Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Ay de ti ratero

Aquí falta un acento

Por Tu Anciana Abuela
16/5/2013

.

Ay de ti ratero  del trabajo y del ingenio ajenos. Cuidado con poner tus temerarias manos sobre mis obras. ¿No sabes acaso la concesión que tengo del glorioso emperador Maximiliano? (Alberto Durero)

Andaba el otro día por Internet y caí en una página en la que se cuenta cómo los sabios han conseguido autentificar un manuscrito hallado  hace unos cuarenta años, en Egipto. Se trata de un documento escrito en copto: el Evangelio de Judas, un corto texto en el que se cuentan, como en tantos otros evangelios -tanto apócrifos como canónicos– episodios de la vida de Jesus de Nazaret. En este documento del Siglo III se reivindica, en cierto modo, la figura de Judas, a quien se considera algo así como el instrumento necesario para la Redención, y no el traidor que lo vendió por un puñado de monedas. Podéis echarle un ojito al texto traducido. Ahí os dejo el enlace.

La clave para datar

mas allá de toda duda la edad del documento, la han encontrado los expertos al comprobar que la tinta con que estaba escrito coincide desde el punto de vista químico con la que usaban los egipcios en aquella época. Al principio los sabios andaban desorientados. El códice estaba escrito con una  mezcla de tinta negra (hollín)  y sepia (sales de hierro). No se conocían manuscritos escritos con una tinta semejante, pero el estudio de algunos documentos oficiales en particular un contrato de matrimonio- egipcios de mediados del Siglo III que se encuentran en el Museo del Louvre han mostrado que este tipo de contratos se plasmaban en dos lenguas: el egipcio tradicional -el copto- que se redactaba con tinta negra, y su traducción al griego, que se hacía con tinta roja. En este caso el escriba,  por alguna extraña razón caligrafió el manuscrito con una mezcla de ambas tintas. No es el primer evangelio que este equipo se echa a la cara: hace unos años sometieron a estudio el llamado “Marcos Arcaico“, códice con una edad presunta de quinientos años. En este caso, el análisis químico de los pigmentos permitió datar  el documento a una fecha no anterior a 1874.

En tiempos como los que

corren la clase media empieza a plantearse si sería buena idea sacar el dinero del banco e invertirlo en algo más sólido. Como la vivienda no parece ser -por el momento- la solución, no faltará quien piense que el arte puede a la larga ser un negocio seguro… Si escribes en Googleinvertir arte“, en tan solo 0,35 segundos te aparecen 12.700.000 entradas. Incluso algunas revistas de economía se prestan a dar sanos consejos sobre el tema. Una de ellas, por ejemplo, anima al lector: “¿Sabe que adquirir un ‘Picasso’ o un ‘Andy Warhol’ puede ser una estupenda inversión?” …el problema es que no se sabe bien quien hace el negocio, pues el ingenuo inversor puede caer en las redes de un falsificador que le ofrezca un buen precio por algo que en realidad no vale absolutamente nada. Si hiciéramos una estadística tontorrona, diría yo que tenemos dos oportunidades de cada tres de que nos la den con queso: escribiendo ahora en Googlearte falsificación“, tardaremos 0,55 segundos en obtener 8.500.000 enlaces al alcance de nuestros dedos; aproximadamente dos tercios de resultados que en la petición anterior (“invertir arte“). Extraña imaginar cómo puede alguien comprar arte como inversión, a través de Internet, y sin embargo, así es: El Jueves, 20 de marzo de 2008 aparece en La Nación este titular:

“Autoridades estadounidenses detuvieron a una red de conspiradores que vendían obras falsificadas de artistas como Picasso, Chagall y Miró a través de Internet”

Buscando gangas

encontré este precioso Picasso, con su preciosa, auténtica, dedicatoria y firma….

…por una puja inicial de 1,00 euro Lo mas enternecedor es la descripción que hace el vendedor del artículo:

Tampoco parece recomendable la compra rápida, impulsiva, en mitad de vacaciones, en una galería desconocida (¡¡o en el Zoco Chico de Tanger!!). Pero las cosas a veces ocurren así. Copio/pego:

“..un turista alemán ……compró como auténtico, pensando que realizaba una gran adquisición, un grabado ……de Pablo Picasso…… De regreso a Alemania…… los expertos le advirtieron de que había comprado un cromo, una simple reproducción sin valor artístico alguno.”

… como no podía ser de otra manera. Tranquilos, que se detuvo tanto al galerista como al distribuidor de las falsificaciones.

Estas meteduras de pata

ocurren cada lunes y cada martes; la avaricia nos lleva a veces a cometer auténticas tonterías. Los timos son una especie de llave de Judo, en la que el deseo de dinero fácil por parte de la víctima, sirve de palanca para que el timador obtenga su botín. Para que os hagáis a la idea: en el mismo artículo puede leerse que

“La policía ya desarticuló hace una semana un red de falsificación de obras de arte”

Si cayeron dos redes de falsificadores en una semana, hay que pensar que estas redes proliferan como los hongos en otoño.

No se trata solo

de malas falsificaciones para inexpertos; las grandes galerías, las de fama y prestigio centenario, se ven cada día mas acosadas por este tipo de problema: hace un par de años aparecía la noticia de que desde principios de siglo (XXI) galerías y casas de subastas como Christie’s estaban lanzando al mercado, sin ser conscientes de ello -dice el artículo-, obras falsas de famosos -y muy cotizados- pintores del siglo pasado (XX). Tan cotizados, que alguna de estas obras fue vendida por tres millones y medio de libras… Los falsificadores, en este caso, parecen ser los alegres componentes de una familia bien avenida: un pintor profesional, su mujer y su hermana. Según opinan los entendidos, las dos mujeres aunque amateur, eran las dos auténticas “artistas” del amaño.

Y es que los falsificadores

de arte, como el resto de los humanos, los hay de todas clases: desde los chapuzas que fotocopian las imágenes de un libro de arte, hasta los supercuidadosos que mejoran al modelo. Sin ir mas lejos: Miguel Angel  Buonarroti,. Según 9 Famous Art Forgers:

“Empezó su carrera como escultor haciendo pasar uno de sus primeros trabajos, Cupido por una escultura de la antigua Roma. Con ayuda de un mercader de arte, golpearon y enterraron la escultura en el jardín, para “encontrarla” mas adelante, y venderla como si fuera una antigüedad”

Otra versión, mas amable para el artista dice que:

“Un comerciante romano…… le encargó la escultura de un pequeño “Cupido”…… El comerciante …… adquirido el “Cupido” por 30 ducados, logró venderlo en Roma al Cardenal Raffaele Riario por 200 ducados simulando ser la estatua muy antigua luego de haberla artificialmente “envejecido”.

Miguel Ángel aprendió la lección, pues

“”Ese Cardenal se encontró luego en Roma con Miguel Ángel y el engaño fue descubierto, con gran desazón del Prelado, que mandó a arrestar al impostor, quedando además muy afectado en su “orgullo de entendido”.”

Afectar el orgullo de un Cardenal De La Roma Del Renacimiento, no es cosa baladí, qué duda cabe. Así, Miguel Angel, aprendió la lección, y alejándose de los malos consejos de su patrón abandonó La Copia De Los Antiguos Maestros, siguiendo su propio camino, para convertirse en Maestro de Maestros. Una buena elección, que duda cabe.

Una historia paralela,

pero con final de película, es la de  Han Van Meegeren. Este buen señor, nacido en Holanda a finales del siglo XIX, amaba con tal intensidad a los viejos maestros holandeses que no deseaba otra cosa que imitarles. Cuando intentó vender su pintura los críticos le consideraban amanerado y lejos de las nuevas tendencias en al mundo del arte, por lo que no tuvo mas remedio que dejar de imitar a los viejos maestros… …para falsificarlos Y lo hizo, como todo lo que el hacía:  a conciencia. Copio/pego de Wikipedia:

” Compra lienzos auténticos del siglo XVII y mezcla sus pinturas con materiales crudos (como lapislázuli, albayalde, añil y cinabrio) usando antiguas fórmulas para asegurar su autenticidad. Además usa pinceles de pelo de tejón, similares a los que se sabía que usaba Vermeer…”

A partir de ese momento las obras salidas de su taller son adquiridas por galeristas y particulares con auténtico entusiasmo: Frans Hals, Pieter de Hooch, Gerard ter Borch, Johannes Vermeer… ningún maestro se le resiste… Como ya os dije, la historia de este tipo tiene un curioso final. Os cuento. Durante la Invasión Alemana,  vendió un “Vermeer” al misiíssssimo Göring. Terminada la Guerra, apareció el cuadro entre el botín de los jefazos nazis, y se relacionó su venta con el pintor. Van Megereen fue juzgado por colaboracionista -pena de muerte- por Poner El Patrimonio Neerlandes En Manos Del Enemigo.

Bueno, que tuvo que cantar gallina: Confesó que el cuadro no era mas que una falsificación. Ante el escepticismo de los jueces, se vio obligado a pintar a la vista del Respetable “auténtico Vermer“.

A la derecha, Van Megereen, pintando un “auténtico” Vermeer

…Por lo que cuentan el “orgullo de entendido” del Sr. Göring, quedó también afectado, cuando se enteró de la tomadura de pelo:

“[Göring] puso una gran cara de asombro, como si al fin descubriera que en el mundo hay maldad”

Con todo esto, nuestro querido pintor pasó de traidor a héroe nacional: le fue impuesta una levísima condena de dos años de cárcel, que nunca llegó a cumplir. Todo parece salirle bien a este hombre: una vida entera engañando a todos, y cuando al fin lo descubren, resulta que le aclaman como un héroe.. ..sin embargo no deja de darme cierta pena que este gran pintor, en vez de dejase llevar por su arte,

.

La Cena de Emanus

.

tuvo que vagar por el mundo del arte sin poder expresar su genio mas que a través de las obras de los demás, como esos pobres fantasmas que solo pueden expresar sus sentimientos a través de un médium.

Bien es cierto que las falsificaciones le ofrecieron al fantasma la oportunidad de habitar su propio castillo:Solo con la venta de  este cuadro, obtuvo dinero suficiente para comprarse una mansión en Niza, en la que fue colgando las obras -auténticas, eso si- de sus muy amados maestros flamencos.

.

.

No fue el dinero lo que

Arthur, en su casa

empujó a Arthur Landis al mundo de la falsificación. Este hombrecillo endeble y solitario, insignificante y cargado de hombros, vive de sus rentas: No necesita dinero, ni mucho menos un castillo, pues habita un hogar confortable, en algún lugar del Estado de Mississippi. Vive solo desde que murió su querida madre, y solamente busca un poco de atención; Se ha hecho adicto al untuoso trato que el personal de los museos ofrecen a aquellos que alcanzan la categoría de donante… Solo para esto ha falsificado más de un centenar de obras. Malamente, todos los estilos, todas las técnicas. A partir, en muchas ocasiones, de una simple fotocopia, “iluminada”. Incansable, compulsivamente, un día tras otro, no importa el resultado, no importa las consecuencias.(Las consecuencias son mínimas, puesto que Nunca ha Recibido Un Ochavo por su obra; ni tan siquiera ha declarado las donaciones con el fin de desgravarse en Hacienda).

  Aunque podamos definir al Sr. Landis como un chapuza de la copia, no podemos menos que admirarle como maestro del disfraz: Sus obras son gereralmente rechazadas en cuanto las examina un experto. A fin de no ser reconocido en los distintos museos donde lleva a cabo sus donaciones, se caracteriza como diferentes personajes, inventa nuevas personalidades y relata distintas y apasionantes historias sobre el y su familia. Una de sus mas notables  caracterizaciones fue la de jesuita. En esta ocasión, tras presentarse en el museo, al volante de un espectacular Cadillac rojo, entregó un pequeño cuadro:

que pertenecía a la colección de su madre, que acababa de fallecer, y había sido su deseo donar una de sus obras a la institución. Lo único que deseaba a cambio es que junto a la obra apareciera el nombre de su muy querida madre, como donante.

Se despidió impartiendo su benévola bendición sobre el museo y todos aquellos bajo su techo.

Alceo Dosenna corrió

Madonna

una suerte muy diferente: fue él la víctima del engaño. Este magnífico escultor, era capaz de copiar cualquier estilo en no importa que tipo de soporte: piedra, madera, barro…. Durante años fue produciendo su obra. Los intermediarios mientras, envejecían las esculturas y las hacían pasar por antigüedes… …no os quiero ni contar cuando empezó a ver cómo numerosos coleccionistas mostraban SU obra como arte antiguo. Además el artista recibía una mínima cantidad, mientras los marchantes se quedaban con la parte del león. Se fue directamente al juez a denunciar a toda la panda. Declaró -y le creyeron- que nunca imaginó los trapicheos de sus agentes… y que le habían estafado. Salió bastante bien del juicio, con una buena indemnización y algo de fama. Ni la fama ni la indemnización debieron arreglaron los asuntos del artista, pues se sabe que diez años mas tarde moría pobre, en Roma.

Descanse En Paz.

Sólo añadir una cosa mas: buscando obra suya por Internet, veo esta página en la que aparece esta “Madonna con Bambino“:

” La scultura è attribuita ad Alceo Dossena scultore abilissimo specializzatosi nella replica di opere dei grandi maestri del passato…”

Alceo Dossena ha entrado al fin en el Olimpo de los Genios; de aquellos a los que se atribuye obras de autor desconocido, ya que su simple nombre las hace subir de precio. No parece un mal desquite¡¡ En cualquier caso, cuesta creer que esta amanerada figura sea obra de Dossena.

Como habéis visto,

la mayoría de los casos, mas invitan a la sonrisa comprensiva que al ceño acusador.

.

Shaun Greenhalgh George y Olive

por ejemplo, tenía un precioso montaje familiar: Intevenía en el negocio toda la parentela: mientras él falsificaba tranquilamente en la caseta del jardín, los padres, George y Olive, vendían la obra. Además, George Jr. el hermano, era el que llevaba las cuentas.

No solo los pariente vivos: tambíen los antepasados, desde el Mas Allá, apoyaban la empresa familiar, como cosa propia. Muchos de ellos tenían fama deaficionados y entendidos en la materia. Incluso uno de los abuelos tuvo en sus tiempos una galería de arte. Estos hechos proporcionaron buenas coartadas a la constante aparición de obra nueva y descatalogada: la encontraban amontonada, povorienta, en el desván.

Los Greenhalgh, –al mas puro estilo tocomocho- no entendían demasiado de estas cosas: el anciano George paseaba sus “cachivaches” entre coleccionistas y anticuarios. Mostraban documentos viejos, confusos,  difusos -y falsos- que eran aceptados sin más por la ávida clientela, segura de estar comprando una ganga.

Desde su silla de inválido Papá George vendío una figurilla “egipcia” a un museo de mucho ringorango…. …a pesar de que a Mamá Olive le recordaba a un  Gnomo y la queía colocar en un rincón del jardín….

.

Beueno, la avaricia rompe el saco: Terminaron pescándoles porque en un arranque de optimismo “descubrieron” tres relieves asirios de dos mil quinientos años, a la vez… El mismísimo British Museum tuvo pensado comprar uno, pero !oh dolor!!, un experto estudió los otros dos y..no os lo vais a creer¡¡ Encontró en el texto (cueiforme¡¡¡).Una Falta De Ortografía. Faltaba un Acento (en cuneiforme, insisto¡¡¡) (ver fotografía del inicio) Copio/pego:

…” la falta de un acento se consideraba extremadamente improbable en una obra “destinada a los ojos del rey””

Y es que no hago mas que repetírselo a los nietos, para que vean lo importante que es una buena ortografía. Que vean que ese tipo de “despistes” pueden dar con tus huesos en la mismísima cárcel… No ya Una Hache O Una Uve. Un simple acento…..


Este magnífico autorretrato

sale de la mano de un pintor español: Nicanor Piñole. Con una obra extensa y desigual, es bien conocido en su tierra, Asturias, pero no así en el resto de la Península. Lo mejor de el, desde mi punto de vista, son los retratos. El de abajo es el de su madre, que vivió larguísimos años. Digno hijo de su madre, Nicanor alcanzó los cien años.

Piñole, Retrato de su madre

Os cuento un cotilleo que he sacado de Felix Maocho. Aunque  no he podido comprobarlo en el resto de la web, me fío de Maocho  en cuestiones de chismorreo asturiano: Copio/pego:

“…dicen por Asturias, que con los años, …(Piñole) … fue perdiendo facultades y que… …Enriqueta Ceñal, (su esposa) poco a poco, pasó de pintar … aquellas partes… …que la temblorosa mano del pintor ya no podía perfilar, a ser quien al final de la vida…(del) … pintor, quien pintaba los cuadros del principio al final, pues de ello dependía el sustento de ambos.”

Entre dos que bien se quieren…

Lo dicho,

resulta casi imposible no sentir una cierta admiración/simpatía por estos esforzados artistas –nunca mejor dicho- de la estafa. Quitando a algún chapuza de la fotocopia iluminada, suele ser gente valiosa, trabajadora y esforzada. Además de pacífica. Como se siente cierta ternura por el carterista –cuando roba a los demás, por supuesto- frente al rechazo que produce el atracador. Si os dais cuenta en la mayoría de los casos el auténtico malo de la película no es el artista/copiador/plagiario, sino su marchante. Este es tema -largo- que dejo para un segundo capítulo, pues por hoy ya me he alargado bastante. Os deja, con un fuerte abrazo,

Vuestra Anciana Abuela

Anuncios

16 mayo 2013 - Posted by | Pintura |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: