Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Alexander Anufriev. etéreo pintor de iconos en el siglo XXI

Por Félix Maocho
21/10/2015

El término soviético “Arte Inconformista” se aplica al arte producido en la Unión Soviética de 1953 a 1986 (desde la muerte de José Stalin hasta la Perestroika y Glasnost) fuera de los circuitos oficiales dominados por el Realismo Socialista. Otros términos utilizados para referirse a este fenómeno son “Arte no oficial” o “Arte Subterráneo”.

Abarca cientos de pintores de toda la Unión Soviética no aceptados por el sistema y por ello obligados a exhibir y vender sus obras por conductos paralelos al mercado oficial. A mediados de la década de 1970, se forma en Odessa, un gran grupo de artistas inconformistas que sin ser aceptados por el arte oficial emergieron con gran fuerza, mostrando su arte en privado, a pesar del constante hostigamiento de las autoridades y del odio u desprecio dispensado por la mayoría de los artistas reconocidos oficialmente. Mantenían estrecha relación con otros movimientos de arte subterráneo de otras partes de la URRS y participaban en exposiciones de arte inconformista en apartamentos privados en Moscú y Leningrado. Análogamente, invitaban a colegas de otros sitios a visitar Odessa y participar allí en sus exposiciones privadas. Uno de esos artistas inconformistas fue Alexander Anufriev´.

Nacido en Moscú en 1940, Alexander Anufriev fue durante muchos años un artista underground “no oficial” en la Unión Soviética debido a la naturaleza espiritual de sus pinturas y su visión de la vida.

“Cuando pinto, me encuentro entre los cielos y la tierra, tratando de hacer visible lo invisible. Trato de lograr una unificación en mi pintura. Algunos podrían llamarlo el misticismo, la idea de que todos estamos unidos por nuestro principio divino . Creo que esta unificación se expresa a menudo por la belleza, así que siempre estoy en busca de la belleza “

“… mirando el mundo de esta manera, uno puede imaginar la propia búsqueda de la perfección. La bondad inherente, y no el mal, debe ser examinada en el intento de alcanzar la perfección, y al mismo tiempo, la búsqueda de lo positivo en el mundo exterior.”

Las influencias artísticas de Alexander Anufriev son el arte del renacimiento, en especial Pierro della Francesca, Fra Angelico y lógicamente los iconos bizantinos. Lo que hace que su pintura destaque por su halo de misterio y por el refinado cuidado con que trabaja su estilo pictórico.

“Trato de representar lo que siento desde el interior del objeto, no sólo la parte exterior o visible. En una piedra, una mesa, un árbol,… en esos objetos hay algún tipo de sustancia divina que las unifica. En mi percepción de los objetos y las personas, trato de ir más allá de lo que existe hoy en día, para ir más allá de lo temporal con el fin de expresar lo que es eterno “.

En 1980 emigro a los Estados Unidos y hoy vive en en las montañas Blue Ridge en el centro de Virginia. Desde ahí se ha dado a conocer mediante exposiciones individuase y colectivas, teniendo obras en museos y pinacotecas privadas de toda Europa, Estados Unidos y en la ex Unión Soviética.

Viniendo de un mundo soviético en escala de grises y sin sol, su primer encuentro con los punks en americanos fue asombroso, chocante. Con su apariencia llamativa y la actitud de atención , eran como una presentación en technicolor deslumbrante, que parecía el elenco de una película de ciencia-ficción futurista.

Cuando explicaba con asombro sus sensación a sus nuevos amigos americanos, le me sorprendía que les describieran riendo que los Punks eran los habitantes marginales de la sociedad y que es mejor evitarlo. Pero para él, los punks eran adolescentes jóvenes, vulnerables y revestidos de la inseguridad, a pesar de su osca actitud hacia afuera.

Alexander reconoce que inicialmente u atracción a lo punks era por su colorido exotismo, pero que con el tiempo llegó a cambiar su punto de vista sobre ellos hacia una opinión mucho mas afín con ellos: Con los años ha llegado a conocer a muchos de estos jóvenes, ya medida que se abrieron, oyendo sus confesiones, historias de hechos y sentimientos que con toda probabilidad no podía discutir con su familia o amigos.

De esas conversaciones a firma, que lejos de ser ostentosa aspirantes delincuentes. son de hecho niños, inocentes, ignorados, inseguros de sí mismos, que acuden a los extremos con el fin de llamar la atención, para que sus voces sean escuchadas. Olvidados e inocente, estos ángeles perdidos del futuro, no deben ser despreciados, sino escuchados.

Anufriev ha dado un paso importante en la mezcla de la línea entre lo etéreo y lo terrenal.

Félix Maocho

Anuncios

21 octubre 2015 - Posted by | Pintura |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: