Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Vivir en Madrid – Santiago Fajardo nos enseña la Estación de Atocha

Por Félix Maocho
12/3/2017
.
Corrían los últimos años del mandato de Felipe González, se preparaban los grandes fastos del 92, que se quería que fueran, algo así como el triunfo del modelo democrático, aunque aquellos excesos, terminarían como el rosario de la aurora, abocándonos a una crisis económica, por el sencillo y bonito sistema de hacer que el Estado gaste mas que lo que recauda, de la que todavía mas de veinte años después, no hemos conseguido librarnos.

Dentro de aquellos fastos, dos eran las estrellas más destacadas, la Olimpiada de Barcelona y la Feria Internacional de Sevilla. Para dar mas prestancia a la feria que se celebraría en la patria chica de Felipe González y de Alfonso Guerra, se decidió construir el AVE de Madrid a Sevilla y para ello, era necesario remodelar la vieja estación de Atocha, Los viejos andenes no servían para los nuevos proyectos y Moneo construyo una nueva terminal.

Santiago Fajardo nos enseñara la vision arquitectonica de los viejos andenes y s de las nuevas construcciones.

Quedaban pues sin servicio, los viejos andenes y muchos proyectos se agolpaban para dar uso a aquel espacio, desde los que pasaban por destruirlos, a los que intentaban dar los más variopintos usos. Se barajaron, museos, bibliotecas, centro comercial etc etc. Al final triunfó uno de ellos que fue transformar la estación en un invernadero.

¿Por qué triunfó? – Porque sus promotores, entre los que se encontraba el Ingeniero y humanista Ignacio González Tascón, (el Tasca, para los amigos), conocedor como pocos de la mente humana, hicieron llegar al ministro de turno, entonces el Sr, Berrionuevo, que ese invernadero superaría en un metro de alto, al invernadero más grande del mundo.

Un metro de diferencia y el afán de poner su firma en un Récord del Guiness, fue los que dobló el fiel de la balanza hacia ese proyecto. Luego vendría el uso que le dio el pueblo de Madrid, para dar hogar a las tortugas que se compraban del tamaño en de un duro, para los ternarios familiares, pero que luego no cesaban de crecer, pero esa fue otra historia.

Félix Maocho

Anuncios

12 marzo 2017 - Posted by | Vivir en Madrid | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: