Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Huerto familiar – Se están abandonando muchos campos cultivados en España

Por Félix Maocho
29/6/2011

Según un estudio realizado por La Unio Llauradors, que en la Comunidad Valenciana  crece de forma alarmante el número de hectáreas de campos que se están dejando de cultivar en especial los campos cítricos se han duplicado la superficie abandonada sobre lo que se venía abandonando anteriormente, la consecuencia es la pérdida de ingresos que perciben los labradores por el cultivo de las tierras según datos del Ministerio de Medio Rural.

El abandono de campos e inicio en zonas del interior pero ahora el proceso se ha trasladado al litoral. Si bien en los últimos años el porcentaje de desaparición de campos de cítricos se elevó al 4%, en el último año la cifra alcanzó el 8%.De igual forma decrece la superficie de cultivo de hortalizas, frutales, viñedo; únicamente se mantiene sin variación la superficie dedicada a olivar. El informe destaca que el fenómeno de campos abandonados aparece en todas las comarcas y en algunas en concreto es especialmente grave.

Los campos  no cultivados, aparte de dejar de aportar riqueza a la región. constituyen un problema paisajístico, para Ramón Mampel, secretario general de LA UNIÓ, “o se hace un plan de salvación, con medidas que lleguen a los agricultores que son los garantes del territorio, o dentro de unos años el paisaje agrario que posee una amalgama de colores según la época y con mucho verde, va a pasar a ser completamente pardo en poco tiempo

Con ser serio el problema paisajístico es el menor de los problemas, pues hay una serie de efectos medioambientales asociados, como el aumento de especies silvestres conejos, jabalís, caracoles, insectos  y hormigas; que crean problemas en los campos que aun se siguen labrando, también actúan como reservorio de plagas y de malas hierbas, lo que obliga a efectuar un mayor número de tratamientos con productos fitosanitarios más agresivos

Por último facilitan la propagación de incendios pues un terreno cultivado actúa de cortafuego pero uno yermo es un foco potencial de propagación del fuego.

Por supuesto esto no es un problema específico de la Comunidad Valenciana sino que se extiende por todas partes. A ello contribuyen una serie de factores, quizá el principal sea el rápido y progresivo envejecimiento de la población rural. Hoy en día, en muchas ocasiones, cuando un agricultor se jubila, no hay quien cultive las tierras que él cuidaba.

Por otra parte esta la competencia de los productos agrícolas procedentes de terceros países, cada día resulta más difícil competir con productos procedentes no solo de Maruecos, sino de otros países tanto Mediterráneos como americanos.

Esto lleva que las tierras marginales dejen de ser rentables, y por tierras marginales hay que entender, tanto las que no tienen tierras de primera calidad, como las que por la configuración del terreno o simplemente el tamaño de las parcelas, no permite la mecanización extrema que precisa actualmente el campo para ser e rentable.

Todos estos motivos combinados hacen que queden sin cultivar cada vez más fincas. Quizá una solución sería transformar parte de esas fincas en huertos familiares, mediante la venta o alquiler en pequeñas parcelas pues en cambio hay mucha demanda de este tipo de huertos para quien tiene segunda vivienda en esos pueblos, El dinero procedente de la venta y alquiler, así como los ingresos por venta de agua de riego y cobro de labores ocasionales como arado con tractor, podrían suponer una fuente para los antiguos labradores a la vez que se mantiene en cultivo huertas que pueden seguir siendo útiles con otro enfoque.

Al igual que muchas viviendas se han transformado en residencias de turismo rural puede que merezca la pena de transformar esos terrenos en huertos c familiares como una forma de obtener ingresos extra aparte de ser una forma sutil de desestacionalizar el turismo pues el huerto tiene un largo periodo de funcionamiento, que en muchas regiones puede ser incluso continuo.

Los propietarios de segundas viviendas pueden asociarse para comprar una finca con posibilidades de ser transformada en varios huertos familiares, con ello aparte de encontrar una grata ocupación para sus ocios, ayudaran a mantener la belleza del lugar donde invirtieron sus ahorros en comprar una segunda vivienda una forma de proteger su inversión.

Félix Maocho

 

 

29 junio 2011 - Posted by | Horticultura |

1 comentario »

  1. Es una gran idea lo de alquilar parcelitas de cultivo…yá tuve ocasión de verlos en Berna.La gente iba los fines de semana y se respetaban los cultivos.

    Comentario por Colokasia Duncan | 30 junio 2011 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: