Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Josep de Togores una vida en continuo cambio 4. – Inmersión en la modernidad (1924 – 1930).

Por Félix Maocho
24/8/2015

Una faceta muy interesante desde el punto de vista humano, de Togores, son sus incursiones pictóricas por diversos “ismos” que trajo la modernidad a comienzos del siglo XX, en la búsqueda y descarte de nuevos caminos que le pudieran llevar a encontrar su propia personalidad.Si algo caracteriza a Togores es la inseguridad en si mismo y lo fácil que resulta influenciarlo. A su vuelta a París, finalizada la Primera Guerra Mundial, hacia el año 1920, se sumerge nuevamente en la bohemia parisina y entra en contacto con Georges Braque, Arístides Maillol, Max Jacob o Picasso, ello le lleva a iniciar periodo experimental en el que además se ve apoyado por su marchante Daniel-Henry Kahnweiler, el marchante mas influyente del siglo XX, impulsor de los vanguardismos de comienzos de siglo XX, representante de pintores como Picasso, Braque, Juan Gris y André Derain.

Kahnweiler, no solo era un magnífico vendedor de obras de arte, sino que además orientaba a los artistas dando directrices para que pintaran aquello que él era capaz de vender. El propio Picasso escribió  “¿Qué habría sido de nosotros si Kahnweiler no había tenido un sentido de los negocios?”. Desde su galería apoyaba a todos los grandes artistas emergentes que aun no tenía audiencia, les hacía compras iniciales y si veía futuro en ellos les firmaba ventajosos contratos en exclusiva.

Así consiguió tener en su “cuadra· pintores como Kees van Dongen, André Derain, Fernand Léger, Georges Braque, Juan Gris, Maurice de Vlaminck y a otros muchos artistas que habían llegado a Montparnasse y Montmartre como André Derain, Alberto Giacometti y también a Josep de Togores.

Indudablemente el éxito como pintor se lo debe en gran parte a Kahnweiler, pues a partir de la firma de su contrato con exclusiva es cuando Togores comienza a exponer sus obras en varias ciudades europeas así como en Madrid Es en entonces cuando protegido por Kahnweiler e impulsado por los ejemplos que ve en Paris cuando comienza a explorar los diferentes estilos que traen las vanguardias de la época.

Uno de sus mayores impulsores es Max Jacob, pintor , pero sobre todo poeta, y teórico de las vanguardias. La amistad de Togores con Max Jacob, abarca todo el un periodo comprendido entre 1921 y 1931, y de ella se conservan las cartas que Jacob enviara a Togores, aunque se han perdido las de Togores porque Jacob en un intento de defender a sus amigos. quemó toda su correspondencia antes de ser detenido por los nazis como judío y enviado a un campo de concentración.

La sordera de Togores le creaba cierto aislamiento social, por ello cuando conseguía romper la barrera y hacerse un amigo, la amistad le influía mucho más en su vida que lo que ns influye normalmente a los demás. En 1920, conoció a Max Jacob, que le acogió cordialmente, y acepto su petición de acercarse a ver su obra, para que le diera su opinión. Al día siguiente, Max Jacob se acercó al taller y quedó entusiasmado por sus telas. A partir de aquí nació una larga relación de amistad.

Gracias a la mediación de Max Jacob, Togores entró en contacto con el marchante Daniel-Henry Kahnweiler y en febrero de 1922 expuso en la galería que éste tenía en París que fue un éxito de ventas y de crítica. No cabe duda que Jacob teórico de las vanguardias, impulsó a que Togores se introdujera en esos estilos, pero si bien durante unos cuantos experimentó en ellos terminó en 1930 volviendo a la figuración lo que decepcionó a su marchante Kahnweiler.

Durante mas de 10 años hubo no solo negocios sino incluso fuerte amistad entre el pintor y el marchante como lo prueba que en 1924 conoce en Paris a Antonia Berchtold, una austriaca con la que poco tiempo después contraería matrimonio, El padrino de la boda será su marchante Daniel-Henry Kanwheiler. Sin embargo el cambio de estilo del artista crea divergencias de criterio con su marchante y en 1930 se produce la ruptura.

Esta documentado que Max Jacob intentó que Kahnweiler reconsiderara su decisión de romper con el pintor, pero que fue inútil, Kahnweiler respondió:

“Me ha costado mucho separarme de Togores, al que tanto he apreciado. No me gusta lo que pinta desde hace años. He tenido paciencia, esperando un cambio. Pero la serie de telas que ha traído de Italia me han obligado a romper (…) No me gustan en absoluto, y soy incapaz de defenderlas. Incorporé a Togores cuando era un desconocido sin un duro, hace ya 11 años. Lo dejo, ahora, con dinero y conocido”.

Los expertos ven en este periodo diferentes fases de su evolución que titulan de la siguiente forma:

1.- “Realismo mágico (1919-1924)”

Si bien en la década de los años 20 su pintura se caracteriza por un realismo duro que muchos sitúan como el antecedente de la Nueva Objetividad, a partir de 1921, comienza en ea realizar obras que han de incluirse en en Realismo Mágico.

He encontrado una obra pintada en 1921, que muestra una cierta continuidad con su etapa cubista, es una composición abstracta, “Peinture Murale”, que guarda aun mucha relación con su etapa cubista, viene a ser como una evolución vanguardista de su etapa anterior.

Peinture Murale (1921)

Sin embargo no he encontrado mas obras de este tipo de esta época y por tanto no se si tuvo o no continuidad este estilo en su pintura, porque en lo referente a otros temas hay un cambio radical en su pintura, Sus retratos con trasfondo ácido o psicológico cambian a lo que se  llamó Realismo Mágico y una dulzura levemente enigmática un poco Nouvocentista se apodera de sus retratos y paisajes

Resulta sumanmente arriesgado generalizar un estilo con solo una muestra pero, con todo el riesgo que ello supone me atrevería a decir, (teniendo además en cuenta su trayectoria posterior), que esta “Peinture Murale”, supone, si no el adiós a su capítulo cubista, una de sus últimas expresiones, pero en cambio queda ya expuesta la que va a ser su nueva paleta de colores dominada por los tonos tenues que le sera la que utilice predominantemente posteriormente por mucho tiempo. Como en este retrato de la Señora Kahnweiler, .su marchante

Pero de este periodo hemos hablado bastante  tanto en lo referente a la figura  como en lo referente al paisaje  por lo que no expondré aquí nuevas obras.

Los expertos achacan estas dudas a los mentores que tiene en este momento, del lado de la vanguardia Max Jacob y su propio marchante Kahnweiler, del otro lado su mayor amigo de este periodo el escultor y pintor Arístide Maillol, al que conoció en Paris. pero que nacido al lado de la frontera española era de habla catalana como el.

Arístide Maillol – Les deux baigneuses

Sin duda fue Maillol quien llevo a Josep de Togores al clasicismo depurado del Retorno al Orden, movimiento que propugna un cambio de dirección del arte de vanguardia existente en 1918, buscando nuevamente inspiración en la tradición. El nombre fue tomado del título de un libro de ensayo de Jean Cocteau, de 1926 “Le rappel a l’ordre”.

Es una reacción a los horrores de la Gran Guerra, el vanguardismo y el futurismo, que había elogiado la maquinaria, violencia y guerra, la reacción e fue volver a los ideales noucentistas de un cierto romanticismo y la búsqueda de una Arcadia Feliz. El cubismo fue abandonado por sus creadores, Braque y Picasso. El Retorno al Orden fue asociado con el interés en el clasicismo y la pintura realista.

El Realismo mágico, es un estilo que principalmente se aplica a la literatura, pero que se extiende a otras artes como pintura a partir de 1918 hasta el presente. Como cualquier tendencia artística es difícil dar de ella una definición breve y exacta, pero podemos decir que es la introducción de elementos inesperados y/o improbables en una obra predominantemente realista, que crea un efecto extraño o maravilloso y deja al espectador o al lector desconcertado, aturdido, o agradablemente maravillado. Las obras buscan sobre todo traer una sensación de paz y serenidad, a diferencia de las vanguardia que buscaban ser un revulsivo social.2.-

2.- “Búsqueda y eclecticismo (1924-1927)”,

En su lucha entre estas dos tendencias, entra Josep Togores en un periodo de duda. Justo cuando alcanzaba el éxito, Togores entra en una época de crisis creativa, fué una una época en la que renuncia al uso de modelos y sus figuras se esquematizan de forma muy libre que le llevan a un cierto retorno al cubismo en 1925.

Trata de conciliar las tendencias que ve en sus compañeros de promoción y amigos de Paris, con las llamadas a la tradición y al clasicismo y durante este periodo ira dando bandazos hacia uno y otro lado. Partiendo de composiciones con estética cubista pero realistas en la imagen que tren busca conciliar ambas ideas encontradas.

Sobre la cama 1924

Figura escondiéndose 1925

En el año 1925 decide volver al realismo pero mantener aun una composición dislocada para lo cual utiliza el artificio de presentar múltiples figuras y brochazos muy empastados que si bien por separado, dan realismo a cada figura, en la composición de todas ellas vuelven a aparecer las mancas de color que tenían sus cuadros cubistas.

Pelea de pastores 1925

La pelea (1925)

La siesta (1925)

No obstante, poco va abandonado estas complejas composiciones y aun manteniendo obras con muchos personajes la composición se va simplificando y pierde lo que es su carga revolucionaria para ganar la sensación bucólica y tradicional

Vendanges 1925

Maréchal-Ferrant (1925)

Igualmente en la figura y desnudos sigue oscilando entre planteamientos cubistas y la concepción del Retorno al Orden y con ello a la vuelta al realismo

Mujer en azul (1925)

Retrato de Joaquín Sunyer (1925)

Mujer con los brazos cruzados (1926)

La playa (1926)

Mujer con racimo de uvas (1926)

En algunos casos volveremos a encontrarnos retrocesos en su avance hacia el realismo como por ejemplo en este cuadro de “Las buscadores de Mejillones”

buscadoras de mejillones ( 1926)

Pero parecíía que el camino estaba marcado y no tenía marcha atrás

Niños durmiendo (1927)

Buste de femme (1927)

Contrariamente a lo que parecería el final de esta crisis es el triunfo d la vanguardia Hacia finales 1927 hay un giro radical en su pintura y nuevamente se incorpora a la vanguardia más radical. Pero eso lo dejare para el próximo capítulo.

Félix Maocho

Post dedicados a Josep de Togores, una vida en continuo cambio 

Anuncios

25 agosto 2015 - Posted by | Pintura |

1 comentario »

  1. I don’t speak spanish, sorry, but I managed to read and understand this. Thank you very much for the interesting informations. I’ve got a painting from Togores, inherited from my grandmother who bought it in the 20th.. Tell me, if you are interseted to see a photo..

    Comentario por elisabeth Schlottau | 18 enero 2016 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: