Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Meccano – Homenaje a Leonardo Torres Quevedo,cien años del “Ajedrecista”

Por Félix Maocho
5/11/2012

La Universidad Politécnica de Madrid y Google celebran en estos días unas conferencias en honor de Leonardo Torres-Quevedo, famoso ingeniero español nacido y en 1852 y muerto anciano a los 84 alos en Madrid en 1936 en plena Guerra Civil.

El motivo es el próximo centenario de la construcción del “Ajedrecista” un autómata considerado el primer dispositivo de juego de ajedrez de la historia y precursor de loa actuales juegos de ordenador..

El Ajedrecista”, o máquina de jugar al ajedrez, un autómata que construyó en 1912 para su exhibición durante la Exposición Universal de París de 1914, donde creó una gran expectación. hasta el punto de ser mencionado en la  revista de divulgación científica  Scientific American.

Con la creación de esta máquina de ajedrez que quería demostrar que los sistemas artificiales son capaces de detectar automáticamente responder a situaciones cambiantes. el objetivo principal que le movió a construir el aparato, era llamar la atención sobre su teoría de autómatas, que ya había encontrado una serie de aplicaciones prácticas en forma de máquinas industriales útiles.

Torres Quevedo quería realizar una prueba espectacular de lo que hoy llamaríamos Inteligencia Artificial, un aparato que a diferencia de una caja de música que repite y repite las mismas acciones, sea capaz de ejecutar una sucesión de acciones diferentes en función de las diferente información recibida por el aparato.

Hoy este ajedrez se encuentran en el museo de su nombre en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid, y donde con los debidos permisos puede estudiarlo con detenimiento.

Aunque fundamentalmente está formado por un conjunto de ejes y engranajes, El Ajedrecista, no es un aparato puramente mecánico, pues si bien el la gran mayoría de sus componentes son puramente mecánicos, ejes , engranajes y bielas, utiliza también relés electromecánicos, interruptores motores, y elementos que pudiéramos considerar “protoelectrónicos” que supusieron el desarrollo de conceptos propios de máquinasomputadoras digitales. Por ejemplo unos electroimanes bajo el tablero son los encargados de mover las fichas.

Es capaz de ganar cualquier final de ajedrez jugando con tres piezas, jugando la máquina con el rey y una torre y el oponente humano en con un rey y consigue dar jaque mate en menos de 50 jugadas, debido a un sencillo algoritmo que calcula las posiciones y el oponente humano, pero no lo hace con el mínimo de movimientos posibles. Si el oponente humano  ejecuta un movimiento ilegal el autómata se lo señalan.

A diferencia de “El Turco” que funcionaba dirigido por un enano oculto en su interior, El Ajedrecista era un verdadero autómata construido para jugar al ajedrez sin guía humana.

Una segunda máquina, más grande y mucho más cómoda que se puede tirar el rey negro como en un tablero de ajedrez normal, se completó en 1920 y se encuentra tambien en el m Museo Torres Quevedo de la Escuela de Ingenieros Caminos de Madrid. Esta máquina detecta los movimientos de su oponente usando imanes eléctricos. La máquina de reconocer la posición del rey negro porque el pie de la figura es metálico y cierra el circuito de dos mitades de conductores que indican a la máquina la fila y columna en que se encuentra

En respuesta se mueve automática el rey blanco o la torre blanca moviendo electroimanes por debajo del tablero, a la vez que en el momento adecuado un dispositivo gramofónico dice “Jaque al Rey” y “Mate” y los errores del jugador humano son avisado con un letrero de neón “que informa  “!ª equivocación” (al primer error), que cesa al colocar el Rey en una posición permitida. Análogo proceder tiene con la  “2ª equivocación” y “3ª equivocación” y se a partir de ahí se niega a seguir jugando.

Sorprendentemente Torres Quevedo no publicó nada sobre su máquina de ajedrez, pero el científico francés Henri Vigneron en 1914 en la revista Nature publicó un artículo con una descripción detallada.

Otro invento de Torres Quevedo son los dirigible. Torres Quevedo se incorporó a la tecnología de construcción de dirigibles de estructura semirígida desarrollada por Santos Dumont y rígidas de Von Zeppelin. Con una nueva y revolucionaria tecnología.

El problema de ambos sistemas estaba en que los dirigibles rígidos se mostraba frágiles ante las inclemencias del tiempo mientras que los semirígidos se mostraban inestables. La solución de Torres Quevedo estaba en incorporar importantes innovaciones técnicas. Para conferirle una rigidez al cuerpo flexible del globo se situaba una viga formada por varillas dentro del globo,  a la vez que esta viga estructuraba distintos compartimentos del gas hidrógeno separado con una serie de membranas

Además se habían diseñado una serie de bolsas de aire para llenarlas o vaciarlas hacía gracias a una serie de “fuelles” (variando el peso del dirigible), estabilizando de esta forma el dirigible.

Estas ideas se convierten en cálculos sobre la inestabilidad de los globos flexibles, y  estudios sobre el gradiente de presiones que habría que introducir para solucionarla, que recogería en la memoria del anteproyecto de dirigible que presentó en 1902 a las Academias de Ciencias de Madrid y Paris con respuesta alentadoras tanto en España como en Francia.

Con el apoyo del gobierno y se comenzó la construcción de su primer dirigible con la colaboración del entonces capitán de ingenieros el Sr. Kindelán en 1905. que empezó volar sobre el cielo del parque Aerostático Militar de Guadalajara en 1906 con notable éxito.

En octubre en unas pruebas en Paris se produjo un accidente en uno de los vuelos con algunos de sus colaboradores dentro. Pese a ello la sociedad francesa Astra se interesa por los derechos para la explotación de sus dirigibles en todo el mundo a excepción de España.

Se llegó a un acuerdo, fruto del cual en 1911 se construyó el primer  dirigible trilobulado Astra-Torres, de 47,7m de largo que se caracterizó por una gran velocidad (82 km/h). En 1914 se construyó el Astra XV, con dimensiones equiparables a los Zeppelin Alemanes (82 m).

Hubo la intención de construir un dirigible para viajes transoceánicos, que debía repartir la carga de combustible a lo largo de todo el globo con una serie de bolsas que se iban

llenando para estabilizar el globo  a medida que se vaciaban los depósitos de combustible. Este dirigible, llamado Hispania, no llego a realizarse debido a la falta

de medios económicos. EL posterior accidente del Hindenburg en 1937 en Nueva York acabó con todos los proyectos de construcción de dirigibles definitivamente.

Un tercer invento de Torres Quevedo es más conocido del público los funiculares sobre cables porque uno de ellos, un funicular sobre las Cataratas del Niágara, el Whirlpool Aero Car, lleva aun a los visitantes sobre las aguas de la catarata a través de la famosa Whirlpool Fall, cuya maqueta podemos ver tambien el Museo Torres Quevedo.

Desde los inicios de su trayectoria profesional, Torres Quevedo se ocupó del diseño de teleféricos y transbordadores. En 1887 registró su primera patente sobre “Un sistema de camino funicular aéreo de alambres múltiples”, en el que la guía y tracción se realiza a través de un sistema de cables cuya tensión es independiente de la carga transportada, ganando así el conjunto estabilidad y seguridad.

El más famoso de estos transbordadores, aún en funcionamiento, es el funicular del Niágara, construido entre 1915 y 1916, en la línea fronteriza entre Canadá y Estados Unidos, por la compañía “Niagara Spanish Aerocar Co”, empresa de capital español constituida, expresamente para este fin, en Canadá.

Otro invento revolucionario en su época fue el Telekino que como se indica hace movimiento “kino” a distancia “tele”, consta de tres partes, un receptor, un conmutador rotativo multiposición y dos servomotores que pueden mover un sistema mecánico

La señal de radio se recoge con una antena y se transforma en impulsos eléctricos por medio de un cohesor. Cada impulso acciona un electroimán que hace que el conmutador rotativo gire un paso, operación que se repite tantas veces como impulsos tenga laseñal transmitida. Cuando el conmutador rotativo llega a su posición final, la batería suministra corriente a un servomotor iniciando la acción que tenga destinada

La aportación de Torres Quevedo es que para conseguir un número de posibles acciones con un sistema binario, los estados conexión/desconexión), solo podía cuatro palabras código diferentes. El problema en esa época, era la imposibilidad detectar el final de un símbolo o carácter y el comienzo del siguiente.

En esta situación, el único modo de resolver esta dificultad era usando un método de sincronización asíncrona, basado en el estado de la señal telegráfica.

La solución de Torres Quevedo fue utilizar un código basado en el número de impulsos transmitidos; de este modo, a un impulso le corresponde la acción número 1, a dos impulsos la acción número 2, a tres impulsos la acción número 3, etcétera.

El telekino fue por ello el primer creador mundial de un aparato de radio control y fue el pionero en el campo del control remoto. Adelantándose en varios años a los descubrimientos del genial inventor americano Incola Tesla. El telekino fue inventado para controlar los dirigibles aerostáticos sin peligro desde la cabina .

En 1905 hizo una demostración en presencia del rey Alfonso XIII, en Bilbao “pilotando” una barca por la ría del Nervión desde tierra. El barco tenía dos servomotores: uno actuaba sobre la hélice y el otro sobre el timón. La  fotografía muestra los preliminares del acto con Toorres Quevedo dando explicando a Alfonso XIII su invento.

A estos inventos hay que añadir diversas maquinas algébricas máquinas analógicas de calcular, como la que servía para  resolver ecuaciones algebraicas como las dos que mostramos a continuación

Torres Quevedo, junto con Isaac Peral (1851-1895) y Juan de La Cierva, nacido 1895 y muerto también como Torres Quevedo, en Madrid y en 1936, aunque en este caso, no de muerte natural, sino asesinado junto con otros muchos en Paracuellos de Jarama, forman el exponentes hispano del espíritu inventor que surgió en el Siglo XIX con el maquinismo.

Creo que los aficionados al Maccano debemos un homenaje a este inventor. En mi opinión de sus inventos más representativos los más “meccanizables” son “EL Ajedrecista” y el Teleférico de Niágara. Abra quien se atreva con el “Ajedrecista” pero yo  como decía la famosa canción, “Yo como el más fuerte me tiré al más flojo”. y pienso o hacer una reproducción en Meccano del “Teleférico” faena que encuentro adecuada a mis modesta habilidades.

Dejo para quien se atreva a los la digestión de los “platos fuertes” el reto de hacer un “ajedrecista” de Meccano, labor que me parece posible para algunos aficionados que conozco, pero que claramente excede mis habilidades

Si algún otro se atreve con el teleférico, he encontrado un video que aunque es bastante aburrido da bastante detalle de cómo es el modelo que actualmente funciona en el Niágara, así como el sistema de puertas de embarque y subida y bajada de los viajeros.

Pues si bien es en esencia el mismo modelo que diseño Torres Quevedo ha incorporado algunas medidas de seguridad como es un anemómetro que supongo q que tiene como misión informar del las corrientes de aire que sufre para interrumpir el servicio en caso de vendaval así como observo otros aparatos no identificados sobre la superficie de la cabina que sospecho no estaban en el modelo primitivo.

Respecto del “Ajedrecista” solo he encontrado dos esquemas poco descriptivos y la mejor explicación, la he encontrado en la web ALT1040  pero como además las fotos que he encontrado no muestran mucho detalle, Lo más seguro es entrar en contacto con el Museo Torres Quevedo para ver si ellos tiene información más completa del invento.

Fñelix Maocho

Lugares de interés

Otros post de Meccano

 

6 noviembre 2012 - Posted by | Meccano | , , , , ,

1 comentario »

  1. […] Por Félix Maocho 5/11/2012 La Universidad Politécnica de Madrid y Google celebran en estos días unas conferencias en honor de Leonardo Torres-Quevedo, famoso ingeniero español nacido y en 1852 y mu…  […]

    Pingback por Homenaje a Leonardo Torres Quevedo,cien años del “Ajedrecista” | Informacioninvisible | Scoop.it | 6 noviembre 2012 | Responder


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: