Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Psicología del flujo de información

Existe cierta tendencia en las organizaciones grandes (empresas, ministerios, centros de enseñanza, partidos políticos…) a omitir información relevante bajo la -posiblemente equivocada- concepción de que ciertos datos no deberían llegar a manos de cualquiera ahí dentro. Eso puede que sea cierto para informaciones especialmente sensibles, que no son útiles para el buen funcionamiento de la entidad, pero quizá sea precisamente el efecto contrario al deseado el que se consiga ocultando o guardando información relevante.

Pensemos en un grupo de personas, cada uno con una pieza de información que forma un gran puzzle que desean descifrar. Quieran o no colaborar entre ellos, instintivamente procurarán conseguir la información de los demás, usando como moneda de cambio la suya propia. Es decir, revelarán lo poco que saben a cuanta más gente posible para conseguir el trozo que cada uno les puede ir aportando a cambio. Cuanta menos información tiene una persona, más trata de hacer intercambios hasta que consigue la que quiere, más la comparte. Como cuando un grupo de niños va completando un álbum de cromos, cuantos más les faltan a todos, más transacciones hay. Sin embargo, quien tiene toda la información no tiene necesidad de decir nada a nadie, pues no consigue un beneficio directo de compartir la información, sino lo contrario (hablará de lo sabido por todos, pero siempre guardará lo confidencial). Está claro que quien ha completado su álbum deja de intercambiar cromos, se retira del “mercado”. Así, los flujos de información seguirán ocurriendo siempre y cuando haya una necesidad y una oportunidad de “comerciar” con ella.

Esto ocurre tanto en un ámbito relativamente pequeño, como un departamento, una empresa o un grupo de amigos, como en el total de la población. Pensemos en la bolsa: la única información que tiene algo de valor es aquella que no es conocida por todos, puesto que en el momento en el que algo es público, ya ha tenido su impacto automático en los valores bursátiles, desapareciendo la posibilidad de ganar dinero con ello.

Existe la tentación de guardar información, y con ello poder, de parte de quienes la tienen, ya sean gobiernos, directivos, corredores de bolsa o incluso adolescentes de instituto. Pero también existe un flujo natural de ésta, que se convierte en un líquido que se expande todo lo que puede y cuyos vasos comunican, no sólo la existencia de información sino también su ausencia. Pese a que lo habitual a nivel individual es que la información no conocida por los demás se guarde, como elemento valioso que es, ¿no sería mejor que, precisamente por la utilidad de esa información, se diese para mejorar el estado de todos?

Y mientras tanto, la confusión y el desorden traen ineficiencia, cuando la gente dedica el tiempo a buscar lo que debería ofrecérsele sin reparos y las decisiones se toman sin la suficiente información, de forma asíncrona y a ciegas. Cada uno por su lado hasta que hay algún choque.

Wikileaks sólo es un ejemplo de tecnología al servicio de la información. Para los nostálgicos, quedará “Radio Patio” y para las modernas, por supuesto Gossip Girl.

Por cierto, teoría de juegos y asimetría de la información son temas que, digo yo, la gente con MBAs habrá estudiado, ¿no? Siendo mala diría que el Principio de Peter se cumple demasiado. Siendo buena… que en todas partes cuecen egos.

11 noviembre 2009 - Posted by | General

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: