Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Parodias de la religión: Pastafarismo, Unicornio Rosa Invisible, Tetera de Russell, etc.

Dentro de las maneras que hay para exponer opiniones contrarias a las que tienen otras personas, una de las que más me gusta es la pasivo-agresiva. Nada de plantar carteles en autobuses intentando convencer cada uno de lo suyo, ni de predicar con ánimo vendemotista a secas. La mejor forma de echar tierra sobre el tejado de otro, es comenzar echándola sobre el propio, pero siendo éste solamente una réplica o imitación sin valor.

La reducción al absurdo se junta con las teorías más imaginativas e incluso graciosas en una moda que aunque existe desde el último cuarto del siglo pasado, ha alcanzado su auge con la popularización de Internet. Han surgido varias religiones nuevas que no son más que parodias con la misma estructura lógica y coherencia interna que las otras, salvo que, para evidenciar el defecto de estas segundas, llevan hasta el extremo lo inverosímil, destruyendo cualquier posible creencia verdadera en ellas.

Por ejemplo está el Unicornio Rosa Invisible, que satiriza a las religiones teístas, poniendo a su cabeza a un personaje que, si bien no puede demostrarse su existencia, tampoco puede rebatirse, como cualquier otra creencia que sólo tenga respuesta en la fe (en la cual se basan las religiones).

Otra de estas es la religión que idolatra a Chuck Norris, o a Maradona, diciendo que son capaces de las cosas más omnipotentes.

También tenemos la religión Jedi, que no tiene un dios sino que venera la “fuerza” tal y como hacen en la saga de La Guerra de las Galaxias. Curiosamente, como respuesta a las preguntas del censo electoral en el año 2001, un 0,7% de la población británica se declaró seguidora de esta religión, convirtiéndola en la cuarta más popular en el país.

Sigue leyendo

28 abril 2009 Posted by | Gente marca ESO, Zona Euro | , , , , , , , , , | 8 comentarios

Libro: El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl

franklEl FSM me libre de intentar ser crítica literaria, pero voy a comentar el último libro que he leído. Me ha parecido bastante interesante porque se aleja un poco de los típicos libros ambientados en ese mismo contexto.

Es un libro autobiográfico del autor, que narra sus experiencias en un campo de concentración nazi, pero centrándose en su visión de aquello como psiquiatra. Describe lo que ve a su alrededor desde una perspectiva tanto activa como de espectador.

Frankl nos cuenta cómo iban superando las desgracias los hombres con los que convivió durante tres años. Sacó conclusiones sobre por qué unos sobrevivían y otros caían en la debilidad mental y física, que los conducía a ser desechados como fuerza de trabajo, y por tanto, ejecutados. Relata los hechos subjetivamente, pero sin caer en juicios morales, ni en un psicoanálisis aburrido: observa y cuenta, mezclando un estilo literario con otro científico.

Según explica en el libro, la gente debe buscar sentido a su vida, algo que nos mueva para seguir adelante. Preguntaba a los que tenía alrededor, qué es lo que los motivaba para seguir vivos, y de dónde sacaban sus fuerzas para sobrevivir un día más. Los prisioneros que tenían esperanzas e ilusiones por terminar un trabajo inacabado, reencontrarse con sus familiares, o cualquier otro asunto así, lograban alcanzar una esperanza de vida mayor que aquellos resignados simplemente a pasar sus días dentro del campo de concentración.

El propio Frankl cuenta con su propio sentido de su vida: volver a ver a su mujer y continuar su trabajo investigador como psiquiatra. Curiosamente, muchos de los presos, ya liberados del campo tras acabar la guerra, se acababan suicidando en la comodidad de su hogar. Tras haber pasado las penurias propias del campo: hambre, frío, violencia, trabajos forzados, denigración en todos los sentidos, etc. cuando ya había pasado el peligro, cuando ya no había que tener miedo a la muerte, algunos decidían ponerle fin voluntariamente a su vida. Era porque al volver a sus casas, descubrían que en realidad no tenían aquello que estaban esperando. La guerra había destruido, matado o aniquilado aquello que añoraban y les daba fuerzas para seguir adelante mientras estaban recluidos. Sin embargo, Frankl, aunque descubre que no existe ya la mujer a la que amaba, tiene un objetivo: ayudar a la gente.

La segunda mitad del libro trata de una nueva manera de tratar a pacientes por parte de la psiquiatría, que ha creado escuela después: la logoterapia. Cuenta los casos que se le presentaron y cómo conseguía curar a esas personas por medio de aplicar la técnica aprendida como resultado de su experiencia en el campo de concentración.

En conclusión, el libro sació mi curiosidad histórica, la novelesca, la filosófica y la psicológica: puedo decir que no sólo he disfrutado leyéndolo, sino que también he encontrado puntos de “autoayuda”, por lo que creo que es recomendable leer tanto si tienes algún problema existencial como si no lo tienes.

Existen varias versiones online. Con buscar el título del libro y poner pdf en google, se pueden encontrar fácil. Por si acaso eso suena “demasiado difícil”, aquí está uno de ellos: descarga pdf.

(aunque el link es a opuslibros, aclaro que no es un libro religioso ni tampoco lo contrario. Cada uno puede darle el significado que quiera en ese sentido. Hay quienes encuentran el sentido de la vida en lo religioso, y hay quienes no)

26 abril 2009 Posted by | Libros | , , , , | 1 comentario