Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Tener dinero, ¿da la felicidad? y que te falte ¿produce infelicidad?

Por Félix Maocho
4/10/2015
.

Que el dinero no da la felicidad, es algo que cualquiera que haya vivida cierto tiempo más bien que mal, sabe perfectamente. Ahora bien, los que así conseguimos así, solemos pensar en cambio, que su falta produce las mayores angustias y amarguras que nos puede pasar y que por tanto que la pobreza es una fuente de infelicidad.

Una de las cosas que a mi me ha sorprendido en mis escasos viajes por el Tercer Mundo, es que al contrario de lo que uno pensaría, ves a la gente sonriente y en gran parte parecen dichosos, o al menos, sus rostros y actitudes, no son se muestran más oscas o duras, que las que puedas encontrar en Occidente e incluso diría yo, que hay muchas cosas les faltan en esos países comparado con el nuestro, pero que en cambio, en lo que se refiere a la felicidad, la balanza a primera vista se inclina hacia su lado.

Claro está, que uno supone, (o quiere suponer), que lo básico y fundamental, comida, vestido y calor de hogar, lo tiene suficientemente cubierto y que la falta del resto de cosas no básicas, se compensa por que ellos viven en sociedades, que no sufre la presión mediática que nosotros sufrimos, para inducirnos a adquirir, lo que no necesitamos, pero si necesita vender la industria, para seguir manteniendo en marcha, esta locomotora desbocada que llamamos DESARROLLO.

Sin embargo, todos estos esquemas se vienen abajo, cuando te enteras que aquellos que viven en tu propio país, pero que no tienen absolutamente nada, los vagabundos que nos rodean, aquellos que no saben si comerán mañana, ni donde dormirán al caer la noche, también son felices en un sorprendente 46,7 % de los casos, como acaban de informar los investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y la Universidad de Alcalá (UAH)

Un sondeo entre las aproximadamente entre 235 vagabundos de Madrid, una pequeña pero significativa muestra de los que se calculan que son 30.000 personas no tiene un hogar donde vivir en España, ha revelado que el 46,7% de las personas sin techo, declara sentirse feliz en cierta medida ,sin que se observen diferencias apreciables entre los que duermen al raso o o los que lo hacen en un centro de acogida, aunque este dato, según los propios autores del trabajo, podría estar sesgado, por el hecho de haber hecho las encuestas en invierno, cuando muchos vagabundos dejan la calle temporalmente. para dormir en albergues de emergencia, “por lo que las diferencias podrían diluirse” según sus autores, sobre los posibles resultado obtenidos de hacerse en otra temporada.

Se entrevistaron 235 personas que habían pasado la noche en la calle, bien en centros de acogida, o por contra en edificios abandonados, estaciones de metro o en portales de sucursales bancarias. Feron entrevistados 195 honres y 40 mujeres, de origen español y con estudios secundarios.

Un 10,6% declaró sentirse “muy feliz”; un 12,3%, “bastante feliz” y un 23,8%, “un poco feliz”. El 28,5% declaró no sentirse ni feliz ni infeliz. Un 10,2% reconoció sentirse “un poco infeliz”; un 3,8%, “bastante infeliz” y un 7,2%, “muy infeliz”.

Según Sonia Panadero, investigadora del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico y coautora del trabajo, la cifra es inesperadamente alta, aunque por supuesto, inferior a la que se obtiene en una muestra aleatoria de la población en general.

Los parámetros que más influyen en la felicidad de los vagabundos, es la salud y el no sentirse rechazados por la sociedad. Uno de los factores que más les hacen desgraciados es sentirse solos.

Leer cosas como estas, hacen que uno see plantee muchas cosas sobre su propia  vida, y sobre los fundamentos en los que baso mi felicidad, pues estando como estamos todos sedientos de felicidad, estos datos hacen que te cuestiones si lo que haces para conseguirla es lo adecuado, o estas olvidando cosas, que no valen dinero, como la libertad, o disfrutar de lo que es gratis, como la belleza del paisaje, o simplemente “Il dolce far niente”, que están ahí y son gratis para todos, pobres y ricos, pero que los ocupados en otras cosas, quizá o no sabemos disfrutarlas, o lo que es más triste no encontramos tiempo para realizarlas.

Félix Maocho

 

4 octubre 2015 - Posted by | Asombroso, Economía, Pensamiento |

3 comentarios »

  1. Muy interesante tu blog, Félix. Lo he descubierto a partir de tus comentarios en el blog de Enrique Dans.
    Comparto aquí mi opinión sobre ese especial modo de sentirse al que llamamos felicidad, en forma de cortísimo vídeo:

    Saludos!

    Comentario por Luis Hernández Peña | 24 octubre 2015 | Responder

    • Bienvenido Luis. He visto tu vídeo y me ha gustado mucho, luego he ido a tu canal de Youtube y no he visto más, no se si es el único que has hecho, si es así enhorabuena, has acertado a la primera. Por otra parte, no he podido entrar en el blog “Sin lios” porque es privado. ¿Hay algún sitio donde pueda ver otros vídeos o trabajos tuyos?.

      Un saludo.

      Comentario por felixmaocho | 24 octubre 2015 | Responder


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: