Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Libros – La soledad. una bella fábula sobre el amor y el vacío que deja

La Librería de Javier
30/6/2014 

La soledad
Natalio Grueso (Planeta Editorial)
287 Páginas – 18,50 €

El día de su cumpleaños a Lucas le regalaron cuatrocientas palabras. Gastó las dos primeras en darle las gracias a su madre, y con las catorce siguientes escribió un par de versos dedicados a la chica de la que estaba enamorado. Hacía ya unos meses que la corporación multinacional Pinkerton había comprado los derechos de uso de todos los idiomas del mundo, de todos los lenguajes hablados y escritos, de todas las palabras inventadas. (p. 67)

Hay muchos tipos de novelas. Las que se dejan leer y las que no, las que apasionan o divierten, y una pequeña cantidad de ellas, muy contadas, que producen algo mágico en el lector: le dejan huella. Y La soledad es una de ellas. Una obra que se abre de par en par al espectador al comenzar a leerla, porque la ópera prima de Natalio Gruesoes un espectáculo en toda regla, un espectáculo de sentimientos y pasiones, de viajes y estancias, de luces y sombras, de vidas y sueños.

La trama de La soledad es la historia de un vividor venido a menos, Bruno Labastide, cual Casanova de Fellini, que después de recorrer buena parte del mundo, de haber amado y estafado a bellas mujeres, y en la decrepitud de su vida, recala en Venecia.

Allí trata de amar y ser amado por una mujer japonesa amante de las palabras y de las historias; pero las historias de su vida, esas que podemos revivir en las páginas de esta mágica novela, ya están contadas y acabadas, y la existencia va tocando a su fin.

Nadie sabe tanto de la soledad como yo. Nadie. Ni quien nunca supo lo que eran unos pies fríos a su lado en la cama en las largas noches de invierno, ni quien jamás conoció unos dedos cariñosos que le enjabonaran el pelo, ni el niño obeso con quien nadie quiere jugar en el recreo, ni la adolescente con gafas y acné que se ha leído ya todos los libros de la biblioteca del pueblo en el que veranea porque no tiene amigas. Nadie. (p. 9)

Muchas veces puedes recomendar un libro contando trozos de la historia, revelando una insignificante parte de la trama y de su escritura, lo cual procurará que los que leen esta página se interesen por tal obra y por su autor. Otras veces esta tarea se convierte en ardua y casi imposible. En La soledad ocurre esto último. Se puede descubrir que la obra, fragmentada en historias, aunque hilada a través de las apariciones en tiempos aleatorios de su protagonista, unas veces más secundario que otras, es como un gran tapiz de patchwork literario. Pero poco más. Hay historias que acaban en su propia entidad, siendo otras las que toman sentido una vez leídas algunas posteriores y que parece que no tienen nada que ver con la anterior. Transitamos por tantas ciudades, países y parajes como variopintos personajes tiene la trama, una trama rica en matices, con una escritura poética magnífica y que obliga a leer cada vez más despacio, disfrutando de la belleza de todo el texto.

El peso de la memoria puede ser a veces insoportable, y uno ya no sabe si duelen más los recuerdos felices o los infelices, todos acaban convirtiéndose en tristes. (p. 153)

Natalio Grueso, original fabulador, tiene la habilidad de crearnos escenarios a través de los cuales discurren vidas como ríos, y en unos parajes e historias que bien pudieran pertenecer a la tan cacareada narrativa mágica sudamericana, pero con la gran salvedad de reinventar en cada instante de su novela, bellas y precisas palabras, las mismas que nos describen los infinitos sentimientos y soledades de todos y cada uno de los personajes de la obra.

Puestos a remarcar momentos álgidos de esta breve -pero intensa como pocas- novela, estos momentos cumbre se agolparían uno tras de otro sin dejar de resaltar casi ninguna de las páginas del libro. Pero escenas como la original retransmisión de un partido de fútbol por el amigo de Bruno para unos viejecitos, la de la condesa solitaria en el hotel pidiéndole fuego al botones para encender un cigarrillo, la del cazasueños en la selva guatemalteca, el personaje del recetador de historias o la de Keiko, amante de las palabras y del amor, son sólo un puñado de ellas, que nos pueden hacer ver que esta novela es algo muy especial.

El día había sido triste, gris, como si se hubiera equivocado de estación y se hubiera bajado en el verano cuando su destino era el otoño. (p. 178)

Natalio Grueso ha dedicado su carrera profesional a la gestión cultural y a las relaciones internacionales, ocupando puestos de responsabilidad en diversas instituciones de relevancia mundial. Actualmente es director del Teatro español y director de artes escénicas de la ciudad de Madrid.

La soledad es una bella fábula sobre el amor y el vacío que deja, un cuidado y exquisito texto que cautiva y enamora con unos personajes increíbles y memorables.

La Librería de Javier

Entrevista al autor con motivo de la publicación de ja novela

Ficha técnica

Título: La soledad
Autor: Natalio Grueso
Editorial: Planeta Editorial
ISBN: 978-84-08-12783-3
Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos
Lengua: CASTELLANO
Formato: 15 x 23 cm.
Encuadernación: Rústica con solapas
Fecha de publicación: 06/05/2014
Páginas: 287
PVP: 18,50 €

 

 

 

Anuncios

30 junio 2014 - Posted by | Libros | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: