Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

En desobediencia civil contra las normas de Tráfico

Félix Maocho
24/6/2016

Me hace el efecto de que el ciudadano se ha levantado contra las normas de limitación de velocidad en carretera hubiera,

Si uno circula por una carretera, verá que como norma general, siempre hay excepciones, sólo los camiones respetan escrupulosamente las limitaciones de velocidad y uno cree que sólo lo hacen, porque por ley, tiene que tener unos tacógrafos, que “autodenuncian” los excesos de velocidad que puedan cometer, pero que si no los tuvieran, tampoco ello las cumplirían. Como no la cumplen, vuelvo a repetir, por norma general, las furgonetas de reparto que te cruzas en las carreteras, pues ellas están libres de la molesta obligación del tacógrafo. Y uno se pregunta, ¿Por qué esta norma produce tal rechazo entre la población?.

Podría pensarse que los conductores somo ácratas suicidas, que nos gusta saltarnos las normas, pero muy al contrario, la inmensa mayoría de los conductores, respeta otras muchas normas de tráfico, desde la obvia, de conducir por la derecha, a otras no tan obvias, como no pisar la ralla continua, utilizar los intermitentes, o llevar, (al menos por carretera), los cinturones de seguridad puestos.

Periódicamente en mi buzón, o encuentro en faxebook, encuentro alguien que sin pedírselo nadie,se apresura a informar de los lugares en que hay controles de velocidad. Adicionalmente existen varias App con el objeto de avisar donde están los radares y controles de la policía. Dos procedimientos absolutamente legales que se unen a otros de legalidad mas discutible, como los que de forma pasiva captan las señales de radar y avisan de su presencia, a las que activamente defienden, envíando señales que confunden a los radares de la policía. Artefactos, que siendo absolutamente ilegales, pueden encontrarse con relativa facilidad, a poco que se los busque.

¿Por qué esta actitud tan enfrentada a la legalidad?

Porque somos inmensa mayoría, los que pensamos que estos aparatos, o al menos el uso que se hace de ellos, no buscan mayor seguridad vial, sino simple y llanamente, llenar las arcas de determinados Organismos Estatales con una especie de impuesto revolucionario, que cae indiscriminadamente sobre el ciudadano.

Algo que esta minando la opinión que el español medio tiene sobre los Ayuntamientos, lo qué da lo mismo, pues con multas o sin multas, nuestra opinión de los Ayuntamientos, es que están llenos de mangantes, pero que mina también la buena imagen de la DGT, algo tremendamente triste, pues era un cuerpo de policía con buena reputación.

La DGT por su pare, (y algo de razón no les falta), carga contra la App SocialDrive  y otras similares,, Es una red social con más de 500.000 descargas en España, que informa de los incidentes en carretera, igual que lo hace la App de la DGT, pero poniéndo el acento, mucho más en informar de los radares y controles policiales, algo que, (lógicamente), no informa la DGT e incluso en ocasiones incluy ematrículas y fotografías de sus coches camuflados, que en los accidentes y retenciones. De modo que a si a unos nos permite “librarnos del sorteo de multas”, a otros, como contrabandistas y terroristas, les permite eludir posibles controles de policía.

Pero pueden estar segura la Policía que el problema no desaparece con censurar una App, lo realmente grave, es que los ciudadanos pensemos que la policía está en las carreteras para saqueamos, que como pasa en otros países el ciudadano no se fíe de sus policías, e independientemente de otras medidas que puedan tomar, la DGT debe realizar medidas enérgicas para mejorar su imagen ante la sociedad. ¿Como lo puede hacer?

En primer lugar debe quedar claro, que las multas son un mal menor preventivo de daños mayores y no son de ninguna forma una fuente de ingresos. Los ingresos para pagar los gastos de la policía deben de ser absolutamente separados de los ingresos por multas. No puede ser, que un policía lleve una comisión sobre multas o que se le ponga un cupo de multas, como la gente generalizadamente cree o que los ingresos de la Policía dependa cuanto se recauda por multas.

En segundo lugar, que el dinero recaudado por multas a los automovilistas se administre y gaste de forma transparente, en algo adicional que esté claramente al servicio de todos los automovilistas. Por ejemplo, que los ayuntamientos se comprometan a hacer con los ingresos de las multas, parkings gratuitos en zonas de difícil aparcamiento, o que la Guardia Civil, con ese dinero, financie la mejora de puntos negros de la red viaria. Es fundamental llevar la idea, que las multas se ponen por el bien del propio usuarios y que no son de ninguna manera una forma atípica de recaudación.

Por último, convendría acompasar las limitaciones de circulación a la sensación de riesgo que percibe el conductor. Evidentemente, si se va más despacio hay menos muertos, pero por ese razonamiento llegaríamos a poner una velocidad máxima de cinco kilómetros como velocidad segura.

Hoy con un coche normal, nadie ve peligro en circular en muchos (no todos), tramos de autopista a 140 Km/h. Pues bien, creo que es sensato subir por ejemplo el limite de velocidad a 135 km/h que con un cierto margen supone un limite real de 140 Km/h y limitar con todo su rigor, la velocidad punta, en aquellos tramos de autopistas y carreteras que por su trazado sea de sentido común aconsejar reducir realmente la velocidad.

En mi opinión, urge en este capítulo llegar a ponernos de acuerdo ciudadanos y autoridades, si no queremos llevar a la ciudadanía a una hostilidad constante con los cuerpos de policía. Como ya ha pasado por este mismo motivo, En Francia, ha habido un grupo el (FNAR) Frente Nacional Anti Radar, dedicado a destrozar los radares de la red viaria. ¿Queremos que cosas asi pasen en España?

Félix Maocho

 

24 junio 2016 - Posted by | Los políticos abusan | , ,

2 comentarios »

  1. Al humano, cuando le dejas un dedo quiere el brazo. Cuando falta el sentido común, vienen las normas, y sobre todo, cuando entran en el juego los energúmenos, entonces es cuando nos ponen los frenos. Saludos.

    Comentario por epi | 24 junio 2016 | Responder

    • Curiosa opinión sobre el único animal racional. Por supuesto no coincide con la mía.

      Comentario por felixmaocho | 24 junio 2016 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: