Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Un régimen para adelgazar realmente efectivo y sin pasar hambre

Por Félix Maocho
20/10/2013 

En enero de este año inicie un regimen para adelgazar, En los tres primeros meses perdi 18 kilos pasando de los 92 kg a los 74 kg. Desde entonces, mi peso se ha estabilizado en  los 73 Kg,, para ello sigo otro régimen, destinado a evitar el “efecto rebote” que inevitablemente suele presentarse en los regímenes de adelgazar.

Lo más asombroso de este régimen, es que no pasas hambre, ni tienes que hacer más ejercicio del que haces habitualmente, razón por la cual, es relativamente fácil de seguir. Por otra parte, es absolutamente natural, no necesita de medicamentos ni de compuestos dietéticos y en consecuencia, aparte de sano, es bastante económico.

Después de la experiencia personal de casi un año, me atrevo a comentarlo en mi blog, pues estoy convencido de lo adecuado y poco peligroso que puede ser. aplicarlo, no como en mi caso para perder 18 Kilos, sino simplemente para quien quiere perder unos cuanto kilos de más, (digamos como máximo 5 kilos). En caso desear perder más peso, aconsejo ponerse en manos de un dietista, pues llegando a esos niveles, como con todos los regímenes, pueden aparecer descompensaciones alimentarias, que hay que vigilar y tratar.

Más o menos hacia los 19 años, cuando acabé de crecer, alcancé un pero de 78 Kilos, que para una persona de 1,73 mts, de altura, no era ni poco ni mucho, fuerte pero no gordo.

Así seguí toda la vida, estable con ese peso, aunque no con el volumen, pues el paso de los años iba trasladando, los músculos de las extremidades hacia el ombligo, de modo que a mis 55 años, seguía con el mismo peso, pero (lógicamente), no con la misma figura, aun que de todas formas la cosa era aceptable.

Tomé entonces la decisión de dejar de fumar. Yo fumaba diariamente dos cajetillas de tabaco y pensé que seria muy duro el dejarlo, pues la publicidad siempre ha hecho hincapié en la venta de sustancias que eliminan el ansia del tabaco. Se de otros que les ha costado mucho dejar de fumar, por lo que si digo que yo nunca sentí ese ansia no quiero decir que dejar de fumar de tabaco sea sencillo, sino solo  que a mi me costó menos de lo que esperaba.

Si bien estas preparado para soportar el ansia, pues todos te lo predicen, nadie te dice que fumar suele suponer un aumento de peso. Resulta que es algo habitual, pues si hablas con exfumadores, todos te dirán que aumentaron de peso desde que dejaron de fumar.

Son muchos los variados motivos que te llevan a engordar y no viene al caso que los enumere aquí, tan solo diré que en mi caso me supuso aumentar DIEZ KILOS es decir de pasar de pesar alrededor de 78 kilos a pesar 88 kilos.

Había pasado a ser un señor claramente gordo con una abundante barriga y esto unido a problemas pulmonares derivados de años de fumar como un carretero, me llevaron a padecer grandes dificultades por ejemplo a la hora de subir cuestas empinadas en las excursiones por el monte.

Por otra parte mis constantes vitales comenzaban a decompensarse, yo que siempre habia tenido baja la tensión llegue a alcanzar los 20 de maxima y tenía alto nivel de colesterol, trigliceridos y todas. Presentandoseme un primer ataque de gota. 

En las Navidades pasadas, a mis problemas con el peso se sumó, el resultado lógico de mantener las copiosas y abundantes comidas que se celebran con ese motivo. En mi caso la cosa se agravó pues teniendo un hijo desplazado en Valencia que por motivos laborales, no pudo hacer vacaciones en las fechas tradicionales de Navidad, Fin de Año y Reyes , por lo que, para poder celebrar con el un simulacro de la fiestas tradicionales celebramos las comidas de la celebración a otros días próximos en los que él libraba. En consecuencia las ya abundantes y comilonas de Navidad se transformaron en el doble en mi caso.

Las consecuencia de tantas comilonas se hicieron notar y a mis ya abundantes 88 kilos se sumaron otro cuatro llegando a los 92 Kilos en enero del 2013, después de múltiples y reiterados días de celebraciones familiares navideñas, de esas que comienzas a las una y media  tomando unos entrantes de queso, langostinos y cervecicas, para acabas a las cuatro y media, pasando por tres/cuatro/cinco platos y postre, mas turrones con el café, que se empalma con unos bomboncitos que tomamos mientras tratamos de eludir el regalo del amigo invisible comprado en un chino por uno de los parientes, hasta que se hace la hora de la cena, iniciada con la sopa de almendras , y acabada  con el cava para mojar los últimos polvorones de Estepa.

El caso es que con ese tonelaje fui al me presente a una cita rutinaria con mi médico de cabecera la Doctora Belén Sierra. Quien conozcan a esta doctora, no necesita más explicación, fue verme entrar por la puerta de la consulta y tiró de una misteriosas estadísticas que guarda en su ordenador, y me dijo mas o menos, que con mi edad, nivel de colesterol, tensión y peso, llevaba casi todas las papeletas para la rifa de un infarto, que probablemente no me mataría, porque no iba a tener tanta suerte, pero que por ejemplo me dejara hemipléjico para los restos, y que me iba a poner un régimen, y que dedicaría más parte de su tiempo a vigilarme, pero que si no adelgazaba me daba de baja de su lista de pacientes.

Resumiendo me puso un régimen de comidas y en tres meses he adelgazado 18 Kilos, y me he tenido que comprar todo un vestuario cuatro tallas mas pequeñas, y lo más asombroso, no he pasado nada de hambre y dentro de lo que cabe, es bastante soportable, pues se basa fundamentalmente en comer todas las verduras que quieras, (y las que no quieras), y dejar de comer prácticamente casi todo lo demás.

Ha pasado casi un año desde que comencé el régimen, en los tres primeros meses perdí 18 kilos situando mi peso alrededor de los 74 kilos que consideramos tanto la doctora como yo que eran adecuados a mi estatura. A partir de entonces el objetivo ha sido estabilizarme alrededor de los 73 kilos, y sigo vigilando mi peso, pues la experiencia me dice que es mucho más fácil bajar de peso que mantenerse en el nuevo peso.

Yo soy contrario a hacer regímenes de adelgazar severos sin el debido control sanitario. A mi la Doctora Sierra me controló todo el proceso de adelgazamiento y aun sigo haciéndome chequeos periódicos.   A mí, me han controlado cada veinte días, con un control de peso y tensión  y cada dos meses más o menos más profundamente con análisis de sangre y orina.

Sin embargo una cosa es un régimen para bajar 18 kilos en tres meses, como he tenido yo y otra cosa muy diferente, es ponerse una semana de dieta para bajar dos kilos de más, cosa que no creo ponga en riesgo la salud de nadie.

Por si os es útil, pero repito una vez más, para bajar un par de kilos, en sucesivos post iré explicando el régimen, así como mi experiencia personal de que yo opino sobre él, tanto en lo referente a los motivos que le hacen ser tan eficaz, como os explicaré los trucos que he encontrado para hacer más soportable estar comiendo monótonamente verduras, así como los no menos útiles trucos, para simplificar en lo posible el tener que cocinar platos diferentes a los que se tienen previstos para los que no tienen que hacer régimen.

Félix Maocho


20 octubre 2013 - Posted by | Vida Sana | , ,

6 comentarios »

  1. Eso nos ha pasado a muchos, que a partir de una edad empezamos a coger peso, nosotros no lo apreciamos, nos encontramos bien, pero todos los indicios indican lo que la mádico indicaba.
    No soy partidario de dietas, aunque pienso que es necesario mantenerse en estado saludable.
    Y lo dejar de fumar, a mi me supera, es una necesidad que no conseguiré quitarme. Sin embargo lo que indicas es cierto, a algunos les resulta sumamente fácil el dejarlo, lo digo por mis dos hermanos ambos fumadores y que lo dejaron sin grandes sufrimientos, sin embargo a mi me cuesta sobremanera.
    Lo que es cierto es que como hemos de morir que sea de la forma menos traumática, no por vivir más hemos de dejar esas pequeñas ilusiones y escasos placeres que nos quedan de comer lo que nos satisface, estoy de acuerdo en que quedar en estado hemipléjico seria muy duro, sobre todo a los familiares que deben mantenerte, lo mejor es dejar la existencia repentinamente y sin causar molestias a los demás.

    Comentario por ARMANDO | 26 octubre 2013 | Responder

    • Estoy de acuerdo en cuanto a la forma de morir, me gustartia hacerlo repentinamente, pero eso no sé como se puede conseguir sin recurrir al suicidio. No me importaria morir de repente, pero he de confesar que tampoco tengo prisa por morime y si siento mucha curiosidad por conocer lo que pasará mañana, razón por la cual no llega a convencerme la idea del suicidio, una cosa es que no me importe mucho moririme y otra muy diferente que lo busque con pasión.

      Yo no aconsejo a madie adulto que adelgace ni que deje de fumar, creo que cada cual sabe lo que le conviene. Lo que si me gusta es aportar mi experiencia personal de exfumador y es obeso.

      Dejar de fumar me costó mucho menos de lo que esperaba, casi nada, pero 3 o 4 años despues de dejarlo, en determinados momentos, como podia ser esperamdo un autobús o en una sobremesa, aun me apatecía fumar un cigarro.

      Si pudiera fumar 5 cigarros al día, no lo habría dejado, pues estoy contigo que por qué dejar esos pequeños placeres, lo que pasa es que estoy convencido que es posible dejar de fumar, (algo que yo y tus hermanos hemos hecho), pero es imposible fumar poco, al menos en mi caso.

      Yo fumaba dos cajetillas al dia es decir 40 cigarros y solo tres o cuatro me producían algo de placer, los demas era sólo una cosa mecánica, por eso lo dejé.

      Me estaba matando sin disfrutar y hoy con lo que ahorro en tabaco, me pago todos los pequeños vicios que quedan, (que como tu dices a mi edad no son muchos y son de los baratos), como es lo que gasto en Interne,t o lo que compro de material de robótica y creo que me compensa largamente.

      En cuanto a dejar de comer, ha sido otra cosa, mi cuerpo no aguantaba más, colesterol, hematocritos, ácido úrico y la biblia en verso, y un médico que me dice que o adelgazo o me puede pasar cualquier cosa, porque no puede arreglarlo con píldoras, así que a adelgazar, si o si.

      Como me pasó con el tabaco, ha sido mucho ménos duro de lo que creía. El problema es que comer y beber en nuestra cultura, está unido a la vida social. No se concibe una reunión de amigos que no sea alrededor de un plato o una copa. Así que en la fase dura del régimen, no es posible hacer vida social. Una vez rebajado el peso, en la fase de mantenimiento, los días normales que como en casa, sigo con el mismo régimen, algo dulcificado, (una equeña relajacion aumenta mucho la variedad de platos que puedes tomar) y los dias de vida social (los menos, pero no infrecuentes), me olvido del régimen en absoluto y tan solo de poder elegir, elijo platos y bebidas poco calóricas, pero si no puedo elegir, porque por ejemplo no como en un restaurante sino en casa de un amigo, ne p cmo lo que me pongan y tan rc que me sabe.

      De todas formas lo que escribo, es pensando en quien quiere rebajar sólo 3 o 4 kilos, cosa que yp creo, que puede conseguir en dos o tres semanas de régimen. El que quiera reducir más, (como yo hice que rebajé 18 kilos, aconsejo que haga lo que hice yo, seguir los consejos de un médico dietético y no lo que lea en Internet, pues la cosa tiene cierto riesgo y yo aconsejo acudir a la doctora Belen Sierra, que fué la que me trató a mi.

      Comentario por felixmaocho | 28 octubre 2013 | Responder

      • Siempre tan consecuente y razonable, expresando las condiciones personales a los demás, sin querer dogmatizar pero aconsejando con el ejemplo.
        Con respecto a lo de fumar, en estos momentos conocemos muchos terminos que anteriormente desconociamos, eramos más influenciables y nos acomodabamos a las sugerencias que nos inculcaban quienes tenian intereses en temas determinados.
        Mira lo que nos sugerian hace bastante tiempo
        http://sereslibres.com/2013/10/30/cuando-fumar-era-bueno/

        Comentario por ARMANDO | 30 octubre 2013

      • La sociedad parece que tiene la necesidad de demonizar algo, sea lo que sea, pero ese algo varia con los tiempos. Cuando el tabaco no era blanco de las iras de la sociedad, se hacia una publicidad sobre el qe hoy nos sorprende, como nos puede sorprender la publicidad que se hacia sobre cualquiera de los temas estigmatizados en la actualidad, Busca publicidad de coches, el otro grantema estigmatizado de esta sociedad y encontrarás anuncios parecidos, coches que van a 180 km, o que llean niños en el asiento de alante (te acuerdas en la entradilla de los Simson”. .

        En mi época se demonizaba al “porro” y se ensalzaba al tabaco. Hpy parece que es al revés, no me estrañaria ver una foto de Richad Gere fumandose un porrro pero no e veremos fumndose un cigarro. Hoy la publicidad sobre el alcohol , que no creo que sea ni mejor ni peor que el tabaco es similar. ¿No vemos a Richard Guere tomando coctails a todas horas?

        Comentario por felixmaocho | 31 octubre 2013

  2. Existe tanta información, unas veces ciertas y otras que podrian tener intereses ocultos, que siempre estamos en duda de cual es la verdad.
    Envio enlace sobre el tabáco dentro de loscomentarios que hemos realizado http://wp.me/p1KPJa-7bB ¿donde esta la verdad?.

    Comentario por ARMANDO | 1 noviembre 2013 | Responder

    • Pues en efecto, hay mucha información y desinformación mezclada en lo que recibimos y es difícil saber cual es la verdad. Respecto del tabaco, pues parece cierto que a la larga tiene malos efectos. Yo mismo tengo un epoc e insuficiencia pulmonar como consecuencia de haber fumado, pero como droga que es, tranquiliza y atenúa las tensiones emocionales, ¿Donde está el equilibrio entre sus ventajas e inconvenientes?, pues no lo se.

      Yo sé que fumaba unos cuarenta cigarros diarios y solo disfrutaba de tres o cuatro, lo cual me parecía absurdo, por eso tomé la decisión de dejar de fumar. Pienso que el alcohol es mucho más destructor, pero pasan muchos días que no bebo nada y cuando bebo, lo hago en un marco de relaciones sociales gratificante, por eso no he tonado la decisión de dejar de beber. Bebo muy moderadamente y disfruto del alcohol, por lo que que creo que merece la pena asumir sus desventajas, algo que no me pasaba con el tabaco.

      Comentario por felixmaocho | 2 noviembre 2013 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: