Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Libros – La vida en obras, unos textos que nos dejan heridos de muerte y de vida

La Librería de Javier
26/9/2013

.

La vida en obras
Alberto Marcos (Páginas de espuma)
236 Páginas – 17 €

El mundo de la literatura es tan amplio y variopinto que muchos de los que estamos inmersos en él acabamos dando tumbos en cualquiera de sus apartados. Mi querido amigo Santiago montó una distribuidora para seguir creando una serie de librerías; a lo que siguió una editorial y, a la postre, escribir y publicar algunos libros.

Libreros que editan, editores que montan librerías, escritores que se pasan al sector de la crítica… Alberto Marcos es un joven inquieto que habiendo hecho estudios de Historia, pasó a ser guionista y redactor en varios medios para acabar siendo editor en Random House. Ahora, picado por el gusanillo de ponerse al otro lado del mostrador, acaba de sacar una obra con relatos cortos. El primer paso para lanzarse a esa piscina olímpica que es la novela

Me han regalado unas gafas de sol como las que llevan los chicos de mi clase. Son negras, alargadas, afilan la cara y te hacen más agresivo. O más interesante, no sé. El caso es que me da pudor ponérmelas, me siento un criminal, alguien que se esconde. Además, yo siempre he despotricado contra ellas porque nadie las usa para protegerse del sol, sino para ocultar su verdadero yo y transformarse en otra persona. Como cuando intentas desinhibirte bebiendo tres copas seguidas aunque el sabor te repugne. (p. 23)

“La vida en obras” es la incursión de Alberto Marcos en el mundo de la ficción. Aunque esa percepción deja de tener su validez al inmiscluirse el lector en los relatos que nos ofrece, apreciando la gran concurrencia de aspectos reales de la existencia de cualquiera de nosotros. La lectura de la obra de Alberto es inquietante. Y es inquietante por varios motivos. Todos los textos, desde el primero, en clave sádica y desasosegadora, hasta el último de la obra, en el que desarrolla una visión triste y apagada de la adolescencia, son muestras de etapas de nuestra existencia en los años durante los cuales estábamos formándonos, desde la infancia hasta la etapa madura.

En todos ellos aparecen los miedos y pasiones que nos atenazaban en cualquiera de esas edades y la lucha por salir airosos en la batalla. Y en la mayoría de ellos -se percibe bien al leerlos reposadamente- subyace el espíritu y las experiencias de alguien que ha sabido apreciar lo sutil de lo que le rodea, esos pequeños detalles y anécdotas que escapan a la vista. Los relatos son de lo más variado y se alejan perceptiblemente de los cánones del texto breve clásico.

Así, por ejemplo, esa explosión final que cambia el rumbo de todo lo acontecido, y que suele ser el eje sobre el que pivotan la mayoría de los cuentos de hoy en día, desaparece en la obra de Alberto Marcos, dejándonos un sabor de continuidad en el vacío a través de una elipsis final. Sus textos transmiten el sabor de los pequeños instantes que marcan nuestro camino y que, al igual que en los absorbentes relatos de Raymond Carver, nos permiten apreciar a los protagonistas de cada uno de ellos desvaneciéndose en el horizonte sin poseer un desenlace definido categórico, aunque habiendo cambiado el rumbo de sus vidas radicalmente.

La burla del destino se atasca en la pluma del escritor, ya que en la tinta de su estilográfica quedan, sin plasmar en papel, esas palabras concluyentes de cada historia y que pondrían la rúbrica final. El sadismo del niño abandonado por su madre y sus amigos y que acaba tomando venganza en su alter ego más indefenso, los miedos de los chicos gays a la hora de acercarse a saciar sus deseos en un kiosco de prensa, ese intercambio en época de estudiantes de diferentes países que no sale como se piensa, la mancha de humedad que saca nuestros deseos y temores a la luz, un andamio que nos oculta la realidad y nos desvela los secretos de un cuarto cercano, las aventuras de los guateques de la adolescencia con miedos y odios que salen a relucir en cuanto el alcohol corre por nuestras venas…

En fin, unos textos que no son sino meros ladrillos de unas vidas en obras, de unas existencias a medio construir y que el autor, sabiamente, nos ofrece en su esqueleto, un armazón de sentimientos, temores, sexo, odios y maldades en esa edad, la de todos nosotros, en la cual salir a flote es cuestión de vida o muerte. Aunque en alguno de ellos esa adolescencia gamberra perdure algo más de lo deseado en el tiempo, tratando de arrastrar nuestra juventud a través de años más maduros (o que lo debieran ser), ofreciéndonos de esta manera algunas nuestras de comicidad y del lado más desenfadado de la obra de Alberto Marcos.

Alberto Marcos (1977) nació en Madrid. Es licenciado en Historia. Trabajó como redactor y guionista de televisión, una labor que compaginó con diversos trabajos como autor, corrector y editor de mesa para diferentes editoriales. Actualmente, trabaja como editor en Random House Mondadori, en el sello de Plaza y Janés.

Una obra que pudiendo parecer liviana aporta una gran carga de profundidad. Unos textos que nos dejan heridos de muerte -y de vida- y que nos hacen reflexionar en esos años en los cuales nuestra vida estaba aún en obras.

La Librería de Javier

Booktrailer. Presentación de la obra por el autor

Ficha técnica

Título: La vida en obras
Autor: Alberto Marcos
Editorial: Páginas de espuma
ISBN: 9788483931486
Encuadernación: Tapa blanda
Lengua: CASTELLANO
Páginas:  236
PVP    17 €

 


26 septiembre 2013 - Posted by | Libros | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: