Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Economía colaborativa – De “poseer” a “disfrutar” de bienes, un cambio que se avecina

Por Félix Maocho 
18/11/2014

Dentro de no muchos años, quizá cincuenta, quizá menos, a lo mejor solo veinte, o quizá diez, las personas se preguntarán cual era el motivo para que su padres fueran propietarios de tantas cosas.

¿Para qué diablos quería poseer dos casa, una para los días de diario y otra para las fiestas? ¿Para qué querían poseer un coche de cinco plazas, que como mucho utilizabas una o dos personas una hora al día? ¿Para que querían una pesada y voluminosa caja de herramientas, que con suerte utilizaban una vez al mes? ¿Para qué poseer tantas y tantas cosas que almacenaban en siempre escasos e insuficientes armarios y trasteros?

Y sera así, porque la razón principar de acumular tantos bienes, la posibilidad de utilizarlos en el momento que sean precisos, será cubierta más eficazmente por la posibilidad de tener rápido acceso al bien, y pagar una cantidad proporcional a SU USO, es decir a la depreciación real del bien debido a su desgaste.

Con ayuda de Internet, el deseo de adquirir un bien, se habrá sustituido en muchos casos por el deseo de poder acceder a su uso, pues preferiremos utilizar en cada caso el objeto más adecuado al uso que le pensamos darlo, que tener un objeto  multiuso que solo parcialmente cubre las necesidades de utilizarlo que se nos a presentar a lo largo de su vida en nuestro poder.

Es algo que sin que ya hacemos sin darnos cuenta, Nadie quiere en su casa una máquina de tintorería, porque si la tuviéramos, aparte de la inversión que eso supusiera, quizá no fuera capaz de limpiarnos con la misma eficacia, un traje, una corbata y una alfombra, por ello preferimos llevar nuestra ropa a limpiar a un servicio especializado, que utilizará con a cada prenda el equipamiento más adecuado y nosotros solo pagamos lo correspondiente a la limpieza de una prenda, gasto, que posiblemente acumulado a lo largo de nuestra vida, sea insuficiente para pagar una de esas máquinas.

Vamos ahora lo que ocurre con nuestro coche. A la hora de comprarlo, pensamos en un coche que sea capaz de transportar con comodidad en verano a toda nuestra familia y sus maletas a nuestro destino de veraneo.

Incluso hay muchos que va más allá y compra un todo terreno, por si un día, sale de los recintos asfaltados, pero claro, que no por ello deje de ser un coche cómodo en carretera, con todos los equipamientos de confort, como el aire acondicionado y una carrocería elegante y bella, que le sirva también para ir a la oficina, sin parecer un “madelman” a escala natural..

En consecuencia que durante siete u ocho años, arrastramos diariamente un armatoste que nos costó una fortuna, que gasta en la ciudad unos 10 litros de gasoil por cada cien kilómetros y que con frecuencia no cabe en lo parking públicos del interior de las ciudades, y que en cambio en los contados casos en los que, ¡al fin!, vas a hacer ese viaje a la segunda casa para lo que le compraste, tienes que optar por no llevar a la familia, o dejar de llevar ese sillón que deseabas trasladar, porque para ello tienes que abatir el asiento posterior.

Claro que esto lo solucionamos muchos, adquiriendo un segundo “coche pequeño”. algo mas corto y estrecho y por tanto mas adecuado para moverse ágilmente por las calles de la ciudad que “sólo” tiene cuatro plazas y un pequeño maletero.

Pero por supuesto con ello solo complicamos aun más la posibilidad de amortización da cada uno de los coches y multiplicando por dos muchos de sus gastos de mantenimiento, desde las plazas de garaje e impuestos, al tiempo que tenemos que dedicar a cuidar ambos coches, limpiarlos, revisar los niveles de líquidos y el estado de neumáticos y luces, pasar la ITV, etc. etc.

Todos somos conscientes, que poseer un bien no importa de que bien se trate, o produce satisfacción, o es una fuente de molestias, no existe un bien que su o posesión no suponga algún tipo de problemas, como mínimo almacenarlo y custodiarlo de un posible roro o deterioro.

Por otra parte no hemos hecho mención a la inversión de dinero que supone poseer dos coches y dos plazas de garaje. Supone inmovilizar una apreciable cantidad de dinero y en gran parte una perdida de patrimonio, pues si bien podemos considerar la adquisición de plazas de garaje una inversión, aun que no sean rentables, la compara de automóviles es un claro gasto, pues con el solo paso del tiempo el valor del automóvil disminuye rápidamente.

¿No es más sensato no comprar el coche grande y utilizar solo uno realmente pequeño que sea útil en el 80% de nuestros desplazamientos?. ¿No es más sensato moverse por la ciudad por ejemplo con un Smart que consume solo 3 litros cada cien kilómetros, o en el próximo futuro con un coche eléctrico y alquilar cuando sea necesario el coche que necesito en las fechas que necesito, sea un coche grande con amplio maletero, o un todo terreno, o una furgoneta donde quepa por fin toda la familia y el sofá que nos queremos llevar?

Hecho así, en principio, nos beneficiamos dos, yo que me ahorrado la compra de un coche y una plaza de garaje y otro, que aumenta las posibilidades de amortización de un coche que solo utiliza unos cuantos días al año. Ademas puedo aun mejorar la cosa, alquilando los días que no lo utilizo mi coche de ciudad a cualquiera que lo pueda necesitar.

¿Que se necesita en todo este proceso? – Información, saber quien oferta bienes y quien tiene demanda de bienes y es aquí donde entra en juego la tercera pata del banco. Internet es la herramienta ideal donde informar tanto

Así pues vemos que es realista que en un futuro, el deseo de poseer bienes, se substituya por el deseo de tener acceso a los bienes que podamos necesitar. Esta es en esencia la “Economía colaborativa” que se equilibre la demanda de objetos PARA SU USO con la oferta de BIENES OCIOSOS a través de un medio de comunicación basado en las web de Internet.

Hemos creado un mundo de grandes consumidores que posiblemente siga funcionando por muchas décadas, pero que para ello, tiene que limitar el derroche, tanto de materias primas, como en capitales inmovilizados que hoy tenemos. Vamos hacia un mundo algo más justo, donde lo pobres disfrutaran de más cosas, serán un poco menos pobres y los ricos serón un poco menos ricos, pero ademas vamos un mundo más globalizado donde los pobres no son solo “nuestros pobres”, sino que los del “Tercer Mundo”, a los que la globalización les ha despertando y reclama su parcela de consumo, tanto en Asia, en países como China, India o Indonesia, como en América en países como Brasil, o México, como en África, en países como Marruecos o Sur África.

Si estos países y piden una parte de la tarta del consumo. nuestro consumo ha de disminuir por fuerza, seremos más pobres, por tanto no podemos ir derrochando materias prima, energía y capital como hemos derrochando en el Siglo XX, habremos de entrar en un mundo más racional, donde más gente tenga acceso a los bienes para su uso, pero no a su propiedad en una palabra a hacia una sociedad colaborativa.

Hay ya un sectores en el que ha sido fácil el paso de la economía clásica a la economía colaborativa y la trasformación se ha hecho tan suavemente lo hemos hecho tan suavemente, que solo ahora cuando se ha consumado el cambio, nos damos cuenta de ello.

El sector de los contenidos de ocio, la Propiedad Intelectual, ha sido la primera en sufrir sufrido los embates de la economía colaborativa, hoy nadie desea ser dueño de soportes como CD y DVD de música, video o películas, como nadie quiere comprar un periódico , lo que deseamos es tener libre acceso a la música, películas, novelas o noticias, Lo que queremos es encontrarlo fácilmente lo que buscamos en la red y disfrutarlo.

Un sistema de información basado P2P, de particular a particular, te informa quien posee el fichero que busca y solo tiene que descargar una copia en tu PC. En este caso es claro, el fichero es un bien virtual, que se puede duplica casi sin coste y se puede transportar rápidamente y también de forma sumamente económica, por lo que son bienes especialmente adecuado a la economía colaborativa.

El proceso se está acabado, pero con muchos traumas, pues toda una industria tradicional donde trabajaban muchas personas y se obtenían jugos beneficios esta siendo desmantelada de una forma caótica. Loa autores no saben como cobrar su trabajo, las editoras discográficas no saben como acceder a la nueva economía, y quiebran dejando en la calle a muchos empleados y el público ante la falta de oferta válida abre caminos paralelos y encumbra a personajes de la talla de Kim Dotcom.

Todos esto tristes episodios han nacido de un brusco fin de una industria, sin el paralelo desarrollo de la nueva industria, la industria adecuada a un mundo colaborativo. Netfix, Youtube, y otras negocios están marcan el sendero de los nuevos negocios de contenidos, empresas que facilitan el acceso a contenidos de calidad contrastada y con una organización responsable de la calidad que ofrece a los clientes, que estos pagan por asegurarse un accesso sencillo y seguro a uno contenidos de calidad técnica y artística.

En otras áreas esta comenzando a pasar algo parecido a lo que ha ocurrido en el sector de los contenidos de ocio. Bienes que posen un valor alto son más sensibles al deseo de utilizarlos y no poseeros como las viviendas y los automóviles empiezan a hacer temblar sus correspondientes sectores económicos, en el sector inmobiliario empresa como AirBnb esta sacando al mercado miles de viviendas que permanecían vacías y que se ponen a la oferta por alquiles, servicios como Blablacar y Uber sacan al mercado miles de vehículos que no se estaban utilizando por sus dueños.

Si pensamos que en España hay casi 600 automóviles y 800 viviendas por cada 1000 personas y que un automóvil suele circular una hora y media diaria y que en una vivienda viven como media cuatro personas, podemos calcular la abundantemente oferta potencial que existe de vehículos y viviendas ociosas.

Indudablemente si llegan a triunfar medianamente los movimientos colaborativos en estos sectores, como lo han hecho en el sector de contenidos, un caos similar al ocurrido en discográficas y editoriales, llegará inevitablemente a los sector inmobiliario y automovilístico.

Muestra de que ello es no solo posible sino probable, es la belicosa protesta de los primeros sectores afectados como el del taxi y hostelería, que a mi juicio, no son mas que los adelantados en notar las consecuencias de lo que sentirá el conjunto del sectores automovilístico e inmobiliario, de no encontrarse la forma controlada de trasladar la “economía de consumo” a la nueva “economía colaborativa”.

A mi juicio y por desgracia, ese paso no se dará, pues tradicionalmente las empresas obsoletas tienden a aferrarse a lo que hasta entonces les han dado beneficios. hasta que el un naufragio es absoluto y nunca buscan evolucionar a otros sistemas económicos viables cuando las señales son evidentes, sino que se lamentan y solicitan del Estado, soluciones como leyes protectoras, contra la realidad del mercado, subvenciones y en último caso, traspasar sus negocios obsoletos a empresas públicas, en lo que siempre se ha llamado “socializar las pérdidas”.

No nos extrañemos en exceso si los ayuntamientos municipalizan los taxis como en su día municipalizaron el metro y antes los autobuses. Y que la vieja sociedad de Paradores va “adquiriendo· poco a poco los hoteles obsoletos, así como a medio plazo, el Estado se quede con los restos del sector del automóvil, fabricas, talleres de reparación y gasolineras y comienzan a aparecer empresas estatales de construcción, de los “escombros“ nunca mejor utilizado el término de las empresas constructoras, cementares, etc. Como antes paso con otros n sectores obsoletos commo la minería y los astilleros.

Y cual será el final, a mi juicio, una vez que absorbamos los excedentes de viviendas y vehículos, algo que se tardara años, sobre todo en lo referente a las casas, nuevamente habrá que adquirir los vehículos y viviendas necesarias para reponer el parque existente, si como es razonable pensar los particulares no quieren la propiedad de estos bienes aparecerán sociedades dedicadas específicamente a alquilar los vehículos y viviendas, serán los herederos de las sociedades que hoy se dedican al alquiler de vehículos y viviendas, tanto taxistas y casas de alquiler de coches con o sin conductor, como los hosteleros y operadores turísticos, aunque muy probablemente serán nuevas compañías pues las antiguas no sepan dar el paso, pues el mercado habrá cambiado tanto, que se verán incapaces de comprenderlo, como las mineras no vieron el negocio de la energía de cogeneracion y las renovables, ni los astilleros vieron salida a su negocio que no fuera construir barcos de hierro.

Igual que ninguna discográfica ha creado Netflix, y ninguna productora de cine ha creado Youtube, muy probablemente, ninguna compañía de taxis o coches de alquiler sea capaz de formar las empresas que suministren coches a la economía colaborativa y mucho menos una cadena hostelera sera la que suministre viviendas ahí donde se soliciten.

El futuro que veo es negro en muchos sectores y negro y eso es mucho más penosos para muchos puestos de trabajo, pero el futuro no tiene marcha atrás, así que buscamos salidas a lo que se nos viene encima o seremos arrollados por ello. El principal motor de esta economía colaborativa son los jóvenes impulsados por trabajos precarios que no les producen grandes ingresos ni estabilidad, Hoy un joven no puede plantearse comprarse una casa “para toda la vida”, pues ni sabe en que ciudad trabajará dentro de dos años, ni tiene mas dinero que el suficiente para alquilar un sitio donde vivir, en el mejor caso un apartamento, en el peor una habitación en una casa compartida.

Tampoco tiene dinero para comprarse un automóvil, en muchas ciudades son ya los usuarios de vehículos que se toman cerca de donde se necesitan y se abandonan ahí donde dejan de interesar, hoy son en la mayoría de los sitios bicicletas, en Madrid ya son motos eléctricas, quizá mañana sean coches eléctricos o vehículos sin conductor.

Cada día morimos viejos dinosaurios que acumulábamos sin cesar bienes en librerías, estantes, armarios empotrados y trasteros que hoy nadie quiere, y que tenemos dos casas tan viejas como nosotros, que nuestros hijos ven como un blanco de los impuestos de Ayuntamientos y Comunidades Atónomas, anclados en cualquier punto de la península donde ellos ni necesitan, ni desean ir, y los trasteros terminan en manos organizaciones como Betel, que nos cobran por vaciarlos,

Mientras que nuestras núltiples viviendas lucen en muchos casos inútilmente un cartel de “Se Vende” y que dentro de unos años los herederos cansados de pagar gastos de comunidad e impuestos, quizá la medio regalemos a cualquiera que la desee, por ejemplo una empresa que la alquile por AirBnb,

Sin embargo nuevas y nuevas promociones de jóvenes con trabajos precarios se suman a aquellos que solo quieren de las cosas el poderlas USAR cuando quieran, pero que cada vez menos desean enterrar en su adquisición sus escasos euros,. Son estos joven quienes irán hacia una nueva forma de consumo, un consumo en colaboración: alquiler, préstamo e incluso compartir los bienes en lugar de comprarlos. La solución perfecta para mantener dentro de lo posible el nivel de consumo que tuvieron sus padres en áreas urbanas plagadas de personas con necesidades pero con poco dinero y menos deseo de almacenar.

Félix Maocho

18 noviembre 2014 - Posted by | Empresa y Marketing, Finanzas y mercados | , ,

6 comentarios »

  1. ahora lo principal es quitar al gallego ese que crea una porqueria de ropa y una porqueria de puestos de trabajo, por supuesto el es billonario, algo con arduino que sea una gran maquina de coser para que cada usuario se haga su ropa o se la haga algun vecino algo que dure y repercuta en la economia de tu vecino … me llaman para reparar maquinas de coser Singer de hace 30 años y la reparacion es facil, ese es el camino y no consumir a diario y construir nuevos billonarios, tipo Ikea o tipo Zara que sus productos duran un cuarto de hora destrozando el planeta y a por otro a la tienda, puro Keynes, consumir roto volver a consumir roto volver a consumir roto, EN LO QUE ESTAMOS ESO ES LO PEOR, tenemos que salir de aqui, y lo mismo la energia, energia del sol GRATIS HOY PROHIBIDA y sin actividad economica del estado para poder pagar pensiones etc… en fin un mundo hoy prohibido pero que MAÑANA SERA POSIBLE, todo muy baratito personalisado casi gratis y hecho por usted mismo, al margen del estado que solo se ocupa de recaudar para pagar pension, abajo con EL hay que destruirlo

    PODEMOS

    Comentario por Garepubaro | 18 noviembre 2014 | Responder

    • ¿Qué fumas?

      Comentario por felixmaocho | 19 noviembre 2014 | Responder

      • internet trajo la falsificacion de las peliculas, la prensa, puenteado de empresas (taxi, etc), ahora viene la falsificacion de empresas, osea se crean miles y miles de falsas empresas PERO LEGALES, para conseguir puestos arriba en las busquedas de Google, las noticias del gobierno diran “se han creado miles de empresas en internet que es el que nos va a sacar de la crisis”, en fin lo pongo aqui porque no lo pone el Dans y los otros, internet nadie lo puede detener , tendran que adaptarse ¿ pero aguantara el sistema la falsificacion de su fundamento de su columna, las empresas ? … http://www.lagranimprenta.es/blog/la-verdad-sobre-las-imprentas-online.html este ciudadano ha hablado de como lo hacen los SEO etc ¿ pero no es mas que la punta de un iceberg silencioso tremendo?

        Comentario por Garepubaro | 4 diciembre 2014

      • No se que entiendes por falsificación

        Comentario por felixmaocho | 5 diciembre 2014

  2. Mira la recopilación de webs de consumo colaborativo que he encontrado: http://www.consumocolaborativo.com/directorio-de-proyectos/

    Comentario por Maocho Jr | 19 noviembre 2014 | Responder

    • Gracias

      Comentario por felixmaocho | 19 noviembre 2014 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: