Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Ata, la momia del desierto de Atacama, absolutamente sorprendente

Por Félix Maocho
1/9/2017

Ata, son los restos de una criatura momificada por el efecto combinado de la inmensa sequedad del aire y las sales del suelo que existe en el desierto de Atacama (Chile).

Hay de dos tipos de el hombre momias en Chile, unas generadas el hombre con sus tradiciones culturales/religiosas de cultos a los muertos, Son las momias Chichorro, pertenecientes a una cultura muy anterior a la de los Egipcios, que igual que ellos buscaba preservar los cuerpos de sus muertos, utilizando la sequedad del desierto y la salinidad de los limos y otras que proceden de cualquier momento de la historia, que sufren accidentalmente un proceso de momificación natural y accidental, que les preserva de la putrefacción por tiempo indefinido. De una de estas momias es de la que voy a hablar.

El desierto de Atacama, es el más árido del mundo y contiene un suelo con alto contenido en sales minerales, por lo que de vez en cuando, se encuentran cuerpos momificados de forma natural tanto de animales como de seres humanos. El aire es extremadamente seco y cálido junto a los minerales de la tierra, deseca los cuerpos en corto espacio de tiempo y detienen  cualquier proceso natural de putrefacción que se hubiera iniciado. Si los restos han sido enterrados o caen en un lugar al abrigo de posibles carroñeros, los restos se conservan por tiempo indefinido.

La razón de que no se encuentren mas restos en Atacama, es sencilla y llanamente, porque es un duro desierto al que muy pocos seres, hombres o animales, se atrevan a entrar y que además, no siendo residencia permanente de los nativos, lo habitual, es que si por casualidad, uno de ellos cae muerto en el desierto, sus compañeros le trasladen a enterrar en sus poblados permanentes, situados fuera del desierto, y si por casualidad muere en soledad, son las aves carroñeras, como los cóndores los que se preocupan de hacer desaparecer los restos en poco tiempo.

 

Pero, hay ocasiones en que los nativos de la zona deciden enterrar a sus muertos en el desierto, es entonces, cuando protegidos de los carroñeros, los cuerpos inician un proceso de modificación natural, que hace que pasado el tiempo y olvidados, vuelvan a aparecer periódicamente y de forma casual, restos momificados.

Estas apariciones son lo suficientemente raras para que la prensa del lugar las de a conocer, mientras que los científicos recogen los restos para llevarlos a algún museo antropológico, un laboratorio, o un  lugares semejantes, donde volver´`ana quedar olvidado como lo estuvieron  antes.

 

Sin embargo, hay uno de ellos, que ha sido motivo de especial atención tanto por parte del público como de la ciencia, que no llega nunca a olvidarse del todo. Se trata de los restos de quien fue “bautizado” como “Ata”, pues se trata de una momia realmente diferente a cualesquiera otra que haya existido.

Es un “humanoide” de aproximadamente 15 centímetros, menos de un palmo, encontrada en el desierto de Atacama, Chile, en una fecha cercana a agosto de 2003, que se dio a conocer oficialmente a los medios de comunicación el 19 de octubre de ese año. Desde entonces se barajaron todo tipo de hipótesis para tratar de explicar la naturaleza de los extraños restos.

Se calculó como probable que fueran los restos de un feto abortado, un mono o un extraterrestre. Sobre todo esta última posibilidad, hizo correr ríos de tinta a los habituales “ufologos”, Sin embargo, pasada una década, los científicos se inclinan por pensar que tal como se afirma desde la Universidad Stanford, pudiera tratarse de un ser humano mutado.

Los resultados de la última investigación se dieron a conocer el 22 de abril de 2013 con el lanzamiento en Hollywood del documental Sirius dedicado a la criatura. Según parece, lo más probable es que se trate de una mutación de humano varón, que alcanzó a vivir entre seis y ocho años, suficientemente capacitado para respirar, comer y metabolizar.

No obstante aun mucho expertos defienden que se trata de un feto abortado, como otros muchos que se encuentran por los museos y que su extraño aspecto se debe a alteraciones óseas debidas a su su posterior proceso de momificación.

La momia se conserva en una colección privada en España, y tiene un largo de no más de 15 centímetros, con un cráneo ovalado proporcionalmente muy grande para el cuerpo (algo normal en un feto), con una protuberancia sobre éste (¿deformación natural de la cabeza en el parto?). Tenía dientes duros y afilados, (esos si que no lo tienen los fetos) y su cuerpo era escamoso y oscuro, (puede ser debido al proceso de momifican) y posee menos costillas de las 12 habituales ( en unos sitios indican 9 pares y en otros 10, pero es raro en cualquier caso).

El aspecto de su cabeza, el tamaño y otras características generaron las sospechas de una procedencia extraterrestre. Inicialmente se pensaba que eran muy antiguo, pero los expertos indicaron que probablemente murió “en el último siglo” (¿se referiran al XIX o al XX), teniendo un ADN de alta calidad apto para su análisis científico.

El cuerpo fue descubierto por Oscar Muñoz aproximadamente en agosto de 2003, mientras buscaba objetos de valor en una iglesia abandonada en la localidad de La Noria, un pueblo abandonado a 56 kilómetros de Iquique, en las inmediaciones de antiguas oficinas salitreras.(las famosas minas de el Abono de Chile) El pequeño ser estaba envuelto en un género blanco atado con una cinta violeta.

El primero en fotografiar el esqueleto fue Alejandro Dávalos, otro recolector de objetos abandonados en las pampas salitreras como Muñoz, a quien le mostró la criatura. Dávalos envió gratuitamente sus fotografías a los representantes de Aion, organización dedicada al estudio de la ufología, por si se encontraban interesados en le¡el hallazgo.

Pocos días después del descubrimiento, Muñoz regresó a Iquique y vendió la momia por sólo 30 mil pesos chilenos —unos 60 dólares— a un conocido empresario iquiqueño, uno de sus clientes, a quien solía vender sus objetos encontrados. Según Mario Pizarro, representante de Aion en la zona norte, el cuerpo podía venderse por 80 millones de pesos chilenos, aproximadamente 160 mil dólares. El nuevo propietario del esqueleto, cobró 500 mil y 750 mil pesos chilenos por permitir sacarle una o dos fotografías respectivamente.

El canal de televisión Chilevisión realizó un reportaje sobre Ata, y llegaron a la zona varios ufólogos y aficionados a los fenómenos paranormales. Entre los primeros fue Rodrigo Fuenzalida, líder de Aion que trabajaba para Canal 13, quien no obstante desmintió que la criatura pudiera tratarse de un extraterrestre.

El biólogo chileno Walter Seinfeld, jefe de la carrera de Biología Marina de la Universidad Arturo Prat, después de e ver imágenes del humanoide. aseguró que se trataba sin duda de un mamífero, y casi con toda seguridad de un humano abortado. Sin embargo no llegó a ver la momia en real sólo unas pocas fotografìas.

Últimamente un equipo científico de Stanford dirigido por Steven Greer extrajo el ADN del humanoide y analizado se demostró que compartía 96% de material genético humano. Con solo este único resultado, se desmontan las variadas teorías de los Ufologos que creían encontrarse ente los restos de un ser extraterrestre. El humanoide de Atacama no es un feto. ni un animal, ni un ser relacionado con la cadena evolutiva humana, sino una “interesante mutación” de hombre varón que quizá, logró sobrevivir unos pocos años.

Según dijo Gary Nolan, director de biología de células madre en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, “Puedo afirmar con absoluta certeza que no se trata de un mono. Es un humano, más cercano a los humanos que los chimpancés. Vivió hasta la edad de seis u ocho años”, afirmó Garry Nolan, “es una criatura más cercana a los humanos que a los chimpancés. Vivió hasta una edad de 6 a 8 años. Obviamente, respiraba, comía, metabolizaba. Se pone en duda qué tamaño podría haber tenido cuando nació”

¿Por que es tan pequeño?, mas o menos como la palma de una adulto, los enanos mas bajos que se conocen tiene unos 45 cm. In embargo los científicos piensan que no es un caso de enanismo, una enfermedad endocrina sino un caso de mutación genética, que aun teniendo alta coincidencia en el geneoma con el de una persona normal, su desarrollos es diferente desde el mismo momento de la concepción.

¿Como es que siendo digamos como tarde de 1850, y estando en un centro salinero, la noticia de un ser semejante se mantuvo en secreto? Por entonces había médicos en todas partes, prensa, medios de comunicación, ¿Como es que nadie registrara en comunicados oficiales o en medios peeriodisticos y profesionales semejante caso clínico. ¿Lo tenían a oculto?

El científico dijo que es necesario hacer más investigaciones para saber detalles más profundos a cerca de esta curiosa momia.

Félix Maocho

Anuncios

1 septiembre 2017 - Posted by | Asombroso, ciencia | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: