Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Los papeles secretos de Torre – El ciego

Por Félix Maocho
11/3/2014

Como siempre las notas vienen sin un nombre, una fecha, o un lugar, pero si no estoy confundido, Torre relaata la muere de Vicente Mosquete, el director de la ONCE, antecesor de Durán, y el artífice de transformar una obra social para ayuda a los ciegos, en una máquina de ganar dinero, un negocio de juego floreciente, Vicente Mosquete murió según se dijo de accidente, al caerse por el hueco del ascensor en su casa. No conozco a nadie, vidente o ciego, que le haya pasado que al abrir la puerta del ascensor, se encontrara que el ascensor no le estaba esperando, puede ser, solo digo que no conozco a nadie que le haya pasado, los ascensores hacen riudo que te avisan de que estan ahi y que se abre la puerta y no es solo mi opinión, el periodista Martín Prieto, que además es hijo de invidentes, también duda que fuera un accidente. Vosotros, ¿qué pensáis? – ¿No os suena raro que el director general de una empresa ligada al juego de azar, se caiga por el hueco del ascensor?.

Os dejo con el escrito de Torre.

 * * * * * *

 Segundo Escrito – El Ciego.

 Por Torre

No hay dos casos iguales entre los encargos que nos hacen, pero con todo, uno de los mas raros que he recibido es el de acabar con un ciego.

El hecho de estar en tal situación de superioridad sobre el oponente te hace sentirte incómodo. Sientes cierta repugnancia, parecida a la que debe sentir el cazador cuando le encargan que mate un animal doméstico. Pero si hay algo que no podemos ni debemos hacer es establecer   objeciones morales en nuestro trabajo. Nosotros no somos los que decidimos dar muerte a una persona, sino simplemente, quien lo lleva a cabo. La mano no siente remordimientos por llevar a cabo lo que el cerebro decide.

Durante algunos días seguí a mi víctima. Estaba claro que no creía que su vida corriera peligro. Aunque tenía un escolta, su trabajo era mas de lazarillo que de guardián y encima los días de fiesta no aparecía. Aparte, no seguía ninguna de las normas de seguridad básicas, tenia costumbres fijas y ordenadas, su coche se guardaba en un garaje sin vigilancia. La casa tenía un puerta de blindada, pero se podía entrar fácilmente por las ventanas, que carecían del mas mínimo sistema de seguridad. Podíamos pasar desde la ventana de la escalera de la casa a la ventana de la cocina sin grandes dificultades. O sea, que además de ser ciego, me lo ponía en bandeja.

Había recibido la orden de que la muerte no pareciese un asesinato, en estos caso podemos optar por un accidente imprevisto o una enfermedad fulminante. Me decide por el primero de los casos, cualquier accidente consecuencia de su ceguera tendría algún viso de credibilidad.

Decidido el tipo de muerte, faltaba como llevarlo a cabo, se me ocurrió entre otras alternativas, una caída por el hueco del ascensor. El resto fue sencillo. El ciego daba un paseo a primera hora todos los días de fiesta. Había un piso en venta en el edificio de enfrente de la vivienda. Un compañero se coló en ese piso y con unos prismáticos siguió las evoluciones del ciego por su casa.

Cuando vi0 que salía a la calle, me aviso por el transmisor y le dije que me ac visara cuando le viera volver, Me avisó y con una copia de la llave del portal entre en la casa. como cualquier inquilino, no habia nadie en el rellano y me quedé como esperando al ascensór, Oi abrir la puera y me aseguré que era él, estabamos solos en el portal , desde la escalera de servicio le vi acercrse al ascensor, me acerqué  tranquilamente, le cogí por la cabeza, y de un giro brusco le produje la rotura de la columna vertebral una lesión, no mortal, pero irrecuperable, instantánea silenciosa y limpia.

No estoy seguro si no se dio cuenta que me acercaba, o si sintió mi presencia, pero en cualquier caso, debió pensar que era un vecino, pues no opuso ningun tipo de defensa, pero eso ahora que importa.

Después de cerciorarme de su estado, sólo faltaba la escenificación final, subi el ascenor a un piso, abrí la puerta del ascensor con una llave de las que usan los ascensoristas y tire el cadáver de cabeza por el hueco de la escalera hasta el sótano. Tranquilamente emprendí la retirada por el camino que ya estaba previsto y ensayado, escalera arriba, subir a los tejados y bajar dos portales mas allá.

Cuando alcance la calle  se empezaba a arremolinar gente en el portal del ciego, tranquilamente me aleje andando de allí hacia el coche que había dejado aparcado en las proximidades, pasó a mi lado el vehículo de escolta destinado a cubrir mi retirada en caso de necesidad pero como no hice la señal convenida, continuaron sin parar. Todo el equipo había funcionado a la perfección

Si bien, dada la importancia del ciego, hubo varias investigaciones, nadie pudo asegurar que la rotura de cervicales no fuera efecto de la caída por el hueco del ascensor, y abrir la puerta del ascensor y que el ascensor no esté, será muy raro pero no imposible. El caso es que aun con todas las dudas el asunto fue cerrado como un accidente y el cadáver incinerado, por improbable que fuera, como me habían asegurado, no hubo el menor interés en estudiar cualquier otra posibilidad diferente al accidente fortuito.

Anuncios

11 marzo 2014 - Posted by | General

8 comentarios »

  1. Si bien no es el mismo caso, hace mucho tiempo se produjo una muerte similar, preparada. Con rigorismo criminal, a la cabina del ascensor se le quitó el suelo, reemplazándoselo por un delgado tablero de madera. La apariencia, para el usuario, era la de cabina normal pero, al entrar… la caída era mortal. Puede ser un mito urbano o una leyenda. Pero es previa a Internet: década de los ’50.

    Comentario por norquin | 12 marzo 2014 | Responder

    • Desconocía ese caso, y lo investigare en Internet, pudiera haberse utilizado en este caso, pues un ciego no puede distinguir si le han cambiado el suelo o no y por ejmplo un suelo de porexpan no aguanta el peso de un adulto por tanto cuando la vístima apoye su peso en el primer pié que meta en el ascensos caerá casi inevitablemente, (a no ser que se agarre a lo que pueda, como por ejemplo las puertas).

      Pero si bien es un “método muy ingenioso” de asesinato, se me ocurre que no es válido para el caso que quieras simular un accidente, pues los restos del falso suelo se precipitarán al foso del ascensor junto a la víctima y serán dificiles de retirar antes que se descubra el suceso.

      Claro que si solo quieres matar a alguien y tienes bien estudiado el modo y momento momento de sustituir el suelo rápidamente, para evitar matar al primero que entre, puede funcionar a la perfección, pero a mi se me ocurren muchas formas de matar a una persona sin intentar simular un accidente, bastantes más sencillas y efectivas.

      Comentario por felixmaocho | 12 marzo 2014 | Responder

  2. Hola… Este escrito… ¿es una ficción que explica la teoría del asesinato?

    Comentario por lunnaris2013 | 8 marzo 2017 | Responder

  3. ¿Dónde se lee la opinión de Martín Prieto sobre el tema?

    Comentario por lunnaris2013 | 8 marzo 2017 | Responder

    • ¿Tu, qué crees? – ¿Realmente crees que un ciego se mete en una cabina de ascensor, sin asegurarse que la cabina está en su piso? ¿El ascensor de tu casa hace ruido al abrir las puertas? ¿Crees que este ciego, además de ciego era sordo?

      Comentario por felixmaocho | 9 marzo 2017 | Responder

      • Lo que más me llama la atención, es que en el periódico El País, (que no sé por qué, ¿parece el único que se hizo eco de la noticia o el único donde se encuentra ahora en Internet?) se diga que LA COMUNIDAD DE VECINOS QUISO PRESCINDIR DE LOS SERVICIOS DE MANTENIMIENTO del ascensor, cuando lo normal es que una máquina de esas imponga el suficiente respeto como para no prescindir de esos servicios, que por otra parte no serían muy caros. Y sí, también lo que tú dices; pero ignoro si en los años 80 se podía abrir una puerta de ascensor y que éste no estuviera ahí…. ahora creo que eso es imposible. Entonces… ¿alguien entendido en mecánica manipuló ese ascensor? ¿puede ser que fallara… pero entonces cómo se explica que la víctima no se diera cuenta… o puede que se confiara y solo fuera un accidente?. Y este escrito…. ¿se lo ha mandado a usted alguien de verdad?. Yo conozco a un señor en silla de ruedas que vendió cupones de la OID, y fue el primero en decirme que a ese hombre le asesinaron y aquí está en mi blog: http://vuelaave.blogspot.com.es/2017/03/ni-libre-mercado-ni-garantias-para-los.html

        Comentario por lunnaris2013 | 9 marzo 2017

      • No lo voy a aclarar más, lo que está escrito es lo que hay.

        Comentario por felixmaocho | 9 marzo 2017

  4. Claro… ¿Viste lo del blog?. Antes de entrar aquí porque alguien me puso este enlace, ese señor de la foto, ya me dijo que le habían asesinado. Hoy le veré y se lo diré.

    Comentario por lunnaris2013 | 10 marzo 2017 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: