Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Huerto Familiar – Si no recolectas semillas, las hibridaciones accidentales no importan

Por Félix Maocho
20/8/2015

Me plantea una comentarista un problema en el que jamás había pensado, el riesgo que se produzcan hibridaciones no deseadas al plantar a la vez en el apretado espacio del huerto, diferentes variedades de una misma hortaliza. ¿No hay riesgo que se produzcan hibridaciones entre las diferentes variedades?

La primera pregunta que me hago es, ¿Por qué no me había planteado este problema antes?, o ¿Por qué no he sufrido las consecuencias de no haber tenido en cuenta este riesgo? – Porque la probabilidad de que se produzcan hibridaciones entre variedades diferentes de la misma hortaliza, plantadas en un espacio tan reducido, es real y casi segura.

Después de reflexionar un poco sobre el tema, me he dado cuenta que aun aceptado como inevitable que se produzcen hibridaciones entre ellas, eso solo afecta a los cultivos que tengan como fin aprovechar sus semillas y afortunadamente esos casos son pocos, SI NO TRATAMOS DE OBTENER SEMILLAS, como es mi caso,, (salvo excepciones, como son las semillas autóctonas), para sembrar en la siguiente cosecha.

Solo en el caso que el fruto de nuestro esfuerzo sea COSECHAR SEMILLAS, (por ejemplo en las legumbres, judías, en todas sus variedades secas, de judías verdinas, a judiones de la Granja, de habas tiernas a garrofets y de judías blancas a judías pintas, garbanzos, guisantes y lentejas etc, y a los que pretenden RECOLECTAR SEMILLAS, las hibridaciones les pueden afectar, pues la hibridación solo afecta a las células reproductoras no a las demás células de la planta.

Por tanto si nuestra cosecha son las raíces y bulbos como pasa con las cebollas, patatas, nabos, zanahorias, rabanitos, remolacha etc. etc., las hojas, como con las lechugas, coles,, repollos, coliflores, espinacas, pencas, etc., Es indiferente que si ha florecido la planta, (en el caso de las plantas bianuales no lo habrá hecho y en otros como la lechuga la recolección es anterior a la floración) , tanto nos da pues las partes que recolectamos y consumimos tiene la morfología que se corresponde a la semilla que plantamos, no a las semillas que se hayan podido generar.

El problema puede comenzar en aquellas hortalizas cuyo objetivo son los frutos como los tomates, berenjenas, pepinos y pepinillos, pimientos y guindillas, calabazas, melones, sandías etc. pues aquí en principio si pudiera afectar la hibridación. Sin embargo, los frutos también serán con la morfología que se corresponda a las semillas sembradas, aunque las semillas que tenga en su interior si que pueden ser híbridas.

Es decir, imaginemos, no se si sera posible que las flores de un un tomatitos enanos rojos se hibriden con polen procedente de tomates rosa gigantes, Pues bien los frutos que salgan de esas flores hibridadas, serán similares a los de las flores sin hibridar, pequeños y rojos. Solo si sembramos las semillas de esos frutos hibridos, las nuevas plantas nos producirán frutos de aspecto impredecible, pues serán hibridos de dos padres con diferente carta genética.

Por tanto tampoco hemos de preocuparnos demasiado si NO PRETENDENOS RECOJER LAS SEMILLAS para la siembra del próximo año, como ocurria con las hortalizas de raíz, y de hoja.

Queda por fin un grupo en la que si hemos de tener en cuenta las posibilidades de hibridación, que son las hortalizas que se siembran por sus semillas, en general las legumbres. A este grupo le tendremos que eliminar aquellas variedades que se siembran para comer como vainas, en especial las judías verdes , pues entonces estamos en el caso anterior, que se cultiva por sus frutos,(que en este caso se toman verdes), En mi opinión podemos eliminar también, las hortalizas que se toman las semillas muy tiernas como los guisantes, pues estando en una fase tan temprana de maduración difícilmente podremos distinguir las semillas puras de las hibridas.

Por último deberemos eliminar de este grupo las variedades que de por si son muy estables, pues suelen autopolinizar y es muy difícil que se hibriden. No he encontrado una lista de plantas que indique si hibridan con facilidad o no, pero me consta que hay plantas que hasta rechazan el polen que por accidente les llega de otra flor, a las que por el contrario, solo fertilizan si reciben polen de flores procedentes de otra mata. Por tanto tenemos todo el abanico de posibilidades

Como norma general las hortalizas de flor autógamas, las que en la misma flor tienen polen y el óvulo, suelen ser autopolinizantes como las habas, tomates, berenjena, pimiento… en general es lo normal en las hortalizas pero hay excepciones

En el caso de ser alógamas, es decir las hortalizas que tiene por un lado flores masculinas y por otro flores femeninas, y más aun cuando unas plantas son macho y otras hembra, se cruzan fácilmente con otras de su misma familia. Las alógamas más conocidas son plantas grandes o árboles como la platanera, el aguacate, el cerezo, el peral, el manzano, ciruelo, olivo o viña. Pero las hay también pequeñas y algunas de cultivo habitual en huertos como el maíz y el centeno, leguminosas forrajeras y las aliáceas, (ajos y cebollas, la chalota, el puerro y varios condimentos como la cebolleta), apiáceas, (apio, eneldo, angélica,anís…), asteráceas, (se excepto la lechuga, pero son alógamas el girasol, la achicoria, la endivia, el cardo, las alcachofas,… ), brasicáceas, (repollo, colinabo,..), quenopodiáceas, (espinacas y remolacha), curcubitáceas, (calabazas y afines calabacinos, melones, etc.,…), lamiáceas (tomillo, romero, albahaca, menta, orégano, …)

Conclusión

Como ven no hay forma de dar una regla general, sin embargo yo creo que una regla fácil de seguir es , si piensas utilizar las semillas de tu huerto, preocuparte de las hibridaciones, tanto las que se pueden producir en tu parcela como las que se puedan producir con parcelas próximas, un muro no evita que las abejas y abejorros visiten tu huerto después de haber visitado el del vecino.

Si no vas a recoger semillas, no te preocupes. Algo que como norma general aconsejo, es no recojer semillas para el año siguiente, con la única excepción de las semillas autóctonas, porque estas rara vez se venden en los almacenes de semillas y suelen ser las más adecuadas para el ligar en cuestión.

Mi norma es que si las encuentro en un almacenista de confianza no me molesto en recogerlas, ellos timen mejores medios de selección que yo, y solo aceptan semillas de cultivares hechos con ese objetivo que ya se cuidan de cumplir todas las normas para evitar semillas hibridas, salvo que la hibridación sea precisamente buscada a propósito, (semillas F1).

Mi duda solo se mantiene si vas a recoger como cosecha para su consumo semillas, el caso más claro son las típicas legumbres, jadias, lentejas, garbanzos, y los cereales, trigo, cebada, arroz, centeno. En esos caso de sembrar un huerto de pequeña extensión, siembra solo una variedad de especie que coincida con la de los huertos próximos, o bien siembra dos variedades de la misma especie pero una muy temprana y otra tardía para que no coincidan en los momentos de floración. Algo que es posible cuando las hortalizas a cultivar tienen una “ventana” de siembra muy extensa. Calculo que dos meses de diferencia en la siembra producirán floraciones suficientemente separadas.

Félix Maocho

indice

Anuncios

29 agosto 2015 - Posted by | Horticultura | ,

2 comentarios »

  1. Un estudio muy complejo, normalmente cuando se come una fruta (tomate, melón, manzana, etc..) de excelente sabor, se guarda sus semillas para una posible plantación del siguiente año.
    Como una experiencia que se dió, planté calabaza de cidra de semillas compradas en sobre, y otras de semillas de calabaza con la que se hizo cabello de angel en casa.
    De las plantas surgidas, las correspondientes a las de sobre no dieron ni flor, sin embargo las de sacadas de la calabaza con la que se hizo el cabello de angel, si dió flores aunque tampoco fructificaron, posiblemente debido a las leyes de Mendel.

    Comentario por ARMANDO | 30 agosto 2015 | Responder

    • Las de sobre, si eran de un almacenista responsable, deberían haber dado plantas útiles al menos en un 90% al menos, si recibieron los cuidados adecuados. Se admite, que una semilla no germine, pues hay muchos motivos para que ello se produzca, pero si germinan, la planta debe corresponder a la variedad que se indica y dar flores y frutos, sean semillas de raza pura, o semillas hibridas de primera generación (F!), que es lo que venden.

      Desconozco la razón por la cual esas plantas no dieron flores, pudiera ser que las dieran y no las viera porque un vendaval las arrastrara o que realmente no las dieran. El que una semilla no fructifique, dejando aparte razones meteoreológicas adversas y anormales, dias excepcionalmente secos, o por el contrario húmedos, heladas fuera de tiempo, o días muy ventosos, pudiera ser debido a que no haya por la zona insectos polinizadores abejas y abejorros principalmente, algo que comienza a tan alarmantemente habitual, hasta el punto que uno de los negocios que hoy existen, es la cría de abejorros para soltar en invernaderos, y colocar colmenas trashumantes en medio de campos de frutales de hueso, almendros, ciruelos, melocotones etc, y en los naranjos, para asegurar la existencia de polinizadores en la zona.

      Comentario por felixmaocho | 30 agosto 2015 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: