Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Vivir en Madrid – Torre Arias, un nuevo parque en Madrid

Por Félix Maocho
30/11/2016

.

Se ha abierto al público la finca de Torre Arias de 17 hectáreas, que contiene 51 especies diferentes de árboles, predominando los almendros y pinos y cedros, entre los que se encuentran algunos ejemplares excepcionales como una encina de mas de 300 años.

Aunque la prensa conceda todas las medallas a la actual Alcaldesa, a ella solo le ha correspondido el mérito de la finalización de las obras y la apertura del parque, pues este parque es un largo proceso que se inició en 1986 y que desde el 2012, fecha en que la finca pasó legalmente a manos del Ayuntamiento de Madrid, se han ido haciendo obras de acondicionamiento.

La finca pasó a ser propiedad del Ayuntamiento, debido a un convenio firmado en 1986. por el que sus propietarios los condes de Torre Arias, a cambio de conseguir la recalificación de otras fincas de su propiedad, cedieron la propiedad de la finca a partir de su fallecimiento. La condesa fue la última propietaria en fallecer en 2012, pasando entonces a finca a manos del Ayuntamiento, como establecía el convenio.

Desde entonces, la finca ha estado con obras de acondicionamiento y recuperación de los jardines, por lo que permaneció cerrado al público, para evitar accidentes y tan solo se permitían visitas guiadas con un máximo de 25 personas, y a los investigadores que lo solicitaran. Finalizadas las obras se ha abierto al público últimamente.

La finca tiene una larga historia, que se remonta a finales del siglo XVI. Desde entonces ha estado en manos de ilustres personajes, desde el Archiduque Carlos, pretendiente a la corona de España que perdió en la guerra de Sucesión, frente al aspirante Borbón, Felipe V, hasta la última propietaria Doña Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno Seebacher, condesa de Torre Arias, marquesa de Santa Marta y de Torre de Esteban Hambrán, pasando entre por una larga serie de ricos aristócratas como el Marqués de Cerralbo o el Duque de Medina Sidonia.

El parque alberga en su interior el Palacio de Torre Arias, que se cree que no consta que nunca se ha derribado y solo cómo si se tratara de capas de cebolla, se han ido añadiendo capa sobre capa sobre lo ya construido en cada reforma La última capa y la que hoy se observa es una crujía adicional añadida en el siglo XIX, en un estilo neogótico que entronca con las típicas construcciones en ladrillo neomudejar de la época

.

Junto al palacio, se encuentran una serie de construcciones auxiliares como la vaquearía, porquerizas huerta, palomar, estanques, perrera, caballerizas, invernadero, etc, y una serie de cuevas y sótanos hoy cegados, posiblemente antiguas bodegas, que no se sabe con certeza que pueden contener en su interior.

 

Junto al palacio, hay una extensa zona ajardinada, que se encontraba abandonado en esta última parte de sus historia, cuando sus últimos propietarios decidieron trasladar su vivienda a otro lugar más céntrico, por ello se ha procedido a una larga y costosa restauración de los jardines para deja5rlos nuevamente tal como fueron concebidos. Ademas hay una extensa zona con diferentes árboles frutales

Pese haberse abierto el parque, hay aun mucha dudas sobre el uso final que se dará a la finca, pues es una de las pocas casas de campo de la aristocracia que se conservan en Madrid y terrenos y construcciones forman una unidad que se desvirtúan si se les da un uso separado y aun no se ha decidido cual es el destino del palacio y resto de las construcciones. La cesión de los últimos propietarios es “a condición de que el espacio se empleara como parque público y para servicios a la ciudad”. Para vigilar que se les de ese uso, se ha creado un Patronato que vela de ello.

Se ha hablado de diversos destinos, de darlo un uso académico, como hacer un conservatorio, o escuela universitaria. Dependiendo de este uso, se podrá segregar parte o todo el solar circundante como parque. Por otra parte este terreno esta muy próximo aunque no contiguo a otro extenso parque, la Quinta de los Molinos, por lo que la zona tiene cubierto con creces su necesidad de parques. Por ello se especula con volver a dar a este este terreno a su función primigenia, que fue además de finca de recreo, la de granja, poniendo nuevamente en marcha los viñedos, el ganado doméstico y obtener así sus derivados, avino, leche mantequilla, frutas etc.

De hecho este parece que es el destino que desea darlo la actual alcaldesa.

Hoy hay muchos mas niños que han visto pingüinos, que niños que hayan visto una cabra y muy poco son los que han visto un melonar, o como maduran las manzanas en un árbol, por lo que no sería un error destinarlo a este objeto, a modo de granja escuela. Puede parecer extraño este uso, pero ya existen precedentes de éxito en otros países y parques que que hoy produzcan frutos como este no hay muchos.

Sea el que sea el destino final, los ciudadanos de Madrid poseen un nuevo espacio verde y de momento pueden visitarlo libremente, algo que incluso pueden hacer en Metro. pues esta situado enfrente de la salida del metro llamada precisamente Torre Arias, en el la Calle de Alcalá 551, 28027 en el distrito de El Salvador / San Blas Canillas.

 

Félix Maocho

2 noviembre 2016 Posted by | Cine y teatro, Vivir en Madrid | , | Deja un comentario | Editar

30 noviembre 2016 - Posted by | Vivir en Madrid | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: