Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Libros – La línea invisible del horizonte, encumbra a Joaquín Berges como una de las mejores plumas

La Librería de Javier
18/4/2014

.
La línea invisible del horizonte
Joaquín Berges (Tusquets Editorial)
Colección Andanzas
294 Páginas – 18 €

El resto de la tarde transcurre en silencio. Volvemos a casa y decido cocinar, esta vez una fritada con todas las hortalizas maduras que encuentro tanto en la nevera como en la cesta de Sebastián. Es una forma de aprovecharlas antes que definitivamente haya que tirarlas al cubo de la basura. La caducidad de los alimentos ha dado lugar a muchas recetas parecidas, en las que se construye algo comestible partiendo de alimentos que están a punto de dejar de serlo. Tal vez me encuentre ante una metáfora de la vida. O de la muerte. (p. 211)

Joaquín Berges es un escritor al que sigo desde que me deslumbró con su primera obra El club de los estrellados. Después siguieron dos divertidas y muy bien escritas novelas, Vive como puedas y Un estado del malestar, que me confirmaron la valía de su persona como creador de historias y modelador de sólidos personajes. Estas tres obras, aún más las dos últimas, aportan una comicidad indiscutible y que nos hace pasar unos ratos de diversión muy saludable. Aparte de ello el autor es capaz de crear enredos y tramas en las que mezcla aspectos románticos con otros mucho más subversivos y surrealistas con una soltura sin par.

Cuando un autor ya consagrado saca una nueva obra suele haber dos posibles actitudes por parte del público lector: aceptación de la nueva con el deseo de continuación de las anteriores, ante lo que no exige demasiado sino simplemente una repetición de estilo, personajes o situaciones sin aportar nada especial, o la esperanza de que el autor aporte un nuevo registro, totalmente diferente, y que llegue a epatar al lector ya curtido en anteriores novelas, procurándole novedad y agradable interés ante nuevas perspectivas.Y en esta segunda posición yo me encuentro.

Suelo ser mucho más exigente ante los autores ya consagrados que ante los que publican su primera obra. Y es lógico. No concibo un escritor que se duerma en los laureles y que me ofrezca siempre la misma historia con ligeras variantes, lo que me lleva a pensar en producto de mercadotecnia y dinero fácil antes que en la creación de una obra artística y el esfuerzo de un escritor por ofrecer algo original y diferente al lector que paga por ello. Y en esta tesitura encaja la nueva novela de Joaquín Berges, una obra de madurez en la que con una escritura perfecta y de altura nos narra una historia de segundas oportunidades y de redenciones.

-¿Has pensado en cómo te gustaría morir?
– (…) No creo que nadie en su sano juicio piense en semejante cosa -respondo en un tono despectivo.
– (…) Te equivocas -responde ella.
-¿Tú has pensado en eso?
-Muchas veces.
-¿Por qué?
– (…) Quizá porque sólo hay una forma de nacer -responde-, pero hay mil maneras diferentes de morir. 
(p. 98)

La invisible línea del horizonte es una vuelta de tuerca en la obra de Joaquín Berges, consiguiendo una tesitura más profunda y trabajada, alejándose de sketches y la original comicidad de los libros anteriores. Esta obra goza de una milimetrada prosa tanto en los afilados -por cortantes y agudos- diálogos como en las páginas de narración y descripción de entornos y personajes. El autor mete una marcha menor a su escritura y nos ofrece una trama de reposada escritura, contada en primera persona, y con un despliegue de caracterizaciones y situaciones de estudiada profundidad.

Javier es un neurólogo que huye sin destino cuando atropella a una jabalina, matándola en el acto y destrozando su todoterreno. Unos lugareños le auxilian y cobijan, entre ellos Marina, mujer de oculto pasado, y la cual le ofrece su casa para que viva en ella hasta que le arreglen el coche en el taller del pueblo cercano. Y en esos parajes de montaña, con un infinito horizonte que queda dibujado tras un pantano que engulle al antiguo pueblo de la comarca, nuestro vaquero queda prisionero, tratando de desenmascarar el objeto de su huida así como los turbios recovecos de las existencias de sus anfitriones.

Pocas cosas puedo decir ante esta obra sino recomendar encarecidamente su lectura. Tanto más cuanto el lector ya haya leído alguna de las anteriores, y con ello que pueda descubrir la variedad de recursos de un escritor de raza. Y es que la nueva obra de Berges es una lección de escritura y sobriedad. Una obra que destila el sabor de los westerns clásicos del oeste -y no sólo por la denominación que el protagonista da a su coche a lo largo de la obra “mi montura”, un caballo pertrecho en espera de recuperación, el bar “cantina” del pueblo o la jornada de caza-, sino por las situaciones y parajes por las que transita la trama, una especie de Centauros del desierto en el norte de Aragón.

Pequeños misterios como son el eterno clavel blanco en el banco de la casa de Marina, junto a una bolsa de golosinas, se unen a otros de mayor calado, como son los ocultos pasados de todos los habitantes de ese pueblo perdido en la sierra o la inusitada estancia del protagonista en Sinia a pesar de los hechos acontecidos en día anterior a su llegada. Aunque, a fuer de ser sinceros y como suele ocurrir asimismo en las otras novelas de Joaquín Berges, el protagonismo se lo lleve Marina, la mujer presente en cuerpo y alma en toda la obra, eje indiscutible de la historia, ante el comportamiento pusilánime e infantil del personaje de Javier. Una obra de madurez para leer con calma y disfrutar tanto de su escritura como de esos pequeños misterios que nos reserva a través de sus páginas.

No es fácil aceptar que los deseos se cumplan, especialmente cuando son deseos prohibidos. A veces pienso que hemos sido educados en el fracaso para poder asimilar la frustración que supone no conseguir lo que queremos. (p. 237)

Joaquín Berges nació en Zaragoza en 1965. Es licenciado en filología hispánica por la universidad de su ciudad. Se dio a conocer con la novela El club de los estrellados (Premio a la Mejor Ópera Prima 2009, en el Festival du Premier Roman de Chambéry, Francia), a la que siguieron Vive como puedas (2011) y Un estado del malestar (Premio Cálamo 2012), dos desopilantes comedias que, gracias al boca a oreja de lectores y libreros, han logrado un prolongado éxito entre el público. Después de consolidarse como un autor cómico que ha hecho reír a más de veinte mil lectores con sus obras anteriores, Joaquín Berges vuelve con una magnífica novela de superación, de secretos y emociones ocultas, y quiebros de humor en los momentos culminantes.

Tranquila, reflexiva y mucho más estática, “La invisible línea del horizonte” encumbra a Joaquín Berges como una de las mejores plumas del panorama actual de la literatura española.

La Librería de Javier

Ficha técnica

Título: La línea invisible del horizonte
Autor: Joaquín Berges
Editorial:Tusquets Editorial
Colección Andanzas

ISBN:   978-84-8383-861-7
Lengua: CASTELLANO

País edición: España

Abril 2014
Formato: 11×16 cm
Páginas: 294
PVP:  18 €

 

 

 

Anuncios

27 abril 2014 - Posted by | Libros | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: