Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Libros – Los años de peregrinación del chico sin color, es dificultoso sacar el jugo de una novela japonesa

La Librería de Javier
28/12/2013

Los años de peregrinación del chico sin color
Haruki Murakami (Tusquets Editorial)
Colección Andanzas
314 Páginas – 19,95 €

Aunque podamos ocultar los recuerdos, no podemos borrar la Historia. (p. 171)

La cultura japonesa en difícil de entender en su correcta medida por varias razones. Sus claves de cultura e historia son muy diferentes a las occidentales. Todo viajero de Europa o América que haya viajado a Japón habrá sentido dentro de sí unas impresiones que no ha tenido en ningún otro país del mundo. Cuando me preguntan por mi opinión sobre ese país, en el que estuve pasando un verano hace tiempo, exactamente en el año 2008, suelo responder que viajar a Japón no es salir al extranjero, es viajar a otra galaxia, a otro universo muy lejano y diferente al nuestro. No tiene absolutamente nada que ver. Y  entender las claves de su pensamiento, de su forma de ser y de sus costumbres no es nada fácil.

He tenido -y tengo- relación con ciertas personas a las que he tratado muy estrechamente y, a la hora de relacionarme con ellas, y por utilizar un lenguaje de cierta simbología informática, he tenido que “cambiar de sistema operativo”. Es muy dificultoso sacar el jugo de una novela japonesa a la hora de traducirla el español o a cualquier otro idioma occidental.

Y esa gran dificultad es un lastre que lleva a endosar una tara estimable a todo libro que llega a nuestras manos, salvo en muy raras y contadas ocasiones. Y ésta no es una de ellas. La lectura de “Los años de peregrinación del chico sin color”, del sempiterno aspirante a Nobel de las Letras Haruki Murakami, nos deja fríos, sin llegar a captar los verdaderos sentimientos de los personajes. Unos personajes que son unos seres que se mueven a través de unos parámetros que para nosotros, los occidentales, son bastante intrincados de conocer, tanto más por el mero hecho de simplemente leer ciertas obras niponas. Y ese es el escollo con el que me topo cada vez que cojo una obra de Murakami.

“Los años de peregrinación del chico sin color” es la historia de Tsukuru Tazaki, un joven de unos 40 años que arrastra un grave trauma desde su juventud. El grupo de amigos inseparables con el que estaba en su juventud, cinco en total, es el motivo de su existencia. Al ingresar en la universidad, y con ocasión de una vuelta al pueblo en un tiempo de vacaciones, se da cuenta de que sus cuatro amigos de la infancia le hacen el vacío. Incluso uno de ellos le ruega que desaparezca, que no quieren verle nunca más. Tsukuru cae en picado en una grave depresión; hasta piensa en el suicidio. Muchos años después se echa una novia que le hace ver que tiene asuntos que resolver con el pasado para poder seguir viviendo como una persona normal. Y gracias a ella, y a su mediación para obtener los datos actuales de sus antiguos amigos y así ajustar cuentas con el pasado, consigue encontrarlos y aclarar esa duda que era el cáncer de su vida actual.

“Los años de peregrinación del chico sin color”, como todas las de este famoso escritor japonés, se mueve por terrenos oníricos y de frustraciones sentimentales. Sus obras cabalgan entre la filosofía de vida oriental, pragmática y críptica, y la occidental, en la que los personajes desempeñan unos trabajos y vidas con muchas connotaciones relativas a los tiempos que corren y a la sociedad capitalista actual. Estos parámetros son ya suficientes para la confrontación de pareceres y existencias.

En la presente novela nuestro protagonista se desarrolla desde un principio acomplejado por los nombres de los amigos, en los cuales hay dentro de cada uno de ellos un ideograma de un color, cosa de la que él carece. Pero ese grupo de amistades, en el cual se vetaba cualquier tipo de relación sexual o íntima, le castra ineludiblemente hasta muchos años después. Su frustrado amor por Shiro, una de las integrantes de este grupo, hace que tenga ciertos sueños eróticos en los que entra en escena un amigo suyo, hecho que le produce una duda frente a su sexualidad. Será al conocer a Sara, mujer madura con la que mantiene unas sanas relaciones sexuales, cuando su vida tome un rumbo diferente.

Desde el mes de julio del segundo curso de carrera hasta enero del año siguiente, Tsukuru Tazaki vivió pensando en morir. Entretanto, cumplió veinte años, pero esa muesca en el tiempo no significó nada para él. Durante esos meses, la idea de acabar con su vida le parecía de lo más natural y legítima. Todavía ahora, mucho tiempo después, ignoraba la razón por la que no había dado ese último paso, a pesar de que, en aquel entonces, franquear el umbral que separaba la vida de la muerte le habría resultado más fácil que tragarse un huevo crudo.

Si Tsukuru no llegó a consumar el suicidio fue quizá porque su fijación con la muerte era tan pura e intensa que el modo en que podría suicidarse no se asociaba en su mente a una imagen concreta. En su caso, la concreción era más bien un aspecto secundario. De haber tenido a su alcance una puerta que condujese a la muerte, la habría abierto sin titubear, sin pensárselo dos veces, como una prolongación de su día a día, por así decirlo. Pero, por fortuna o por desgracia, no encontró a mano esa puerta (p. 9).

La obra de Murakami se mueve entre los parámetros a los que nos tiene acostumbrados. Sociedad de contradictorios valores, choque de civilizaciones, entronque de la sexualidad como problema más que como opción y la dificultad de entrar en la edad madura sin haber resuelto los cabos sueltos de la adolescencia. Son temas en los que el escritor se mueve a gusto en sus varias novelas. Tsukuru es un joven con grandes ansias de comunicación, como así nos lo hace ver la actividad a la que se dedica, constructor de estaciones de ferrocarril, y que le cautiva desde la infancia. Y en ellas se refugia cada vez que quiere algo de soledad y desea encontrarse consigo mismo. Una característica que borda el autor de la novela en el capítulo de clausura de ella.

Allí describe a la perfección este mundo subterráneo cuando nos relata el intrincado laberinto de Shinjuku, la inmensa estación de metro de Tokio y un extraño universo bajo tierra. Un universo comparable al de los sentimientos de Tsukuru. Su gran creatividad, el ansia de conocer los motivos de su fracaso dentro del grupo y la importancia que da a los sueños serán los motores que le guiarán en esta trama que, a gusto del autor, queda abierta para que sea él, el propio lector, quien ponga el final que le apetezca. En medio de todo ello quedan aspectos tan de la cultura japonesa como son los sueños, la relación de las fases de nuestra vida con las etapas de la naturaleza o la simbología de los colores en ideogramas, hecho que los occidentales somos incapaces de concebir y que lastran en cierta medida la correcta comprensión de esta triste novela de iniciación.

Haruki Murakami (Kioto, 1949) es uno de los pocos autores japoneses que han dado el salto de escritor de prestigio a autor con grandes ventas en todo el mundo. Ha recibido numerosos premios, entre ellos el Noma, el Tanizaki, el Yomiuri, el Franz Kafka o el Jerusalem Prize, y su nombre suena reiteradamente como candidato al Nobel de Literatura. En España, ha merecido el Premio Arzobispo Juan de San Clemente, la Orden de las Artes y las Letras, concedida por el Gobierno español, y el Premi Internacional Catalunya 2011. Tusquets Editores ha publicado doce títulos: nueve novelas —entre ellas la aclamada Tokio blues. Norwegian Wood—, la personalísima obra De qué hablo cuando hablo de correr y dos volúmenes de relatos: Sauce ciego, mujer dormida y Después del terremoto. Con Los años de peregrinación del chico sin color, su obra más reciente, precedida por el millón de ejemplares vendidos en Japón en pocas semanas, Murakami ofrece a los lectores una bellísima novela sobre la amistad, el amor y la soledad de aquellos que todavía no han encontrado su lugar en el mundo.

“Los años de peregrinación del chico sin color” es una obra más de Murakami, intimista y de iniciación, en la que plasma su particular mundo y que gustará sin lugar a dudas a todos los seguidores del autor.

La Librería de Javier

Ficha técnica

Título:Los años de peregrinación del chico sin color
Autor: Haruki Murakami
Editorial: Tusquets Editoria
Colección Andanzas
Narrativa Novela
ISBN: 978-84-8383-744-3
Lengua: CASTELLANO
Octubre 2013
Páginas:320
PVP  19,95 €

28 diciembre 2013 - Posted by | Libros | ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: