Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Un régimen para adelgazar – Cómo combatir la monotonía de la dieta de adelgazar

Por Félix Maocho 
2/5/2014

Uno de los problemas más difíciles de superar en cualquier régimen de adelgazar es la monotonía de los menús. El que yo he seguido tiene también este defecto. Si la base de alimentación son verduras complementadas por algo de carne o pescados a la plancha y tienes que eliminar las grasas y féculas, prácticamente desaparecen todas las posibilidades de variar o mejorar el sabor de la comida con salsas o con guarniciones, por lo que tomar un día tras otro ese menú, transforma le habitualmente agradable acto de comer, en una desagradable e inevitable forma de alimentarse.

En la primera fase, la inicial de perder peso, esta monotonía es hasta conveniente, si la puedes aguantar, pues nos asegura que solo vamos a comer lo imprescindible para saciar el hambre, pero posteriormente una vez alcanzado el peso, se inicia una segunda fase, la de estabilizar el cuerpo en el nuevo peso alcanzado, es mucho más larga y la monotonía se transforma en un grave inconveniente, pues al ser de duración indefinida, la sensación de aburrimiento se puede apoderar de nosotros y no tardaremos en aparecer las transgresiones a nuestro régimen, hasta que pronto nos olvidamos de él, entras en “efecto rebote” y volvemos a nuestro peso inicial (si no mayor), entrando el peso en una dinámica de yo-yo, entre el inicial y ese en el que te gustaría estabilizarte, situación que desde todos los puntos de vista, es la menos deseable de todas.

Por ello, sobre todo en esta segunda fase de estabilización del peso, donde ademas se pueden tomar algunas licencias sobre las indicaciones del régimen pensadas para bajar de peso, debes buscar la forma de hacer compatible, al menos en cierto grado, la comida de régimen con la gastronomía, sin olvidarte que el objetivo de estos “trucos” es hacer la mesa más agradable, pero no por ello debe ser más abundante, pues en cualquier caso el objetivo es saciar el hambre con alimentos poco “energéticos” y .del resto comer lo suficiente para que a tu organismo no le falten alimentos esenciales.

Mi consejo, es que incluso en la fase inicial, si ves que el aburrimiento comienza a dominar tus comidas, busques la forma de hacer más variado el menú, con algún pequeño truco que no aumente mucho las calorías pero que te permita seguir lo que es el grueso fundamental del régimen.

He reunido por ello una serie de “pequeños trucos” que hacen mas agradables las comidas sin que con ello aumentemos de forma apreciable las calorías digeridas:

Tomates

El tomate forma parte obligada en mi menú como fuente de vitaminas para un régimen basado en gran parte verduras, generalmente cocidas y escaso en comer frutas, por lo que en mi caso es complemento indispensables de las tostadas que como tanto en el almuerzo como en la merienda, pero en cualquier régimen es un producto bajo en calorías que habitualmente gusta a todos, y ademas puede tomarse tanto natural como triturado. Es por ello un buen complemento para cualquier plato del régimen.

Desgraciadamente los tomates que hoy se venden y más aun si los guardas en la nevera para prolongar su conservación, saben mas bien poco o casi nada, por ello aconsejo cortar con antelación a su consumo, un tomate en rodajas y dejarlo en maceración en un cuenco, fuera de la nevera, con un poco de aceite, unas gotas de vinagre y algo de sal, para que esté mas sabroso a la hora de comerlo. Un tomate mediano es suficiente para cubrir las rodajas que te tomas en un día, por tanto si dejas en maceración un par de ellos en sitio fresco tienes la seguridad de comerlo antes de que se estropeen.

Si como me ocurre a mi, tienes prohibida la sal por problemas con la tensión, acude al remedio universal de sustituir en cualquier plato la sal, por sal de ajo desecado y molido, que venden en la sección de especias del supermercado. Yo utilizo la de Carmencita y como lo utilizo bastante, compro un bote de unos 200 gr de contenido.

Para no estar preocupado con acordarme de sacar el tomate previamente, puedes consumirlo rallado. Así lo venden en conserva, pero como desconozco como andará de vitaminas un tomate envasado, prefiero rallarlo personalmente. Inicialmente lo hacia con un rallador de plástico que compré en un chino, que tiene un deposito debajo del rallador, bastante practico y muy barato, pero posteriormente he pasado a triturarlo con la minipimer que se mas limpio cómodo y rápido. En este caso queda la piel, mientras que con el rallador se separa, pero queda en trozos tan pequeños que no se aprecia y es mucho más cómodo.

Suelo hacer dos o tres tomates, según tamaño, a la vez, que normalmente me dan para dos/tres días, y en el mismo vaso del minipimer donde lo voy a triturar añado lo siguiente:

  • Uno/medio ajo, que quien pueda y prefiera, puede sustituir por sal
  • Algo de pimiento verde o rojo, o pimiento asado, como un centímetro de un pimiento grande, pues, si no te pasas con el pimiento, potencia el sabor del tomate
  • Un ramito de perejil cortado en trozos con la tijera. Aparte de dar mas gracia a la mezcla, el perejil es de los comestibles con mas vitamina C, incluso más que la naranja.
  • Un buen chorro de aceite. Una capa de 2/3 milímetros den el fondo del vaso. Mi régimen, aconseja tomar moderadas, pero frecuentes cantidades aceite de oliva virgen, para hacer trabajar a la vesícula biliar. (tampoco pasarse, que el aceite es muy energético)
  • Unas gotas de vinagre. Yo utilizo el de Módena que es más suave,pero al gusto de cada cual.

Lo bato todo no excesivamente para que quede grumoso, pues así extiende con mas facilidad y no resbala sobre las tostadas y tiene mejor textura. Lo meto en un bote de mermelada con tapa y lo guardo en la nevera.

Si añades o sustituyes componentes en este tomate, consigues variedad en el sabor de las tostadas. Yo he conseguido que almuerzo y merienda sea de las comidas más gratificantes del día Ha habido épocas que me ha gustado probar inventos, cambiando o añadiendo a la mezcla diversas especies y algunas hortalizas que e toman frescas como pimentón, eneldo, cebolla, puerro etc. pero al final, he he vuelto a la formula tradicional del “pan tumaca”, ajo, aceite y tomate, pues a mi gusto es la más apetecible. Tan solo añado un poquito de pimiento, pues me hace el efecto que potencia el sabor del tomate, pero es un buen lugar para que cada cual experimente.

Por supuesto este tomate además de las tostadas, se puede añadir a cualquier cosa, pero quizá por costumbre, yo a otros platos como ensaladas o como guarnición de pescados y carnes suelo utilizar e tomate sin triturar mas o menos aliñado.

Pimientos asados

Los pimientos asados tanto verdes como rojos, son un buen complemento para dar sabor a las verduras y adecuado complemento de carnes y verduras a la plancha, por lo que aconsejo que siempre haya de este alimento en la nevera.

Los pimientos frescos se suelen encontrar todo el año en el mercado y son sencillos de asar en el microondas o en el horno, pero lo que es un poco engorroso es pelarlos y limpiarlos, además a temporadas los pimientos no tiene precio muy asequible. Una solución entonces es utilizar a pimientos asados de bote. En Makro y en los Hipermercados suelen tener botes grandes de pimientos asados a un precio bastante ajustado.

Como todo, va en gustos, pero a mi juicio muchas ensaladas o hervido de verduras mejoran de sabor si de vez en cuando se les añade algo de pimiento asado, así como es un complemento muy adecuado para un pescado o carne a la plancha, o para una tortilla francesa. A veces también los utilizo en sustitucion del tomate en las tostadas. Es otra variedad más en nuestro parco menú.

Aquí os dejo una receta de asar pimientos en el microondas de Ctistina Galiano para hacer en el microondas pimientos asados que asegura.  es el mejor sistema, el más rápido, el que menos calor produce en la cocina, el que menos ensucia y el que conserva mayor valor nutritivo precisamente por esa limitación de la temperatura”,. Si os decidis por asar vosotros mismos los pimientos mejor que comprarlos de lata seguir esta receta, casi seguro que no encontraréis otra más práctica en todo Internet, 

Yogur natural desnatado

El yogur es una base de salsas que puede sustituir a salsas grasas que tenemos prohibidas, como la salsa española o la mayonesa, tomado a su temperatura o ligeramente templado. Solo hay que revolver el yugueta natural individual, (para no hacer excesiva cantidad), desnatado y sin azúcar, los hay de diferentes marcas,   con lo que creas oportuno, pues siendo de sabor bastante neutro, (casi insípido), es diluyente adecuado de cualquier sustancia que tenga bastante sabor. Por ejemplo, se puede añadir un poco de mostaza, o pimentón dulce o picante, o ajo, o perejil, o alcaparras etc.

En Internet encontraras muchas fórmulas para estas salsas de yogur, no todas las podrás tomar porque algunas a veces los componentes son calóricos peor otras mezclas si las puedes tomar. Os dejo un link a unas que escribí yo.

Como muestra de lo que se puede hacer traigo una muy típica del este del Mediterraneo, que es la crema de yogur con perejil y albahaca, que tradicionalmente <comp<l < un< ensalada de pepinos.

La diferencia de tomar una estoposa pechuga de pollo a la plancha, unas no menos secas verduras a la plancha o simplemente unos espárragos, solos o acompañada de esta salsa de yogur, es como del día a la noche. Hay platos que con ella no parecen de régimen.

Mandarinas

De las salsas más agradables y compatibles con el régimen que he probado, es la de mandarina. Es muy sencilla, se aprovecha el recipiente donde hayas hecho los alimentos a la plancha, para añadir el jugo de una o dos mandarinas, según tamaño y remover para que a la mientras se espesa un poco el jugo al evaporar el agua, adquiera la poca grasa de la plancha y sobre todo el sabor tostado de lo que haya quedado pegado a la plancha. Cuando comienza a quedar un poco trabado y antes de que llegue a meloso, echar esa salsa por encima de lo que hayas hecho a la plancha.

La desabrida pechuga de pollo a la plancha pasa por este pequeño cambio a ser un “pollo a la naranja” bastante aceptable,

Como no siempre hay mandarinas, puedes probar con otros cítricos, pero a mi juicio suelen ser excesivamente ácidos, así que la solución es rebajar con un poco de agua la concentración y añadir un poco de azúcar y de sal con el fin de quede un punto acaramelado y no excesivamente ácido ni dulce, sin embargo para mi el cítrico ideal es la mandarina, y es su ausencia las naranjas, No he probado aunque me parecen excesivamente dulce, a falta de mandarinas, partir de un zumo de frutas concentrado, como pueda ser la piña, o los arándanos, pero es cosa de probar algún día.

Conclusión

No obstante, mejorar el sabor de los menús no te debe hacer olvidar cual es el objetivo del régimen, que es en unos casos, perder peso, y en otros, mantenerlo, y en cualquier caso, comer menos calorías que lo que comíamos antes,  alimentándonos con lo que engorda menos,. No nos engañemos, hagas lo que hagas, en estas condiciones la mesa no es un placer, pero puede ser al menos algo soportable. Por ello yo soy bastantee riguroso a diario y no me salgo del régimen dulcificado, ahora que trato solo de mantener el peso. Asi consigo un pequeño margen que me permite desquitarme de vez en cuando comiendo con parientes o amigos, En esos casos, no más de seis al mes, como de todo, solamente procurando no pasarme en cantidad, de lo más engorda, así como controlo el consumo de pan postres y bebidas.

A mi me compensa esos dias de asueto, más que picar todos los dias algo dentro de un orden , pero tampoco estoy seguro que eso que para mi es llevadero, vaya a serlo a para todos, cada cual tendrá que comprobar lo que puede y no puede hacer en su caso particular.

Suerte a todos, yo de momento voy cumpliendo el plan previsto y ahora pasado más de un año parece que ya el cuerpo se empiza a estabilizar en el peso deseado, aunque aun no he bajado la guardia.

Félix Maocho

PD.- Todos los post que he escrito sobre el tema los encuentras aquí en sentido inverso del más moderno al más antiguoí

Anuncios

2 mayo 2014 - Posted by | Vida Sana | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: