Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Viajar – El Rebollar, un area de servicio “diferente”

fachadaPor Félix Maocho
9/10/2013 

En esta sección suelo indicar destinos turísticos, que no están en las guías al uso, y que por lo tanto suelen ser sitios dignos de visitar, pero que por supuesto no pertenecen a lugares de calidad extraordinaria, como pueda ser la Alambra o Toledo,

Estos destinos tiene la ventaja de ser aun suficientemente curiosos para justificar un viaje, y poder v verlos y disfrutarlos con tranquilidad, algo que por desgracia está ausente  en los destinos turísticos estrella de la geografía española

El que hoy les voy a indicar, es la excepción, no pertenece a este grupo, por tanto yo no aconsejo hacer una excursión para conocer este lugar, pues me consta que no tiene atractivo para hacer ni 20 Km. en coche para visitarlo. No obstante si han de pasar, mas o menos cerca del kilómetro 297 de la autopista A3 de carretera de Madrid a Valencia, a la altura de “EL Rebollar” y tiene un pelín de tiempo. aconsejo que se desvíen y salgan de la autopista para visitar, del lado dirección Madrid, el restaurante que hay en el Area de Servicio llamada igualmente “EL Rebollar” pues pocas veces tendrán ocasión de contemplar algo semejante.

Aparentemente, visto por fuera, este área de servicio es como cualquier otra anodina áreas de servicio que te puedes encontrar repartidas por la geografía española. Un gran comedor, capaz de servir la comida a diez autobuses de pasajeros a la vez, y además  un segundo piso con habitaciones, para aquellos que les venza el cansancio al volante, o tengan un ligue extramarital no muy exigente y lógicamente, un amplio aparcamiento con un área destinadas a los automóviles y otra para autobuses y camiones, y todo lo s a habitual en estos establecimientos, por supuesto la f gasolinera, el rincón donde comprar periódicos, películas XXX y canciones de Juanita Reina junto a los repuestos de automóvil, las máquinas del millón y la pantalla gigantesca de TV que o da fútbol o ese extraño canal de clips musicales sudamericanos. .

En cuanto a la cocina, ¿que decir?, Ni buena ni mala, la previsible, desde luego jamás optará por una estrella Michelin. Pensada para los tópicos camioneros, prima más el tamaño de las raciones, que la delicadeza de su sabor. Yo, que soy castellano, viejo y por tanto, que durante generaciones hemos jugando al escondite con el hambre, no soy el mejor crítico culinario, todo lo que es digerible me parece suficientemente bueno.

Por otra parte en estos sitios me limito a pedir una ensalada y una carne, La ensalada era muy abundante y completa, vamos que tenía hasta su espárrago y la carne no menos abundante y más abundante aun la salsa, pensada para que puedas mojar todo el abundante panecillo que entra en el menú y el precio muy razonable.

Hombre, he comido mejor, pero, (y vuelvo a insistir, a mi), me pareció aceptable. Desde luego muy abundante, pero quizá un poco aceitosa la salsa de la carne, pensada, creo yo, para los míticos camioneros de los años cincuenta, que a brazo y a pierna, giraban y frenaban sus camiones, sin más ayuda que sus músculos. Mi consejo es que actualizaran un poco el menú, pues hoy todos los camiones tiene dirección asistida y frenos ABS y han pasado a ser señores del tamaño más o menos de un viajante de comercio y su “consumo energético” no es en la actualidad superior a las del típico viajante.

Sin embargo, no nos engañemos, como dice el chiste, mejor que zozobre, que no que zofalte. Si el cambio va a ser a la “comida creativa de temporada”, donde una solitaria hoja de lechuga, se pone en un plato cuadrado de pizarra, cruzada con unos hilitos rojos de tomate frito, sinceramente prefiero lo actual.

Yo, con generaciones de pasar hambre, no podemos dejar nada en el plato. Mi abuela decía que teníamos la suerte de que Dios nos mandara qué comer y que comiéramos lo que quisiéramos, pero que supiéramos que lo que se desperdiciaba, se le habíamos robado a los pobres, así que lo que te ponías en el plato, te lo tenías que comer hasta el final y esta educación, se me ha quedado marcada al fuego, pero mi mujer, que es  asturiana, donde comer nunca fue un milagro sino una costumbre, si que es capaz de dejar sin reparo parte de lo que la ponen, y se dejo mas o menos la mitad de los lomos de merluza rebozada que había pedido.

Espero que ello de idea del tamaño de las raciones. Se benefició en este caso, no un pobre, sino el perro, que viajaba con nosotros y que en el propio parking, al pie de mi coche, dic fin a todo lo que mi mujer dejo.

self serviceBien, ¿Pues si el área de servicio es como todas y la comida no es para tirar cohetes, por qué hemos de visitarla? – Por la decoración, nunca, y ya he cumplido 70 años, estuve en un local tan espartano como este, he estado en sitios mucho más cutres, en sitios mucho más fríos e impersonales, pero nunca, nunca, he estadio en comedores decorados a este estilo.

Parece como si el mobiliario lo hubieran comprado de rebajas de alguno de los cuarteles que se han desarmado con el fin de la mili obligatoria, o que tuvieran el mismo proveedor que la próxima cárcel de Foncalent.

Comienzas por algo que sin ser corriente  si que conocía es auto servicio, o sea que pasas en fila por un estrecho pasillo donde te vas apañando para coger la bandeja los cubiertos, le vaso etc, hasta que llegas al final te sirven uno de los tres primeros platos y uno de los segundo y pagas, Ya lo digo no es estrictamente original, hay algun que otro autoservicio e por ahí, como por ejemplo el de IKEA popularizado por sus “indescriptibles”  pelotillas de carne.

El paso por este “pasaje del terror” no te prepara lo suficiente para lo que vas a observar a continuación. ¿Habían estado en algún lugar donde los asientos de fría hierro estuvieran fijamente unidos a la mesa?,

comedorIndependiente de lo largas que tengas las pierbas y los brazos,, no los puedes acercar ni separar, colocas exactamente tu culo ahí donde el “diseñador” decidió que le colocaras y ya es al acabose, cundo compruebas que la ensalada está sin aliniar y como es “self service” decides acercarte a unas islitas entre las mesas que contiene las vinagreras y las sal para que tu mismo te sirvas.

Hay que verlo, ¡¡¡Las vinagreras están sujetas con unas cadenas, al mueble !!!. Me pregunto con que extraños compañeros habré estado comiendo sin saberlo, para que el restaurante tome medidas de este tipo, ¿Conocen otro restaurante donde defiendan las vinagreras de posibles pérdidas de esta manera?

Vinagreras

 

Semejante rareza s bien merece una pequeña parada en tu viaje para contemplarla, y por que no estirar las piernas y tomarte un cahfé en semejante lugar  No creo que haya un sitio igual en todo España.Eso si dada la clientela que parece que tiene este lugar aconsejo esconder la cartera en el calcetín y llevar en el blsillo el dinero suficiente para pagar la consumición pero no más por si acaso.

Si lo visitan agradeceré un comentario, pero si quieren destinos turisticos más normales ven el índice de esta seccion, de veras que ahi si hay cosas realmente interesantes.

Félix Maocho

9 octubre 2013 - Posted by | Viajar | , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: