Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Un régimen para adelgazar realmente efectivo – Fracaso del régimen, los kilos vuelven por Navidad

Por Félix Maocho
19/12/2013 

Dos palabras socializar y Navidad han cambiado diametralmente de sentido en los ultimo decenios. Socializar era la acción política de tratar de igualar la sociedad, hacernos a todos pobres, pero iguales, sin embargo con la caída del Muro de Berlín, esta acepción ha caído en desudo, para pasar a ocupar el primer puesto la acepción, hacer vida social, o sea reunirse con amigos y conocidos. Navidad por su parte era la época en la que se conmemoraba el nacimiento de una persona humilde en una cuadra de Palestina, entre una mula y un buey. También ha perdido su acepción religiosa y hoy es un periodo continuado de fiestas que son el modelo por excelencia del consumismo y de la ostentación más desbordada.

Por tanto socializar en Navidad es hoy equivalente a reunirnos un día si y otro también, alrededor de mesas repletas de las mas variadas apetecibles viandas, seguidas postres dulces hasta el empalague que se prolongan en largas sobremesas con bebidas y turrón. O sea, aquello que los que estamos a régimen, más necesitamos que nos pongan a nuestro alcance.

Desde luego a nadie aconsejaría ponerse a régimen en vísperas de la Navidad, y por ello he aconsejado a una amiga retrasar el comienzo del régimen de adelgazamiento hasta después de estas fiestas. El problema es, que yo por ejemplo, empecé el régimen en febrero del año pasado, pasadas estas fiestas y he conseguido bajar 22 kilos, pero aun estoy, (y por mucho tiempo, quizá lo que me reste de vida), en la siguiente fase, tanto o más importante que el perder peso, que es mantenerse estable en el nuevo peso, y para ello, sigo un régimen atenuado, pero muy similar al de adelgazar.

Por supuesto el régimen actual es más laxo y menos aburrido que el que me hizo perder peso, pero no contempla que consista en comenzar una cena tomando sopa de almendras, como entrante, seguir con una ensalada de langostinos, continuar cordero asado con patatas panaderas, añadir postres a degustar, entre las siguientes especialidades, tocinillo de cielo, arroz con leche, trata de chocolate. Para finalizar con una sobremesa de café y bebidas mientras se degustan los típicos dulces de Navidad, como turrón, (de diversos tipos ), guirlache, polvorones, algunas yemas, y frutas escarchadas que ponen una nota de color. O sea cena que ella sola sobrepasar largamente las 2000 calorías que tengo recomendadas para todo el día.

Así que o bien me vuelvo un ermitaño alejado del mundanal ruido y sobre todo de parientes o amigos, o sufro las de Saín, viendo pasar sin probar por delante de mis narices, los más apetecibles platos, o mando todo al garete y recupero en un mes, los 22 kilos que he perdido y alguno mas que me encuentre por el camino. De modo que, ¿ qué podemos hacer ?

No estoy dispuesto a pasar estas fiestas renunciando a los eventos que me propongan, pues incluso por encima de mi salud, está el ver, comunicarme y sintonizar con todas aquellos que representan algo en mi vida, mi familia y mis amigos. Eso implica inevitablemente salirme del régimen y comer de todo y dar por supuesto que engordaré, pero a pesare de todo, intentaré engordar lo menos posible y volver a mi peso en el menor tiempo, una vez pasadas las fiestas. Para ello voy a seguir d en estas fiestas y dentro de lo posible las siguientes pautas:

1º – Hacer régimen riguroso, aquel que me llevaba a perder 5 kilos en un mes, siempre que sea posible, es decir en los días y fracciones de días en que no tengo fiestas con parientes y amigos. En esos tiempos libres de festejos y jolgorios, extremaré el cumplimiento del régimen a los niveles que tenía cuando el propósito eran adelgazar y que he explicado con detalle en este post.

2º – Puesto que voy a comer de todo, trataré comer más de lo que es habitual, en aquellos, (pocos). alimentos que son bajos en calorías y reduciré el tamaño de las raciones, de aquellos que son muy calóricos, de modo que de la sensación de haber comido, se encarguen mayoritariamente los alimentos mas ligeros de calorías a los que haya tenido acceso.

3º – Pondré especial cuidado en los picoteos entre horas, procuraré limitarme, dentro de lo posible, a beber bebidas frías “light”, como la Coca Cola Light, o la cerveza Damm, sin alcohol y bajas en calorías, pues estas bebidas sacian, sin aportar calorías, al gastarse las pocas que aportan, en elevar la temperatura de ingestión del líquido a la del cuerpo humano. Trato de eliminar o al menos reducir la ingestión de “chucherías” que son auténticas bombas caloróricas, reduciendo a comer aquellas que realmente me apetecen, pero tratando de no caer en el acto mecánico de masticar sin cesar pequeñas bocados uno detrás de otro, como pueden ser el devorar de las almendras.

Comenzado el mes de Diciembre ya llevo celebradas varias comidas de hermandad con diferentes grupos de amigos y conocidos, en muchos casos estas comidas son la única vez que tengo de ver a algunas personas, como ex compañeros de trabajo y algunos amigos de amigos, a los que las circunstancias de la vida nos han apartado, pero de los que sigo guardando gratos recuerdo del tiempo en que nuestros contactos eran mas habituales y con los que me gusta mantener al menos este fino hilo de contacto.

También abundan las reuniones familiares que inevitablemente acaban en generosas comidas, meriendas o cenas, realizadas con motivo de la llegada de parientes residentes en lejanos lugares, pues mi familia, como tantas otras, ha sido dispersada por la crisis por todo los lugares del mundo, Hoy tengo parientes repartidos desde África a Noruega y de México a China y estos días son los únicos para verlos nuevamente en persona y no por WhatsApp

A 19 de diciembre, con bastantes de estos festejos por medio, he engordado hasta el momento 400 gramos. Como aun están por pasar las fechas más importantes de la Navidad, calculo que de aquí a mediados de enero, es decir un mes mas, siguiendo este plan engordaré inevitablemente kilo y medio más. En total las Navidades me supondrán añadir dos kilos, cifra que si alguien me asegurara, firmo sin dudarla.

Ya os contaré como me ha ido y cuando vuelvo al peso que me he propuesto. Felices y no muy engordantes Navidades a todos.

Félix Maocho

19 diciembre 2013 - Posted by | Vida Sana | ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: