Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Kukula, la “Perversion Victoriana” trasladada al Siglo XXI

Por Félix Maocho
7/7/2018

Cuando vi las pinturas de Kukula, me vino a la mente una frase, la “Perversión Victoriana”, me recordaba esas alambicadas imágenes de Alicia en el país de las Maravillas y otras parecidas, llenas de absurdos y elaborados detalles, que no atacan a la sensibilidad, sino directamente al subconsciente. Sin embargo al leer la opinión de los críticos, las raíces se hunden más allá del siglo XIX, habría que llegar al siglo XVIII y el mundo Rococó. Según los críticos de arte, su obra es uno de los mejores ejemplos de las variaciones del surrealismo pop fusionado con el arte clásico europeo. Es posible, pero yo sigo viendo en ella el mundo a la vex pervertido y reprimido de la época victoriana.

Según su autora Nataly Abramovitch, (Kukula), es el resultado de su infancia, no especialmente feliz. Nacida en un pueblo perdido de Israel, una aldea donde la mayoría de los vecinos eran judíos jubilados procedentes de todos los rincones de Europa, que le contaban cuentos y sagas infantiles tradicionales de cada región europea, llenas de príncipes y de encantamientos, de madrastras, lobos y brujas, junto con las terribles historias, no menos misteriosas, terroríficas y sangrientas, de la Segunda Guerra Mundial, de los guetos judíos y de los campos de concentración.

Así pues, comenzó a pintar en un intento de expresarse y aunque también era bailarina de ballet y pianista, Kukula se dio cuenta de que nada la hacía tan feliz como pintar.

La consecuencia de todo ello son estas muñecas tristes, que son un reflejo de su propia temerosa infancia, rodeada de un mundo onírico e inquietante de extraños objeto fuera de contexto, que generan unas desasosegantes pinturas, que resultan fascinantes de observar. Abramovitch decidió estudiar Ilustración en Vital-Shenkar. Después de graduarse en 2003, la artista se mudó a los Estados Unidos, donde vive hasta el día de hoy, según ella se enamoró de Oakland y todo lo relacionado con ella casi al instante.

Inicialmente pensó abrirse camino en el mundo de la moda y comenzó a imprimir sus creaciones en camisetas y otras prendas, iniciando así su propio estilo creativo. Hoy alejada de ese mundo, las prendas que visten sus muñecas son de un diseño especialmente cuidado.

Es seudónimo de Kukula también tiene raíces en su infancia, nace de un espectáculo japonés popular en su pueblo, donde el protagonista era un pequeño elfo que vive en el bosque y cuyo nombre era Kukula. Ella se sintió muy atraída por ese espectáculo y sus personajes, por lo que tomó de ahí el nombre con que se abriría camino en el mundo del arte.

El mundo que los muestra Kukula es su propio universo único, íntimo y rico en contenido. La abundante, heterogénea e intrigante cantidad de simbolismo que Kukula inserta en sus composiciones son una forma de reconciliar las historias de terror con la dulzura de su fantasía. Su obra se centran en figuras femeninas, parecidas a muñecas, que el artista ubica en diferentes escenarios y contextos, rodeándolas de diversos objetos de simbólicos. Esos símbolos varían de lo obvio hasta lo oscuro e irracional.

Es en esos símbolos donde se concentra el significado de sus obras, las muñecas no son más que un medio que permite representar el resto de los objetos. Suelen ser las muñecas representaciones de princesas que lo tienen todo, pero que pese a ello están tristes. A veces muestran posturas eróticas o presentan ligeras alteraciones con el objetivo de transmitir un mensaje. La ropa es otro elemento importante de su obra. Kukula tiene una teoría que gran parte de nuestra identidad se refleja en la ropa que elegimos, por eso utiliza la ropa de sus muñecas con trajes adaptados a las circunstancias. La moda es para Kukula un lenguaje que ha desarrollado hasta conseguir que casi tenga vida propia.

Kukula dice “Mi mundo no existe, por eso lo pinto”. Ella crea su universo personal, y trata de vivir en él. Este mundo ha ido evolucionando y cambiando con ella. De joven y estaba más interesada en el efecto impactante que en las emociones profundas, hoy busca sobre todo impactar el subconsciente y menos el sentimiento, lo que ha producido que sus piezas más provocativas sean las más modernas.

 

Conviene que pierdan un poco de tiempo examinando su obra. lees dejo unos cuantos enlaces

 

 

Anuncios

7 julio 2018 - Posted by | General

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: