Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Mentiras, malditas mentiras y estadísticas

Huff_cover¿Qué hay peor que una estadística hecha con la la única finalidad de demostrar la conclusión que uno ya ha sacado? Pues que el periodista o blogger encima le dé bombo sin darse cuenta de la estupidez que está retwitteando (lo sé, “retwittear” aún no existe en la RAE, pero ya es como el equivalente a lo que quiero decir, no?)

Pues ante la innegable verdad de que el 68% de las estadísticas están manipuladas, yo me pregunto ¿y para qué molestarse uno en pensar siquiera si lo que dice un número es coherente? Usan las estadísticas como los borrachos usan las farolas: para apoyarse, no para iluminarse. Tienen una idea y buscan la manera de justificar la conclusión que ya tienen, con cifras que supuestamente vayan a dar más credibilidad.

No importa si confunden correlación con causalidad o con bocata de salami. Da igual si las casualidades existen o si ven datos como el que pasa el test de Rorschach. Lo que importa es sacar un buen titular, uno llamativo. Pues yo estoy cansada de la manipulación de la información, porque no siempre va a ser algo tan trivial como el ejemplo que pongo. Cada día veo nuevas barbaridades interpretando como les da la gana las cifras del paro, la inflación y demás elementos socioeconómicos. Quisiera un poco de rigor y recordar a los lectores que cuando lean una estadística distingan hasta qué punto merece la pena detenerse a mirar el contenido detrás de un titular.

Por ejemplo, leo en Tendencias 21:

Los niños que comen golosinas a diario son más violentos en la edad adulta

Los niños que comen golosinas y chocolate a diario tienden a ser más violentos de adultos, señala un estudio realizado por científicos de la Universidad de Cardiff, en Gales. 

En la investigación se revisaron datos de casi 17.500 personas (del 1970 British Cohort Study). Así, se constató que los niños que a los 10 años comían chucherías diariamente eran significativamente más propicios a haber sido condenados por actos violentos a una edad media de 34 años. 

Por otro lado, el estudio ha revelado que el 69% de los participantes que habían sido violentos a los 34 años, habían consumido golosinas y chocolate casi cada día durante su infancia, en comparación con el 42% de los participantes no violentos. 

Este estudio es el primero que examina los efectos a largo plazo de la dieta infantil en los comportamientos agresivos de los adultos. Según los investigadores, de sus resultados se puede concluir que dar a los niños golosinas regularmente puede provocar que no aprendan a esperar para obtener lo que desean. Esta incapacidad está fuertemente asociada con la delincuencia.

Por poner tres de los miles de factores que podrían haber afectado a dicha correlación:

1. Padres más permisivos permiten comportamientos más holgados en general, incluyendo entre otros, mayor libertad para comer golosinas y para hacer lo que el niño quiere (es decir, falta de disciplina o educación en general)

2. Niños deprimidos se alivian el ansia a base de golosinas y acaban siendo delincuentes de mayores porque acaban quitándosela con drogas (vamos, que caen en un pozo de perdición y malas compañías de la leche y son la escoria de la sociedad)

3. Los que no admitieron cebarse a golosinas a diario en la juventud han conseguido zafarse mejor de los delitos cometidos: es decir, que los que dicen la verdad son más violentos, pero los que mienten sobre su consumo de golosinas se desenvuelven de manera más sigilosa, como ladrones de guante blanco, por ejemplo.

Puestos a decir cosas sin fundamento, también podríamos llegar al extremo de afirmar que a los niños que comían más golosinas se les caían los dientes de leche antes, por lo que aún creían en el Ratoncito Pérez cuando se les cayó el último, de manera que en total recibieron más regalos y se mal-acostumbraron a que, dientes fuera de la boca, implicaba recompensa. Por eso, ahora son violentos: sacan los dientes a los demás a puñetazos, esperando con ello aumentar su riqueza/karma vital o lo que sea.

“Noticias” como la del ejemplo, las veo a diario en los periódicos, sobre todo en los gratuitos, donde les encanta tirar de estadísticas para rellenar. (mandar reporteros sale más caro que navegar Internet en busca de cifras a interpretar como les salga del higo).

Lo peor de todo es que luego, la gente coge esos numerajos y los esgrime como si de argumentos serios se tratara. ¡Que lo han leído en el 20minutos!

Así que he inventado un nuevo pasatiempo: dado que en algunos sitios tanto del Mundo Real como de Internet, el argumentum ad statistica es algo muy valorado, voy a inventarme de vez en cuando, mis propias noticias, a ver cómo reaccionan. Por ejemplo, la notable relación que existe entre ser poco pirata informático y suicidarse. Esto está clarísimo viendo que Lugo, ciudad donde menos se piratean los productos de Microsoft, es a su vez donde más tasa de suicidios hay. Es decir, que comprar el Windows original y luego darse cuenta de que han tirado el dinero invirtiendo en ventanitas, causa tal depresión que aumenta la tasa de suicidio. (o eso o que directamente no usan productos de Microsoft, y tanto Linux les deja la cabeza aún más hecha un bombo, dándoles unas ganas irrefrenables de quitarse la vida)

Por mi parte, voy a ver si juego a algo en el casino, que me han dicho que hay una correlación del 100% entre jugar y ganar: todos los que ganan han jugado!

12 octubre 2009 - Posted by | Miss Celánea | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: