Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Asombroso lector de la mente

Por Félix Maocho
22/1/2013

Dave es un clarividente extremadamente talentoso que se entera de información financiera específica. Este video revela la magia detrás de la magia, por lo que la gente tome conciencia de que su vida entera se puede encontrar en línea. Y al hacerlo, instando a todos a estar atentos.

Mira este vídeo y luego, si el tema de la privacidad en Internet le interesa continúe la lectura de este post clicando en “Lee mas”

Los bancos de Bélgica están haciendo una campaña para prevenir que la gente descuide su seguridad en Internet. Como vemos más gente de la en principio previsible cede a Internet datos tan clave como su DNI, el código de la cuenta bancaria o el saldo de la cuenta o en que se han gastado sus ahorros.

Hay más gente de la que parece que cede este tipo de datos en sitios públicos, como Twitter y Facebook o en un foro, o los escribe sin un motivo poderoso en una pagina no seguras.

¿Cómo se que una página es segura? 

Para saber si estas navegando en un sitio Web seguro, puedes ver en la parte inferior derecha de la pantalla. Si al lado del símbolo de Internet vez un candado amarillo, entonces significa que el sitio Web que estas visitando es un sitio seguro. Si no aparece, entonces el sitio Web no tiene una conexión segura con tu navegador. También puedes observar la barra de direcciones. Si la URL de la página empieza con https://, estás en una pagina segura; si la URL empieza con http://, la página no es segura. Por ejemplo, la pagina donde estas ahora empieza con //http, por tanto no es lugar adecuado para dejar datos sensibles aunque te los pidan, Las paginas de los bancos, donde piden este tipo de datos, si suelen ser páginas seguras, (como es lógico).

Claro está los Bancos hacen hincapié en lo que a ellos les compete, los datos relacionados con dinero y transacciones en metálico y a eso es a lo que dedican el esfuerzo en este anuncio, a que esos datos no los dejemos a tontas y a locas en la red. Pero, y los otros datos, los que los bancos no dan importancia. ¿Te preocupa a ti que estén al alcance de cualquiera?

  • Transcribamos las “visiones” de “adivino”
  • Te veo en una escuela en Antwerp – Si
  • Insectos – Perdón . Veo dos insectos en tu espalda, ¿Es eso posible?  – Si hay mariposas (tatuadas en la cintura)
  • ¿Eslovena? – Si
  • Tienes una motocicleta naranja – ¡Diste en el clavo!
  • ¿Zenith? –Si,  Muy bien  .
  • Su mejor amiga se llama Julia  – Si
  • Interesante vida amorosa. ¿Veo tres, cuatro personas?  – No muchas personas saben esto
  • ¿Cómo está tu tono muscular?, Yo veo una casa roja con un balcón blanco

Al parecer son “descubrimientos” sin importancia que nada importan que se sepan o no, ¿o si importan?

A mi, no me preocupan tanto los datos “sensibles”, en los que todos estamos sobre aviso en no ponerlos tontamente en la red , como en esos otros que no lo son, pero que quizá te molesta que lleguen a conocimiento de personas que no pertenecen al círculo familiar o de amigos donde tú creíste depositarlos, pues en otros círculos de relaciones esos datos pueden ser inadecuado mostrarlos o al menos puede no agradarte que se conozcan. Una persona m normal no se relaciona no con un circulo de personas sino en varios círculos como es el profesional, o el de grupos de personas con una determinada afición común ,pero lo con los que no tienes especiales lazos de amistad, como puede ser las personas que todas las semanas ves los martes de 7 a 9 en el gimnasio.

Por poner un ejemplo yo tengo relación con los siguientes grupos de personas, relaciones profesionales, ya pocas porque estoy jubilado, pero aun me quedan conocidos en esas misma área, subcírculos de ex compañeros de trabajo, clientes, jefes, proveedores, etc.. Otro circulo claro es el grupo de los familiares, y aun entre ellos, podríamos hacer varias distinciones, parientes próximos y lejanos, parientes míos y parientes de mi mujer. Tengo un grupo de amigos íntimos, otros con los que me reúno para hacer senderismo, otro más de amigos con los que veraneo desde hace años y que fuera de allí, rara vez nos encontramos y aun me quedan dos grupos más los amigos que he hecho por Internet y los amigos de una ONG con la que colaboro. De todas esas personas algunos hay que pertenecen a dos o mas círculos pero la mayoría de ellos nada tienen que ver con las personas de otros círculos. ¿quería que lo que cuento a unas de las personas de un círculo, llegue al conocimiento de cualquier persona con la que me relaciono?. Pues en muchos caso no me importa pero en otros si.

Analicemos lo que “vio el mago”, pero antes, pensemos que esta no es cámara oculta de todo lo que allí se dijo, sino de aquello que quien hizo él video, pensó que a nadie molestaría que su secreto se viera en un anuncio. Es imposible saber lo que han eliminado, porque han considerado inconveniente que se divulgue, o porque la “victima”. a la que habrán pedido permiso para divulgarlo, no lo haya concedido.

Puesto que va de “magia”, vamos a hacer un pequeño truco, cambiar un poco la traducción, a ver si te agradara que se divulgara por ahí lo que el “mago” vio . El truco consiste en cambiar algo el texto, pero dejándolo como algo que tu puedes haber divulgado a un determinado círculo de amistades en Internet.

Es miércoles y son las 11 de la mañana, y en vez de trabajando te veo saliendo de las rebajas de unos almacenes.

Cicatrices  – Perdón  Yo veo dos cicatrices en tu seno, ¿Es eso posible?  – Si me puse unos implantes mamarios

¿Diabética ? – Si

  • Tienes una fotografía dedicada de Zapatero  – ¡Diste en el clavo!
  • ¿Del Opus? –Si,  Muy bien  .
  • Pasaste las vacaciones en Croacia con un amigo llamado Julio  – Si
  • Interesante vida amorosa. ¿Veo a tu marido y tres,.. cuatro personas mas?  No muchas personas saben esto
  • ¿Cómo está tu tono muscular? Yo veo saliendo de una casa roja con un balcón blanco

¿Estás seguro que de eso quieres que se enteren tus, jefes, tu familia, tus amigos del Pádel…. ?

¿Por qué no haces la prueba de mirar lo que pueden saber de ti?  Si nunca practicaste el “egosurfing”, te invito a que lo hagas, escribe tu nombre y apellido entre comillas en Google, Si aparecen excesivas páginas y la mayoría no se refieren a ti, utiliza las opciones de búsqueda avanzada de Google para afinar más, (Para quien lo precise, al final del artículo pongo un ejemplo de cómo hacer búsquedas avanzadas en Google), Si por el contrario, no apareces, prueba sin comillas. Cuando hayas encontrado la forma de obtener la información más afinada sobre ti mismo guarda ese nombre en la memoria del ordenador,.porque vas a tenerlo que poner una gran cantidad de veces.

Luego dentro de Google vete haciendo clic en los siguientes apartados de su barra de tareas Imágenes, Maps, YouTube, Noticias  y en donde sea necesario vuelve a introducir tu nombre, por eso dije que lo guardaras en la memoria del ordenador.

Si tienes Facebook actúa de la misma manera y busca la información que encuentras sobre tus Amigos, Fotos, Mapa, y mira con ojo critico lo que escribes en tu Timeline, e igual puedes hacer en Twitter si lo utiliza,   mira a quien sigues y quien te sigue. Igual que lo has hecho puedes hacerlo con el nombre de un vecino de la casa, o de un compañero de la oficina.  A esto, en contraposición con el “Egosurfing”, se le suele llamar “Googling” o en español “Googlear”. Mar Monsoríu en su conocido diccionario de Marketing Digital, opina que hurgar en la vida de los demás, escaneando la Red, debería definirse como “cotisurfing”.

Me encantaría que escribieras un comentario sobre lo qué opinas que se puede saber de Internet de las personas.

 Vivimos en un escaparate

Recuerdo que cuando practiqué egosurfin por primera vez, me sorprendí que se recogiera y guardara el rastro de mi paso por los más variados lugares, desde foros de programación en C, a comentarios escritos en la Biblioteca Miguel de Cervantes. Desde entonces nunca utilizo mi verdadero nombre cuando navego, salvo que expresamente desee dejar constancia de mi identidad. No obstante, se pueden ocultar nuestras incursiones por la Red, pero no hay forma de controlar las referencias a tu persona que hagan los demás.

Comprendí entonces que la privacidad, era un bien que disfrutábamos solo los habitantes de las grandes ciudades, que se ha perdido para siempre. En ciudades pequeñas, incluso en las de cierto tamaño, la privacidad nunca ha existido, todos se conocen y no puedes poner un pié en la calle sin que alguna vencindonga lo registre y comente. Un médico de pueblo sabe perfectamente, que si un solo día de su vida se emborracha, lo sabrá toda su clientela, tampoco se puede en un pueblo guardar en secreto que te haya tocado la lotería o que tengas un noviazgo, más aún si el noviazgo es adúltero. Esas cosas, solo era posible mantenerlas en secreto en las grandes ciudades.

La auténtica privacidad era solo patrimonio de las grandes ciudades, en donde la presencia masiva de personas, provoca tal necesidad sicológica de soledad, que produce como reacción un auto asilamiento, en el que llegas a desconocer quien son los vecinos de tu misma casa. Este total anonimato, es algo tan apreciado por los habitantes de las urbes, como aborrecido por los demás ciudadanos, que lo tienen por inhumano, pues conlleva el precio de la absoluta soledad, típica de las grandes ciudades, donde con frecuencia aparece el cadáver de un anciano muerto en su domicilio, después de meses de su fallecimiento, porque ni sus vecinos, ni sus amigos, ni sus parientes, le echaron en falta durante esos largos meses, para nada.

Con la llegada de la Era Digital este anonimato, que en Internet hemos dado en llamar “privacidad”, ha desaparecido. Por donde pasamos tanto en el mundo real como en el digital, dejamos un rastro constante y detallado de nuestra actividad diaria, en la cuenta bancaria, en el la factura del móvil, y en los pagos con tarjeta de crédito, en el bonobús ,…. A partir de este rastro, no sería difícil establecer un sistema que detectara si en ese grupo de riesgo alguien ha muerto en soledad, y mucho mas se puede llegar a saber sobre los que no hemos muerto, pero al menos nos queda el consuelo que solo lo pueden saber, la policía y los propietarios de los datos.

También dejamos rastro en nuestra navegación por Internet. Las cookies, los spywares, el adware, y nuestra participación en chats, foros, y correos electrónicos, generan datos sobre nuestra persona, que de forma más o menos legal, o de descaradamente ilegal, va a parar a manos de personas, que no solo los recogen, sino que los elaboran, y el resultado obtenido, se lo venden al mejor postor, sean unos grandes almacenes o la Mafia siciliana.
Por último, sin que lo podamos evitar, retazos sueltos de nuestra vida caen a ese pozo sin fondo que es Internet, quedando registrados en esa ingente memoria colectiva, donde cualquiera los puede rescatar para estudiarlos. No es necesario ser detective o un hacker, ni siquiera un informático, nuestra novia o nuestro mejor cliente, puede, con ayuda de Google, Facebook y Twitter, echar las red en ese mar de recuerdos y sacar a la luz una colección de momentos variados de nuestra vida.

En la mayoría de los casos, la información encontrada “googleando” es irrelevante y tanto da que se sepa. Pero, no nos engañemos, todos tenemos oculto algún cadáver en un armario y no nos apetece que salga a la luz, y aunque así no fuera, aparte de los participantes de Gran Hermano y las prostitutas de Amsterdam, ¿a alguien le agrada vivir permanentemente en un escaparate?.

Qué soluciones quedan

Bien la solución mas drástica sería no participar en Internet ni utilizar servicios de banca electrónica, Aun así, la policía, y personas con generosos medios técnicos, seguirán sabiendo seguir nuestra pista, en cámaras de vigilancia, todos los parking las tiene, el censos de población, guías, Boletines Oficiales y otros registros obligatorios como la Declaración de la Renta o la Nomina, pero además esta lo que los demás digan de nosotros, porque podemos no participar en Twitter, pero no podemos evitar que alguien suba una fotografía a Facebook y nos rotule, o que nuestro nombre aparezca en Twiter escrito por Dios sabe quien y con qué motivo.

Otra solución menos drástica es compartimentar nuestra vida, por ejemplo una persona ficticia que se llame “Dolores Fernández Caro”, puede reservar ese nombre para actuar en los medios profesionales, utilizar, el nombre de “Lola Caro” con el grupo de amigos o “Loli Fdez Caro” con el grupo familiar y también tener un alias que en nada se parezca a su nombre para navegar por Internet, por ejemplo “Julia Terol”, reservado para actuaciones en Internet como comentarista, bloguera , etc. en ese extraño un mundo donde los amigos y conocidos son virtuales. No podemos nunca olvidar que, (de momento), la inteligencia artificial esta en mantillas y basta pequeñas medidas para “despistar” a los dispositivos automáticos de control.

Esa es la solución que yo he utilizado, si buscan información sobre Félix Maocho, encontrarán abundantes datos sobre mi participación en Internet como bloguero, comentarista, y participante de muchos eventos digitales, pero no verán una foto de Felix con sus hijos o con su mujer, y pocas, escasísimas, con amigos de carne y hueso, porque ese nombre no es más que un alias que uso para mi relación digital.

Claro está que no solo hay que hacer eso, a cada una de esas personalidades has de ponerla “vida digital” para que funcionen, cada uno de eso alias, ha de tener su propio, Email, Facebook, Twitter  etcétera. Lo más sencillo es abrir, sesiones en tu propio ordenador con las distintas personalidades y en cada una de esas sesiones abrir las cuentas de correo, Facebook etc que vaya utilizar esa personalidad y cambiar de sesión cada vez que te quieres comunicar con uno de esos diferentes círculos en los que se desarrolla tu vida, de forma que estén  juntos en tu ordenador, pero no revueltos. Se que muchos consideraréis esto es un poco paranoico, pero, ¡Qué quieren que les diga!, a mi me funciona y no es muy complicado de manejar.

 Nota final.- Reglas para practicar el Egosurfing

En contra de la opinión generalizada, Google tiene en cuenta los acentos, mientras que cada vez más gente prescinde de ellos en sus escritos. Por ejemplo, si tu nombre es José Martí. Pues introduciendo en Google “José Martí”, (con acento), o “Jose Marti” , (sin acento), aparecen diferentes resultados. En cambio es cierto que el resultado obtenido es el mismo si se utilizan mayúsculas o solo minúsculas. El tener letras diferentes a las utilizadas por el alfabeto USA como la ñ ç ü, o cosas por el estilo, puede también confundir a Google, si ese es tu caso haz algunas pruebas, yo he hecho pruebas con la palabra “cigüeña”, y quien recibía más respuestas era la palabra “cigüena” (sin ñ), en cambio si se sustituye la ü por la u hay muchísimos menos resultados.

Conviene añadir en la búsqueda otros nombres por los que nos suelan llamar, en el caso expuesto es “Dolores Fernández Caro”, conviene mirar por “Lola Caro” y “Lola Fdez Caro” Introduciendo la sintaxis ” se consiguen normalmente elevar el número de referencias.  Google solo busca con corrección un máximo de diez palabras, si pones más, el resultado es errático, pues dejan de funcionar correctamente los valores OR y las comillas..

Suele haber más personas de las que parece con las que coincides en nombre y apellido. En mi caso hay una docena de personas. Se pueden eliminar las referencias que no te corresponden. La solución para librarnos de ellos es restar una palabra que también les caracterice, como su profesión, y para hacer hueco en las 10 palabras que permite Google, por ejemplo aplicar Dolores Fernández Caro” OR ” Lola Caro” – Cervera – peluquería“ de modo que al menos en las dos primeras páginas de respuesta de Google se refieran se refieran a la persona que queremos “googlear” en su mayoría, aunque no sean todos, pues siempre se colará alguno que antes no aparecían en la primera página pero estaba en la segunda o tercera.

Félix Maocho

22 enero 2013 - Posted by | General | , ,

6 comentarios »

  1. […] Por Félix Maocho 22/1/2013Lector de la mente asombroso Dave es un clarividente extremadamente talentoso que se entera de información financiera específica. Este video revela la magia detrás de la magia, por lo que la …  […]

    Pingback por Lector de la mente asombroso « Felix Maocho | Lo mas extraño del mundo | Scoop.it | 30 enero 2013 | Responder

  2. Hola, Alfonso (che, ya que sé que no te llamas Félix hago la prueba y lo mismo acierto XDDD)

    Sin nada que ver con el anonimato en internet y con mucho que ver con adivinos: si quieres flipar un ratito, pincha aquí y deja que el ordenador te adivine http://depositfiles.com/files/m5bbtw6ax

    Comentario por cgdpvlazeck | 2 marzo 2013 | Responder

    • Bueno , no te voy a aclarar si acertaste o no en el nombre, (primera ley del sigilo , “Ni confirmar ni desmentir”), lo que si es cierto publico y notorio y sabe cualquiera que me haya seguido en Internet una temporada, es que no me llamo Félix, pero lo uso de hace tanto tiempo, que ya realmente me conoce más gente por Félix, que por mi nombre. Lo que también es cierto, es que nunca he sostenido que me llame Félix Maocho, firmo así, como firmaron en su tiempo Fernán Caballero, Azorín, Lewis Carroll, George Sand, y ciento de escritores. Los seudónimos literarios tiene mucha tradición, sin embargo, yo no lo hago por ser, (modestísimamente), escritor, sino porque sigo insdrucciones que dió nada menos que la la Fiscalía General del Estado, que aconsejaba no utilizar el nombre auténtico en Internet, salvo por motivos muy justificados.

      Por cierto, y sin que tenga nada que ver, preciosa el corto de Pixar que has puesto en tu Blog.

      Comentario por felixmaocho | 2 marzo 2013 | Responder

      • Tengo que confesar una cosa: yo tampoco me llamo Vlazeck XDDDDD.

        La verdad es que cuando empecé el blog lo hice de forma anónima, pero con el tiempo el mantener el pseudónimo (“pseudo” que le decíamos en la época de Infovía, “nick” que se llamó después) ha sido sólo una cuestión de costumbre, puesto que enlazo directamente con perfiles en donde expongo sin pudor mi información personal.

        Ya me dirás si has acabado pegándole a la pantalla del ordenador cansado de que adivinase qué número habías pensado 😉

        Comentario por cgdpvlazeck | 3 marzo 2013

      • Ah, se me olvidaba, si te ha gustado el corto de Pixar igual también te interesa algo más de lo que tengo en http://j.mp/WySD49

        Comentario por cgdpvlazeck | 3 marzo 2013

      • El de amor a los libros ya lo conocía , precioso, el oto cuando tenga 20 minutos, (aunque nadie nos crea los jubilados andamos atareados todo el día) lo veo. Gracias

        Comentario por felixmaocho | 3 marzo 2013


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: