Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Ropa anti vigilancia de reconocimiento facial


Por Félix Maocho
28/1/2017,

Lo que ven en la imagen es un diseño textil especificamente creado para confundir a las cámaras que utilizan reconocimiento facial.

El Akido es un arte marcial que aprovecha la fuerza y el impulso del oponente para desviarlo y derribarlo. Es la técnica de combate más adecuada, cuando ,sin lugar a duda, tu eres la parte débil.

Si el débil intentas oponerse al poderoso con una resistencia frontal, será vencido sin duda, pero si te vuelves flexible como un junco y utilizas el propio impulso del enemigo, te basta una pequeña zancadilla para hacerlo rodar por tierra.

Hay que tener esto muy en cuenta, porque ante la actual tecnología intrusiva, somos nosotros la parte débil. Tratar de defendernos de su fuerza, mediante un password colocado en la puerta de nuestro muro, es absolutamente inútil. Por fuerte que sea el muro que levantemos, ellos tendrán la suficiente capacidad, para horadarlo en algún punto. Para defendernos de ello,, tenemos que utilizar el ingenio, para precisamente utilizar su propia fuerza para anularlos.

Esto es lo que ha hecho el artista y tecnólogo Adam Harvey, para defenderse de la penúltimo ataque a nuestra intimidad, el software de reconocimiento facial, El proyecto Hyperface imprime determinados patrones sobre textiles que las computadoras interpretan como una cara, Adam Harvey dice, que “sobrecargando un algoritmo con lo que quiere, sobresaturando un área con rostros, desviá la mirada del algoritmo de visión computarizada”, por ello ha diseñado un trapo como el que se ve en la imagen, que “distrae” a los algoritmos de reconocimiento incapacitándolos para su labor.

El punto débil de la IA, es precisamente que aun no es capaz de comprender el contexto, por tanto si en vez de tratar de ocultar lo que ellos buscan, se lo ofertamos debidamente “condimentado”, se lo tragarán sin duda, llevando la confusión a sus bases de datos. Este es el medio que yo utilizo y siempre he aconsejado a quien le moleta o preocupa la intrusión en su intimidad que realizan s cientos de aparatos que cada día graban y guardan datos sobre todos nosotros.
Lo primero que hemos de tener claro, es que salvo las máquinas que miden datos anatómicos, como las comentadas máquinas de reconocimiento facial , o las lectoras de huellas dactilares, que registran nuestra propia presencia sin lugar a dudas, el resto, lo único que registran, es la presencia de una interfaz entre nosotros y las máquinas

Se supone que la interfaz va unidas a nuestra persona, pero es solo una
suposición y ese es precisamente su punto flaco. Es decir registran tarjetas de crédito, documentos de identidad, claves y password, número de teléfono, direcciones IP, matrículas etc. pero no de las personas que se suponen que representan.

Ese exactamente es el motivo por el que la Guardia Civil, cundo fotografía un vehículo que excede la velocidad permitida o cualquier otra infracción, ha de mandar al propietario del automóvil una carta solicitando que se identifique el conductor, la máquina registra una matrícula, pero no a su conductor. Por ello la Guardia Civil ha de dar por bueno los datos que demos del conductor del vehículo en aquel momento. Tenemos pues una forma sencilla de engañar a los dispositivos de datos, utilizar interfaces asociadas a otras personas, por ejemplo utilizar un PC a través del WIFI de un vecino.

Sin embargo, ese sencillo truco no es válido con el más peligroso control de nuestra persona, el reconocimiento basado en datos anatómicos, por ello me alegra saber que este tipo de aparatos también se le puede “hackear” de forma sencilla. Basta ponerte un pañuelo como este que se ve en la imagen para pasar de incógnito ante estas cámaras

En otro proyecto anterior el mismo Adam Harvey, intentaba confundir el software de reconocimiento facial mediante maquillajes y peinados que haría que las máquinas no pudieran detectar una cara.

 

Como ven hay diversas formas de confundir a una máquina, sin embargo mi esperanza es encontrar una forma para que tu cara se reconozca fácilmente, pero de forma errónea de forma que tus acciones se las adjudiquen a otra persona.

Porque como digo, la mejor defensa no es el muro, sino la confusión, si la máquina comienza a realizar falsos positivos y adjudica tus acciones a tu vecino, ello implica no solo que quedan a cubierto s tus acciones, sino que cualquier dato cierto queda inmediatamente cuestionado, por tanto inhabilitado para ser utilizado.

Félix Maocho

Anuncios

28 enero 2017 - Posted by | General | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: