Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Un régimen para adelgazar – Importancia de la ausencia de sal en la dieta

Por Félix Maocho 
1/7/2014

Supongamos que estás tan gordo que pesas 100 kg. pues según la Wikipedia  tienes el siguiente número de kilos de los siguientes elementos químicos que intergran el cuerpo humano

Oxigeno 65
Hidrógeno 10
Carbono 19
Nitrógeno 3
Calcio 1

Del resto de compuestos que posees solo Fósforo (640 gr,), Potasio (220 gr), y Cloro (180 gr,) superan el gramo de mineral, Los demá incluido el vital Hierro, componente imprescindible de la sangre, no llegan ni a 1 gramos de esos orondos 100 kg. que posees.

La realidad es que más o menos somos como una inmensa sandía, que tiene 65/75% de agua , y al igual que ella si nos prensaran, dejariamos un mínimo resto fibroso y que si se incineras, prácticamente no deja nada.

Por tanto, si quieres adelgazar. tienes que perder sobre todo mucho oxigeno, hidrógeno, y carbono. que son los que de los 100 kg puedes pesar conjunto suponen nada menos que 94 kilos, o lo que es lo mismo tienes que perder mucho agua (H2O) y anhídrido carbónico (CO2), lo que nos indica, que si bien comer, comemos por la boca, adelgazar, adelgazamos fundamentalmente, por la nariz con la respiración, que es por donde pierde CO2 y vapor de agua.

 

Por su parte el agua se pierde principalmente por la 0rina el saldo habitual del agua es el siguiente.

Orina 1.400 ml/día.
Sudor 100 ml/día.
Heces 100 ml/día.
Pérdidas insensibles cutáneas 350 ml/día.
Pérdidas insensibles pulmonares 350 ml/día.

La pérdida  total de agua es 2.300 ml/día.

Los ingresos de agua son los líquidos que se ingieren en todas sus formas (agua, keche, café, sopas) que se aconseja que sea superior a dos litros diarios y el que se engiere con los alimentos sólidos que es aproximadamente el 70 % en peso del alimento.

Por tanto con un régimen alimenticio en el que ingerimos tantas calorías como quemamos y tanto líquido como perdemos, ni ganamos ni perdemos peso de forma apreciable.

Al perder líquidos, perderemos el peso y volumen correspondiente al líquido perdido. Pudieras tomar diuréticos para perder peso, de hecho algunos regímenes de adelgazar los aconsejan, pero, aparte que que los diuréticos pueden pueden dañar tu salud por sus efectos colaterales, hay otro sistema más sencillo, natural y sano de de perder agua, sin necesidad de diuréticos, que es comer sin sal. Por otra parte cComer sin sal es muy útil para resolver otro problema que suele ir asociado al exceso de peso, la excesiva tensión arterial. No solo tienes tensión alta porque la sangre ha de atravesar mayor masa corporal y porque se producen depósitos de grasa en las arterias, sino que ademas hay mucho líquido en el cuerpo y la mayor parte de el ha de circular por las sobrecargadas arterias, obligando al corazón bombear con más fuerza.

Con todo, suponiendo que pudieras excretar todo tipo de minerales por la orina y te deshicieras de todos los minerales excepto de Oxigeno Hidrógeno y Carbono, solo perderías 6 kilo, es decir te quedarías con 94, y eso pensando que pudieras eliminar el calcio de los huesos, que de esos seis kilos supone un kilo.

Entonces, ¿que es en realidad el cuerpo humano?. Puse fundamentalmente, química orgánica, es decir cadenas de carbono con hidrógeno y oxigeno y excepcionalmente átomos de otro mineral, como nitrógeno o azufre, flotando en un liquido que es en un 90% agua y sales disueltas, pues después de miles de años de evolución, seguimos siendo fundamentalmente los mismos seres marinos, que vivían sumergido en agua de mar y nuestro cuerpo, no es mas que estanque con e la salinidad que tenía en tiempos primigenios, cuando después de miles de años, los aminoácidos se organizaron en pequeños organismos, que prosperaban en aquello, que los expertos llaman la http://es.wikipedia.org/wiki/Caldo_primigenio

Y de aquí la importancia de las sales en los problema del peso del cuerpo. Pase lo que pase, el cuerpo humano ha de conservar con márgenes muy estrechos la salinidad de nuestros líquidos internos y no solo eso, ha de mantener un delicado equilibrio entre los iones que existen en ese líquido. fundamentalmente los iones de calcio, cloro, sodio y potasio.

Esa es la razón que cuando alguien ha perdido mucho líquido, bien por una hemorragias, bien por una descomposición intestinal, no es suficiente darle abundante agua a beber para reponer la pérdida de líquidos, sino que se tiene que dar con una adecuada proporción de sales, para no diluir las sales y mantener el nivel salino del interior del cuerpo, por ello se le inyecta suero, que no es mas que agua con la correspondiente proporción de sales, o por ejemplo a los atletas,que han sudado mucho con el esfuerzo realizado, se les da a beber líquidos isotónicos, o sea líquidos, que tienen una composición adecuada, para ser absorbida rápidamente sin descompensar la salinidad interior

Pero insisto, de estos elementos hay cantidades pequeñísimas, en un cuerpo de 100 Kilos solo hay 180 gramos de cloro y cantidades imperceptibles de sodio, por eso si tomas un producto salado como por ejemplo jamón curado, aceitunas, o salazones, sientes la necesidad de beber mucho. para diluir la gran carga de sal, como al revés cuando vas a beber en cantidad, por ejemplo cerveza, apetece tomar aperitivos salados, como patatas fritas junto a las bebidas que estas tomando.

Lógicamente el líquido que acompaña a las sales, se mantendrá dentro del cuerpo mientras que no se expulsen el exceso de sales con la orina o el sudor, por tanto tu cuerpo retendrá el agua y con ello el peso, (y volumen) de lo que has bebido.

Una comida sin sal, o sea, en la que sólo ingieres la gran carga de sales que ya de por si tiene los alimentos, pues ingiriendo tanto vegetales como carne, ingieres partes de seres que proceden también de la misma “sopa primordial” y en consecuencia conservan en su interior una proporciona de sales muy parecida a la muestra.

Solo si consumes tejidos destinados a reserva de energía, o sea azucares, grasas y glúcidos como la patata o la harina, que por ser reservorios naturales de energía y no propiamente tejidos vivo, no posen los jugos vitales, puedes necesitar complementar la proporción de sal que ingieres, por eso salvo en los azúcares que se diluyen en el interior del cuerpo, apetece acompañar con sal alimentos energéticos como el puré de patatas, el arroz, o la pasta, pero es superflua la sal si tomas hojas de lechuga o un filete.

¿Porque entonces también echamos sal a las comidas?. Pues por lo mismo que comemos en exceso, porgue tenemos tendencia a acumular un bien que en la vida primitiva no podíamos conseguir con facilidad, Tomas sal como comes en exceso para hacer acopio en épocas de carencia. Señal de que la sal es un elemnto escaso es que los ganaderos la ponen en los montes el campo para que las vacas la laman.

Si engordamos casi todos, es porque en el siglo XXI, (casi), hemos podido asegurar que comeremos tres veces al día, (o cinco quien sigue mi régimen de adelgazar), por lo que tenemos una apetito pensado para pasar ayunos forzoso, Con la sal pasa lo mismo, la mejora de las comunicaciones que ha permitido transportar sal desde las inagotables salinas costeras a cualquier punto del interior, de modo que la sal no falta nunca en nuestra mesa.

Sin embargo históricamente esto no fue así hasta el punto que la sal era tan escasa que se valoraba tanto que se daba como sueldo a los legionarios romanos, de ahí la palabra salario al pago por un trabajo. En consecuencia el organismo esta preparado para acumular sal en los tiempos propicios para rila perdiendo poco a poco en los tiempos difíciles, pues inevitablemente perdemos sales tanto por la orina como por el sudor. De ahí nustr0a desmesurado afán de comer salado.

Pero si tomas sal, tienes que necesariamente acompañarlo con abundantes líquidos para diluirla convenientemente, y una simple regla de tres dice que si a 180 gramos de cloro,  le corresponde el peso de tu cuerpo de 100 kilos, a 1 gramo de cloro le corresponde un peso de más de medio kilo (fundamentalmente de agua).

De igual modo si comes una comida no energéttica sin sal, es decir con una salinidad similar a la del interior de tu cuerpo y bebes agua, estás introduciendo en el cuerpo más líquidos que los que corresponden a las sales que comes, por tanto el cuerpo reacciona eliminando agua para mantener en sus márgenes la salinidad del cuerpo. Pierdes agua, a la inversa de lo que ocurría anteriormente, bebiendo cerveza acompañada de patatas fritas, y en consecuencia el peso de lo que has bebido lo pierdes sin el menor esfuerzo, simplemente por que el cuerpo no puede retener ese líquido. Pero como la sal la pierdes con la orina o el sudor inevitablemente y tu aporte de sal ha sido limitado, para mantener la salinidad iras perdiendo líquidos proporcionalmente en consecuencia adelgazas porque pierdes agua.

Así pues si a la vez, al comer has introducido menos calorías que las que quemas y menos sal de la que consumes, por un lado vas agotando tus reservas de energía en forma de grasas y por otro vas eliminando exceso de líquidos.

Y lo que es asombros adelgazaras y no te darás cuenta, porque por un lado perderás don la respiración carbono y bastante agua y por otra parte con la orina las sales que te retienen los líquidos y el propio líquido.

De ello se desprende que es muy interesante que tu dieta acalórica, sea ademas baja de sal o más radicalmente, que te acostumbres a no tomar sal en las comidas, por que el aporte de la comida acalórica fundamentalmente verduras, ya te va a proveer de la sal precisa a tu organismo para que la pierdas lentamente.

El problema es que a la ya dura dieta prácticamente vegetariana, se añade algo que hay quien se le hace muy cuesta arriba, el sabor dulzón de la comida sin sal. Se que es duro, porque esta el la dieta he seguido, en mi caso no solo para adelgazar, sino porque, al no tomara sal y perder líquido la presión sanguínea baja, al circular por las arterias menos líquido. Sin embargo atribuyo en gran parte el éxito de mi dieta, (he perdido 20 kilos), el ser potenciado el efecto acalorico de una dieta abundante en hortalizas, por eliminar totalmente la sal en las comidas.

Para paliar en lo posible esta falta de sal, recurrí a dos aditivos, la sal de ajo, o sea ajo seco muy finamente picado y el pimiento asado. Ambos condimentos son de fuerte sabor y enmascaran en lo posible la falta de sal, en las comidas, como también lo hacen algunas especias, como el orégano, el pimentón y la pimienta, que pueden hacer algo más agradable las comidas sin sal, pero no nos engañemos comer sin sal supone sobre todo al principio hasta que te acostumbras un sacrifico que una vez que acostumbras tu paladar por el contrario posteriormente rechaza el exceso de sal de modo que por ejemplo a mi los días que como en un restaurante, encuentro siempre salada la comida y me paso bebiendo agua toda la tarde.

Félix Maocho

PD.- Todos los post que he escrito sobre el tema los encuentras aquí en sentido inverso del más moderno al más antiguoí

 

 

 

Anuncios

1 julio 2014 - Posted by | Vida Sana | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: