Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Relato – Rell Sunn: la reina de Makaha, pasión por el deporte, pasión por la vida

Por Félix Maocho
1/5/2012

Creo que ya os he dicho en diversos sitios que el mayor motivo de fracaso en esto de sacar un blog adelante, no es el que no te falte habilidad para escribir, ni que te lea poca gente ni que se te acaben los temas sobre los que escribir, el mayor enemigo de un blog, eres tu mismo, tu falta de constancia.

Hoy os traigo un relato de una amiga mía, una joven llena de vida y de amor por el deporte, que quiso romper con el ardor que la caracteriza, una lanza por la participación de las mujeres, dentro de ese mundo tan machista como es el deporte, y lo hizo, (y lo hace), con su actitud personal, pero tambien lo hizo con su pluma, pues tiene, como podréis comprobar, mucha facilidad parar escribir, pero la faltó eso que es imprescindible, la constancia. Su blog iniciado en agosto del 2007, murió en diciembre del 2009, y no hubo para ello mas motivo que la falta de constancia, pues si tenéis curiosidad por verlo su obra es un auténtico collar de perlas.

De ese blog, Mujeresydeporte extraigo hoy una muestra, su último post escrito en diciembre del 2009.

Félix Maocho

Rell Sunn: la reina de Makaha

Por mujerydeporte
19/12/2009

Qué ganas tenía de escribir sobre Rell Sunn, y es que, la historia de su vida, es como un cuento lleno de emociones pero con un final un poco amargo. Yo diría, que forma parte de esas personas que se convierten en mitos y te ayudan a soñar, a querer, a luchar, y a respetar. Una historia de cuento pero muy real: Rell Kapolioka’ehukai Sunn (1950-1998, Oahu, Hawái)

Rell nació en una de las principales Islas de Hawái, Oahu, en el año 1950 (¡Qué suerte! diríamos muchas de nosotras, ¡nacer en la cuna del surf!). Fue una de las pioneras del surf femenino y es recordada como una de las leyendas del surf hawaiano junto con Duke Kahanamoku, todo un honor. Su segundo nombre, “Kapolioka’ ehukai”, se lo dieron sus abuelos y significa corazón del mar. Sin duda, todo un nombre cargado de significado.

Lo del surf le vino de familia, su padre también surfeaba y ella empezó con tan solo cuatro años de edad. Pasó gran parte de su vida en el pequeño pueblo de Makaha, un spot que ya entonces era mundialmente conocido. Desde su habitación, y sin levantarse de la cama, podía saber cómo soplaba el viento y si las condiciones iban a ser buenas para surfear. Su vida se desarrolló completamente alrededor del océano y siempre le tuvo respeto, pero nunca miedo. Para ella era fuente de riqueza y diversión. Como si la viera, todo el día chapoteando y danzando por la playa, con esas temperaturas y en una Isla como Oahu no me extraña, menuda infancia.

Durante los años 50 y 60, Rell comenzaría a competir en el Campeonato Internacional The Makaha, junto con otras pioneras del surf como Ethel Kukea, Joyce Hoffman, Shelley Merrick, Bernie Ross, Phyllis O’Donnell, Margo Oberg o Linda Benson. Todo el mundo destaca cómo verla en el agua era sinónimo de fluidez, fuerza y pasión por el océano. Y es que Rell no sólo fue una de las mejores longboarders y Shortboarders del mundo sino que fue una auténtica wáter woman. Primera mujer vigilante de playa en Hawái (en los años 60 esto era raro raro), era una estupenda buceadora, además de canoísta y practicar la pesca submarina.

Su pasión por el deporte la hizo luchar por acortar las diferencias entre hombres y mujeres, en una época en la que el surf estaba plagado de hombres. Nadie concebía que una mujer tuviera la suficiente potencia física cómo para surfear una ola de 25 pies, hasta que llegó este grupo de pioneras que le demostraron al mundo, que el surf, también estaba hecho para las mujeres.

Tras el paso de los años, y concebir a su primera hija, Rell fundó una competición anual para los niños más desfavorecidos en Oahu (The annual rell sunn’s menehume surfing championships, competición vigente hoy en día). Lo hizo con la intención de que todos ellos se apartaran de las drogas y focalizasen sus fuerzas en el surf. Quería que tuvieran algo por lo que luchar, y sobre todo, quería aumentar su autoestima para que tuvieran un mejor desarrollo personal.Rell, nos cuenta en diversas entrevistas, cómo en sus inicios junto con otras surfistas de la época, sacaron el dinero de debajo de las piedras, para ir a una competición profesional en Sudáfrica. Cuando llegaron allí preguntaron qué premio obtendría la primera clasificada. La organización les dijo que en la competición femenina no había ningún premio en metálico (recordemos que eran los años 60). Su respuesta fue, pero ¿esto no es una competición profesional? La organización dijo, ok,ok chicas, ¿qué os parece 3.000 dólares? Por dentro todas se reían porque el viaje a Sudáfrica les había costado alrededor de los 17.000 dólares. ¿Y los medios de la época?¿cómo creéis que reaccionaron? En una palabra, alucinaron. Para ellos era un gran espectáculo, ya que era la primera vez que el mundo iba a ver mujeres bajando olas de hasta 25 pies. Les encantaba la idea de aquellas mujeres corriendo un gran riesgo y jugándose el tipo, cosa bastante inusual en aquella época.

En 1979 ayudó a fundar la Asociación profesional de surf (Women´s Proffesional Surfing) dándo a las mujeres su primera voz dentro de la comunidad surfista profesional. Tres años después, al fin cuándo ya estaba establecida la clasificación profesional femenina a nivel internacional, conseguiría ocupar el primer lugar en el ranking femenino.

En 1983 durante un circuito profesional en California, Rell notó un pequeño bulto en su pecho. Si, así es la vida… Con la pronta edad de 32 años y tan solo un año después de encontrarse en el ranking número uno de la clasificación, tuvo que afrontar un cáncer de mama muy avanzado. Tan avanzado que los médicos no le daban mucho tiempo más de vida. Qué duro tuvo que ser para ella, recibir esta noticia, cuándo estaba en lo más alto de su carrera.

Los médicos la pedían reposo, sobre todo después de los tratamientos de quimioterapia, pero ella siguió surfeando y compitiendo durante un año más. Quién estaba alrededor de ella, recuerda que Rell aprovechó al máximo su último año de competición, surfeando todo lo que pudo y sobretodo lo mejor que supo.

Todos conocemos las consecuencias que trae un cáncer de mama avanzado: la mastectomía. Para una mujer psicológicamente esto supone un duro golpe. Rápidamente, poco tiempo después, perdería sus sponsors, los cuáles ya no la veían tan atractiva en traje de baño. Desgraciadamente, su imagen, ya no vendía.

Poco a poco su enfermedad se iba haciendo más evidente. Acudía a tratarse nada más y nada menos que cinco veces en semana. Perdió su largo cabello y le daba una gran vergüenza entrar al agua. Rell nos cuenta la anécdota de su primer baño tras quedarse calva (suena duro pero fue así). Acudió a la playa de Makaha con su gorra para disimular su calvicie, con tan mala suerte, de que la perdió en el agua. Salió corriendo muerta de la vergüenza y se fue lo más rápido que puedo a casa. Al día siguiente, cuando volvió de nuevo, cuál fue su sorpresa al ver que todo el mundo en el agua llevaba también gorra. Esto fue un gran síntoma de todo lo que apreciaba sus compañeros.

Tiene que ser muy difícil afrontar una situación así. Rell cuenta cómo la vida que una vez ha sido tuya, ya no te vuelve a pertenecer. Pertenece al dolor, a la medicación…Tan solo cuándo podía meterse en el agua, sentía que volvía a vivir su vida otra vez.

Rell luchó durante 14 largos años contra esta enfermedad. Pasó un largo coma en el que recuerda tuvo un sueño. Un sueño en el que remaba, remaba y remaba, y nunca llegaba a coger la ola. Finalmente despertó del coma diciendo, ¿lo habéis visto? he cogido la ola! Su hermana dijo, oh dios mío Rell , has estado en coma. Sus palabras tras reflexionar sobre lo que le había pasado fueron: “I really belive surfing save my life”.

Tras afrontar todas estas situaciones y tener varios altibajos, se volvió una pionera en la lucha del cáncer de mama. Una enfermedad que por aquellos entonces, era de gran desconocimiento para las mujeres. Asesoró y enseñó a realizarse autoexploraciones mamarias en el Wai’anae Cancer Research Center. Desafortunadamente, ella no pudo detectarse la enfermedad a tiempo y quería que a otras mujeres no les pasara lo mismo.

El Cáncer no consiguió parar su vida. Realizó otras actividades como surf repórter, radio DJ e incluso se decidió a viajar con 20 niños de Makaha a Francia para dar a conocer el espíritu aloha en el International Surfing Contest de Biarritz. Quienes la conocen dicen que Rell siempre mostraba su mejor cara.

A los 47 años, cuándo la situación de su enfermedad era ya muy crítica, Rell no quiso fallecer en el hospital de EEUU que la trataba. Pidió por favor que la trasladaran a su pueblo natal Makaha para estar allí cuándo le llegase su hora. Su despedida fue emocionante, jamás he visto algo así. Su familia, sus amigos y cientos de surfers esperaban en la playa. Su hija montó rumbo al interior del océano, en una canoa tradicional hawaiana, con las cenizas de su madre. A lo lejos un cuerno sonaba fuertemente, mientras cientos de surfers se echaban al agua siguiendo la canoa.

Espero que este pequeño relato os haya servido para conocer un poco más a una de las grandes pioneras del surf y como su pasión, su fuerza, y sus sueños, la hicieron superar duros momentos sin venirse abajo. ¡A por todas en este año 2010!

Mujerydeporte

About these ads

1 mayo 2012 - Publicado por | Relatos | , , , ,

3 comentarios »

  1. No habia oido hablar de la Reina de Makala,….una mujer ejemplar, me ha emocionado su historia, gracias !!

    Comentario por Colokasia Duncan | 1 mayo 2012 | Responder

    • Y una buena escritora, si señor, por eso te ha enocionado.

      Comentario por felixmaocho | 1 mayo 2012 | Responder

  2. Hola Felix! muchas gracias por los elogios. La verdad es que es una pena que no siguiera con el blog, la planificación y la constancia son verdaderamente importantes para que no quede en el olvido. Que otros quehaceres de la vida no absorban tu rincón de la escritura, tu diálogo contigo mismo y con los demás. Porque la escritura es diálogo y reflexión, diálogos que versan sobre tus temáticas preferidas y cuyo interlocutor parece el interlocutor perfecto. Creo que es esta característica de los blogs, la que nos atrae tanto. No importa la extensión, el estilo o la temática, son un pequeño rincón que forma parte de nuestras inquietudes.
    Espero que vaya todo bien, ya te iremos contantdo! Un beso fuerte Felix!

    Comentario por mujerydeporte | 2 mayo 2012 | Responder


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 342 seguidores

%d personas les gusta esto: