Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

Asombroso – El Número Dumbar o cuantos amigos puedes tener

castellersConozco a personas que parecen tener montones de amigos, yo no soy de ellos, yo tengo montones de conocidos, del trabajo, de los estudios, parientes colaterales, vecinos, etc. etc., personas de las que con suerte recuerdo su nombre y de que les conozco solo algún hecho de su biografía, quizá sepa si están casados, o si tiene hijos, o que veranean en el Sur, pero poco más. Yo a estas personas, no me atrevo a llamarlos amigos, pero supongo, que quien dice tener cientos de amigos cataloga como tales a conocidos como estos.

Bien, defino lo que entiendo por amigo. Son personas que quedan fuera del circuló familiar, e incluso fuera del circulo de los amigos íntimos, pero que por el motivo que sea, mantengo con ellos un vivo y relativo contacto personal. Como limite, diría que al menos los veo una vez cada seis meses.

Este puede ser un parámetro correcto para diferenciar un amigo de un simple conocido, una persona que conoces desde hace tiempo y que desde entonces, mas o menos te encuentras con él una vez cada seis meses.

Definido el concepto, pasaré a indicar que los sociólogos han observado, que el grupo de amigos de una persona lo componen más o menos 150 personas y que esta cifra se mantiene constante, tanto para personas que viven en grandes urbes, como en plácidas y tranquilas ciudades o en remotos y atrasadas comunidades trashumantes, y no solo eso, parece que el tamaño de del grupo de amigos, viene condicionado por el tamaño del neocortex cerebral y que esta es una característica común a todos los primates.

Quienes estudian el comportamiento de los primates, el genero más próximos al humano, observan una relación directa entre el tamaño medio de las manadas de cada especie y el de su neocortex cerebral. Según parece, el tamaño de las manadas está limitado por la capacidad que tiene cada individuos del grupo, de reconocer como pertenecientes a la manada a los otros individuos y de esta labor se encarga el neocortex.

Cuando el grupo supera el numero de individuos que se pueden reconocer mutuamente, decaen los lazos sociales entre ellos y la manada tiende a fragmentarse en dos grupos que pronto dirigen y comienzan a luchar entre si por el dominio de un territorio. En cambio, la manada que permanece por debajo de ese número umbral,  mantienen fuertemente la cohesión entre sus miembros, lo que la produce ventajas competitivas en la lucha por la substancia, pues son capaces de coordinarse, permitiendo que las habilidades de unos se complementen con las de los otros, por ejemplo unos cazan y otro recolectan y otros cuidan las crías.

Continúa

En 1992, Dunbar, una antropóloga de la University College de Londres, extrapoló esta característica de los primates y predijo que en el ser humano, ese número límite se encontraba en 147,8, más o menos 150 personas que se le suele conocer como el número de Dumbar.

La realidad demuestra que en los humanos no es tan claro el efecto de esta limite. Vivimos en maga ciudades que sobrepasan miles de veces el número de Dumbar, y existen empresas con miles de empleados que trabajan todos con un objetivo común, sea ese fabricar coches, o mandar gas licuado desde Siberia, lo cual demuestra que hay otros elementos de cohesión social diferentes al puro reconocerse entre las personas. Sin embargo, al comparar esta predicción, con el tamaño de las tribus nómadas, tanto en los datos recogidos por los paleonteologos sobre sociedades primitivas, como los datos procedentes de grupos actuales, Dunbar notó que  se agrupaba alrededor de tres cifras, grupos de 40 personas, de 150, y de 1250 individuos, como si estas cfras fueran es pecialmente adecuadas para constituir núcleos humanos estables y autosuficiente.

Dunbar lanzó la teoría que un grupo de 150 personas debía tener un incentivo muy alto para mantenerse juntos. pues  el grupo debe dedicar al menos un 42% del tiempo a la socialización entre ellos. Esta dedicación solo es posible en grupos que se mantuvieran físicamente próximos como, las tribus nómadas y grupos militares, o talleres de trabajo.

En grupos dispersos, habría dificultad para establecer lazos entre ellos, por lo que se formaran grupos menores de solo 40 individuos Dunbar también propone que el lenguaje ha nacido como consecuencia de encontrar una forma fácil de socializar, pues se puede hablar y ejercer otra actividad productiva simultaneamente, como recoger frutos o tejer. Sin el lenguaje, los humanos hubieran tenido que dedicar la mitad de su tiempo a la socialización, lo que hubiera hecho imposible compensar este esfuerzo con los frutos de la cooperación productiva entre todos.

Hoy el número Dunbar se ha convertido en un tema del mayor interés para antropólogos, sociólogos, estadísticos y economistas. Se ha abusado en exceso de este concepto y muchos creen descubrir sin excesivo fundamento este número mágico, en las cosas que funcionan bien, mientras y lo hechas de menos en las que funcionan mal. ¿Cuanto hay de realidad o de ensoñación en ello?, es difícil dar una respuesta categórica.

¿Cual es mi caso?

Como digo, considero amigo a aquel con el que salgo de vez en cuando, poniendo como límite, vernos cada seis meses. A la vida social, o a socializarme, como dice Durban, dedico normalmente, desde la tarde del viernes al domingo. No quiere decir que no salga un martes por la noche, o que no tenga un funeral en jueves, pero tampoco dedico todos los sábados de mi vida a salir.

Así que en primera aproximación, dedico de cada semana 2,5 días a la socialización. Eso supone un 35,7,5%, lejos del 42%, ahora bien, si a eso sumamos el tiempo dedicado a hablar por teléfono, a leer e.-mails y otras actividades socializadoras, posiblemente si ande cerca de la cifra indicada por Durban.

Reconozco como de mi grupo, en primer lugar a mi núcleo familiar, es decir familiares en primer grado y los de segundo grado, con los que realmente tengo contacto habitual. En conjunto unas 20 personas. En segundo lugar está el núcleo familiar extendido, familia política y personas emparentadas que por algún motivo concreto u especial afinidad, tengo mas contacto de lo habitual. Repasando me sales unas 25 personas más. Después viene el grupo de los íntimos, personas con las que quedo de forma regular para salir y con las que tengo actividades comunes, como ir a comer, al cine o de excursión, me salen una doce na más de personas, en tres grupos de amigos íntimos diferentes.

Fuera de estos, hay un voluminoso grupo de personas de las que me considero amigo, a los que harías favores e igualmente no me daría excesivo pudor el pedírselos, pero con los que salgo de guindas a peras, son fundamentalmente personas que contacto durante la temporada de verano, antiguos compañeros de trabajo, y amigos de mis amigos, que solo veo habitualmente cuando coincidimos con los amigos comunes y un grupo de parientes mas o menos lejanos con los que mantenemos algún contacto sobre todo por teléfono. Después de contabilizar estos grupos me salen mas o menos 40 personas.

En total son 127 personas, algo alejado de los 150 personas que lo que indica Dumbar, lo que tampoco me extraña, pues no soy especialmente sociable. Claro que caigo en la cuenta, que no he contado personas, como mi asistenta y su marido, el portero, la camarera que me sirve el café todos los días, quien me vende los ordenadores y el dueño del taller mecánico del coche, que son personas a los que me une una relación, que no puedo considerar amistad, pero si es en cambio un afecto sincero que les hace pertenecer a mi grupo. No los considero amigos, pero haría y hago por ellos, lo que está en mi mano, (dentro de un orden), por ayudarlos cuando tiene algún tipo de dificultad, así como ellos, (también dentro de un orden), hacen por mi, más de lo que la estricta relación de trabajo les obliga. Si incorporamos este último grupo, si creo que llegue a los 150 personas predicho.

Post Data  en Recuerdo de una amiga

topoGIGIOAl escribir este post he reflexionado en cuantos amigos he perdido a lo largo de mi vida y me he asustado, amigos del colegio, de la universidad, del trabajo, que en su dia fuimos uña y carne, pero que los avatares de la vida nos separaron para siempre.

Estoy con Durban, nuestra capacidad de relación es muy limitada, perdemos el contacto y perdemos la amistad. Una hermana mía, que es un poco filósofa, opina que en esta vida, vamos perdiendo amigos constantemente, mientras que los enemigos se acumulan, pues a esos nunca los olvidas. ¡Triste realidad!.

Las nuevas tecnologías permiten recuperar amigos perdidos. Twitter, Facebook y Google te ayudan a restablecer contactos con personas a las que perdiste la pista desde hace años. Sin embargo, te das cuenta que la veces Llegas tarde.

Hoy me he enterado a través de Google, que se ha muerto una persona que fue muy querida amiga mía, se llamaba Mercé Miravet, y su amistad me hizo mas grata mi estancia de ocho años en Barcelona Era realizadora de Televisión y coincidimos, porque yo trabajé como productor en Miramar.

Ella era catalana, que no catalanista, hablaba, pensaba y reaccionaba en catalán, yo, del centro, que no centralista, pensaba, hablaba y reaccionaba en castellano. Tanto ella como yo, reconsiderábamos eso una circunstancia, si ambos hubiéramos nacido y criado en Navarra seríamos navarros, eramos sobre todo ciudadanos del mundo.

Recuerdo una ves que Lanza del Vasto y su comunidad del Arca se dio una vuelta cerca de Barcelona, allí fuimos ella y yo en mi Seiscientos a verle. ella que de por sí era austera y pacifista, aquel señor que predicaba la paz en la austeridad y la renuncia, la sedujo, a mi, me pareció todo bastante artificiosa. De vuelta a Barcelona, me preguntó qué me había parecido, y yo con mi realismo garbacero,  le dije, “es un fantoche”. Ella, con un punto de ironía y reproche me contestó, “eres un mesetario”, y con “Mesetario” me quedé para todo lo que duro nuestra relación de amistad.

Ella era un intelectual hecho a si mismo, nacida en un ambiente muy humilde, se formó solo mediante lecturas y observación de la realidad, Lo que leía le arrastraban de un tema al siguiente y de un autor a otro, quizá comenzó con Corin Tellado, pero cuando yo la conocí, ya había leído en su búsqueda detrás del saber a filosofos como Kirkegard, y lo que era más valioso, los había entendido. Yo en cambio, venía de un camino de rosas, había leido la extensa y selecta biblioteca de mi padre, fui a la unifversidad y tuve buenos maestros, pero creo que asimilaba la mitad de la mitad,

Ella me abrió los ojos a la cultura, al mundo del teatro, a la música de jazz, me presentó amigos cultos y preparados, tambien me hizo pensar sobre muchos temas. Quienes no la conocían la consideraban áspera y dura, pero esa máscara escondia una extrema sensibilidad y una muy oculta timidez, yo la llamaba “ratolí”, el ratoncito, que era como se llamaba una tienda de ropa para bebe que habia camino de su casa.

La vida siguió, me casé, abandone Television buscando más dinnero y nuestro caminos se separaron poco a poco, Pasado unos años, la volví a encontrar por casualidad en Barcelona, me pareció que ella quiso retomar la amistad, pero yo entonces estaba felizmente casado y pensé que era un peligro y la rehuí. Fue la única vez que nustros caminos se volvieron a cruzar, la siguiente noticia que he tenido de ella es que murió y lo hizo en 1993 hace ya diez y seis años.

Como dice la canción:  Cuando un amigo se va , cueda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo.

Descanse en paz el pequeño ratolí, la meva amiga

18 junio 2009 - Posted by | Asombroso | , ,

1 comentario »

  1. Hola que linda infancia que tenia en la epoca de topo gigio.Era los momentos mas lindo que me paso en la vida.

    Comentario por paula | 8 octubre 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: