Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

La leyenda de la mesa de Salomón, la llave del conocimiento

Por Félix Maocho
5/6/2015
.

Hay objetos que por haber tenido un excepcional protagonismo en la antigüedad, que se han trasformado en piezas, no solo de un valor económico excepcional, sino que se han introducido en el acerbo cultural, rodeado de poderes mágicos o místicos, que superan con mucho la realidad arqueológica que representan, aparte que han dando lugar a la formación de historias, mitos, y leyendas que pasan de generación en generación.

Lo forman un numeroso grupo de objetos relacionados generalmente con personalidades históricas, por ejemplo hay un numeroso grupo de objetos relacionados con Jesús de Nazareet, como la Santa Túnica, al Lignun Crucis, que quizá puedan ser reliquias reales, junto a otras absolutamente fantasiosas como el Santo Prepucio, (hay contabilizados 18), la leche de la Virgen. Igual que con Jesús de Nazaret, los hay con otras personalidades místicas como Buda, o Mahoma.

Pero no todos los objetos “mágicos” se refieren a personajes de la mística, los hay de personajes extraordinarios, reales o ficticios, (como el Brazo de Santa Teresa o Escalibur), han dado también lugar a miles de engaños, mitos , leyendas y posiblemente a alguna realidad entrecruzada con todas ellas, y puesto que muchos engaños tienen cientos de años a sus espaldas, aun hoy, no somos capaces de diferenciar los mitos de la realidad. Uno de estos mitos/tradiciones se refiere a Mesa del Rey Salomón.

Según Mónica Arrizabalaga estudiosa del tema, la historia es como sigue, (lo que está en itálica son palabras textuales de la autora:

Tras la Destrucción del Templo en el 70 d.C., los romanos se habrían llevado la Mesa de Salomón a Roma. Así lo contó Flavio Josefo: “Entre la gran cantidad de despojos, los más notables eran los del Templo de Jerusalén: la mesa de oro, que pesaba varios talentos, y el candelabro de oro”. De la exhibición de Tito con los tesoros, da fe un relieve en el arco triunfal que erigió Roma a su general victorioso.

Entre la gran cantidad de botines, los que destacaban con dorado brillo eran los que habían sido capturados en el templo de Jerusalén, la mesa de oro que pesaba varios talentos y el candelabro de oro… (Flavio Josefo, Guerra de los judíos, VII, XVIII)

El tesoro fue guardado inicialmente en el templo de Júpiter Capitolino y más tarde fue trasladado a los palacios imperiales.

Los godos se hicieron con el tesoro del Templo de Jerusalén tras el Saqueo de Roma en el 410 d.C. El historiador Procopio lo menciona expresamente entre las riquezas depositadas en Tolosa, entonces la capital del reino. Un siglo después, la capital y sus tesoros acabaría siendo trasladada a Toledo, ante el avance de los francos, tras pasar en su retroceso por Carcassone, Rávena y Barcelona. Aunque otras leyendas hacen llegar la mesa a Toledo, capital del reino visigodo, desde el norte de África, a través de reyes míticos que habrían participado en campañas contra Jerusalén.

El primer problema que nos encontramos ee que no se tiene seguridad en ccomo era la Mesa de Salomón llamada en algunos sitiós el Espejo de Salonón, lo que indica que debía ser una superficie fínamete pulida que reflejaban las imágenes.

La imagen que abre este post, más bien parce correponder a otra mesa llamada de Moises cuya descripción viene en la Biblia, en el.Éxodo, capítulo 25. Versículos 23 a 30. Una nesa en la que se ofrendaba pan y agua y que algunos consideran el anteccedente de los altares cristianos

Haz una mesa de madera de acacia. La mesa debe medir noventa centímetros de largo, cuarenta y cuatro centímetros de ancho y sesenta y seis centímetros de alto. Recubre la mesa de oro puro y hazle un borde de oro alrededor. Luego hazle un marco de siete centímetros de ancho y ponle un ribete de oro. Haz también cuatro argollas de oro y colócalas en las cuatro esquinas de la mesa, sobre las cuatro patas. Pon las argollas cerca del marco, para sostener las varas que vas a usar para cargar la mesa. Usa madera de acacia para hacer las varas y recúbrelas de oro. Las varas son para cargar la mesa. Harás de oro puro los platos, cucharones, jarras y tazones. Las jarras y los tazones se usarán para servir las ofrendas. Colocarás en la mesa, permanentemente ante mí, el pan de la presencia.

Por ello algunos piensan que quiza se refirieran a un gran cuenco que representaba la ofrenda del mar. que lleno de ah gua pudiera haber reflejado las imágenes.

 

Cuya descripcion tambien viene en la Biblia como obra de Salomón, Libro de los Reyes, capítulo 7. Versísculos 23 a 26 :

Hizo fundir asimismo un mar de diez codos de un lado al otro, perfectamente redondo; su altura era de cinco codos, y lo ceñía alrededor un cordón de treinta codos. Y rodeaban aquel mar por debajo de su borde alrededor unas bolas como calabazas, diez en cada codo, que ceñían el mar alrededor en dos filas, las cuales habían sido fundidas cuando el mar fue fundido. Y descansaba sobre doce bueyes; tres miraban al norte, tres miraban al occidente, tres miraban al sur, y tres miraban al oriente; sobre estos se apoyaba el mar, y las ancas de ellos estaban hacia la parte de adentro. El grueso del mar era de un palmo menor, y el borde era labrado como el borde de un cáliz o de flor de lis; y cabían en él dos mil batos.´

Ningún autor cristiano de la época menciona el objeto en Toledo, pero según señaló el escritor y catedrático Jon Juaristi en una conferencia sobre “La leyenda de la Mesa del Rey Salomón” en 2006.El tesoro sagrado de los godos, entre el que se encontraría la mesa, no se tocaba, ni siquiera se veía en aquel tiempo, porque se creía que en él residía la fuerza de la tribu. Eso justificaría que no se haga ninguna mención”.

Parece ser que el tesoro de los Godos se custodiaba en una enorme cueva en Toledo, en la que se contaba que Hércules guardó sus tesoros y cerró su boca con un torreón o fortaleza a la que se accedía únicamente por una puerta con una gigantesca cerradura, y acompañando a la cerradura había un mensaje disuasorio “Rey, abrirás estas puertas para tu mal”

Hasta la llegada al trono de Rodrigo, nadie había osado atravesar la puerta y cada rey ordenaba colocar una nueva cerradura más en la puerta, convirtiéndose este acto o en un rito más de la coronación.

Según recoge José María Merino en su obra Leyendas españolas de todos los tiempos: Una memoria soñada (Siruela). nada más llegar al trono Don Rodrigo, desafió el mensaje y entro en las Cuevas de Hércules. En el interior encontró un arca que guardaba un lienzo muy fino cuidadosamente plegado, al extenderlo, contempló la escena de una batalla entre “guerreros a caballo, vestidos con los ropajes propios de los pueblos que vivían al sur, en la otra orilla del mar” y figuras con sayales que parecían huir, mientras al pie de una fortaleza yacían muchos guerreros cristianos muertos. En el centro, abatidos y rotos, se representaban “las banderas del ejército de Rodrigo, el blasón de su escudo de armas y la bandera y el blasón del propio reino de España“, señala el escritor antes de añadir que al ver aquella representación tan elocuente, “Rodrigo ordenó a todos retirarse y que nadie dijese una sola palabra

Lo cierto es que la noticia de la Mesa de Salomón en la Península proceden de las narraciones árabes sobre la toma de Toledo por Tarik, aunque otras leyendas sitúan el hallazgo en Complutumm (Alcalá de Henares).

“La Mesa estaba hecha de oro puro, incrustado de perlas, rubíes y esmeraldas, de tal suerte que no se había visto otra semejante“, escribió el historiador Al Maqqari, que coincidía con la descripción del cronista Aben Al Hakam: “Tenía tanto oro y aljófar como jamás se vio nada igual

Sin embargo otros escritos árabes tiene una descripción ,uy diferente:

Según el Ajbar Machmua, una crónica bereber del siglo XI, es una mesa «cuyos bordes y pies, en número de 365, eran de esmeralda verde». Al-Macin por su parte asegura que en el año 93 de la Héjira, Táriq conquistó Al-Ándalus y el reino de Toledo y le llevó a Walidi, hijo de Abd el-Malek, la mesa de Salomón, hijo de David, compuesta por una mezcla de oro y de plata con tres cenefas de perlas.

Entra en duda si hablan de la misma mesa o de otro objeto valioso o de culto. Ángel Almazán opina que en este caso se están refiriendo a otro objeto mítico la Tabula Smaragdina, atribuida a Hermes Trismegisto figura mítica de la alquimia, que la trdicion dicce que escribió la fórmula de la  en una tabla (no mesa) de esmeralda, a modo de las tablas de Moises . Habiendo cruzado la mítica sabiduría de Salomón con la de Hermes Trismegisto

«Esta Mesa de Esmeraldas se ha dicho que era la Tabla-Mesa de Salomón. Su nombre recuerda la Tabla Esmeraldina del hermetismo alquimista, que da título a uno de los textos herméticos atribuido a Hermes y grabado en una tabla de esmeralda de una sola pieza.»

“Existe la creencia de que Tarik habría llevado la Mesa de Salomón a Medinaceli, probablemente por el topónimo. La localidad fue llamada Medina Talmeida (Ciudad de la Mesa) y Madinat Salim (ciudad fundada por Salim ibn Waramad), que sería una deformación de Madinat Shelim, Ciudad de Salomón.

Sin embargo tras desembarcar posteriormente en la Península, Musa reclamó a Tarik la famosa Mesa de Salomón junto al resto del tesoro real godo. Se cuenta que Musa humilló y maltrató a Tarik para conseguirla y éste, obligado a cederla, le arrancó una pata y la hizo sustituir por una falsa. Ambos fueron llamados a Damasco por el califa Suleimán y dicen que cuando Musa se presentó como el conquistador de España y le entregó la mesa, Tarik mostró la pieza que faltaba como demostración de que había sido él el conquistador.

En este punto se pierde la pista de la Mesa de Salomón. Unos dicen que fue desmontada por orden del califa en Damasco, otros que acabó en Roma, otros que fue despiezada y sus gemas adornan la Kabba de la Meca…

Como vemos con segutridad ni sabemos como era la mesa ni si realmente los árabes la capturaron en la conquista de Toledo, porque muchos historiadores opinan que los conquistadores tardaron lo suficiente en su avance como para no poder impedir  que los grandes tesoros de Tosedo no se ocultaran al conquistador.Hay quien sostienen, que no llegó a salir de España y aún lo sitúan en Toledo y en Jaén. El investigador y escritor toledano, José Ignacio Carmona, opina que los tesoros visigodos fueron ocultados ante el avance del invasor musulmán, así por ejemplo, se ha encontrado el tesoro de Guarrazarhttp://es.wikipedia.org/wiki/Tesoro_de_Guarrazar, en la localidad de Guadamur, donde aparecieron las coronas reales visigóticas .

“Obviamente, si las coronas aparecen en Guarrazar, no es disparatado pensar, por proximidad, en su complejo gemelo, Melque, para ocultar el tesoro de Salomón”, manifestaba a ABC el autor del libro Santa María de Melque y el tesoro de Salomón. Ambos lugares están unidos por un antiguo camino secundario romano, la vieja Alpuébriga.

Otra vía de investigación conduce a la provincia de Jaén, donde en 1924 un labriego encontró en Torredonjimeno otro tesoro visigodo del que solo se conservan hoy unas pocas piezas menores, y donde fue hallada en 1956 una lápida templaria que, según el cabalista Álvaro Rendón, reproduce los símbolos grabados en la Mesa de Salomón.

 

La lápida de mármol, que actualmente se encuentra en el Ayuntamiento de Arjona, se encontró en una extraña cripta de estilo bizantino que se había hecho construir el barón de Velasco en la localidad jienense. “Es un libro mudo, una especie de mandala para que quien sepa interpretarlo lo descifre“, señala el historiador Juan Eslava Galán, coautor junto a Rendón de La lápida templaria descifrada (2008),

El barón de Velasco era miembro de la sociedad secreta de los ‘Doce Apóstoles‘, cuya existencia fue descubierta casualmente por el joven funcionario Joaquín Morales en 1937 durante el inventario de los tesoros artísticos de la catedral de Jaén. El objetivo de esta sociedad a la que habrían pertenecido destacadas personalidades de finales del siglo XIX y principios del XX habría sido la búsqueda de la Mesa del Rey Salomón, que se creía oculta en Jaén. “Los miembros de esta logia pseudo-masónica no la buscan por su valor material, sino por ser un tesoro iniciático al tener el sello salomónico”, apunta Eslava Galán.

La cripta del barón de Velasco, añade, “fue construida para albergar una reproducción de la Mesa de Salomón“. Para Juaristi, sin embargo, la Mesa del Rey Salomón “es un símbolo de España” y lo fue siempre desde la conquista. De ahí el interés de Musa por arrebatársela a Tarik.

Félix Maocho

FUENTE | ABC Periódico Electrónico S.A. 03/03/2015 Autor: Mónica Arrizabalaga

 

Anuncios

5 junio 2015 - Posted by | General | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: