Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Asombroso – Graban una roca deslizandose en el Valle de la Muerte

Un lugar inhóspito y desolado en medio del desierto californiano Racetrack Playa en Death Valley, (La playa del Hipódromo en el Valle de la Muerte). Nunca nadie ha visto como estas rocas se desplazan, pero el claro rastro que dejan en el suelo, a enudo a cientos de metros de largo, es real e indiscutible, las piedras se desplazan. Para terminar de complicar más las cosas, los movimientos no se producen siempre, sino sólo en casos concretos que se suceden cada dos o tres años, lo que dificulta el seguimiento de los hechos.

El solitario lugar es un lecho seco lecho de un lago que en su extremo norte tiene una formación rocosa conocida como las tribunas. Las rocas de las tribunas se desprenden y caer sobre el plano suelo del antiguo lago. No se trata de pequeños cantos rodados, la mayoría superan los 15 cm de alto y no son ligera, pesan bastante. El tamaños de las rocas parecen no importar, hay desde piedras que caben en la palma de la mano a  peñascos más grandes que un hombre. Todas se mueven, y nadie sabe exactamente por qué. 

Muchas de las marcas dejadas por las rocas revelan, que pueden cambiar repentinamente de dirección, o incluso volcarse y seguir arrastrándose, o deslizándose, sobre cualquier otra caras. Son frecuentes los grupos de piedras que comienzan a moverse en paralelo y uno de los miembros, de repente, cambia de rumbo, hacia la izquierda o la derecha, o incluso en dirección contraria, desandando el camino que había hecho hasta el momento.

En ese lugar las rocas se mueven, realizan hazañas que hacen famoso este remoto punto. Lo han debido hacer siempre y hace mas de cien años que este fenómeno llamó la atención de los naturalistas estudian Valle de la Muerte. Sin embargo, nadie las ha visto jamás a moverse. La evidencia de que se mueven son los rastros que dejan detrás de ellos. Es relativamente fácil encontrarás una roca y detrás de ella ver su huella sobre la arcilla  del lecho lacustre que dejo la roca en su desplazamiento.

Cuando este fenómeno fue descubierto en 1948, los geólogos Jim McAllister y Allen Agnew, , repararon por primera vez en el extraño fenómeno mientras realizaban estudios en la zona. Inmediatamente comenzaron las especulaciones. Y las expediciones científicas específicamente enviadas para aclarar un misterio que dura hasta nuestros días.

Hubo muchas hipótesis algunas estrambóticas basadas en fenómenos electromagnéticos, y cambios gravitacionales locales pero la que a que goza de mayor aceptación lo achaca a un inusual aumento del nivel freático periódicamente surge por debajo la superficie y que al congelarse forma láminas de hielo sobre las que las rocas se deslizan. Esta teoría fue propuesta por primera vez por George M. Stanley en 1955 y es apoyada desde entonces por numerosos científicos.

En esta zona se registran con frecuencia vientos de 70 millas por hora, las piedras pueden actuar como barcos de vela sobre la resbaladiza superficie de la húmeda arcilla fina del lago. Sin embargo este es un fenómeno ocasional que nadie ha visto pasar, es sólo una teoría que además no explica el motivo por el que algunas rocas cambian de dirección o incluso, comienzan a ir marcha atrás.

Pues las marcas dejadas por las piedras no son paralelas como era previsible que ocurriea respondiendo al empuje del viento, pero eso no ocurre. sino que sus trayectorias a menudo se cruzan y se superponen trazando una complicada red de huellas, como las que dejarían muchos coches pasando por un mismo cruce. Tampoco los tamaños de las rocas parecen importar, hay desde pequeñas piedras que caben en la palma de la mano a grandes peñascos más grandes que un hombre. Todas ellas se mueven, y nadie acierta a saber muy bien el por qué.

Durante los últimos veinte años, investigadores equipados con instrumentos cada vez más sofisticados han acudido al Valle de la Muerte, en busca de una explicación. Pero nadie lo ha conseguido todavía. El vídeo que acompaña estas líneas, realizado por Brian Dunning, muestra por primera vez cómo el agua que se filtra a la superficie de la Racetrack Playa forma las láminas de hielo sobre las que hipotéticamente se deslizarían las rocas, impulsadas por el viento como si fueran barcos de vela. Aunque eso está aún por demostrar.

Según el Servicio de Parques Nacionales, hay otras playas cerca del Valle de la Muerte, donde se produce este fenómeno. La mezcla de un lecho plano arcilla humedad suficiente resbaladiza, rocas y fuertes vientos se produce también en otros lugares.

Vía Madri+d

Otros post Asombrosos

16 diciembre 2009 - Posted by | Asombroso | ,

No hay comentarios aún.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: