Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Letras poéticas – Luis Eduardo renacentista, pintor músico y poeta.

Por Félix Maocho
14/10/2015
.
Si hay existe quien ha nacido fuera de su espacio/tiempo natural, ese es Luis Eduardo Aute. Asiático nacido en Manila, (Filipinas), es y se considera europeo hasta la médula, nacido en medio de la sangrienta guerra, en el fragor de los combates que en Filipinas en 1943, tuvieron japoneses y americanos, es fundamentalmente pacifista y nacido en el Siglo XX, el siglo caracterizado por la especialización, el es esencialmente un humanista, que desea dominar todas las artes y todas las ciencias.

La vida le ha llevado a ser conocido como cantautor, cuando en lo que le hubiera querido destacar es en el mundo del arte, especialmente como pintor, pero también como director de cine. Sin embargo, como todo buen humanista, es ante todo un poeta.

Había aprendido a tocar la guitarra en su época de colegial y de vez en cuando escribía versos. que pasaban a ser letras de sus canciones. Con 23 años conoce a un chica, María de los Ángeles Santamaría, que comenzaba a tener éxito en el mundo de la canción con el nombre de Massiel, ella le incitó a escribirle algunas canciones en la linea de lo que entonces cantaba Bob Dylan. Esas canciones pasan al repertorio que Massiel llevaba en sus conciertos, pero en disco solo llega a grabar “Rosas en el mar”, que inesperadamente se convierte en un éxito rotundo.

Ello hace a una discográfica desear grabar con el propio Aute el resto de las canciones. Aute que se considera a si un cantante de mediana voz, se resiste inicialmente a cantarlas pero al fin acepta, editando un single con su versión de “Rosas en el mar” y el “Aleluya nº1”.

Con ello se inicia imparable una vida de éxito como cantante que ha perseguido a Aute, que lo que siempre quiso fue triunfar como pintor. Hoy todos conocemos al Aute cantautor, pero solo unos pocos conocen el Aute pintor. Algunos pueden pensar que no fue así pero después de su éxito inicial «Rosas en el mar», «Aleluya» y «Rojo sobre negro», en el 68, a los dos años de iniciar con tanto éxito su carrera musical, pesó que no era eso lo que le interesaba, dejó la música y se mantuvo cinco años alejado de ella.

No obstante la música ganó y después de todo a Aute no le fue tan mal. Ha conseguido llegar a viejo con su imagen de buen compositor intacta, y con el recuerdo agradecido de su público. No todos los cantantes en este desagradecido y envidioso país que es España pueden decir lo mismo.

Yo por mi parte solo trato de descubrir en este post, un Aute íntegro, que no es ni cantautor, ni pintor, sino un Aute humanista en el que no puede faltar la faceta poetica.

Aleluya nº 1

Letra y música de Luis Eduardo Aute

Estas son las cosas que me hacen olvidar

Aleluya, aleluya, aleluya

Una lágrima en la mano,
un suspiro muy cercano,
una historia que termina,
una piel que no respira,
una nube desgarrada,
una sangre derramada,
aleluya.

Quince gritos que suplican,
una tierra que palpita,
la sonrisa de un recuerdo,
la mentira de un te quiero,
una niña que pregunta,
unos cuerpos que se junta,
aleluya.

Mil silencios de un olvido,
un amor que se ha perdido,
tres guirnaldas en el pelo,
el aliento de unos besos,
el perdón de los pecados,
unos pies que están clavados,
aleluya.

La razón de la locura,
una luz de luna oscura,
unos ojos en la noche,
una voz que no se oye,
una llama que se apaga,
una vida que se acaba,
aleluya.

Estas son las cosas
que me hacen olvidar
este mundo absurdo
que no sabe a donde va

Aleluya, aleluya,  aleluya

Una madre que amamanta,
tengo seca la garganta,
el color de un tiempo abierto,
un mañana siempre incierto,
el sudor en una frente,
el dolor de aquella gente,
aleluya.

Una llaga que se cierra,
una herida que se entierra,
unos labios temblorosos,
unos brazos calurosos,
dos palabras en la arena,
una ola se las lleva,
aleluya.

Un reloj con treinta horas,
el cartel de no funciona,
una piedra en el vacío,
otra piedra en el sentido,
una lluvia en el alma,
un incendio en las entrañas,
aleluya.

Unos pasos sin destino
por cuarenta mil caminos,
un acorde disonante,
nueve infiernos sin el Dante,
unas flores en mi tumba,
siempre nunca, nunca, nunca,
aleluya.

Estas son las cosas
que me hacen olvidar
este mundo absurdo
que no sabe a donde va

Aleluya, aleluya, aleluya
Aleluya, aleluya, aleluya

Aleluya, aleluya, aleluya

Aleluya, aleluya, aleluya

Anuncios

14 octubre 2015 - Posted by | Arte popular, Literatura, Música | ,

1 comentario »


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: