Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Experiencias cercanas a la muerte, (EMC), contado por una enfermera de una UCI

 

Por Félix Maocho
20/4/2015

Penny Sartori  fue enfermera durante 17 años en la Unidad de Terapia Intensiva (UCI) de un hospital. A principios de su carrera, el cuidado de un paciente terminal cambió totalmente su vida.

En las unidades de cuidados intensivos (UCI) la muerte es casi una constante, por ello los profesionales que trabajan en estos servicios tienen ocasión de tener numerosas experiencias que se escapan a cualquier explicación racional.

Ello la llevó a interesarse por recoger y estudiar de qué manera los pacientes terminaes vivían los últimos momentos de su existencia.

Después de llevar a cabo un proyecto de investigación de cinco años sobre las experiencias cercanas a la muerte, Penny fue galardonad< con un doctorado y ha escrito un libro, da conferencias y comunicado ampliamente, y ahora está considerada uno de los principales expertos del Reino Unido sobre el tema de las Experiencias Cercanas a la Muerte ECM.

Un inciso

A veces antes de escribir de un tema conviene aclarar tu opinión sobre el mismo, pues de otra forma puede parecer que quieres acercar a tus lectores a tu forma de pensar con engaños. A lo largo de mi vida he fluctuado entre periodos con la creencia en la existencia de un Dios y una vida que sigue a la vida terrena y periodos en el que creo firmemente que acabada tu vida como persona desapareces espiritualmente.

Sin embargo nunca fui dogmático, cuando creía en la existencia de una vida eterna, siempre tuve la duda de si estaría confundido y ahora que creo en la existencia de vida limitada, no cierro la posibilidad de que haya detrás de esta otra vida y ocurra lo que ocurra esa es la gran incógnita que espero averiguar de una vez para siempre al fin de mi existencia.

Por otro lado la firme creencia en un Dios Padre, en resultó de una ayuda increíble en momentos duros de mi existencia, por lo que ahora, que no creo en la existencia, no de un Dios Padre, es decir de un Dios que se preocupa personalmente de mi felicidad, me abstengo muy mucho de tratar de quitar las creencias religiosas de nadie, pues falso o cierto, se perfectamente y por experiencia propia lo útil que fue en mi vida esa creencia y solo que hasta los creyentes lo afirman, la FE es un don, e igual que te viene en un momento determinado se te va.

Aclarado este punto de mis creencias conviene ademas afirmar que el tema de hoy no busca resolver el tema del MAS ALLÁ, sino estudiar que es lo que realmente ocurre en el momento que agonizas, que ocurre en el momento de tu muerte, sin que se busque en ello la menor trascendencia posterior

Hay pacientes que intuyen el momento en el que van a morir, otros que parecen decidir por sí mismos el omento de morirse, adelantando o retrasando el momento de su muerte, hay sueños premonitorios y presentimientos en familiares y allegados que a veces, ni siquiera saber que alguien está ingresado o ha sufrido un accidente, pero están seguros de que ha fallecido.

La ciencia no ha podido ofrecer algún tipo de respuesta a estos sucesos, por lo que se suelen describir como sucesos paranormales o sobrenaturales. Una etiqueta “demasiado vaga para la magnitud de estas experiencias”, según explica la enfermera británica Penny Sartori. con 17 años trabajando en la UCI, la han permitido observar de cerca muchas cosas irracionales. Por ello, ahora trata de buscar una explicación

A lo largo de toda su carrera, Sartori se ha entrevistado con pacientes que han vivido experiencias cercanas a la muerte (ECM), así como con familiares que han vivido de cerca experiencias de muerte compartida (EMC). Personas que han tenido el presentimiento de muerte o peligro de allegados, a los que en ocasiones ni siquiera sabían que habían ingresado en el hospital, por accidente o urgencia médica. La cantidad y la repetición de patrones hacen que la enfermera descarte la hipótesis de la casualidad o la imposibilidad de hallar un razonamiento lógico para este extendido fenómeno.

De todas estas extrañas experiencias, ha sido testigo Penny Sartori y ahora que está finalizando su carrera profesional, cree poder intuir patrones de conducta, suficientes como para poder elaborar alguna hipótesis sobre estos fenómenos. Hipótesis que está reuniendo en lo que sera su próxima tesis doctoral, cuyas principales conclusiones adelantar en el libro The Wisdom Of Near-Death Experiences. (La sabiduría sobre experiencias cercanas a la nuerte (ECM)), que la editorial Watkins Publishing, ha editado el pasado 6 de febrero.

Este libro recoge las conclusiones a cerca de experiencias cercanas a la muerte, (ECM) que comenzó cuando uno de sus pacientes de cuidados intensivos, le rogó que lo dejara morir en paz. Este hecho la conmovió profundamente y la llevó a inscribirse en un programa de doctorado para investigar las (ECM).

“Cuando me encontré con las ECM me hice curiosa.” “Estas personas nos decían que la muerte no es nada que temer. Mi formación científica como enfermera me dijo que se trataba sólo alucinaciones, pero mi curiosidad pudo más que yo. En 1997 me embarqué en uno de los primeros estudios del Reino Unido de las ECM. Fueron necesarios cinco años para recopilar los datos y tres años más para analizar y escribir.”

Su trabajo académico consistió en estudiar tres grupos de pacientes de la UCI durante un período de cinco años.

El primer grupo consistió en la recogida de datos de 243 pacientes, que durante un año, pasaron y sobrevivieron por la UCI. De ellos, dos experimentaron una ECM, y dos una experiencia “fuera del cuerpo” (out-of-body experience OBE).

El segundo grupo lo formaron quienes en un periodo de cinco años, sobrevivieron a un paro cardíaco. De ellos, 39 pacientes ( un 18% de ellos) experimentaron una ECM.

El tercer grupo lo formaban todos los pacientes que durante un periodo de cinco años experimentaron una ECM.

Un paciente en particular, el número 10, indica la Dra. Sartori. “Él estaba en muy malas condiciones”, “Cuando lo pusimos en la cama que estaba inconsciente y no respondía. Más tarde me informó de una OBE (experiencia extra corpórea). Fue capaz de decirnos con precisión qué médico estaba en la habitación y lo que había dicho mientras estaba inconsciente. Afirmó que había conocido a su padre fallecido y una figura como Jesús. Pero la parte más extraordinario fue que después fue capaz de usar una de sus manos, que había estado paralizada desde su nacimiento. No hay una explicación médica para saber cómo ocurrió su curación”.

La Dra. Sartori dice: “En la medicina, estamos preparados para creer que el cerebro es el generador de la conciencia. Mi investigación sobre las ECM me ha hecho cuestionar esta creencia aun admitiendo que está muy extendida. La lección más importante para mí, ha sido una más profunda comprensión de la muerte y mucho menos miedo y ansiedad sobre él “.

Su tesis se centra en que “nuestro cerebro es independiente de la conciencia. Es el medio para canalizarla, por que en realidad la conciencia es físicamente ajena al cuerpo”. Una idea que explicaría, por qué “el alma y la conciencia pueden experimentarse al margen del cuerpo”, como en las ECM o en la meditación budista.

Los casos de ECM que la Dra. Sartori recoge en su libro, suelen coincidir en que los pacientes que han vivido esta experiencia, abrazan la muerte de la forma más tranquila y feliz, al igual que los familiares que presienten la muerte de sus seres queridos. ¿Por qué? Según las entrevistas que ha mantenido con estos últimos se debe a que están convencidos, de que sólo se trata del fin de la vida terrenal.

Y ello es así al margen de que se trate de personas creyentes, agnósticas o ateas, todas ellas tienen el sueño o la visión de cómo su familiar se va de este mundo guiado por alguien, (cónyuges ya fallecidos, seres anónimos o ángeles) y lo hace con una clara sensación de “paz y amor”.

Sartori se niega a creer que estas vivencias estén motivadas por alucinaciones. “No es posible que varias personas vean lo mismo y sean capaces de describirlo igual si realmente se trata de una percepción distorsionada de la realidad”, apunta. Unas tesis que se apoyan en las famosas teorías del profesor Raymond Moody, que acuñó el concepto de experiencias cercanas a la muerte a finales de los 70.

Al principio, relata Sartori, “me llamaba la atención que algunos familiares de fallecidos no se sintiesen tristes tras diagnosticar la muerte de su ser querido, pero al entrevistarlos me di cuenta de que en realidad estaban tranquilos por haber experimentado esta sensación de trascendencia a la vida”, sensación que experimentan por igual tanto creyentes como agnósticos o ateos

Otras observaciones acerca de la reacción de los moribundo hace también cuestionarse muchas de las creencias que tenemos sobre la muerte.

Entre el 70 y el 80% de los pacientes esperan a estar solos en la habitación para morirse. Otros a sabiendas que van a morir piden quedarse unos minutos solos, o lo hacen justo cuando el familiar, que permanece todo el tiempo a su lado, los abandona un momento para ir al baño. Otros casos igualmente llamativos son los de personas que se mueren justo después de ver al familiar que tarda en acudir a verlos por estar en el extranjero, cuando terminan con todo el papeleo de herencias y seguros vitalicios. “Parecen estar a la espera de que ocurra un evento específico para permitirse morir”, relata la enfermera.

El recurso, “cínico” según Sartori, a explicar este fenómeno a partir de disfunciones cerebrales, tampoco se sostiene con los ejemplos de personas ingresadas con alzhéimer avanzado que repentinamente recuperan la capacidad de raciocinio. “Se trata de pacientes en un estadio terminal de la enfermedad, incapaces de articular palabra, que de forma sorprendente comienzan a hablar con total coherencia, interactuando con gente que no está en la habitación y que frecuentemente son familiares muertos”, explica la autora. Además, añade, “suele suceder que después de esta experiencia dejan de estar intranquilos y acaban muriendo con una sonrisa en la cara, generalmente, uno o dos días después”.

Sus estudios también se centran en las vivencias compartidas por las personas que acompañan a los que están en trance de muerte. “Abren una vía completamente nueva de iluminación racional sobre la cuestión de la vida después de la muerte, porque las personas que comunican estas experiencias están sanas. Suelen estar sentadas junto al lecho de muerte de un ser querido cuando le sobreviene una de estas experiencias maravillosas y misteriosas. Y el hecho mismo de que las personas no están próximas a la muerte, incapacita la cláusula de exención. Como sus experiencias no se pueden achacar a fallos de la química cerebral, tendremos que ir más allá de este argumento”, asegura.

La Dra Sartori dice: “Ha habido muchas ideas erróneas sobre la investigación que he llevado a cabo. El mayor error es que estoy investigando la vida después de la muerte. Me gustaría dejar claro que esto no es lo que he estado investigando. Estoy tratando de obtener una mayor comprensión del proceso de la muerte, para que la atención a los pacientes moribundos se puede mejorar. Esto tiene relevancia para todos nosotros, todos vamos a morir y sé que no quiero pasar por lo que el hombre que cuidé pasó.

“Lo que me encontré con mi investigación fue que algunas personas reportaron experiencias mientras estaban profundamente inconsciente o su corazón había dejado de latir. ¿Cómo pueden las personas, cuyos corazones han dejado de funcionar y según las definiciones actuales están cínicamente muertos, reportan experiencias claras, lúcidas, bien estructurado, cuando sus cerebros no están completamente funcionales?

“Cuando empecé mi investigación ingenuamente pensé que tendría las respuestas a todas mis preguntas. La realidad, es que no tengo todas las respuestas y mi investigación ha planteado más preguntas que respuestas. No tengo otra opción que permanecer abierta y explorar todas las posibilidades de que me puedan dar lugar a las respuestas “.

John Lerma director del Tucson Medical Center, especializado en cuidados paliativos, ha recopilado ejemplos muy similares a los citados por Sartori en Into the Light: Real Life Stories About Angelic Visits, Visions of the Afterlife, and Other Pre-Death Experiences ( En la luz: Historias reales de la vida. Sobre las visitas de ángeles, visiones de la vida futura, y otras experiencias Pre-Muerte)  editado por New Page Books.

Félix Maocho

Documentación

20 abril 2015 - Posted by | Asombroso, ciencia, Libros, Pensamiento | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: