Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Relatos – El Desahucio del Rey del Mundo de Francisco Betés de Toro

Por Félix Maocho
22/11/2011

Muchos, yo entre ellos, hemos pasado por el mismo trance, estar en una empresa convenido de hacer un buen trabajo, convencido de ser útiles y que se aprecia tu trabajo y de la noche a la mañana, encontrarte que no solo no desean que sigas trabajando con ellos, sino que incluso están dispuesto a ofrecerte una fuerte suma de dinero, para que no vuelvas a poner los pies en la compañía.

Diréis que otros lo tiene peor, pues ni una indemnización digna reciben y no os faltará razón, pero es tan humillante que te paguen para que dejes de trabajar, que no se trata í del problema económico, que muchas veces también existe, sino del problema moral. Te pueden dar dinero, pero ¿quién te reestablece tu autoestima después de ser despedido sin ninguna razón aparente?,

Ante esta situación, cada cual busca su tabla de salvación, yo la encontré en este blog, hoy leído 3000 veces todo los días y que tan útil hubiera resultado una cosa así, como elemento de comunicación y de prestigio con nuestros potenciales clientes. Otros, como algunos que yo he conocido ,no encuentran un chaleco salvavidas a su medida, y se refugian en el alcohol o en la depresión.

Uno de ellos, Francisco Betés de Toro, tomo la decisión de escribió una novela, El Desahucio del Rey del Mundo, donde dentro de una historia de ficción, incluye su drama personal, Les dejo con unos párrafos del prólogo.     ,

El Deshaucio del Rey del Mundo de Francisco Betés

“Cuando una persona esta en la cúspide de su carrera profesional, cuando ha conseguido, con su esfuerzo, posición, poder y dinero, y de un día para otro se encuentra en la calle sin entender como pueden hundirse a su alrededor los cimientos en los que ha construido su existencia, una de las cosas que puede hacer es escribir una novela para echar fuera parte de su duelo. 

Pero todo había empezado mucho antes, cuando yo viví una experiencia de salida «acordada» de mi última empresa. Tenía 52 años y no sabía hacer otra cosa que trabajar. Comencé a «dictar» la novela en 2004. Sí, a dictarla, porque mi costumbre de redactar informes en la oficina hacía que las ideas brotaran con mayor rapidez de ese modo que con mi nula capacidad para teclear. De hecho, dictaba hasta las respuestas a los correos electrónicos. Así que más que aspirante a escritor soy aspirante a «dictador».

 El método del dictado me dio un texto fuerte, directo y esquelético, de un centenar de hojas, que recogía la esencia del proceso vivido, pero al que, aún en mi ignorancia, sabía perfectamente que no podía llamarle novela. Esta primera «redacción dictada» la debí terminar a finales de 2005. Y así se quedó durmiendo el sueño de los justos hasta que tuve la feliz idea de pedir ayuda a mis amigos.”

El autor, fue de esa “afortunada” minoría que económicamente salió del lance razonablemente bien parado, por tanto, con esta novela no pretende conseguir un ingreso económico económico del cual vivir, la novela podéis descargar gratuitamente desde el servidor de Bubok en formato PDF o e PUB, lo que pretende, es que el lector le ayude a eliminar la mala bilis que se le ha quedado prendida en el alma.

En mi opinión creo que ha construido una buena novela con una historia de muy rabiosa actualidad “desgraciadamente” y que quizá explique como las empresas que destrozaron sus cuadros de directivos para sustituirlos por una hormada de tiburones sin escrúpulos  capaces de todo por medrar, hicieron un mal negocio, porque cambiaron hombres fieles que luchaban por las compañías como si fueran suyas, por gente que trabajan en su propio beneficio buscando a cualquier precio el “bonos”, que no dudan dar beneficios vendiendo, las “joyas de la abuela”, liquidando inmuebles y fábricas, esternal izando toda la producción, engañando a los clientes de toda la vida, … medias que son “`pan para hoy y hambre para mañana” pero que consiguen un beneficio inmediato, bueno para cobrar el “bonus” y ¡a otra cosa!, pues el día de mañana, vaciada esta empresa, trataran de depredar otra compañía.

Espero que se bajen la novela y la disfruten como yo la he disfrutado, aunque claro está que para mi es como lla lectura de mi propio drama.

Felix Maocho

Otros Relatos

22 noviembre 2011 - Posted by | Relatos | , ,

4 comentarios »

  1. Estimado Felix,

    Gracias por tu comentario sobre mi novela y gracias por considerar que puede servir a los que se han visto expulsados de su puesto sin saber muy bien porqué.
    Aprovecho para felicitarte por tu pagina que no conocia hasta ahora y parta invitarte a los almuerzos mensuales que celebranmos de nuestro Foro de Encuentro.
    Un abrazo,
    Francisco betes de Toro

    Comentario por francisco betés | 23 noviembre 2011 | Responder

    • Muy agradecido por sus palabras y por otra parte, muy agradecido por su relato, las víctimas de las «prejubilacion», tambien necesitamos que alguien haga patente nuestro sufrimiento. Si me es posible, acudiré con gusto a uno de esos almuerzos. Ruego que me avise cuando se vayan a celebrar, mi correo es Felixmaocho(arroba)gmail.com

      Comentario por felixmaocho | 23 noviembre 2011 | Responder

  2. Gracias.un libro que podré leer.

    Comentario por Colokasia Duncan | 23 noviembre 2011 | Responder

  3. Saludos
    Como decia en un anterior comentario a otra «ventana » de Felix , bueno es saber que hay otro mundo lejos muy lejos de lo cotidiano , lejos de esa pantalla iluminada llamada television , incluso de los periodicos
    Alguien , en este caso el Sr. Betes plasma el sentimiento de una legión de excluidos del mundo laboral y en parte de la «sociedad» , cuando tenemos mas experiencia mas saber acumulado en nuestros discos duros nos dicen que …. » adiós muy buenas »
    Ahi va un pequeño ejemplo
    A través del tiempo he ido observando por razón de mi trabajo ( ahora formo parte de esa legión ) que en muchísimas construcciones , quien sabia por donde se debían hacer las cosas era el Jefe de obra ( albañil veterano ) y los aparejadores jovencitos , arquitectos/as jovencisimos ( eso sí , ataviados de Coronel Tapioca en el momento de personarse en la obra ) con sus cascos blancos inmaculados , en cónclave cerrado pontificaban sobre la obra en cuestión , luego sin hacer caso al veteranos cogían sus todo-terreno y desaparecían camino de sus despachos sin pedir consejo al veterano Jefe de Obra , luego al cabo de unos dias , se debia de modificar las conclusiones del conclave )
    Eso en el ámbito que me he movido y ahora me pregunto .- ¿ cuantos casos en ese y en otros » ámbitos » , ocurre lo mismo ?
    Por ejemplo , en el mundo de la economia , de la educacion, cultura arte etc etc , se desperdicia toda esa experiencia se malgasta todo lo acumulado , se hace caso omiso a todo lo que la sociedad ha invertido en las personas y en el punto algido de dar sus frutos…… ZAS.- a la calle ¡¡¡
    Y asi nos luce el pelo
    Ernesto

    Comentario por Ernesto Garcia | 25 noviembre 2011 | Responder


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: