Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Caino, de Pontevedra para el Mundo

Por Félix Maocho
22/8/2017

Claudio Vasconcellos Cabral (Caíno), es un artista autodidacta, no ha asistido a escuelas de arte ni ha sido discípulo de un pintor, simplemente un día decidió vivir de aquello que le gustaba hacer que era pintar, y pintando es de lo que vive.

Pintar, ha pintado desde la infancia, pero fue por los 70 que decide trasladarse a Inglaterra, por entonces uno de los centros artísticos mas importantes y allí es donde se da a conocer como pintor. Estudiando la pintura clásica y moderna de la National Gallery y la Tate Gallery es donde poco a poco. va definiendo cual es su estilo, qué es lo que quiere pintar. Mientras trata de ganar algún dinero y darse a conocer exponiendo con otros pintores en Hyde Park. Caino considera fundamental en su carrera esta experiencia en Londres.

Regresa a Baiona (Pontevedra), su tierra natal, e instala su estudio el Barrio Laureiral  donde por un tiempo alterna la pintura con la enseñanza. Desde ese estudio ha creado todo un mundo de personajes unidos a su amada Baiona, donde se releja su paisaje, sus personas y también su atmósfera y la cultura popular gallega.

Continuando con su obra al óleo, acuarelas y tinta china, ilustraciones a pluma para libros y colaborando con la prensa con sus dibujos y pinturas. De su mano surgen figuras de mujeres, hombres y niños de miradas enigmáticas, de anatomías redondeadas, difíciles de encuadrar en ninguna tendencia estética, tocando todas las temáticas tradicionales, desnudos, paisajes, folclore de la tierra, …

Caíno es un artista con una sensibilidad especial. En sus cuadros, las mujeres de la orilla, los picariños y los viejos lobos del mar dan paso a ellos. Como una exaltación de los momentos de trabajo y de ocio de este pueblo. El duro trabajo en el mar y en el puerto, pero también recuerdo para las fiestas y romerías.

Su creatividad nace en mente, de sus recuerdos y vivencias, y como es lógico, esta muy influenciada por la cultura gallega, que le ha impregnado desde su nacimiento. Sin embargo aparte de creatividad en su pintura hay también duro trabajo y experimentación, busca nuevos materiales como el polvo de mármol, yeso, acrílicos,… Materiales que producen texturas ásperas en el lienzo, donde poder plasmar dibujos como cuando de niño pintaba en muros, materiales que le permitan pintar y repintar, construir y destruir.

Puestos a definir la pintura de Caino, nos encontramos con la dificultad inherente de quien ha optado por encontrar su vía fuera de cualquier escuela, es claro lo que no es, ni realista ni vanguardista, pero dicho lo que no es resulta mucho más difícil tratar de decir lo que es.

 

Hay en Caino una influencia que procede de la iconografía románica, tan extendida en Galicia y que son un antecedente claro en la expresión hierática de muchos de sus personajes así como en su encuadre frontal en los cuadros. Pero también es evidentemente encuentra una inspiración en las corrientes impresionistas, la luz y la pequeña pincelada de colores limpios adquiere protagonismo por encima de el tema del cuadro. Pero también se ven influencias de las vanguardias históricas, como el cubismo, al fauvismo, el surrealimo y expresionismo.

Yo diría que ha tomado todos los estilos y los ha hecho propios y que así los conserva y utiliza, exactamente igual a como conserva y utiliza los colores en su paleta, los utiliza y mezcla en su obra de acuerdo con la necesidad que sienta en un momento dado, para expresar su mensaje, pero de modo que ninguno predomina a lo largo de su producción, aunque pese a ello todo su obra tiene una unidad, que la hace fácilmente distinguible.

Por otra parte le galleguismo es otra de las lineas que identifican su obra, en su obra figurativa es fácil toparse con mitos e iconografías procedentes de la tradición gallega. Como el propio pintor indica “Yo reflejo mi vida y en ella están los vecinos de mi municipio”. El mar, las labores del campo y las tradiciones recibidas en los cuentos que le contaron de niño en las largas noches de inverno, florecen en sus cuadros, que no pretenden ser folcloristas, pero que tampoco pretenden ocultar su localismo gallego. Con ello de alguna forma, Caino se transforma sin proponérselo, en “cronista” de su tierra, Sus cuadros reflejan la vida cotidiana de sus vecinos, y los paisajes en que se mueven.

Caino unas veces en “impresionista” pues pretende fijar de forma permanente e intemporal la”impresión” que ha recibido en un instante de su vida, pero a su vez es “expersionista” pues lo que intente es plasmar la sensación que le produce ese mundo interior que todos llevamos. Como digo Caino es una pintor poliédrico difícil de etiquetar en unas sola expresión, lo mejor es que lo comprendamos disfrutando de su obra.

Félix Maocho

22 agosto 2017 - Posted by | Pintura | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: