Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Libros – Yonqui, atrapa desde la primera página

La Librería de Javier
7/5/2014 

Yonqui
Paco Gómez Escribano
Erein Ediciones
302 Páginas – 16,80 €

Lo peor que le puede pasar a un yonqui es que se quede sin caballo o sin dinero o las dos cosas. A mí se me acabó el caballo y tuve que visitar al Chato. Vivía en un bloque de al lado de mi casa. Su piso era un antro lleno de las mercancías más dispares. Todos los chavales que daban un palo llevaban allí el material y el Chato se lo compraba. Así que cuando entré, me costó trabajo seguirle entre bicicletas, lavadoras, frigoríficos, cuadros, y hasta piezas de carne colgadas de ganchos en la pared. (p. 115)

La elección de lecturas por parte de un librero (aquellos cuya pasión sea la lectura) es algo que hay mencionar. Hay que leer para saber lo que se vende, por lo que muchos best-sellers acaban siendo textos obligatorios. Hay otros que llaman la atención del librero, y acaban siendo -en los casos en que el librero es una especie rara y que vive de las recomendaciones- obras que colocas a todos tus clientes y gracias a las cuales vives. Y otras veces, para oxigenarte después de un texto que te ha impresionado, coges esas obras de las que no esperas nada y acabas, en la mayoría de las veces, dejando sin acabar. Aunque en algunas, realmente muy pocas, devorando en pocas horas. Esta segunda opción es la que me ha ocurrido con el original y sugerente libro de Paco Gómez Escribano, de título Yonqui.

No es que me seduzcan los libros sobre los bajos fondos de ninguna ciudad. El mero hecho de violencia gratuita, unida a drogas y marginalidad digamos que me repele. Por eso la elección de Yonqui me vino sugerida por el conocimiento del autor, madrileño de Canillejas, el barrio en el que se desarrolla la trama de la novela, y al cual he conocido a través de su asistencia a alguna tertulia. La cuestión es que comencé a leer esta obra una mañana y a la tarde del día siguiente la tenía acabada sin poder de dejar de leerla en ningún momento.

Yonqui es la vida de El Botas, una chico de 16 años, nacido en el seno de una familia -por decir algo- desestructurada y que nos va relatando en primera persona sus vivencias y aventuras. El Botas tiene una pandilla que le ayuda en sus robos y atracos y que cada vez está siendo más diezmada. A ello hay que añadir la mala suerte en muchos de esos robos, que le procura dar en varias ocasiones con los huesos en la cárcel. Inesperadamente descubre su gran afición, la música, y todo su empeño es tratar de ser un buen guitarrista para poder salir del hoyo. Pero son los tiempos de la Movida y hay mucha competencia, por lo que esa salida es harto difícil.

La nueva novela de Paco Gómez Escribano atrapa desde la primera página. Después de una somera explicación, en la cual nos relata el origen de esta obra, situada en Canillejas, el barrio que le vio nacer y la adhesión a la capital como barrio obrero artificial comienza la novela, fragmentada en capítulos cortos, cada uno de ellos con una aventura, y que provocan una lectura compulsiva. El narrador no es otro que El Botas, el chico protagonista de toda la obra y que arranca cuando tiene 16 años para acabar cuatro años después. Paco Gómez Escribano ha conseguido aunar en su obra diferentes perspectivas, todas ellas muy apetecibles y trabajadas. El lenguaje del protagonista en los primeros capítulos, absolutamente barriobajero y localista, pasa a ser más “correcto” con su edad y experiencia, según va avanzando la novela, lo que nos da datos de su concienciación social (no demasiada, por cierto) aunque sí de una irremediable integración y madurez. Un aspecto que llama la atención por su espectacularidad es la documentación de la época, sobre todo en aquellos aspectos de ocio y mundo del motor que rodean al protagonista.

Y es que no deja de sorprendernos el volver a recordar esos años a través de ciertos objetos que ya han desaparecido de nuestra vida: las máquinas de los millones o petacas (los pinball que se llamaron con los años) situadas en los billares, los loros de dos altavoces con cintas de cassette, los radiocasetes de los coches, las bodegas de los barrios… así como los diferentes tipos de vehículos de la época y la facilidad para robar algunos de ellos por esas bandas de yonquis. Llama asimismo mucho la atención la gran documentación musical, que nos provoca, a los que ya tenemos ciertos años, acudir a nuestra discoteca y buscar los vinilos a los que hace referencia y volverlos a pinchar. Y son algunos más los detalles de esta espléndida obra sobre la que podía estar hablando mucho más, como la estructura con pequeños capítulos titulados que nos recuerda a la clásica novela picaresca española, así como los curiosos nombres de los personajes que transitan por ella: El Chino, El Conejo, El Pumby, El Chato, El Cachu, El Porras, La Orejuda, La Morritos…

Yonqui es, además de todo ello, una soberbia novela que nos detalla todos los aspectos relacionados con los bajos fondos y, sobre todo, la droga en barrios marginales de Madrid en la Transición. La obra comienza en un tono realista y muy fresco, con una escritura muy semejante a la del gran maestro norteamericano Edward Bunker, retratando violencia y marginalidad, transitando por parajes de tristeza urbana, muy al estilo de La piqueta del gran escritor Antonio Ferres, llegando a aspectos detallistas del Yonqui de William S. Burroughs, para acabar siendo un testimonio de la movida desde el lado más triste y oscuro, la cara B del éxito, la de los grupos de barrios de la periferia que no pudieron llegar a triunfar al carecer de padrinos que les auparan para llegar al estrellato. Por ella transitan cantantes y gente del espectáculo de esos años y se nos muestra algo de los garitos de moda de comienzos de los ochenta.

El Chino golpeó a la puerta de su casa como si aporreara a un perro rabioso. Sus padres se habían ido de fin de semana al pueblo, pero su hermano y él se quedaron. Después de dar unas cuantas vueltas por el barrio, tomarnos unos litros de cerveza y fumarnos unos porros, nos había convencido para ir a su keli a escuchar música. Seguramente su hermano estaría con sus colegas y nos invitarían a unas rayas de speed.
–Los cabrones tienen la música a toda hostia. Por eso no nos oyen –dijo el Chino mientras pulsaba el timbre y seguía aporreando la puerta.
–Joder, tío, ¿y no tienes llave? –le contesté. –Me la he dejao dentro, joder.
(p. 10)

Paco Gómez Escribano es Ingeniero Técnico Industrial en la rama de Electrónica. Sus poemas y relatos están publicados en diversas antologías, ya que ha sido finalista en distintos premios. Suele frecuentar y participar en los principales festivales de Novela Negra de la geografía española. Ha escrito en la Gansterera y actualmente reseña y escribe artículos en su blog de Culturamas. Hasta ahora ha publicado dos novelas: El círculo alquímico (2011) y Al otro lado (2012), ambos con la editorial Ledoria, calificados como “Thrillers exotéricos”, con gran éxito entre sus lectores.
Con su tercera novela, Yonqui (2014, Editorial Erein), cambia de registro, decantándose por el género negro, situando la escena en su barrio, Canillejas, al que tiene dedicadas otras dos novelas aún sin publicar y que formarán, según sus propias palabras, la Trilogía de Canillejas. Actualmente imparte clases de Formación Profesional en un instituto público de Madrid.

Yonqui es una perfecta novela que recrea, en un estilo cercano a una obra picaresca aunque contemporánea, la vida de un drogadicto delincuente y la de todo un barrio marginal de Madrid en los primeros años de la Transición. De lectura obligatoria.

La Librería de Javier

Entrevista a su aut0r

 

Ficha técnica

Título: Yonqui
Autor: Paco Gómez Escribano
Editorial: Erein Ediciones
ISBN: 978-84-9746-891-6
Colección: Cosecha roja
Género: negro
Lengua: CASTELLANO
Edición:1ª, 20-03-2014
Encuadernación: RústicaDimensiones:145 x 215 cm
Formato: 135 x 205 mm
Páginas: 299
PVP: 16,80 €
Páginas: 304

 

7 mayo 2014 - Posted by | Libros | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: