Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Economía colaborativa – Está entre nosotros y viene para quedarse

Por Félix Maocho 
25/7/2014

Lo que caracteriza a la Economía Colaborativa es que valora más la facilidad de acceso a un bien que a la posesión del bien

Gran parte de los bienes que hoy consumimos son digitales (fotografías, música, vídeos, libros), bienes en el que el valor de una copia más, es irrelevante, por ello todos podríamos poseer una copia. Supone el mismo coste hacer una “tirada” de mil ebooks, o de siete mil millones. Igual cuesta hacer una edición para una minoría selecta, o una edición con la misma calidad para todos y cada uno de los habitantes del Mundo.

Claro está, que si cada fotógrafo, músico, cineasta, escritor, que hay sobre la tierra, se empeña en hacernos llegar su obra a todos los ciudadanos del planeta, ningún habitante tendrá ni el suficiente espacio en su disco duro, para almacenar esos bienes, ni tiempo de disfrutarlos. Poseer esos bienes o no es relevante, lo que deseamos, es poder acceder a ellos en cualquier momento, de modo que cuando nos interese podamos obtener entre todos ellos, los que nos interesen porque tengamos tiempo de disfrutarlos. En ese sentido va orientada la Tarifa plana de Amazon. Estamos pues cambiando el deseo de posesión de una obra, por el derecho de acceso y disfrute de una obra en determinado momento.

Lo que en bienes digitalizados es evidente, nadie desea “bajarse” la Wikipedia o Google Maps, pero todos deseamos que estén accesibles, comienza a pasar con muchos bienes físicos, en aquellos que una copia mas si tiene alto valor y es imposible plantearse dar una copia del bien a todos los habitantes del planeta.

En algunos casos. lo que nos interesa no es poseer un bien físico, sino que ese bien que esté accesible para cuando nosotros sintamos el deseo de utilizarlo y disfrutar de él. No hay fortuna suficientemente grande para hacerlo, pero aunque pudiéra, nadie desearía tener una propiedad en todos los posibles lugares donde le puede apetecer ir de turismo, pues de ellos solo visitaríamos unos pocos, e independientemente del capital invertido, solamente la administración de tal colosal cantidad de inmuebles en propiedad, proporcionaría muchas más molestias que satisfacciones. Lo que si todos queremos es  tener acceso a una residencia ahí donde deseemos pasar unos días de descanso, sea, en los Montes de Gredos, en las playas de Honolulu, o en los Alpes Suizos.

Por otra parte, muchos somos conscientes que gran parte de las cosas que poseemos, solo las utilizamos unos pocos días al año, y que sería razonable, que obtemgamos una compensación adecuada por permitir disfrutar de esos bienes a otras personas, cuando nosotros no los utilizamos, Una bicicleta, un equipo de buceo, un coche todo terreno, una segunda vivienda etc etc. se alquilarían sin problema gran parte del año en que no las utilizamos, si eso es sencillo y seguro, y el cederlo a terceros es a cambio de algún tipo de compensación.

De esto trata la Economía Colaborativa, de conectar mediante Internet, a los que pueden ofrecer bienes y servicios sobrantes, con los que los desean. Creando para ambas partes, un espacio cómodo y seguro donde efectuar la transacción y administrando la compensación que se recibe a cambio. tanto si son pecuniaria como de otro tipo.

Naturalmente nada nuevo se esta inventando, de siempre han existido hoteles que alquilan habitaciones, empresas de alquiler de vehículos, restaurantes que te ofrecen un lugar adecuado donde hacer una comida, o maquinas que por una moneda te permiten oír la canción que deseas. La diferencia, es que en vez ofertar al público en general servicios y productos empresas especializadas en ello lo hacen de particular a particular a través de un servicio especializado de Internet.

Ello provoca enfrentamiento entre la “Economía Clásica” y la “Economía Colaborativa”, que a veces rozan lo visceral. Los “profesionales” ven en peligro sus negocios. por culpa de los “aficionados”, pues los aficionados no soportan gastos y controles administrativos, que si soportan los profesionales y esa diferencia les sitúa en muy difícil posición para competir.

Por ejemplo, recientemente en los taxistas que se sientes amenazados por una empresa colaborativa, Uber, han boicoteado en Barcelona un evento de más de 300 emprendedores, la Startup Party,un punto de reunión de emprendedores con empresarios, docentes e inversores, porque existía un acuerdo de colaboración entre la Startup Party y Uber.

Cuando por medio, hay Insultos, amenazas de muerte, riesgo de s lanzar artefactos al hotel donde se debía celebrar el encuentro y en vista de ello se cancela el evento poca horas antes , por indicación de la policía, algo muy grave está realmente pasando y aparte de

También, desde las Aautoridades se encienden las alarmas contra la Economía Colaborativa y aparecen constantemente leyes que pretenden boiciotarla. Por ejemplo en Cataluña,  exigen dar de alta una vivienda como de uso turístico si pretendes alquilarla, de temporada y en Madrid se estudia impedir el alquiler vacacional de viviendas de particulares algo que se esta haciendo muy popular gracias a empresas como AirBnb.

La queja tiene dos causas, por un lado existe una fuerte presión de los lobbys profesionales para que se prohíba este tipo de economía, y por otro ocurre, que este tipo de economía es efectivamente en gran parte “mercado negro”, en el que el Gobierno no cobra impuestos, y que para colmo compite con un “mercado legal” que si los paga, por tanto tienen motivo para estar preocupados.

Sin embargo, la postura no es ni mucho menos monolítica y clara , el CNMC Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, (en teoría), el máximo árbitro del mercado se muestra en cambio muy favorable a la Economía Colaborativa, valora como muy positivo este tipo de economía para la defensa de la competencia y no ha dudado en afirmar públicamente que “una regulación innecesaria o desproporcionada perjudicaría a los consumidores y al interés general”, con lo que la CNMC está enviando una clara indirecta a los organismos públicos que tratan de poner puertas al campo en lo que se considera la gran revolución tecnológica del sector servicios.

Merece resaltarse por lo exótico que hay al menos un político con criterio personal e independiente, José María Marín Quemada, presidente de el CNMC, fue colocado en ese cargo por el ministro de Economía Luis de Guindos, como su hombre de su confianza, pero en el ejercicio de su cargo, no ha dudado a enfrentarse al Gobierno cuando así lo ha considerado menester.

Por ejemplo el último enfrentamiento tuvo lugar hace poco con motivo del Canon AEDE contra el que la CNMV se opuso abiertamente.  Dado el caso que el Gobierno, (y la oposición), ha hecho de las recomendaciones de la CNMV es por lo que he puesto, (en teoría), delante de la definición de “máximo árbitro del mercado” y mucho me temo que no seguirá mucho tiempo en tal alta responsabilidad, pues el Poder, independientemente de que color sea, no admite “disidencias”.

No obstante, la reciente crisis económica, esta haciendo, (obligado te veas), aflorar,la tendencia de poseer menos bienes y tratar de obtener un beneficio de lo que se posee y las leyes pueden dificultar pero no ahogar, lo que poco a poco, se vuelve un clamor popular.

¿Para que quieres comprar un taladro que sumando todos los minutos de uso sólo usarás durante 45 minutos en toda su vida, o para que quieres un coche que se pasa el 90% del tiempo aparcado?. Con la crisis aumenta la tendencia a maximizar el beneficio generado por dinero y los bienes que tienes y observa qué tipo de retribución, en cuanto a felicidad o necesidad cubierta, consigues. con lo que aumenta la tendencia a compartir, intercambiar, prestar, alquilar y regalar bienes, y mas aun hacer todo ello apoyados en la tecnología moderna.

Según Rachael Botsman y Roo Rogers

 “Ahora vivimos en un mundo global donde podemos imitar los intercambios que antes tenían lugar cara a cara, pero a una escala y de una manera que nunca habían sido posibles. La eficiencia de Internet, combinada con la capacidad crear confianza entre extraños ha creado un mercado de intercambios eficientes entre productor y consumidor, prestador y prestatario, y entre vecino y vecino, sin intermediarios”.

Los críticos argumentan que el movimiento del Consumo Colaborativo basado en compartir / dejar / alquilar no es ningún invento nuevo y se trata simplemente de marketing. Las principales voces que defienden el Consumo Colaborativo no han dejado nunca de reconocer que no se trata de ninguna idea nueva pero que la tecnología actual permite hacer que el servicio sea mucho más eficiente y escalable.

 

 

Esto cambia muchas cosas, mientras que antes era importante ser una marca de crédito reconocido, hoy lo que importa es tener buena reputación, pues la gente se fía más de la experiencia personal de los a que le antecedieron que de las marcas

Cambien cambia que antes esa marca reconocida se conseguía mediante publicidad, incluso tenia un nombre concreto, branding, sin embargo hoy la reputación personal se consigue en una comunidad, Si alguien en Facebook te recomienda un restaurante y vas y en efecto el restaurante es bueno, a quien hizo la recomendación le crece su reputación y sus consejos tendrán por lo tanto más peso.

Cada vez tiene menos importancia la propiedad del bien, Antes te hacia importante el tener un Mercedes, hoy lo que se valora, es que tengas acceso al coche que es adecuado en cada momento, un 4×4 si vas a andar por el monte, un coche grande y cómodo si vais a ir cuatro personas con maletas, o un coche mínimo para ir solo al centro y aparcarlo con facilidad dentro de las grandes ciudades y eso solo se consigue con mucho dinero y solucionando muchos problemas, (como hacerlos pasar la ITV, en donde guardarlos, quien los limpia,….), o alquilando en cada momento aquel que te es útil.

La consecuencia es que pasamos del hiperconsumo, tener cuatro coches, al consumo colaborativo, utilizar cada uno de los 50 coches diferentes el tiempo imprescindible.

Félix Maocho

26 julio 2014 - Posted by | Finanzas y mercados, Pensamiento |

2 comentarios »

  1. Muy buen artículo. Desde mi punto de vista, un problema tan simple como la liberación de recursos ociosos (que antes no entraban en el mercado por una serie de barreras de entrada que internet elimina) y la mejor cobertura del área comprendida bajo la curva de oferta y demanda. A partir de ahí, de la constatación de que el resultado es mejor para los usuarios porque ofrece más opciones que pueden ser razonablemente reguladas, toda legislación que se dirija a reprimir ese movimiento se orienta claramente a proteger a los que antes estaban protegidos por esas barreras de entrada que ahora han desaparecido, y por tanto, es calificable como de “legislación anti-usuarios”.

    Comentario por edans | 27 julio 2014 | Responder

    • El problema es que son muchos los sectores potencialmente afectados, si los particulares ponemos en explotación tan solo un 10% de nuestros recursos ociosos, el consumo va a caer a niveles insospechados, con todo lo que eso pueda repercutir en la sociedad en la que vivimos. Nuestros trasteros se transforman en bombas de relojería con una potencia conjunta, similar a la de una bomba atómica. Lo que no consiguió la URRS, puede conseguirlo la Economía Colaborativa, sin disparar un fusil, solo con la ayuda de la quinta columna que formamos todos los ciudadanos haciendo negocios P2P.

      Y los paises más vulnerables, son precisamente los más ricos. Primero porque han hecho de sus ciudadanos hiperconsumistas, con armarios, trasteros y garajes llenos de objetos que no utilizan y en segundo lugar, porque no hay que engañarse, estos negocios pertenecen la llamado “mercado negro” y en paises con fuerte presión fiscal, se coloca ese mercado en una situación competitiva privilegiada frente a los “negocios tradicionales”

      Pensar que esa revolución va a llegar sin duras reacciones de los afectados, que curiosamente somos los mismo ciudadanos que la promovemos, es utópico, el “terrorismo” de los taxistas barceloneses y la legislación anti AirBnb, no son más que la avanzadilla que veremos aparecer.

      Por último decirte que es un honor que me leas, este blog no habría sido posible sin dos personas José Antonio Millán, que antes tenía una web maravillosa y Enrique Dans que me enseño la utilidad del blog.

      Comentario por felixmaocho | 27 julio 2014 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: