Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Nuevo montaje del El Teatrillo de Chamartín, La guerra empieza en Cuba, de V. Ruiz Iriarte

 La compañía y su entorno

??????????????????????El Teatrillo de Chamartín es un compañía de teatro de aficionados con una buena solera de años a sus espaldas, con sede y sala de ensayos, en un local parroquial, que amable y gratuitamente les cede para esta labor cultural, la Parroquia de San Miguel de Chamartín.

El reto al que se enfrenta una compañía de aficionados a la hora de pretender preparar una obra de teatros es monumental. Por un lado, la obra ha adaptarse, más o menos, al elenco de actores, pues no hay la posibilidad de buscar el actor adecuado al papel, sino mas bien hay que adecuar el papel al actor y eso no en todas las obras es posible.

Por otro lado, ha de ser una obra con vestuario y decorados limitados, adaptados a sus posibilidades, no solo económicos, sino a su modo de representación, un solo día en los diferentes locales que forman el circuito de su “tourné”, Por tanto, hay que poder montar y desmontar los decorados y el atrezo rápidamente, en cada escenario y tener además un sitio donde guardar los bártulos entre una representación y la siguiente. Lo que obliga a desechar muchas obras, que por reparto pudieran ser ideal, pero por decorado vestuario o atrezzo no son operacionales.

Por otra parte, los actores son aficionados y todos desean tener un papel en la obra, los actores veteranos y los que están en fase de formación porque, al fin y al cabo, para eso pertenecen al grupo, pero por otro lado, todos tienen otras obligaciones de trabajo y familiares que no se pueden desatender, lo que complica la posibilidad de encontrar tiempo libres coincidentes para todos en que realizar los ensayos, y como con frecuencia ocurre, que el día de la representación, se les plantea a alguno, una obligación que no pueden eludir.

Se soluciona duplicando los papeles, no solo de actores, sino de auxiliares imprescindibles para llevar a cabo la obra, apuntadores, atrezzistas, regidor peluqueros, etc. que tienen su trabajo detrás de las bambalinas, en una representación. mientra que al siguiente están en escena haciendo un personaje, mientra que el actor del día anterior, les sustituya en su trabajo lejos de la vista del público. He de indicar que la crítica que hago es sobre la obra realizada por el elenco que indico, pues me consta que alternan los actores y técnicos en las representaciones previstas. El cuadro artístico estuvo formado por los que aparecen en esta fotografía y cuyos nombres vienen indicados en el programa de mano,

OLYMPUS DIGITAL CAMERA 

Por último, hay otro pequeño inconveniente, el “pago” que la compañía hace a la Iglesia por la cesión gratuita de sus local parroquial para celebrar ensayos, son representaciones en una serie de residencias de la tercera edad y otro lugar de tipo social. Claro está, si uno va a ir en nombre de la Parroquia a distraer unos ancianos, o un hospital infantil, el tema de la obra, ha de ser acorde tanto con la condición de los patrocinadores como con con la audiencia, lo que elimina tanto las obras mas experimentales y avanzadas o “modernas”, como aquellas, que tenga una temática que pudiéramos considerar “excesivamente atrevida”, aunque hay que reconocer que los curas de hoy, no son los de antes, (ni el publico), y por ejemplo, en esta obra aparecen mujeres “alegres”, hay un pseudoadulterio, y desde un punto de vista “ortodoxo”, existe poca moralidad en la moraleja de la obra, pero como digo, hoy es difícil escandalizar, ni al estamentos religioso.

El autor

Con ese condicionante, este año encontraron, después de mucho buscar ,la obra que se adaptaba a sus necesidades, La guerra empieza en Cuba de Víctor Ruiz Iriarte, un autor hoy casi olvidado, pero que en su época, era uno de los estrenos seguros en la cartelera madrileña. Nacido en 1912 estrena su primera obra en 1943, después de una larga temporada como crítico literario en periódicos como El Sol, ABC, Informaciones o Diario Madrid y alcanzando el favor del público, prácticamente cada año estrena una obra de teatro hasta cuando en la década de los 70 se le hace presidente de la Sociedad General de Autores.

En su tiempo era considerado por los empresarios teatrales un “valor seguro”, como podía ser un Paso, o un Buero Vallejo, con un público fiel y expectante de cada una de sus obras. Especialista en las “comedia de la felicidad” o “comedia de evasión”, que combinan la ficción con la realidad, a través de unos guiones inteligentes, donde las verdades vienen envueltas en mentiras y viceversa, jugando con un medido equilibrio, entre el diálogo aveces hilarante y las situaciones, en un juego hábilmente ingenioso y ligero, dentro de un formato de comedia culta y urbana.

Los expertos ven una evolución de la temática Iriarte, desde un predominio de la imaginación y los sueños en los 40, a un reflejo sobre los cambios sociales que el percibe en España en los 50, para finalizar con un tono pesimista, ante la evolución de la sociedad española de los 60. Nuestra obra es quizá una de las mas representativa de los 50, con una critica sobre la hipocresía social que se vive sobre todo en la e España mas retrógrada de “provincias”.

La obra

La guerra empieza en Cuba se estrenó el 18 de noviembre de 1955, es por lo tanto de su época en que el autor vive preocupado por los cambios sociales que padece España, Se estrenó en el Teatro Reina Victoria de Madrid, y fue un gran éxito. En su reparto estaban las figuras del momento como Tina Gascó, la protagonista que interpreta la las dos gemelas, y José Bódalo como el capitán acompañado de otros actores menos conocidos, que poco después saltarían al estrellato como María Luisa Ponte o la entonces jovencísima Gracita Morales.

La obra plantea un tema con mucha tradición teatral, el equívocos de los gemelos. Ello obliga a la obra a dar a la obra un cierto carácter “vodevilesco”, pues en la imposibilidad de que la protagonista se encuentre con su hermana gemela, obliga a todos los actores a salir y entrar de escena continuamente y a veces. sin un motivo muy justificado. Por otra parte, como el artificio se basa en el cambio de vestuario de la actriz principal. hay que poner escenas de relleno, para dar tiempo material al cambio de traje, lo que crea un cierto ritmo trepidante.

Algo que contrasta con la profundidad del tema, pues, bajo una capa a veces cómica, a veres risueña, a veces poética se plantea un auténtico drama, los celos entre hermanos por el amor de su madre y el dolor de una madre que amando a sus dos hijas, desea en el fondo de su corazón, la desaparición de una de ellas, para proteger a la otra, así como algo más sutil que denuncia Iriarte, el afán a todo precio de mantener el status que por matrimonio ha alcanzado esta hija. Sin embargo el autor no carga las tintas y se limita a realizar una obra intrascendente, aunque, muy ingeniosa y divertida.

En su momento, la existencia de las entonce jovencísimas gemelas Teresa y Fernanda Hurtado, permitió a Ruiz Iriarte, jugar aun mas con los equívocos, manteniendo en la obra una pareja real de gemelas, que cargan con el papel cómico, con las réplicas de Pepito, (Carlos Santacecilia), el hijo del alcalde y el Marques, ( José A Manzano), propietario de un periódico radical. Mientras que el papel dramático de amor y odio mutuo y simultaneo de las “dos” gemelas Adelaida y Juanita, (hechos ambos por Inmaculada Urquiza).

OLYMPUS DIGITAL CAMERASupongo porque desconozco la obra original, que ante la imposibilidad de encontrar dos gemelas, se han “tuneado” un poco sus papeles para transformarlo en el dos hermanas muy seguidas, algo que las jóvenes actrices Carla Franco y Susana García sacan airosamente

No quiero extenderme más, pues pudiera estropear las sorpresas que Iriarte tiene preparadas para el espectador.

Un “reloj” preciso

Lo que si quiero resaltar de esta obra, es el dominio de la “carpintería teatral” de Ruiz Iriarte, que dosifica con los mimbres que tiene en su poder, todos los resortes teatrales existente, la representación de un obra teatral, dentro de una obra de teatro, los equívocos, la aparición en el momento adecuado de personajes estrafalarios, como Pepa, (Diana Gallo), los momentos jocosos, los chistes, con los momentos dramáticos, románticos, poéticos,… y todo ello en un incesante entrar y salir de actores.

La representación

Si exceptuamos un momento de desconcierto y el error en uno de los múltiples cambios de vestuario de la protagonista en su doble papel, oportunamente corregidos con el mínimo daño, hasta el punto que los capté, porque soy hombre formado en el espectáculo, pero probablemente hayan pasado sin darse cuenta al menos la mitad de los espectadores, la obra, como digo trepidante se desarrollo en su plenitud y lo importante, que consiguieron que todos los espectadores nos enteráramos de la compleja trama diseñada por Ruiz Iriarte.

Lo que no es poco ni sencillo, cuando abundan escenas creadas ex profeso por el autor para llevar la confusión al patio de butacas, lo cual está muy bien, pero que puede ser funesto. si los actores con su interpretación, no son capaces de volverte a “meter en la trama”, algo que estos actores consiguieron en todas las ocasiones.

??????????????????????Destriparé solo la primera escena, pues no tiene mucha trascendencia, Se levanta el telón y aparecen unos actores declamando lastimosamente sus papeles y ademas uno, que pasa por ser le padre, tiene claramente la mitad de la edad del hijo. Pronto nos entramos que lo que ocurre, en la escena hay unos actores que simulan ser aficionados al teatro que ensayan una obra que presentarán por las fiestas del pueblo.

Claro está, la primera impresión es de, “donde me he metido yo”, mas aun, cuando uno sabe perfectamente que los actores, son realmente aficionados de teatro. Si inmediatamente no hubieran pasado a actuar como “Dios manda” y dejado en claro, que son actores hechos y derechos, que están haciendo el papel de aficionados al teatro, esa escena podía haber lastrado el resto de la obra.

OLYMPUS DIGITAL CAMERANo puedo destripar toda la obra, pero han de saber que la protagonista, que ya carga con el difícil papel de representar en la obra a dos mujeres, con dos personalidades absolutamente opuestas, carga a la vez con otro cambio de personalidad. que no puedo develar en lo que realmente supone representar cuatro personajes diferentes en la misma obra y arrastrar a la sala a la confusión y “meterlos en vereda” repetidas veces.

Vaya aquí mi aplauso para Inmaculada Urquiza, que ha conseguido dar carne en escena a tan dificilísimo papel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl coprotagonista, quien da la réplica, es Javier (Rafaél de Ramón), otro papel difícil pues tiene que hacer perfectamente creíble, que en un corto espacio de tiempo pasa personaje crápula y mujeriego, se puede transformar en un tierno enamorado.

Hay una escena en el que a él le toca, justo reconocerlo, la parte más fácil, que es, (y volvemos al aspecto vodeviesco de la obra), ser oyente secreto e involuntario, de una tierna declaración de amor hecha por la protagonista, que es para un actor, muy difícil de soportar, porque ha de comunicar sus sentimiento a su público, quieto y parado y sin más medio de comunicación, que una contenida mímica corporal y su expresión facial . Esa sola escena, por si sola, justifica una actuación, (al menos yo la valoro como muy difícil).

??????????????????????Un leve tirón de orejas al director, un teniente no puede ser de la edad de Rafael de Ramón, nada hubiera cambiado y seria más verosímil si su graduación hubiera sido por ejemplo coronel y lo hubiera echado de Madrid un general. Claro que la cosa es de poco importancia, pero en una obra tan compleja donde todo es lo que no parece, extraña la graduación y da lugar a pensar, que hay otro conejo en la chistera de Iriarte que puede saltar a escena en cualquier momento.

No quiero dejar de felicitar a Diana Gallo, que hace de Pepa, un personaje secundario y casi anecdótico, una representación a mi modo de ver buenísima, pues cuando ella entra en escena arroya con su personalidad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATambién es difícil el papel de la pretenciosa madre de la protagonista, Mariana, (Marisol Gimeno), obligada a expresar simultáneamente el amor de una madre que vuelve a ver a su hija descarriada y el horror de ver, que esa hija va a destruir en unas horas, la labor de toda su vida intentado ser “alguien”, aunque ese alguien, sea solo ser la suegra de un gobernador de provincias.

Quizá sea este el mayor fallo de Victor Ruiz Iriarte, no haber sabido aprovechar mejor un personaje, muy humano, que vive un drama íntimo brutal, pero que a mi juicio no lo hizo, por su afán de mantener un tono amable a su comedia, destinada al público que entonces, (año 1955 y en España de la postguerra, no lo olvidemos), que solo quería ir al teatro, para olvidar por un momento, la dura realidad de la calle. Salvando las distancias, algo parecido a lo que hoy ocurre, donde el público premia quizá más de lo que se merece obras como “8 apellidos vascos”, que han sido capaces de extraernos una sonrisa, a espectadores sumido en una larga crisis.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATambién se merecen un recuerdo el “cuarteto cómico” de la obra las dos “gemelas” Rosita y Juanita (Susana García y Carla Franco) de buena “vis cómica” y el marqués (José A. Mazano) y Pepito (Carlos Santacecilia), que con unas cortas pinceladas, dibujan muy eficazmente sus personajes, Así como también están sólidos y eficaces, otros personajes secundarios, Bernardo el viejo gobernador y su secretario Florentino, (Juan de Mata Navarro y José Graña) y Rita la chacha pizpireta y chulapona encomendada a Fany Arnaiz. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAcompaña a estos la mamá de las niñas, Margarita (Virginia Vinuesa)  que pese a tener un papel anecdótico y de comoparsa, con le ocurre a Pepa, consigue con su personalidad y magnetismo llenar la escena en sus cortas apariciones.

Decorado, vestuario, atrezzo, peluquería, ,….

Y hablando de carpintería teatral no quiero olvidarme de la otra carpintería, la física, el decorado, el atrezzo, la peluquería, el vestuario, la luz, el sonido,…. que cumplen perfectamente su papel de hacer creíble una ambientación de finales del siglo XIX, felicidades a quien le corresponda; en la foto del programa encontraran los nombre de estos obscuros, pero imprescindibles ayudantes, que en una obra tan agitada como esta, tiene mucho más protagonismo que el que aparentan.

Y todos ellos coordinados y dirigidos por José Ignacio Pradera, alma y motor de este grupo, que existe por que él es el catalizador de la energía que desprenden cada uno de los miembros de este esforzado equipo de aficionados al teatro. Su labor es dura y abnegada, pues el equipo son, si no cuento mal 22 personas y casi otros tantos diferentes para la siguiente sesión. Supone un grupo de casi 40 personas a las que hay que coordinar dirigir y corregir.

El público

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La representación se dio en uno de los días más fríos de este invierno, ello quitó a muchos las ganas de acceder al teatro y en contra de lo habitual a sala sólo se llenó en unos dos tercios. El gélido tiempo, se coló también en el interior de la sala, hasta el punto de que poco nos quitamos el abrigo en nuestros asientos, y quizá fuera por ello o por la ausencia de una siempre imprescindible clác, que muchos chistes y momentos cubre de la obra pasaron con cierta frialdad. Lo cual es una pena pues el teatro es una actividad donde la empatía debe funcionar pues independientemente de lo que se ejecute en el escenario, la emoción debe recorre el patio de butacas, Si el público permanece impasible en su asiento, aunque sea aterido por el frío, se está perdiendo una pare del espectáculo la que corresponde realizar al publico.

Conclusión

Un año mas y parece siempre que va a ser el último, el Teatrillo de Chamartín ha sido capaces de resucitar una obra de teatro que, si no fuera por los aficionados viviría el sueño de los justos. Hoy salvo algún Teatro Nacional, (y esta obra no tiene suficiente entidad para estos teatros), no hay dinero ni en el teatro, ni en la televisión, para alzar una obra con este elenco.

Es justo reconocer que hoy los aficionados, son en todas las faceta de la cultura, como guías de turismo y museos, constructores de belenes o organizadores de fiestas populares, los aficionados tanto en música clásica y popular, en zarzuela, coros, danza, clásica española y regional, etc. etc. hacen una ingente callada labor cultural, en aquellos lugares que los menguados presupuestos culturales no llegan y es algo que el público les debe reconocer y aprovechar y que deberían apoyar y agradecer las autoridades . Yo quiero que mi crítica sea un o homenaje a su obra,

Escáner_20150211

Si deseas ver esta representacion. Las myoria de las representaciones son gratuitas y en algunas se cobra una entrada simbólica en beneficio de alguna ONG

CALENDARIO DE REPRESENTACIONES

SABADO 31 de enero a las 19 horas

  • CASA DE CANTABRIA, c/ Pío Baroja, 10
  • Aforo: 120 butacas
  • Entrada libre y gratuita

VIERNES, 6 de febrero a las 19h.

  • INSTITUTO BEATRIZ GALINDO, c/ Goya, 10 (entrada por Claudio Coello)
  • Representación a favor de la ONG, SANSANA Asociación para el desarrollo escolar en Burkina Fasso
  • Aforo:180 butacas

VIERNES, 20 de febrero a las 19h

  • CASA DE CANTABRIA, c/ Pío Baroja, 10
  • Representación a favor de la CASA SANTA TERESA, regentadas por las hermanas de Santa María de la Providencia (Guanellianas), que atienden a personas con discapacidad
  • Aforo; 120 butacas

VIERNES, 27 de febrero, a las 19h.

  • CENTRO CULTURAL NICOLAS SALMERON, c/ Mantuano, 51
  • Aforo: 200 butacas
  • Entrada gratuita. Se despacharán dos entradas por persona, a partir del día anterior a la representación

VIERNES, 6 de marzo, a las 18 h.

  • CENTRO CULTURAL , ALFONSO XII, c/ Mira el Río, 4 EL PARDO
  • Aforo, 170 butacas
  • Entrada gratuita. Se despacharán dos entradas por persona, a partir del día anterior a la representación

SABADO, 7 de marzo, a las 19h.

  • CENTRO CULTURAL ALFREDO KRAUS, Gta. Pradera de las Vaquerizas
  • Aforo: 290 butacas
  • Entrada gratuita. Se despacharán dos entradas por persona, a partir del día anterior a la representación.

SABADO, 14 de marzo, a las 19h.

  • CENTRO CULTURAL BUERO VALLEJO, c/ Boltaña, 27 – MADRID
  • Aforo: 250 butacas
  • Entrada gratuita. Se despacharán dos entradas por persona, a partir del día anterior a la representación

VIERNES, 10 de abril, a las 19h.

  • CENTRO CULTURAL ANTONIO MACHADO, c/ San Román del Valle, 8
  • Aforo: 270 butacas
  • Entrada gratuita. Se despacharán dos entradas por persona, a partir del día anterior a la representación

VIERNES, 17 de abril, a las 19h.

  • COLEGIO SAGRADO CORAZON, c/ Magdalena Sofía s/n
  • Aforo: 400 butacas
  • Representación a favor de proyectos misioneros de la Parroquia de San Miguel de Chamartín y del Colegio Sagrado Corazón.

Existen pendientes de cerrar fechas de nuevas representaciones, que se comunicarán oportunamente en su blog .

Félix Maocho

11 febrero 2015 - Posted by | Cine y teatro, General | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: