link, el efecto es mucho menor que si se presenta de entrada algo más de información y se remarca que es sólo en ese mes que estára vigente el contenido del email o comunicación.
Bueno, creo que llevo ya demasiados posts seguidos sobre temas empresariales. Vamos a dejar que repose un poco, que además estamos de vacaciones (o al menos en verano aquí en el hemisferio norte).

clickSiguiendo con la recientemente inaugurada sección de marketing, continúo con una reflexión que creo que es medianamente original en cuanto a los temas que se suelen tratar al hablar del marketing online. Llevo meses fijándome en algo que, a pesar de ser bastante obvio, es también muy importante: los internautas, cuando buscan información que se encuentra en un intermedio entre el mero interés superficial y el “me va la vida en ello”, son vagos a nivel exponencial.

Me explico. Cuando la gente navega por pasar el rato y mantenerse informado de manera general (aunque sea sobre un tema concreto en unos lugares habituales) pierde el interés de manera más rápida según tenga que cavar más hondo para leer lo que quiere. Por ejemplo, si estoy buscando algo en Google, antes que pasar a la hoja #2 de resultados, miraré los de la primera (de cajón), pero además, es más probable que haga click en alguna de las páginas que aparezcan, a pesar de que en principio no tenga pinta de ser aquello que busco. Es decir, en lugar de seguir mirando resultados en Google, prefiero probar suerta a ver si es uno de los que están primero, aunque casi sepa que no voy a tener suerte. Después, sólo después de haber comprobado que no he encontrado la información en los resultados de la primera página, tras entrar en algunos de ellos, paso a la segunda.

Lo mismo ocurre con cualquier página de wikipedia, blogs y otros tipos de lugares donde suele haber links entre el texto. Primero buscar dentro del texto la información y sólo si no la encuentro o si la quiero ampliar, seguir los links que dan las fuentes o demás pistas.

Seguir leyendo

12 julio 2009 Posted by | Empresa y Marketing | , , | Deja un comentario

La empresa en Internet: nociones básicas

total_e_marketingComo decía en el post de ayer al principio, ya se trate de un negocio consolidado con una clientela conseguida o de uno con la necesidad de atraerla desde el principio, raras son las excepciones que constituyen las empresas que no deban, en 2009, utilizar Internet de alguna manera. No estoy hablando de vender directamente por Internet, que eso es más complicado y requiere una logística, sino simple y llanamente, estar presente en la red y estarlo bien.

Me explico: si yo estoy buscando un lugar donde comprar algo o que me presten un servicio, y lo quiero en un radio de distancia limitado desde mi domicilio, lugar de estudios o trabajo, tengo varias opciones para encontrarlo. Puedo preguntar a mis conocidos, buscar en las páginas amarillas o similares, o puedo buscar directamente en Internet. La primera opción es la mejor, porque podrán darme información de primera mano y confiaré en ellos. La segunda, solo me ofrece un dato muy escaso: dónde hay locales que encajen dentro de la catalogación que le dieron los que elaboraron la base de datos (que puede ser imprecisa, por ejemplo porque en realidad no vendan ese bien en concreto que busco, o porque sus precios o calidad no sean los que quiero encontrar, etc.) La tercera opción es, sin duda, la más rápida y puede dar bastante información, controlada por la propia empresa e incluyendo vías de comunicación bidireccional.

Seguir leyendo

8 julio 2009 Posted by | Empresa y Marketing | , , , | Deja un comentario

Cómo aumentar los beneficios de una empresa

empresaVoy a hablar de por qué es importante el departamento de marketing en una empresa y cómo puede éste ayudar de forma sencilla, barata y poco arriesgada, a la buena marcha de la empresa.

Se trata de utilizar Internet como herramienta de captación de clientes, información, regulación de la demanda, mejora de las relaciones con el consumidor y de la imagen corporativa. Comenzaré introduciendo un poco el tema de gestión empresarial para, en un post próximo, que probablemente publique mañana mismo, desarrollar más el tema de Internet.

Yo entiendo que la mayoría de la gente que toma las decisiones en los negocios familiares y demás PYMES suelen ser de una edad lejana a los nativos digitales. Comprendo que quizás no ven la necesidad de aumentar su exposición al consumidor si ya tienen suficientes clientes o una fama de boca-a-boca forjada. Pero a pesar de ello, precisamente por su mayor experiencia, deberían saber que es la persistencia y la buena imagen a largo plazo, la que salva a las empresas en los periodos de descenso consumista, las crisis, los problemas internos que les puedan surgir o cualquier otra circunstancia relacionada con la demanda. Y toda empresa tiene el ánimo de perdurar en el tiempo, de ser lo más longeva posible. No pueden confiar en las vacas gordas de un momento, no pueden dejarse llevar por las perspectivas favorables a corto plazo ni por los resultados positivos de hoy. Tener muchos clientes ahora, no garantiza en absoluto que eso se perpetúe en el tiempo.

Seguir leyendo

7 julio 2009 Posted by | Empresa y Marketing | , , , | Deja un comentario

Huelga contra la censura en China el 1 de julio

Últimamente estamos siendo testigos de una oleada de decisiones gubernamentales para restringir la libertad de expresión y de información de los ciudadanos de algunos países, incluidos algunos europeos. Desde evitar que se utilicen diversos medios de comunicación a través de Internet para informar sobre acontecimientos delicados o disturbios que ponen en una situación violenta al gobierno (por ejemplo, tras las fraudulentas elecciones iraníes) o por perjudicar a grupos de interés, como en el caso de los derechos de autor cuando tienen la suficiente influencia como lobby, hasta hacer uso de una supuesta protección ciudadana.
En el caso de grupos de presión o de evitar filtraciones de información -verídica o no- sobre sucesos políticos, la censura, aunque igualmente falta de motivación y legitimación, ha sido debatida ya hasta la saciedad en las últimas semanas. Sin embargo, a veces olvidamos que hay países que no sólo sufren la mordaza en cuanto a temas concretos o circunstancias puntuales. Son países que establecen un muro permanente e igualmente falto de motivación práctica y legal (atendiendo a los principios internacionales). Y lo que es más grave, es que no lo hacen en aras de una evidente protección de intereses claros, sino que se justifican mediante un acto paternalista, tan o más arbitrario que los anteriores, dentro del cual se legitima -internamente- un uso completamente inseguro.
Me refiero, por ejemplo, a la censura china que están intentando “mejorar” reclutando incluso vigilantes voluntarios (dudo de la voluntariedad) para controlar los contenidos que emanan de los teclados de su pueblo. Bajo un objetivo supuesto de evitar actos ilícitos o perjudiciales para el público, establecen un silencio obligatorio. Por supuesto, no se trata de proteger a la república popular en minúsculas, formada por todos sus súbditos (no son ciudadanos con plenos derechos), sino al poder central.
La censura en este sentido es tan manipulable como herramienta, que les permite, desde arriba, elegir discrecionalmente qué pasa por los tubos de Internet y qué se queda fuera de las pantallas, con unos métodos de reescribir la historia tan parecidos a los usados en 1984 (George Orwell) que no cabe duda de las intenciones reales de dicho sistema.
El problema no solo afecta a las noticias que pueden recibir desde el exterior, como ocurría con las búsquedas “personalizadas” en Google para China, sino que se extiende a las posibilidades de expresión de cada uno de los que intenten hablar sobre (in)ciertos temas o desde (in)determinadas fuentes.
Se supone que quieren evitar la pornografía y demás monstruos de Internet, pero, independientemente de si hacer esto es incluso pertinente, la falta de transparencia lleva a una inseguridad jurídica tal que no se puede saber qué es lo que va a enervar las alarmas del controlador de turno.
El software que apoya a esta aberración, conocido como Green Dam, además ha tenido controversias adicionales desde que fue anunciado. Investigadores en Michigan han descubierto importantes fallos de seguridad que permiten, potencialmente, tanto a los hackers como a la empresa que lo gestiona, a tomar el control de ordenadores remotamente. El gobierno chino ordenó entonces bloquear los agujeros de seguridad, aunque, personalmente, opino que las puertas traseras simplemente se han convertido en puertas con acceso de seguridad para ciertos elegidos. Además, los investigadores confirmaron que el software que supuestamente sólo bloquearía sitios de pornografía, también bloqueaba algunos webs sobre política. Para cuadrar el círculo, un empresa californiana que produce software para el control parental, afirma que partes de Green Dam ha sido robado (o más bien copiado) de su producto Cybersitter.
La respuesta de los chinos, obviamente, no puede ser muy directa, pues se exponen a represalias propias de un régimen no constitucional. Por ello, lo único que pueden hacer son protestas de silencio, donde, sin incumplir ninguna de sus leyes, consigan hacerse notar.
Ai Weiwei, que ayudó a construir el estadio de los pasados juegos olímpicos en Beijing se ha pronunciado públicamente en este sentido, tomando precauciones. En su Twitter escribió “Parad todo tipo de actividad online, incluyendo trabajar, leer, chatear, blogs, juegos y correos electrónicos. Hacedlo sin explicar vuestro comportamiento”
Esta última petición está pensada para que no pueda acusarse a nadie de nada, puesto que por el simple hecho de permanecer offline, no ser puede acusar a nadie de hacer nada incorrecto, pero los efectos combinados de todos los protestantes podrán ser fácilmente medibles. El boicot además servirá como una protesta más amplia, dado que el 1 de julio coincide con el aniversario del régimen del partido comunista del país.
Según Reuters, ha habido otras oposiciones públicas a la censura, incluyendo “una revista muy influyente que critica el esquema y una encuesta en la edición online del Beijing Times proclamando una invasión a la intimidad”.
También ha habido una nota de protesta de la embajada americana en Beijing en la que expresa su preocupación acerca de los efectos del filtro en el comercio (sobre empresas americanas que exportan a China) y las restricciones en el acceso de Internet afectando a la libertad de expresión. Quizá esto suene bastante moderado, pero hay que tener en cuenta que los diplomáticos a menudo usan eufemismos para que su argumento, entre líneas, sea recibido pese a su propia mesura.
En definitiva, el mecanismo de “protección” establecido estatalmente por los países, sean los que sean, pero especialmente cuando se hace desde un régimen particularmente sospechoso de usarlo para su propio interés, es algo que en la era digital, no pasa desapercibido. La imagen internacional queda en entredicho, el efecto Streissand es todavía peor y, como se suele decir, no se pueden poner puertas al campo. Si desde Cuba tenemos varios bloggers denunciando desde dentro su situación, como es el caso de Generación Y, desde China y desde los millones de expatriados que tiene, tampoco van a quedarse de brazos cruzados. La libertad de expresión es un Derecho Fundamental y debe ser éste el que se proteja por encima de otros inferiores como puede ser el acceso a contenidos ilegales.
Ai Weiwei

Ai Weiwei

Últimamente estamos siendo testigos de una oleada de decisiones gubernamentales para restringir la libertad de expresión y de información de los ciudadanos de algunos países, incluidos algunos europeos. Desde evitar que se utilicen diversos medios de comunicación a través de Internet para informar sobre acontecimientos delicados o disturbios que ponen en una situación violenta al gobierno (por ejemplo, tras las fraudulentas elecciones iraníes) o por perjudicar a grupos de interés, como en el caso de los derechos de autor cuando tienen la suficiente influencia como lobby, hasta hacer uso de una supuesta protección ciudadana.

En el caso de grupos de presión o de evitar filtraciones de información -verídica o no- sobre sucesos políticos, la censura, aunque igualmente falta de motivación y legitimación, ha sido debatida ya hasta la saciedad en las últimas semanas. Sin embargo, a veces olvidamos que hay países que no sólo sufren la mordaza en cuanto a temas concretos o circunstancias puntuales. Son países que establecen un muro permanente e igualmente falto de motivación práctica y legal (atendiendo a los principios internacionales). Y lo que es más grave, es que no lo hacen en aras de una evidente protección de intereses claros, sino que se justifican mediante un acto paternalista, tan o más arbitrario que los anteriores, dentro del cual se legitima -internamente- un uso completamente inseguro.

Me refiero, por ejemplo, a la censura china que están intentando “mejorar” reclutando incluso vigilantes voluntarios (dudo de la voluntariedad) para controlar los contenidos que emanan de los teclados de su pueblo. Bajo un objetivo supuesto de evitar actos ilícitos o perjudiciales para el público, establecen un silencio obligatorio. Por supuesto, no se trata de proteger a la república popular en minúsculas, formada por todos sus súbditos (no son ciudadanos con plenos derechos), sino al poder central.

Seguir leyendo

22 junio 2009 Posted by | Zona Euro | , , , , , | 3 comentarios

La vida sin Internet

Hoy es el cumplemes de la avería (o como lo llaman los de ya.com, “incidencia en el servicio”) de la conexión a Internet de mi casa. Tengo que remontarme al siglo pasado para recordar haber estado tanto tiempo semi-desconectada por obligación. Voluntariamente sí que me he dado descansos en verano, claro. Pero de repente, sin quererlo, en pleno curso académico, no poder acceder a la información, al correo, al Campus Virtual, a las redes sociales, al messenger y similares… en fin, a toda la red, en general, ha sido un auténtico descalabro.

Parecía demasiado dramático cuando Enjuto Mojamuto gritó “¡¡interneeeeee!!” en aquel sketch o cuando se dedicó un capítulo entero de South Park al enorme problema de un territorio entero desconectado. Pero no. Es como para asustarse, lo prometo.

Es en esos momentos en los que te das cuenta de lo yonki de Internet que eres. Decides dejarte una pasta conectándote con el móvil día a día, aunque sea para mirar el marca.es (eso no es lo que miro yo, pero para que se entienda). O ir a la biblioteca sólo porque tienen wifi. Sí. Es ahí donde estoy ahora. Muy triste. Pero no tanto como meterse en un McDonalds para pedir la tarjetita de 30 minutos gratis de Internet y tragarse un loquesea para justificarlo.

Seguir leyendo

1 abril 2009 Posted by | Gente marca ESO | , , , | Deja un comentario

Jóvenes de hoy: modo de empleo

Menú del día: 

Primer plato: Pasta a la putanesca

Segundo plato:  Solomillo de cerdo ibérico

Postre:  Macedonia de frutas de temporada

Pan, bebida y chupito de licor de labios de fresa (sin alcohol)

cbcnniv

 

Receta para ser un adolescente de hoy:

Seguir leyendo

12 marzo 2009 Posted by | Gente marca ESO | , , | 2 comentarios

“No veo la tele”

no-tvCada día más gente me dice esa frase. Y ya no es por quedar bien. Ya no es del rollo “yo es que sólo veo los documentales de la 2”. No. Ahora no vemos la tele porque directamente, hace años que dejó de atraernos. La sustituyó Internet.

Cuando una persona me dice que no ve la tele, suelo preguntarle ¿ver películas? ¿Ves series? La respuesta es, invariablemente: Sí. Entonces, no es que haya disminuido el hambre de contenidos audiovisuales. Lo que pasa es que ha cambiado el canal y el formato preferido para verlos.

Antes, -hace ya mucho-, yo me sentaba delante de la televisión y veía lo que pusieran. ¿Qué significa esto? Que me conformaba, que me “tragaba” lo que hubiera, me gustara o no. Después de muchos empachos de programas poco interesantes para mi, como son el 99% de los que se hacen con gente sentada alrededor de una mesa o con reporteros con micrófonos en la calle, me quedó un regusto amargo de la televisión. Después de atracones de series que se repetían y repetían, empecé a pensar que los directivos me tomaban por tonta. (si no he visto cada capítulo de los Simpsons 8 veces, lo he visto 9, y todas en Antena 3… hasta cierto momento, claro). Después de ser pateada a base de anuncios interminables o traicioneros donde después de 15 minutos, ya ni me acordaba ni de qué programa estaba esperando a que volviera, para que, cuando lo hiciera, dejaran 30 segundos del mismo y pasaran a poner las letras de créditos, yo sí que no daba crédito. Y después de descubrir que los horarios para los que decidían qué día y a qué hora correspondía cada contenido, podían ser más imprevisibles que mi estado de ánimo (que ya es decir), me dieron ganas de grabar todos los canales.

Seguir leyendo

24 febrero 2009 Posted by | Geekología, Gente marca ESO | , , , , | 1 comentario

La universidad de hoy.- Parte I: presencia en Internet

online-universidadResulta que todo lo que se puede hacer por Internet, se debe hacer por Internet. O al menos así es como piensan algunos. No estoy segura de poder ser tan categórica en esa afirmación, pero poco a poco voy confeccionando mentalmente una lista de síes y noes. En medio de los dos, aún están varios -muchos- interrogantes como es el caso de la universidad.

La primera vez que me metí en el mundo universitario online fue en segundo de carrera cuando estaban implementando, aún en pruebas, algo llamado Campus Virtual. Pronto descubriríamos los pros y los contras de ese espacio del demonio. Entre los contras, empezamos por no poder acceder todos correctamente y tener problemas de configuración. Ese tipo de cosas se fueron arreglando a lo largo del curso, pero se fueron repitiendo en el mismo modo en cursos sucesivos.

Otra de las desventajas es que algunos profesores parecían delegar en ese espacio sus propias funciones, limitándose a dejar apuntes que luego no explicaban en clase. Además, se nos acabó el “chollo” de no hacer nada durante el curso y sólo tener que esforzarnos para los exámenes finales. Algunas asignaturas acabaron teniendo más deberes que cuando estábamos en el colegio, y más exámenes parciales (no liberatorios) que los que habíamos tenido jamás en ningún otro tipo de enseñanza. Para ello, por supuesto, se supone que tenemos que comprobar si hay novedades en el Campus Virtual al diario, y por ende, estar online y dedicar tiempo y recursos a ello.

Por el lado bueno, esas mismas desventajas se supone, y en la mayoría de los casos, es así, están ahí para nuestro propio bien. Así, tenemos materiales para leer y poder preparar mejor la asignatura y nos ayuda a llevarlo al día en la medida en que queramos. Incluso sirve como una excelente herramienta de comunicación con el resto de alumnos y con el profesor, habiendo foros de discusión donde plantear temas o resolver dudas y un sistema de correo donde sólo hace falta saber el nombre del destinatario sin necesidad de más datos. Otra de las desventajas tiene también su lado positivo, dado que se pueden entregar trabajos y prácticas por esta vía, asegurándose así la recepción y quedando constancia de la fecha y hora de este envío. Y en cuanto a los exámenes online, aún siendo un fastidio en muchos sentidos, también es una comodidad poder hacerlos tranquilamente en casa, en pijama si queremos. Y por supuesto, se ahorra un tiempo precioso en tiempos de exámenes en desplazamientos y demás trámites. Además, se conoce la nota casi al momento, si se trata de tests.

Seguir leyendo

17 febrero 2009 Posted by | Gente marca ESO, Zona Euro | , , | 4 comentarios