Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Un régimen para adelgazar – Cómo hacer régimen y no cargar con tu “cruz” a los demás

Por Félix Maocho
26/2/2014

Quienes hacemos régimen de adelgazar, acabamos con frecuencia, siendo un incordio difícilmente soportable para todos los que le rodean. Si no pones especial cuidado, generas molestias inevitables, derivadas de nuestra especial alimentación, pues el régimen te transforma en un ser que come cosas diferentes, con todo lo que ello conlleva de alteración, a lo largo de todos los eslabones de la cadena que llevan a los alimentos, del supermercado a la mesa.

Conviene tratar de limitar y minimizar en lo posible las molestias que inevitable ocasionaremos y buscando conseguir que nuestro voluntario “castigo”, no se transforme en una no deseada carga para el resto de nuestra familia.

Unas veces, con la intención de hacerte más grato el comer de régimen y otras, por evitar guisar en la cocina diferentes menús para cada miembro de la casa, personas que no están a régimen, te “acompañan” comiendo lo mismo que tu comes. Esta actitud ,es lo que yo llamo “hacer régimen solidario” y conozco casos, en que esta práctica se ha extendido por decreto ley a toda la familia, (incluido el perro). Se han puesto a régimen a una familia, por la sencilla razón que uno de sus componentes, debe comer, sin sal, o tomar comida poco calórica.

Un grave riesgo los “Regímenes solidarios”

Debes esforzarte en facer comprender a tus parientes, que lo tuyo es tu problema y que nada tiene que ver, con los problemas de los demás. De igual forma, que cada cual toma las pastillas que necesita para sus enfermedades y sería absurdo, que tomasen todos los familiares las mismas, hay que hacer comprender, que uno a veces, tiene que comer de forma diferenciada del resto de la familia y es un absurdo, que la familia le imite.

Esta actitud, errónea pero frecuentemente bien intencionada, es especialmente atractiva en las familias de solo dos miembros, (como lo es la mía actualmente), pues siendo dos, es mucho más fácil caer en la tentación, de hacer un único menú para los dos, lo que a corto plazo, lleva a comer un “menú de consenso”, que ni es el adecuado para el que está a régimen, (suele tener más grasas e hidratos de lo que le conviene), ni es el deseado por quien no lo está, que generalmente lo encuentra, (con razón), insulso. Por ello convienen imponer la norma, de que el que está a régimen come “diferente” de el resto, aunque “el resto” sea solo otra persona.

Mucho ayuda a implantar esa norma, el que uno mismo se procure la intendencia de la mayor parte de los platos que componen el menú de régimen que tenemos que comer. Y digo, la intendencia, pues no solo se centra en “cocinar” tu plato diferente, sino ser autosuficiente desde el momento de la compra de los alimentos, a la limpieza de la cocina una vez que acabas tus guisos.

Afortunadamente la sencillez del régimen de adelgazar de la Dr, Belén Sierra permite fácilmente esta autosuficiencia.

Desayunos, almuerzos y meriendas

Para desayunos almuerzos y meriendas, el café es similar al del resto de la familia y hoy la leche descremada, tambien suele ser de uso generalizado. Si no fuera así basta que te compres una caja de 6 bricks, para que tengas leche para unos quince días aproximadamente.

En cuanto al pan Rocondo, sin sal ni grasas, lo venden en bolsas grandes. Un par de estas bolsas pueden procurarte tostadas para unos quince días. Por otra parte, con una docena de las latas de sardinillas , (u otro pescado en aceite) y de mejillones,  igualmente te provees de suficiente materia prima para unos 15 días de meriendas y almuerzos.

Respecto de otro componente de nuestros almuerzos, la (plastificada) pechuga de pavo, sin grasa ni sal, de “El Pozo”, después de varias pruebas, por practicidad y precio, he optado por comprar en la charcutería del hipe, un kilogramo cortada en lonchas, guardado en cuatro paquetes de 250 gr cerrados al vacío. De esta forma se conserva  largo irrumpo en la nevera, (no guardar en el congelador, pues al helarse se destroza su textura.

Falta el último elemento, el tomate que se añade a las tostadas, que aparte de añadir saludables sales y vitaminas, da cierta gracia a unos elementos, como el pan sin sal o el pavo de El Pozo, que son más bien insípidos.

Suelo hacer una pasta similar al “tumaca”  con el  “Minipimer”, poniendo en el vaso de la batidora dos tomates, cortados en trozos, con algo de perejil, un ajo, y dos chorrito de aceite y vinagre,. No se exactamente lo mismo que el “tumaca, posiblemente  es peor, pero es mucho más cómodo y limpio de hacer y muy rápido, (tardo menos de cinco minuto), y ademas con dos tomates sale más o menos “salsa de tomate” para unos tres días , la guardo todo en crudo en un bote de conservas de cristal  y se conserva en la nevera más de una semana.

Comidas y cenas

Las verduras son el peso mayor de la comida, yo suelo compara la mitad frescas y la otra mitad congeladas, Las frescas las tomo en ensaladas, (sobre todo con el buen tiempo), a la plancha  (hechas en una “Princes”  eléctrica, asadas (pimientos) y cocidas. Generalmente los pimientos y la verdura cocida, la suelo hacer en cantidad para comer en dos o tres veces. Los pimientos asados son un complemento muy agradable para añadir a cualquier plato de ensaladas, carnes o pescados a la plancha, sin que añadan una cantidad importante de calorías. Yo los considero uno de los alimentos más útiles en el régimen e comidas para combatir uno de sus riesgos, el hastío y aburrimiento que produce la comida de régimen.

Como solo voy al hipermercado cada quince días, la primera semana suelo tomar verdura fresca y la segunda congelada. Esta última la cuezo con poquísima agua, tapada con un plástico dentro del microondas.

De segundos platos, que se toma solo uno  al día suelo poner pechugas de pollo y de pavo (suelen quedar mejor el pavo y algún pescado, como el salmón, o el bonito, en rodajas, hecho a la plancha, o pescados tipo dorada, o lubina y hecha a la espalda e el gratinado con un poco de aceite y sal de ajo. Podía añadir ternera, pero sinceramente a la plancha y sin sal no sabe a nada y es mucho más cara que el pavo.

Para verduras y pescados suelo hacer algunas salsa ligeras, que otro día explicaré con detalle, que ayudan dar cierta gracia a lo que comes añadiendo una limitada, pero necesaria, variedad de sabores a lo que comes.

Postres

Solo fruta y una vez la día. Yo suelo poner fijo kiwis, pues tomados por la noche me regulan los intestinos sin necesidad de píldoras. Desgraciadamente es casi imposibles de encontrarlos en su punto, de madurez, así que los compro como los venden y dejo que maduren en la cocina, algunos tardan varios días. Otra fruta muy agradecida es el fresón, aunque el actual no tiene mucho sabor, ya estamos en época. Cambien compro mandarinas, (o en su defecto la naranja lo más dulce posible), pues las tomo, no solo como fruta, sino que utilizo su jugo para aderezar ensaladas y para hacer una salsa de naranja, concentrando un poco de jugo con los restos de aceite de la plancha donde he hecho el pollo o el pavo. Siempre es mas agradable y jugoso “pollo a la naranja”, que tomar un sucedáneo de estropajo hecho cono pechugas de pollo a la plancha.

Suelo añadir algunos yogur desnatado naturales, que a veces acompañan a la fruta, por ejemplo a los fresones, y otras veces los utilizo de base para hacer salsas para mis verduras y carnes utilizado el yogur batido como sucedáneo del aceite o la mayonesa, en salsas de toda la vida, como la salsa rosa, o mezclando con algo de mostaza o hierbas aromáticas.

Var’ios

El aceite  es otro producto que moderadamente entra (en crudo) dentro de lo que es la dieta. Procuro que sea virgen y con aroma, pues si va a ser escaso, al menos que aromatice fuertemente, ·

Como ven tanto la compra como para su cocinado, no requieren ni mucho tiempo ni especiales conocimientos y conviene hacerlo por nosotros mismos ara no cargar al resto de la

Lista de la compra

Así pues, la lista del super para quince días sería mas o menos la siguiente

Desayunos y meriendas

  • 6 bricks de leche desnatada
  • Café
  • 2 paquetes grandes de tostadas Rocondo sin sal ni grasa
  • 12 latas variadas de sardinillas, melvas, o atún en aceite, y mejillones  (en escabeche o en salsa de ostras)
  • 1Kg de lonchas de pechuga de pavo sin grasa ni sal de “El Pozo” en cuatro paquetes al vacío.

Comidas

  • Verduras frescas variadas, según mercado,  (en total cuatro kilos)
  • Pimientos verdes y rojos, calabacinos, berenjenas, coliflor/brócoli, champiñones, zanahorias, lechuga/escarola, cebolla, espárragos, puerros etc.
  • Verduras congeladas, (en total 3 kilos)
  • Alcachofas, coles de bruselas, judías verdes, menestra, etc
  • Fruta 2kg
  •  Kiwis, mandarinas, fruta del tiempo
  • Pescado para plancha 5/10 raciones
  • Salmón, bonito, Dorada, Lubina,
  • Carne
  • Pechas de pollo, pechugas de pavo

Varios

  • 4 Yogures  naturales desnatados
  • Aceite de oliva intenso
  • Vinagre de Módena
  • Ajos y sal de ajo ( sustitutivo en mi caso de la sal común)
  • Perejil
  • Mostaza
  • pimentón y hierbas aromáticas (Orégano),

Esta lista debe complementar o sustituir en algún caso la lista quincenal del suministro habitual de la casa.

Félix Maocho

PD.- Todos los post que he escrito sobre el tema los encuentras aqu en sentido inverso del mas moderno al mas antiguoí

26 febrero 2014 - Posted by | Vida Sana | ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: