Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Xerojardín – Cómo hacer plazoletas, caminos y senderos

sendero tierra

Por Félix Maocho
6/3/10

Una parte a tratar con esmero en los Xerojardines son los caminos y senderos. Estos lugares además de cumplir con una función concreta son la excusa perfecta que nos permite reducir la densidad de plantas del jardín con  consiguiente ahorro de agua y trabajo de mantenimiento, objetivos principales en los Xerojardines.

 Sin embargo ello no supone en absoluto que los caminos sean una especie de solares alargados, sino por el contrario, el marco que realza la belleza de la vegetación.

En los Xerojardines los superficie que vaya a ser pisada han de procurarse dejarlas libre de plantas, pues la única planta que soporta hasta cierto punto, el ser  pisada es el césped y esta planta, salvo en zonas de gran pluviosidad y escasa insolación, tiene dos inconvenientes, precisa abundante riego y un cuidadoso y repetido segado, razón por la cual, resulta ser planta que conviene racionar en la Xerojardínería.

Por otra parte, los caminos y plazoletas pueden ser utilizadas como colectores de agua de lluvia, bien para trasladarla a un aljibe, o bien simplemente para desplazar el agua hacia el subsuelo de la zona cultivada como un aporte adicional de agua de lluvia a estas zonas. A tal efecto, se pueden instalar debajo de estas zonas láminas geotextiles que, con la debida inclinación, trasladan las escorrentías hacia la zona que nos convenga, a la vez que impiden el crecimiento de malas hierbas en los caminos, reduciendo su mantenimiento. En Teyma  y en Intemper/Rhenofol , dos empresas que venden planchas geotextiles, encontrarán mas información estos materiales.

Como se hace un sendero

Decidido o no, si ponemos un geotextil en la base y como trataremos de aprovechas mejor el agua de lluvia recolectada, habrá que pensar en como será la superficie del sendero. Hay muchos materiales adecuados para el piso de los senderos, cada uno con sus ventajas e inconvenientes, principalmente económicos y muchos de ellos añaden belleza y calidad jardín.

Caminos de tierra

El más sencillo y barato es el sendero de tierra apisonada. A mi entender tiene la belleza que se deriva del uso de materiales del lugar, por lo que difícilmente desentonará en el paisaje. Simplemente se riega someramente y se apisona, bien manualmente con un pisón, o con un compactadora mecánica. En pisón se puede construir con un envase metálico como una lata, puchero o algo semejante, de no más de 5 litros, llenado de cemento y con un palo de escoba de 1,20 metros, atravesado en un extremo  con largos clavos que quedan dentro del cemento para aumentar el trabado con el cemento después de fraguar.

 Si el espacio a apisonar es de cierta importancia podemos alquilar pisones eléctricos o compactadores en una tienda de alquiler de maquinaria de obras. Por ejemplo en empresas como Gam , que esta orientada a profesionales de la construcción o Alkitodo , más orientada al aficionado. También podrás alquilar maquinaria de GAM en las tiendas de Leroy Merlin en virtud de un acuerdo que tienen suscrito entre ellas.

Un sendero entre las plantas bastar simplemente apisonarlo, pero un camino o una plazoleta, necesitará un tratamiento más profundo para su buena conservación y evitar que con la lluvia se encharque y se haga lodo.

apisonado%20tierraComo además un sendero de tierra, es la cimentación de cualquier otro tipo de pavimento, explicare el procedimiento con cierto detalle.

Iniciaremos el trabajo, retirando la tierra suelta de la superficie, o tierra vegetal, que no vale para hacer la cimentación del camino, pero que sin embargo es adecuada para añadir en las zonas cultivadas, por lo que podemos depositarla en cualquiera otra zonas del jardín. 

Se pica a continuación el suelo del camino en mínimo 12 cm. de la rasante que tendrá el camino, o mas aun si no hay tierra firme. Esta segunda tierra sacada del camino se utilizará en la construcción del pavimento, por lo que la retiraremos en montones cerca de donde la extraigamos.

Si queremos que el camino tenga una bordura de obra o bien deseamos colocar vias de drenaje del agua de lluvia abrimos una zanja a cada lado del camino y colocamos la bordura o los canales de drenaje antes de iniciar el camino en sí.

Hecho esto, comenzamos por poner nivelar el terreno con un relleno que servirá de base a nuevas capas de material sin hundirse. Este relleno se hace mezclando parte de la tierra que sacamos con pequeñas piedras, trozos de ladrillo, etcétera, de un tamaño algo superior a un garbanzo. Esta grava la obtendremos del propio terreno o la adquiriremos en almacenistas de material de obras. Si la tierra que extrajimos era excesivamente arcillosa se mezcla con arena pues la arcilla al secarse a se contrae y cuartea el firme, la arena también la venden en estos almacenes de material de obras y normalmente la transportan ellos mismos con camiones con brazos hidráulicas que pueden situarte el material cerca de donde se vaya a utilizar. Hay almacenes de material de construcción por todas partes, si desconocéis donde están, preguntar a cualquier contratista de reformas domésticas.

Para hacer el firme lo ideal es mezclar 10 partes de tierra, 2 de grava, 1 de cemento y 1 de agua. La forma de hacerlo es echarlo con capazos directamente al sitio donde lo vamos a poner en pequeñas capas y añadir agua sobre ello, y posteriormente apisonarlo bien. Distribuida la capa de materia en todos los baches y huecos  profundos, debe quedar el camino con la inclinación. Este es el momento de añadir una capa geotextil si hubiera decidido ponerla y conectarla con los canales de drenaje.

Seca la capa anterior, se riegue hasta humedecerla  y añada una nueva capa de mezcla de unos dos o tres centímetros de grosor. Apisonar y regar y repetir las capas hasta rellenar 10 cm. de altura. Cuidaremos ir dando al suelo la forma adecuada tanto en lo referente al nivelado longitudinal como dar al camino una forma ligeramente lenticular para favorecer el que el agua de lluvia se aparte del camino rápidamente

Llagado a este punto se añade una capa de otros tres centímetro pero con mayor proporción de grava, con 6 partes de tierra, 6 de grava, 1 de cemento y 1 de agua y vuelva a apisonar, para añadir nuevamente una última capa con la mezcla normal y repita la operación de apisonamiento por última vez.

Así puede quedar el piso terminado, bien como un camino de tierra  o preparado para colocarle baldosas, cemento, ladrillos o cualquier otro tipo de suelo. Si está bien hecha la obra y correctamente nivelada el agua de lluvia debe resbalar sobre ella y el camino casi no sufrirá desperfectos..

 Felix Maocho

Adaptado de Autosuficiencia 

 

Indice X

Anuncio publicitario

6 marzo 2010 - Posted by | Xerojardín | , , ,

1 comentario »

  1. bien, pero faltan mas opciones, como por ejemplo; la construcciòn de pàneles informativos de las caracterìsticas del sitio que se visita, historia, bionomía de las especies animales encontradas en la zona, de las especies de árboles, y un largo etcétera. mil gracias.

    Comentario por rodrigo caro castro | 26 julio 2012 | Responder


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: