Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Huerto Familiar – Cultivo de espárragos trigueros

Por Félix Maocho
14/3/2013

El espárrago, (Asparagus officinalis), o esparraguera es una planta que tiene su origen en Asia Menor. Pertenece a la familia Asparagaceae, de la clase de las liliáceas Liliaceae, por tanto ligeramente emparentadas con plantas como la cebolla o el ajo que se consumen de forma muy diferente. Es una planta herbácea perenne cuyo cultivo dura bastante tiempo en el suelo, del orden de 8 a 10 años a efectos de tener rendimientos rentables, por lo tanto no se planta en bancales que roten de cultivo, sino en bancales específicos para esta planta.

La planta de espárrago está formada por tallos aéreos ramificados y una parte subterránea constituida por raíces y yemas, que es lo que se denomina comúnmente “garra”. De esta garra surgen en primavera nuevos tallos carnosos o “turiones”,  de los que se obtienen las verduras conocidas como espárragos. Mientras crece en el suelo es el espárrago blanco, cuando el espárrago emerge, se carga de clorofila y pasa a ser espárrago verde. Por tanto espárragos y verdes y blancos son la misma especie pero varía la forma de cultivarlos.

En este post nos vamos a centrar en el cultivo de los llamados “espárragos trigueros”. Los auténticos espárragos trigueros, crecen espontáneos o silvestres y pertenecen a otra especie afín (Asparagus acutifolius o Asparagus aphyllus) y tienen más sabor que los blancos. Otras plantas, con y sin parentesco con estas, pueden ser llamadas «espárrago» o ser «usadas como espárrago» cuando se comen sus brotes. En especial, se comercializan los brotes de una planta lejanamente relacionada, Ornithogalum pyrenaicum, llamados a veces «espárragos prusios».

Igualmente el Asparagus officinalis cultivado con gran densidad de plantación y con exposición al aire se parece externamente al triguero y como tal se vende. A estos “espárragos trigueros” es a los que vamos a dedicar el post, pues los espárragos blancos tiene un cultivo muy diferente, se plantan mas separados, pues se valoran según el grueso de los brotes y además se cubren a medida que crecen, para evitar su exposición al sol, por lo que es preciso más espacio para realizar su cultivo, a este cultivo de “espárragos blancos” dedicaremos otro post.

Como hemos indicado la planta es dioica es decir hay pise machos y pies hembras que son los que producen flores y frutos, las masculinas son más productivas, precoces y longevas, en cambio las femeninas dan más calidad y calibre. La ventaja del “espárrago verde” es que es menos exigente en calidad de suelo, admite terrenos pedregosos o arcillosos y se planta con más densidad, prácticamente el doble, y a menor profundidad, pues no se necesita el desarrollo el “turión “ debajo del terreno. Se ahorra por tanto hacer el caballón donde quedara enterrado el espárrago. Además el la recolección del espárrago verde es menos sacrificada porque se puede efectuar cada 3 ó 4 días en vez de cada día como ocurre con el blanco, y se ve mejor dónde están.

Hay una variedad de espárrago morada que se caracteriza principalmente por un alto contenido en azúcar y bajos niveles de fibra. Original de Italia se comercializa con el nombre Violetto d’Albenga en España se cultiva principalmente por la zona de Aranjuéz.

El pueblo cultivador por excelencia de espárragos trigueros es Huétor-Tejar (Granada), situado en la ribera baja del río Genil, que tiene incluso aprobada la Denominación de Origen  y que cultiva una variedad  espárrago verde autóctona, desde el año 2.000 la Comisión Europea le reconoce una Indicación Geográfica Protegida, por sus características únicas en el mundo.

El espárrago (espárrago triguero) se usa a veces, tanto en jardinería como en huertos, formando setos para delimitar los huertos pues sus hojas son pinchos desagradables pero de gran v belleza, sin embargo hay que tener en cuenta que estos setos solo duran unos mmeses pues en invierno se secan y hay que segar a ras de suelo.

Es una planta en que la zona aérea arde con facilidad incluso en tiempo húmedo por lo que a veces en vez de segarla se quema intencionadamente. Personale mente soy contrario a esta practica, pues por un lado con ella producimos un elevado calentamiento a la capa superficial del terreno, eliminando todo rastro de vida, que acaba por igual con insectos y bacterias, perjudiciales como beneficiosas rompiendo con ello el ciclo natural de degradacion de la materia orgánica, aparte que desperdiciamos un tejido fejetal que puede transformarse en la compostera en compost, que posteriormente pase a enriquecer el suelo de nuestro huerto.

Sigue leyendo

14 marzo 2013 Posted by | Horticultura | , | 43 comentarios