Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

“Cohousing”, una vida independiente dentro de una comunidad independiente

Félix Maocho
10/9/2016

..

El “cohousing” es mas que una forma de gozar de una vivienda, es integrarte en una comunidad de propietarios donde por un lado tienes una zona privada de tu exclusivo uso, pero por otro gozas de una zona de uso común mucho más amplia de lo habitual.

Nada tiene de extraño que tu comunidad de vecinos, tenga en común aparte de los puramente funcional, como la escalera o el ascensor, otros servicios comunes, como un jardín o una piscina, pues si esta idea la llevamos al límite ,estamos hablando de un “cohousing”.

En él hay una extensa dotación de servicios comunes, que son gestionados directamente por la comunidad de propietarios. De la misma forma que gestionan el uso de la piscina de la comunidad, decidiendo si ponen doble turno de salvavidas, o acortan el horario de su uso.

Imaginemos que compramos un apartamento en “resort” de vacaciones, digamos de un tipo como Marina d’Or. que junto a un apartamento nos ofrece una serie de servicios como puede ser lavandería, restaurante, gimnasio, spa, salones sociales … Generalmente, la gestión de estos servicios, suele ser realizada por empresas y organizaciones ajenas a los propietarios de los apartamentos, que encuentran muy cómodo tener una “clientela cautiva”.

El cohousing evita esto, pues son los propietarios los que gestionan de directa, o a través de empresas contratadas estos servicios, de modo que pueden elegir el modelo y calidad del servicio que decidan, de manera que puedan controlar los precios y obtener un servicio de acuerdo a sus reales necesidades.

La idea está basada en la economía colaborativa, al fin y al cabo, muchas de las habitaciones de la casa, y mas aun entre personas de edad, no se utilizan normalmente, pero están “por si,…”, un dormitorio de invitados y un segundo cuarto de baño, “por si” viene los hijos, una gran comedor y un salón, “por si” das una fiesta, …

Supongamos que todos los inquilinos de un bloque de viviendas, ceden las habitaciones infrautilizadas y con un 30% de ese espacio, se preparan varios dormitorios con baño, “por si” viene visitas y alguna sala privada “por si” quieres dar una fiesta, o deseas celebrar tu cumpleaños con toda la familia.

Si se hace bien las cosas, si se dimensiona bien y se gestiona bien lo que se tiene en común, cualquiera podrá utilizarlos el día que los precise, pero con el 70% del espacio liberado, se podrá dar otro usos, como hacer una cafetería, sala de juego, un mini cine, ….

Explicado en detalle que es el cohousing se entiende mejor la definición de se suele dar. ‘Cohousing’ es una fórmula inmobiliaria que busca balancear convenientemente en un entorno residencial, la vida privada, común y pública de sus residentes, mediante un acceso a la vivienda en la que todos los miembros del complejo residencial son socios de una cooperativa sin afán de lucro.

¿Quien no ha dicho en su vida a sus mejores amigos, ¿por qué no nos vamos todos a tal pueblo y nos construimos unas casas para nosotros? Pues el cohousing es la MATERIALIZACION de tal idea. Como se renuncia a parte de la propiedad para ponerla en común, en principio viviendas con un alto nivel de servicios salen a un precio mucho más moderado de los pisos que poseen un equipamiento similar.

Por otra parre los residentes definen su propio modelo de convivencia para compartir los servicios comunes, desde las más básicas como la gestión de la comunidad, la limpieza o el ocio, hasta la cocina, el cuidado de los niños, la jardinería, etc. Aquí es la propia comunidad quien marcará los límites de que quieren en común y que quieren privado pueden incluir como común o no, la cocina, comedor, lavandería, guardería, enfermería, oficinas, talleres, sala de actos, habitaciones de invitados y viajeros, salas de juegos, gimnasio, ordenadores y multimedia, spa, invernadero, etc.

Si bien inicialmente se pensaron como resort de jubilados en zonas rurales de clima cálido, poco a poco la idea se ha extendido a otros tipos de personas y otros entornos, y así hoy se encuentran cohousing tanto en medios rurales como urbanos, y destinados a jubilados o jóvenes, en edificios nuevos o rehabilitados: mientras que las viviendas son igual verticales que grupos de adosados unifamiliares, con espacios comunes estar agrupados o repartidos.

Es un concepto nacido en Dinamarca en los años 60 que ha ido pasando sobre todo a los paises del norte de Europa y a Estados Unidos. La forma de propiedad varia de unos caso a oteros, en uno se establece una cooperativa de propietarios que es quien tiene legalmente la propiedad pasando lo cooperativistas a tener derecho de uso por tiempo indeterminado de una determinada parte de la cooperativa, lo que supone la vivienda privada, siendo el resto gestionado por la dirección de la cooperativa que es la que marca las reglas de uso de los cooperativistas, En otros casos se utiliza la propiedad horizontal, la vivienda es de un dueño, que ademas toen una parte proporcional de todos los espacios en común.

En un caso y en otro la participación en la cooperativa se puede vender, alquilar o dejar en herencia, aun que en el caso de la cooperativa a veces el cambio de titularidad puede ser vetado por la cooperativa, con el fin de controlar la entrada en la cooperativa a personas no deseadas. Hay que tener en cuenta que el cohousing exige una cierta uniformidad en el ideal de vida y de pensamiento de los componentes del grupo, pues al tener tanto en común hay que tener unas mismas inquietudes vitales para que las relaciones fluyan con suavidad.

Cualquiera que haya vivido en una vivienda en propiedad horizontal, sabe cuantos conflictos se originan en la gestión de los pocos servicios que se tienen en común, sea la calefacción central o la decoración del portal, Soy por ello muy pesimista en cuanto al éxito de núcleos de cohousing salvo circunstancias muy especiales como puede ser los Resort de la ternera edad, los que mas posibilidad tiene de éxito .

Otra posibilidad es vivir toda una comunidad de creencias religiosas o sociales comunes, la fin y al cabo las comunidades religiosas siempre han vivido de esta forma una celda privada y el resto en común, En el otro extremo las comunidades hippies también fueron muy dados a la vida comunitaria cuidando entre todos todos sus hijos y teniendo muchos bienes en común. Por ejemplo una comunida LGBT se ha abierto en  en Madison, Wisconsin  pues piensan que la mejor forma de disfrutar de la vida es entre personas afines y comprometidas que se apoyan mutuamente y que compartimos espacios para congregarse, celebrar, y en una palabra vivir.

Pienso que grupos concienciados de personas de similares creencias, políticas, religiosas o morales, pueden encontrar en estos modernos “falasterios” el recinto donde desrollar sus creencias y modo de vida, separado de una sociedad con otras creencias o costumbres. Curiosamente, como nada hay nuevo, sino que siempre seguimos dando vueltas al mismo molino, por vías absutamente diferentes, vamos a crear tanto las abadías y monasterios medievales, como las barriadas donde convivían gentes de una mismo gremio, cuchilleros, cedaceros, o curtidores, o religión, como las juderias y barrio mosricos.

También, obligado te veas, puede ser una forma de disfrutar de una casa con unos servicios que de otra forma no podrías pagar por lo que comunidades de personas de escasos ingresos puede que decidan vivir así pues al fin y al cabo puede que sea mas sencillo vivir así que compartiendo una vivienda.

 

Este modelo de convivencia, conocido también como vivienda colectiva, tiene su origen en los países escandinavos, donde cuenta con una tradición de más de tres décadas. En los últimos tiempos se ha demostrado como una solución satisfactoria para personas de la tercera edad que no quieren vivir en una residencia sino entre iguales o en personas de otras edades con pocos medios económicos, que prefieran combinar una cierta independencia con l el acceso a ciertos recursos compartidos, que si no no podría disfrutar en exclusiva. En mi opinión en estos países nórdicos tiene mas arraigados los conceptos de colaboración y bien común que en los mediterráneos que tenemos por un lado un arraigado concepto de la propiedad individual y por otro un cierto despl recio por el cuidado de los bienes colectivos. Sin embargo me entra la duda de si el mayor amor a lo colectivo se desarrolla paralelamente a un mayor desarrollo económico y cultural.

 

En España de repente todos los partidos políticos hayan adoptado posturas favorables a este tipo de viviendas. El Partido Popular dicc desear “promover la vivienda colaborativa para nuestros mayores” mientras que el PSOE busca “apoyar y promover nuevos modelos colectivos e innovadores de convivencia que den respuesta a las actuales demandas de las personas de edad avanzada relacionadas con la soledad y la necesidad de atenciones y servicios para el mantenimiento de su calidad de vida”, mientras que Podemos también apunta al ‘cohousing’ como una solución alternativa al actual sistema productivo del mercado inmobiliario y Ciudadanos ya ha tratado de poner en marcha un proyecto de estas características para personas de la tercera edad en Alcobendas (Maedrid)

 

Félix Maocho

10 septiembre 2016 - Posted by | Inmobiliaria y futuro | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: