Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Xerojardín – Xerojardín no quiere decir jardín sin agua

AlhambraEs una fotografía característica de la Alambra de Granada, nadie diría que este es un jardín seco, y sin embargo los jardines de la Alambra son uno de los ejémplos mas perfectos del jardín andalusí un jardín cuyas características han sido adoptadas por la Xerojardinería y que al menos a los españoles nos deberia valer como una costante fuente de inspiracion. A veces se asocia la palabra xerojardín a la de un jardín sin agua, y ello es erróneo, el xerojardín pretende utilizar el agua disponible de la mejor forma posible, de forma que cunda más que en un jardín tradicional y no solo sirva de riego sino para transmitir un ambiente de frescor a los que están en él.

A veces se asocia la palabra xerojardín a la de un jardín sin agua, y ello es falso, el xerojardín pretende utilizar el agua disponible de la mejor forma posible, de forma que cunda más que en un jardín tradicional. Lo que si pretende es estar preparado para soportar de la mejor forma posible una temporada de sequía, para si por alguna razón no fuera posible regar el jardín por cierto tiempo.

El xerojardín parte de dos premisas, que el agua siempre es el elemento limitante en el diseño del jardín y que con seguridad, de vez en cuando, cada varios años, no se permitirá regar los jardines en verano.

Por un lado, el agua es un elemento cada vez más escaso, por tanto, es y será un producto de gran consumo en un jardín que cada vez más caro, por lo que el ahorro de agua que podamos realizar, siempre será bien recibido. Y el agua será más escasa en el futuro, sin necesidad de que se produzca un cambio climático, que de llegar, solo agravará el problema, sino porque el aumento de consumo de agua “per cápita” es consustancial a la mejora de nivel de vida y porque, al menos de momento. se espera que las áreas urbanas sigan creciendo en población. Pero estas áreas urbamas independientemente de la población que soporten, tiene una capacidad limitada de suministro de agua, salvo realizar obras de trasvase de agua, caras, poco rentables y políticamente complicadas, por lo que necesariamente en el futuro se elevará fuertemente el precio del agua como una solución disuasoria de su consumo.

 Unido esto a los inevitables, cíclicos y naturales periodos de sequía, hacen del jardín, un lugar pensado para durar muchos años, que más pronto o más tarde, pasará por una época en la que se le prohiba o limite fuertemente el riego, y esa temporada, para muestra desgracia, coincidirá con la época de menos pluviosidad y mas necesidades hídricas del jardín, el verano. Para demostrar que esta prohibiciones son mas más corrientes de lo  que podamos pensar, incluyo un enlace  a una prohibicion de riego de jardines del año 2007, nada menos que de Bilbao, uno de los sitios tenidos como de los más lluviosos de la península. 

Sin embargo el xerojardín cuenta con el riego como una actividad normal dentro del jardín. De lo que se trata, es que el agua destinada al riego se consuma de forma rentable y juiciosa y de no cualquier forma y con poco aprovechamiento.

La primera pregunta de que se hace el xerojardinero es, ¿cómo quedaría mi jardín después de un verano en el excepcionalmente no me dejan regar?.

Naturalmente hay que aceptar como inevitable, que el jardín pierda una parte importante de su lozanía y que muchas plantas perezcan por falta de riego, pero lo importante, es si reanudados nuevamente los riegos, la mayor parte de los daños, pueden repararse por si solos en un corto espacio de tiempo y si las plantas perdidas por la sequía se pueden sustituir fácilmente, teniendo en cuenta al pensar en su reposición tanto su precio, como al tiempo que la nueva planta necesitará para alcanzar el tamaño de la que se secó.

La perdida de plantas anuales, no tiene excesiva importancia, pues a la temporada siguiente habrás repuesto sin gran coste las plantas a partir de semillas, igualmente, las plantas bianuales se pueden reponer sin excesivo gasto de dinero y tiempo, con solo trasplantar pequeñas plántulas o bulbos obtenidos en invernaderos. El problema comienza si la sequía ha producido daños irreparables en plantas vivaces, pues no solo se trata de reponer la planta, sino de esperar lo suficiente para que la planta adquiera el tamaño debido, cosa que por ejemplo en enredaderas o setos puede durar varios años.

Ya en el arbolado las pérdidas son siempre muy graves, pues sustituir árboles de gran porte por otros ya grandes traídos de viveros, supone un elevado coste tanto en su adquisición como en su tramnsporte y trasplante, y si nos decidimos por sustituirlos por árboles jóvenes, tardarán años en adquirir el tamaño de sus antecesores.

Una forma de combatir las restricciones de agua es aprovechar agua procedente sistemas alternativos al suministro públicos de agua potable, como utilizar aguas recicladas, aguas de lluvia recogida en aljibes o pozos propios. Por ejemplo, en la mayoría últimos campos de golf, los jardines históricos y muchos jardines públicos comienzan a regarse con aguas recicladas o con pozos privados que garantizan su cuidado en circunstancias adversas.

Es difícil que un particular pueda algo de este tipo,  pero muchos si puede hacer por ejemplo un acopio de agua de lluvia obtenida por ejemplo de las bajantes del tejado. Conseguir tener almacenados unos  litros de agua de de lluvia como reserva, puede ser  de valor inestimable en circunstancias extremas.

No obstante, la mejor forma de combatir la sequía es cultivar preferiblemente plantas autóctonas, pues esas plantas están acostumbradas a aguantar el verano sin que nadie las riegue. Eso no quiere decir que no agradezcan el riego en el seco verano, pero no lo necesitan. Un castaño en Asturias, una encina en Castilla, o una higuera en Canarias, aguantarán perfectamente un verano sin riego, aunque lógicamente, crecerán más y se mostrarán más lozanas y darán mas fruto, si en los largos periodos de sequía, les damos un riego de vez en cuando.

Así pues, un xerojardín en la zona Cantábrica, naturalmente húmeda y con amplia pluviosidad, podrá tener perfectamente praderas de hierba y castaños, mientras que no será posible algo semejante en un xerojardín de Castilla. Pero lo uno, no quita para que tanto en Asturias, como en Albacete, se vigile el uso que se da al agua de riego en el jardín y que el jardín se plantee de forma que, poca o mucha, esa agua se utilice lo más juiciosamente posible.

Pero el uso, (preferible), de plantas autóctonas, no impide que usemos plantas foráneas acostumbradas a otros climas y más o menos aclimatadas por el hombre para su crecimiento en el jardín, especialmente como plantas anuales y bianuales de flor. Esas si necesitaran riegos con mas o menos periodicidad y no son rechazadas por la Xerojardinería, limitándose a no hacer un uso abusivo de las mismas, y a situarlas allí donde más luzcan.

Esto implica un segundo problema, no solo por ahorro, sino para no pudrir las plantas autóctonas, que agradecen algún riego en verano, pero que no soportan la constante humedad, el xerojardín precisa un fino control del riego, de modo que se pueda regar diferentes sectores del jardín con diferente intensidad y periodicidad, en función de las plantas que sustenten.

Una encina rodeada de césped no es posible en ningún tipo de jardín, pues o pudriremos a la encina o no conseguiremos tupir el césped. Son plantas incompatibles y tiene que estar en sectores de jardín que tengan diferente régimen de riego.

Todas estas consideraciones complican tanto el diseño del jardín como su sistema de control de riego, razón por la cual hemos iniciado esta serie indicando cuales son los programas de diseño que le pueden facilitar la correcta concepción de su jardín, así como el sistema de riego que haya que realizar, para regar los distintos sectores convenientemente. En principio se dividira el jardín en diferentes áreas que ordenados en función de su frecuencia de riego se agrupan de la siguiente forma :

En primer lugar estarán los caminos y zonas pavimentadas y algunos elementos como estanques y fuentes en circuito cerrado y piscinas, que no precisan de agua de forma mas o menos frecuente pero esporádica, agua para su mantenimiento y limpieza.

A continuacion están las zonas de plantas autóctonas, que como mucho se regará cada quince días en verano y menos en otras épocas,  cuya mision es principal se procurar abundante follaje con una cantidad reducida de agua,

Las plantas razonablemente resistentes a la seg quia , que se regarán mas o menos semanalmente, proporcionarán el restante aporte de follaje y zonas humbrias del jardín.

Por último vienen las plantas que necesitan riego diario destinadas fundamentalmente a proporcionar flores que den manchas de colores vivos quecontrasten contra el follaje y que lógicamente se situan para que puedan ser vistas por las personas que deambulan por el jardín es decir proximas a las zonas de paso y estacia del jardín.

Por último habrá lugares puntuales que necesitan una constante aportación de humedad, estas plantas se pdndran en zonas humbrías donde la costante evaporacion del agua  cree un microclima fresca que haga grata la estancia en las zonas de más calor en el jardín.

Tambien habrá que proporcionar acceso al agua a las instalaciones auxiliares  como puede ser, semilleros, invernaderos y compostadora, asi como abrevaderos de animales domésticos o bebederos de pájaros.

Es importante definir las zonas donde estaremos del jardín, los caminos y senderos, las zonas de estancia a la sombra en verano y de solana en invierno, así como la zona donde practiquemos alguna actividad específica, como el área de la piscina y solarium o de la barbacoa.

Definidos losdiferentes  usos que tendrá el jardín y donde se situan, lo habitual, con  el fin de aumentar la sensación de frescor con el menor consumo de aguaes posible, es rodear cada sona de áreas húmedas en las proximidades y cada vez de zonas menor consumo de agua, a medida que están más alejadas.

Realizado con estos datos el boceto del jardín comenzamos a estar a en condiciones de iniciar la selección de plantas para cada área.

Mas post sobre el Xerojardín

24 agosto 2009 - Posted by | General, Xerojardín |

2 comentarios »

  1. Los conceptos parecen bien explicados, pero creo que se debería ser mucho más cuidadoso con la ortografía y la gramática.

    Comentario por Xavier | 4 enero 2011 | Responder

    • Indudablemente tiene Vd. toda la razón, pero el tiempo que tengo lo uso en sacar un blog adelante, a me divierte escribir, pero no corregir textos. Quizá algún dia, esto dé para pagar a un corrector.

      Comentario por felixmaocho | 4 enero 2011 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: