Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Huerto Familiar – Cultivo del Tomate (texto actualizado)

Descripción general

Dada la cantidad de variedades de plantas de tomates, la descripción se ajusta a las necesidades que tiene la gran mayoría de ellas, pero puede ocurrir que determinadas variedades se aparte mucho de estos requerimientos por lo que habrá que consultar al suministrador los específicos de la variedad.

El tomate es una planta andina, domesticada por los aztecas. De ahí, los españoles la trajeron a Europa, desde donde se ha difundido a todo el mundo, pasando a ser un componente habitual de la comida de cualquier país, pese a que hasta el siglo XIX, por ejemplo en Alemania, solo se le daban usos medicinales.

Es una planta del género de las Solanaceae cuyo nombre científico es Lycopersicon sulentum. planta perenne se cultiva como anual, es decir es posible conservar una planta de tomate de un año para el siguiente, pero los resultados inferiores de la segunda cosecha, aconsejan mejor plantar de nuevo cada año.

Según la variedad puede ser de tipo rastrera o arbustivo, siendo unas una mata de crecimiento ilimitado y otras son como enredadera de crecimiento ilimitado, en este caso conviene fijar la planta a espalderas, con el fin de que reciba luz y aire uniformemente y podarla con frecuencia para fomentar su crecimiento.

Su sistema radicular consiste en muchas raíces secundarias muy largas y ramificadas que se unen a una central corta y poco profunda formando un tallo que en la base tiende 2 a 4 cm.. Este tallo crece echando hojas alternativamente a derecha y a izquierda. De las uniones de estas hojas con el tronco crecen ramas laterales, que los cultivadores cortan normalmente con el fin de aumentar la altura de la planta y obtener mayor cosecha.

En el mismo lugar nacen inflorescencias, formadas por muchas flores simples de color amarillo, que una vez polinizadas dan lugar al fruto, unas bayas de color verde que al madurar se tornan rojas, con un peso que varía desde unos gramos, a medio kilo, en función de la variedad de la planta y dentro de ellas de su mayor o menor desarrollo.

Como resultado de cientos de años de trabajo de cuidada selección de semillas, hay actualmente plantas de características muy diferentes. Existen variedades de tomates que se diferencian tanto en su capacidad de soportar climas muy variados, al color, tamaño y forma de sus frutos, así como a su época de cultivo, lo que impide que sea posible dar normas generales aplicables a todas las variedades, por lo que siempre se debe atender en primer lugar, a las normas que específicamente indiquen los proveedores de semillas o plántulas para una variedad en concreto y solo a falta de una norma específica, aplicar las normas que aparecen en este post, que se ajustan a lo que es aplicable a la MAYORÏA de los casos, pero no a TODAS las variedades,

Requerimientos del cultivo

El tomate es una planta casi obligada en el huerto familiar, porque se une a un consumo familiar de tomates bastante elevado y regular, el ser bastante fácil de cultivar y soportar con bastante estoicismo, los errores que podamos cometer en riegos y cuidados en general. Sin embargo tiene una dificultad, que exige un cuidado intermitente a lo largo de todo su ciclo reproductivo que si bien no es muy intenso, ha de ser constante, sobre todo en lo que se refiere a eliminar malas hierbas y podar regularmente. Es planta adecuada a inexpertos, pero no a los incostantes.

Temperatura

La temperatura óptima de desarrollo oscila entre 20 y 30ºC durante el día y entre 1 y 17ºC durante la noche. Temperaturas superiores hasta los 40ºC, afectan a la fructificación y al desarrollo de la planta así como a su sistema radicular. Temperaturas inferiores hasta los 10ºC también originan problemas. Fuera del rango entre 10 y 40 no es posible su cultivo. No obstante hay que tener en cuenta los efectos combinados de la temperatura el aire y la humedad que pueden favorecer o reducir las resistencias límite.

Estas temperaturas ,arcan la “ventana” del calendario para cultivar tus tomates al aire libre, Ventana que se amplia puesto que durante tres meses mas las semillas se cultivan en semilleros calientes. En climas como el español en la zona cálida se pueden cultivar tomates todo el año, en el interior y zona fría, solo se pueden cultivar en algunos meses con ayudada de un invernadero.

Humedad

Un 70% de humedad relativa es óptima. Por encima del 80% hay riesgo de pudrirse por los hongos, aparte que el polen se apelmaza y disminuye la fertilización de las flores. Humedades muy elevadas favorecen el desarrollo de enfermedades aéreas y el agrietamiento del fruto y dificultan la fecundación, debido a que el polen se compacta, abortando parte de las flores. Una sequedad por debajo del 50% también afecta la polinización de las flores al dificultar la fijación del polen al estigma de la flor.

Riego

En las variedades aéreas el riego más adecuado son pequeños riegos muy frecuentes, por ello es la más adecuado es el riego por mangueras exhudantes o el riego gota a gota, mientras que en las variedades reptantes se debe dejar secar la superficie de la tierra entre riego y riego para combatir la podredumbre, por ello es mas adecuado riegos intensos, “a manta”, seguido de prolongadas fases sin regar.

Los tomates están muy expuestos al mildiu por exceso de riego. Entre dos riegos debe dejar que se seque la superficie de la tierra, para reducir el riesgo de hongos. En el macetohuerto existe, más que en el huerto en tierra, el riesgo de alcanzar la sequía extrema, en especial en días secos y ventosos y en las horas de calor intenso, lo cual tampoco es bueno.

Para reducirlo, si se puede, rieguen por la base, poniéndo los tiestos y jardineras las sobre una bandeja o con esos aparatos porosos que se hincan en el suelo. Son muy adecuados los de Blumat. que autoregulan el riego. u otro d semejante.

El rajado del fruto puede tener su origen en un exceso de humedad o en un riego abundante tras un período de estrés hídrico.

El riego se realizará teniendo en cuenta la tensión del agua (sequedad de la tierra) que se puede medir con un tensiómetro siendo conveniente regar antes de alcanzar los 20-30 centibares, tipo de suelo (mas agua en los más arenosos, temperatura y sequedad del ambiente y calidad de las aguas pues a mayor salinidad hace falta mas agua para mantener alejado el frente salino de las raíces.

Luminosidad

La planta exige estar expuesta a mucha luz, lo ideal es a pleno sol. Una luminosidad reducida pueden incidir en la floración, fecundación y el desarrollo vegetativo. En su cría en invernadero, en los momentos críticos puede ser crucial la interrelación entre la temperatura diurna y nocturna y la luminosidad.

Cuanto más expuestas al sol estén las plantas de tomate mejor, pero no siempre podemos cambiar los obstáculos a la luz de sitio y tendremos que conformarnos con lo que se pueda. Por ejemplo nna tapia puede paliar la sombra que produce forrándola de reflectante de aluminio, d los cartones de bricks. Si sus tomateras no están a pleno solo, cuide especialmente quitar las hojas secas con frecuencia, para que la luz penetre bien por el resto de la planta.

Suelo

No es muy exigente en cuanto a calidad de los suelos, excepto que no se encharque, aunque prefiere suelos sueltos ricos en materia orgánica. No obstante también se desarrolla en otros suelos. El pH pueden variar de ser desde ligeramente ácidos hasta ligeramente alcalinos y tolera bien cierto nivel de salinidad.

Por supuesto el que no sea muy exigente en cuanto al terreno no quiere decir que no prefiera buenas tierras. Para mejorar la tierra, añada compost, o turba cuidando el Ph final del terreno. En su defecto añada productos vegetales picados, como heno picado o paja o derivados de serrerias como serrín, cortezas de árbol, etc, evitando, dentro de lo posible los restos de pino y eucaliptos, pues la resina es un herbicida natural bastante potente.

Sin embargo todo tiene un límite, un exceso de agua y de abono, daría una planta excesivamente vigorosa en la que las flores polinizan mal. Por ello aconsejo trasformar en compost todos los residuos vegetales del huerto y añadirlo sin muchas precauciones a la tierra de las tomateras, pues en ese estado, falta aun una decomposición final para que se transformen en sales minerales, que son las que pueden absorber la planta. Por tanto el compost, airea y esponja la tierra permitiendo retener mejor la humedad, mientras sueltan de forma limitada y extendida en el tiempo los minerales que precisa la planta.

Hay compostadoras muy eficaces que uno puede construirse jardín. La más sencilla que conozco, pero no por ello menos eficaz, es simplemente una tela metálica cerrada con alambre formando un “saco”. Para revolver el compost basta abrir el saco colocarlo e en otro lado y cargar de nuevo el compost.

Busque en el “Indice d Horticultura“ la sección de “Compostaje” y encontrará modelos de computadoras económicos que no producen malos olores y ya el sumum es plantearse hacer vermiculita mediante el cultivo de lombrices de tierra, para asi llegar a “fabricarse” su propio abono natural. También encontrará como hacerlo en la sección de “Lombricultura” .

Principales variedades de tomate

Pretender en un post hacer referencias a los cientos de variedades que hay de tomate, es imposible pues este único tema daría para una literatura extensisima, Hay tomates de variedad de tipos de planta, colores de fruto y forma. Solo a título de ejemplo les dejo una dirección que expone una larga variedad de tomates, muchos de los cuales porbablemente no has visto en tu vida, Aquí nos limitaremos a hablar de los más corrientes.

Hay variedades específicas para cada diferente uso que se da al tomate y momento en que se quiere recolectar. Sin ser ni mucho menos exahustivo, es imposible intentar abarcar todas las variedades, encontrara en tres post específicos, la variedad más adecuada según el uso y mes en que quiera cosechar los tomates, También encontrará en esta informacion quien comercializa en España y para horticultores aficionadoos las semillas de cada uno de esas variedades.. :

A modo de curiosidad le dejo una dirección que presenta una larga lista de variedades d tomates, desgraciadamente no indica como poder comprar las semllas de las variedades que presenta, por lo que es de poca utilidad para el horticultor aficionado

Modo de cultivarlo

En macetas de 30 cm de diámetro y 30 cm de fondo con un tutor donde desplegar la planta si es de porte largo. Una jardinera pequeña reduce la producción de fruto, por tanto procederemos en caso de cultivar en macetas a extremar las podas y a retirar cuanto antes los tomates deformes o pequeños. La mejor producción en peso se obtiene de obtener pocos frutos de mediano tamaño que muchos y pequeños

En jardineras, para el cultivo del tomate se aconsejan que tengan unas dimensiones mínimas de 30 cm. de ancho y otros 30 de profundidad, dejando para cada planta 40 cm, de distancia si van varias en una misma jardinera.

En bancales con lineas a 60 cm y 35 cm entre plantas, se establece unas espalderas tradicionalmente hechas con cañas. A veces se alternan la distancia entre lineas a 50 y 70 cm y se platan en cada linea al tresbolillo, (en medio de como esta en la otra), de esa forma se obtiene la misma densidad a la vez que hay pasillos que fwcilitán el tránsito.

Sembrado

No se hace siembra directa, sino en semillero sembrado tres semillas por cada planta que queramos plantar con el fin de tener donde escoger las plantas mas fuertes. Las ponderemos a germinar en los meses adecuados a la variedad, normalmente entre enero a mayo, para trasplantarla definitivamente a los bancales unos 90 días después.

Naturalmente este paso se puede obviar si directamente compras pequeñas plántulas que traspasarás directamente al bancal..

Conviene hacer lotes de siembra con una cadencia de un mes entre ellos, para que extendamos lo más posible el tiempo de recolectar la cosecha. Jugando con el momento de siembra y la variedad adecuada, en climas como el peninsular español, pueden conseguirse tomates frescos durante gran parte del año, en especial en las zonas más cálidas y todo el año si utilizamos invernaderos.

Observen este pequeño semillero hecho con envases de yougurt  inchados en el fondo para recibir el riego por la bandeja. Algo muy importante es escribir una nota con la variedad y fecha de siembra pues cuando tengamos diversas variedades y partidas tendremos serias dificultades para recordar que es cada cual. si tenemos un lugar en casa bien soleado no hace falta tener semilleros calientes específicos.  de no tenerlos convedra colocar en el huerto un semillero caliente. Los semilleros de lecho caliente pueden ser artesanales o prefabricados  en esta direccion encontrará información

Fechas de siembra

Vea el post específico sobre la forma de tener tomates la mayoría del año  donde ademas se indica la cantidad que razonablemente debe sembrarse para el consumo de una familia de cuatro personas y el espacio que dbemos destinar al tomate en nuestro cuerto

Poda (destallado)

En las variedades de crecimiento indeterminado, es decir en las que el brote principal crece más de 1,5 m. de largo, es necesario eliminar el exceso de número de ramas, limitando el crecimiento solo al tallo principal y a lo mas (según variedades) a dos ramas laterales. Lo habitual es reducir la planta a 2 tallos, pero en el tipo Cherry suelen dejarse 3 o 4 tallos.

A los quince días de trasplantada la planta del semillero al bancal hay que comenzar el destallado o poda de los tallos laterales que nacen en las axilas de la unión de las hojas con el tallo. Lo ideal es hacer repasos de poda frecuentes, (cada 10 días), para cortar cuanto antes los tallos que aparezcan minimizando el tamaño de las heridas y la pérdida de biomasa de la planta. En el caso que el tallo hubiera ya florecido no se corta.

La poda se realiza a mano, si se efectúa de forma sistemática la revisión de las matas. Si los tallos no son tiernos habrá que utilizar unas tijeras bien afiladas con las que se corre el riesgo de propagar enfermedades. En este vídeo, Anto Correa, horticultor aficionado de La Coruña, nos muestra la forma adecuada de hacerlo:

En caso de haber un alto grado de humedad o que la herida dejada por la poda sea grande o deshilachadas, dar localmente un fungicida bactericida cicatrizante, como pueden ser los derivados del cobre. Siempre leer atentamente y seguir las recomendaciones del fabricante en el uso de productos fitosanitarios, tanto por los riesgos de contaminar los frutos, como el riesgo para la propia persona que los manipula.

Se aprovecha también este repaso de poda para retirar las hojas enfermas o viejas, con el fin de aumentar la aireación de la planta y la insolación de los frutos, lo que redundará en su mejor color. Como medida de precaución retirar del bancal los brotes cortados y hojas secas y enfermas, con el fin de cortar las posibles propagaciones de enfermedades del tomate.

Hoy hay una plaga de Tuta Absoluta, que en huertos familiares puede combatirse en buena parte de forma manual junto a los procesos de poda. Los restos cortados se pueden echar en la compostera, salvo que haya en alguno claros síntomas de enfermedad, o plaga en cuyo caso, lo más prudente es quemarlos.

Hay un capçitulo específico dedicado a la plaga de la Tuta

Aporcado y rehundido

Con el fin de favorecer la formación de raíces se suele cubrir la parte inferior de la planta con arena, al inicio de la fase de crecimiento. Hay otra técnica el rehundido, que es una variante del aporcado, que se lleva a cabo doblando la planta, tras haber ligeramente rascado, hasta que entre en contacto con la tierra, cubriéndola ligeramente con arena, con el fin de aumentar la superficie con raíces, dejando fuera la yema terminal y un par de hojas.. Sobre todo el ruhundido se realizar en terrenos muy arenosos, que necesitan mayores raíces para el aporte de alimentos, en terrenos ricos no es necesario, pero un poco de aporcado nunca viene mal.

Tutorado

Es imprescindible mantener la planta erguida y evitar que las hojas y los frutos toquen el suelo para evitar los hongos, mejora la aireación y favoreciendo el aprovechamiento de la luz así como facilita la realización de las labores (destallado, recolección, etc.), que repercute tanto en la cantidad como en la calidad de la cosecha.

Las espalderas se construyen clavando ligeramente un extremo en tierra en cada una de las líneas y uniendo con alambre las cañas de dos en dos por el otro extremo, a unos dos metros de altura, formando una V invertida. Los vértice se unen entre sí con otras cañas paralelas a tierra de forma que en conjunto forman una especie de tienda de campaña a lo largo de cada dos filas de cultivo. Varias cañas horizontales sujetas a diferentes alturas terminan de formar las espalderas que servirán de sostén a las tomateras.

La sujeción se realiza sujetando la planta a las espalderas cuando la planta alcanza los 40 cm. y a medida que por si misma no puede mantenerse erguida. Se utiliza alambre de jardinero (cubierto de plástico, como el de cierre de bolsas), el alambre debe sujetar la planta a la caña pero no asfixiarla. Cuando la planta alcanza la altura superior de la espaldera, (unos 2 mts), se deja caer del otro lado sin que sea necesario seguirla so bien si hay competición por la luz, con la planta de enfrente, desviándola hacia un lado por la caña superior.
El hortelano tradicional no tenía ninguna dificultad en suministrarse de cañas silvestres nacidas en los cauces de los arroyos, sin embargo esto comienza a ser complicado para los hortelanos de ciudad, por ello quizá convenga plantar alguna planta de bambú que puede proveernos de cañas de extraordinaria calidad. Otra forma de obtenerla es comprar un trozo cañizo de sombra de al menos de dos metros de largo y desmontarlo. Si es de caña natural es preferible que sea de caña completa y no media caña.

Periódicamente habrá que atar las ramas de la planta a las cañas del tutor, esto se hace con cuerda de rafia natural y sin apretar la planta. También hay  unos clips de diferentes formas y materiales pensados para sujetar las tomateras que son de mas rápido manejo

Despunte de inflorescencias y aclareo de frutos

Ambas prácticas se realizan desde hace unos años, solamente en los tomates de racimo, para conseguir homogenizar y aumentar el tamaño y calidad de los frutos. Se distingue entre el aclareo sistemático, dejando un número de frutos fijo, eliminando los frutos inmaduros o mal posicionados y el aclareo selectivo, eliminando frutos dañados, deformes o pequeños.

Problemas en la floración

La floración es un momento delicado de la tomatera t tiene ademas el problema que dura bastante tiempo. Una tomatera produce las flores poco a poco, es decir las flores no aparecen todas a la vez, sino que aparecen por fases, acostumbran a hacer como pequeños ramilletes de dos o tres, o más flores, que una vez polinizadas naturalmente por el viento o los insectos, pierden las flores quedando una especie de punto verde, que con el tiempo se transformará en un tomate. Si por la razón que fuere, la flor no se poliniza convenientemente, igualmente al cabo de un tiempo se le caen las hojas, pero en ese caso ese punto de pocos milímetros será blanquecino y no producirá tomate.

Si se pierde una floración, no te desesperes, pues después de una floración crecerá un nuevo nivel de hojas, para dar luego dar más flores, así hasta su desarrollo total. Con una planta en producción tienes a la vez frutos y flores. Es por ello normal encontrarse flores caídas en la planta. En principio, si ves a la planta sana, lo adecuado es simplemente esperar, pues el tomate es una planta robusta, que tiende a solucionar por si sola sus problemas.

Sin embargo puede haber un problema a la hora de polinizar , que cada día es mas grave sobre todo en las ciudades, la falta de insectos. Los tomates son polinizados fundamentalmente por abejorros más que por abejas, la razón es que las abejas buscan néctar para alimentarse mientras que los abejorros comen polen y las flores del tomate son pobres en nectar aunque ricas en polen- Np obstante la falta de insectos no es vital porque la mayoría de las flores se autopolinizan necesitando solo un agente que desprenda el polen de los estambres para que permita que algún grano se pegue a la pristilo. Al aire libre basta alguna corriente de aire para conseguirlo.

Problema es que si cultivamos tomates en invernaderos ni los insectos, tanto los nocivos como los beneficiosos tiene dificultad de entrar, ni las corrientes de aire circulan. En estos casos, conviene ayudar a la polinizacion. Lo primero será elegir un dia adecuado que aumente las posibilidades de éxito, los mejores días on los cálidos entre 23 y 25°C y húmedos entre un 60 y 80%, por encima de esta humedad también se dificulta que se peque el polen a la planta, en invernaderos es fácil aumentar el grado de humedad a lo que se desee.

Los principales sistemas de polinizacion artificial son:

  • El aire. Al aire libre los tomates son polinizados por insectos fundamentalmente abejorros, pero también por el viento. Los tomates bajo cubierta, a menudo, no están expuestos al viento. Una forma sencilla de polinizar es instalar por unas horas un ventilador potente, que genere una suave corriente de aire entre las tomateras o bien soplando suavemente directamente con una pera de goma sobre las flores. El chorro ptente de aire directo lo dirigiremos contra el techo o contra el suelo, pues lo que debemos establecer corrientes de aire pero no chorros directos.
  • Vibración. Hay a la venta en tiendas de jardinería dispositivos mecánicos de vibración que simulan la vibraciones de las alas de una abeja que estimulan a las flores a liberar polen. Una opcion más sencilla y barata menos costosas es acercar a las flores un cepillo de dientes electrico o una máquina de afeitar para hacer que liberen polen y se fecunden las flores.Solo merece la pena utilizar este medio si se tienen muy pocas tomateras
  • Sacudidas. Parecido al anterior, es dar una suave sacudida a las plantas. Este método es efectivo. Sacudir suavemente las flores libera polen y permite que viaje hacia las partes femeninas. Lo habitual es golpear las espalderas con un palo de forma que su vibracion se transmita por toda la estructura y de ellas a las plantas
  • Abejorros. La suelta de abejorros (Bombus terrestris) en invernaderos, e incluso en huertos es la mejor forma de asegurarse buenas polinizaciones, pero a un horticultor aficionado no le es facil hacerse con abejorros vivos, Por otra parte teniendo escasas plantas para proveer una cocina doméstica la polinizacion manual es factible.

Realiza esta práctica cada dos o tres días para que se produzca la polinización y que comience la producción de tomates.

^pr tanto tu trabajo serán (y ya es bastante), desherbar, regar regularmente, podar o destallar y entutorar para que no se caiga, la plata y por último recojer el fruto, Polinizar sólo lo tendrás que hacer en casos excepcionales..

Obtención de semillas

De su producción de tomates puede obtener sus propias semillas para el año siguiente, para ello debe asegurarse que sus tomates son una variedad pura y no una hibridación de tomates de distintas variedades, (semillas F1), pues en ese caso, siguiendo las Leyes de Mendel, la siguiente generación, darán lugar a matas con características imprevisibles, resultados de los cruces aleatorio de las característica de sus abuelos.

Confirmado que las plantas son adecuadas para recoger semillas, seleccione una planta que sea sana y fuerte desde su nacimiento, observa que sea una planta que no haya dado problemas con enfermedades o plagas o que haya respondido bien a los ataques y que haya dado buena producción. De esa planta selecciona los frutos que mas caracterizan por su forma, tamaño y color a las de la variedad. Marcarlos, por ejemplo poniendo en el tallo una cinta de color y deja que lleguen a completar su maduración en la mata.

Cuando haya finalizado de madurar, saca sus semillas, colarlas al chorro de agua y dejar secar totalmente. Luego seleccionar a mano separando las semillas pequeñas y las defectuosas. Se deja secar al aire completamente.

Mételas en un sobre hecho con papel secante, como el papel de cocina, guarda el sobre dentro de un bote de cristal que cierre hermético, por ejemplo de mermelada. y añadir al sobre de semillas una nota con los periodos de siembra y cuidados característicos de esa variedad  y cierra el bote. Por fuera rotule el bote con el nombre de la variedad y la fecha.

Las semillas se conservan por varios años en estas condiciones pero es preferible utilizarlas a la siguiente estación.

Félix Maocho

Texto actualizado a 26/6&2015

indice

25 junio 2015 - Posted by | Horticultura | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: