Felix Maocho

Para quien le interese lo que a nosotros nos interesa

.Huerto familiar – Prevenir enfermedades de la cebolla

La cebolla es un bulbo suculento con los tejidos de reserva de la planta situado a ras de suelo. Es por tanto blanco y tentación para cualquier insecto, pájaro o roedor que se encuentre en las inmediaciones, para ellos es una reserva de alimento de fácil acceso,  lógicamente no le faltan depredadores. Igualmente es un tejido que contiene un alto grado de húmedad, el substrato ideal para la proliferación de los hongos.

Contra unos y contra, tiene la cebolla defensa, como en general tiene todas la familia de las Liliaceae, tanto salvaje como domesticadas, pero como es habitual, las especies domésticas, tanto la cebolla, chalotas y cebolletas, como el resto de las especies domesticado de esta familia , los puerros y ajos, estas defensas, las tiene mucho enos efectivas que las especies salvajes, en parte, porque el hombre ha tomado el papel de guardián y en parte, porque algunas de esas defensas también eran molestas para el hombre, el máximo depredador, y ya nos hemos preocupado por siglos, de seleccionar las variedades que tuvieran más bajas las defensas naturales.

 Una de las defensas es su sabor acre, que caracteriza a los bulbos de la familia, capaz de  mantener a raya a la mayoría de las especies, tanto insectos como pequeños invertebrados y mamíferos. Naturalmente si seleccionamos y cultivamos las variedades más dulces, que menos nos hacen llorar, etc. etc., también seleccionamos las que menos hacen llorar, a los insectos, a los caracoles y a los ratones.

 La otra gran defensa de las cebollas es la envoltura coriacea exterior, que como hojas de  pergamino envuelve el bulbo. Esta envoltura formada por un par de hojas naturalmente  desecadas, crean una piel impermeable protectora, que aísla el interior del ataque del moho y los hongos. Si por algún accidente o ataque, esta capa protectora se perfora o rompe, pronto aparecerá en ese punto un moho.

Continúa

Ambas defensas son suficientes para mantener alejados a los enemigos del sus bulbo, pero como siempre pasa en la naturaleza, hay insectos y hongos que se han especializado específicamente en el ataque a la cebolla, unos son insensibles a los aceites esenciales de la cebolla y otros han encontrado la forma de perforar de una u otra forma la envoltura de las cebollas. Son estos los que desde el punto de vista del horticultor, los que producen las plagas y enfermedades de la cebolla.

La primera actuación del horticultor ante este riesgo ha de ser preventiva, tomar las medidas que reducen la posibilidad de ataque y preparan a la planta para la mejor defensas posibles.

La mayoría de las normas que vamos a indicar son medidas generales de prevención, solo algunas de ellas, como indicaremos son específicas de la cebolla.

Rotación de cultivos

Soy partidario de seguir la rotación de cuatro años de cultivos. Para ello, cultivaremos en años sucesivos en cada bancal especies correspondientes a los siguiente grupos de plantas

Leguminosas y cereales, plantas de semillas, legumbres, cereales, girasol etc.
Plantas de hoja, lechuga, col, coliflor berza, etc.
Plantas de raiz, zanahorias, remolacha, patatas etc
Plantas de fruto, tomates, Tomates, pimientos, berenjenas, melones, etc

La rotación consiste en cultivar consecutivamente en cada parcela especies del grutpo que corresponda, hasta cerrar el ciclo de cultivos a los cuatro años.

Observarán que la familia de las Liliaceae no tiene una colocación fácil dentro de esta división y en efecto según, los autores las encuadran de forma fluctuante dentro de estos grupos. Puestos a elegir, en principio las colocaría dentro del tercer grupo, pues la asociación de las cebollas con las zanahorias es beneficiosa, pues las cebollas alejan a enemigos naturales de las zanahorias y aparte que unimos en le mismo bancal plantas que obtiene su alimento de la zona profunda del bancal, como la remolacha, o la patata, con plantas como la cebolla que la obtiene de la corteza superficial. No obstante tambien es buena la asociación de las cebollas con las coles, por lo que pueden ir en el ciclo de las plantas de hoja.

Lo que es importante es, encuadren Liliaceae donde prefieran, que en un terreno ocupado por Liliaceae, en los próximos cuatro años se planten Liliaceae, pues muchos depredadores se quedan a invernar enterrados en el mismo espacio que ocupó la planta por lo que aumente mucho es riesgo de infecciones si se repite un nuevo cultivo de Liliaceae.

Sembrar cultivos resistentes

Si hay enfermedades de las cebollas endémicas en la región, busca variedades resistentes a esas enfermedades de forma específica. Como norma general, las semillas autóctonas suelen ser plantas resistentes a las enfermedades endémicas de la región. Habia en el campo español un buen Servicio de Extensión Agraria, por desgracia  infrautilizado por los agricultores, donde podía uno informarse de las enfermedades de los cultivos endémicos en la zona y de las semillas más adecuadas para la siembra en ese terreno.

Con el traspaso de competencias, este servicio se desmontó y pasó a depender de las Autonomías, con lo que en este momento, es difícil informar sobre el, pues sus herederos hoy dependen de diferentes consejerías y tiene nombres y formas de actuación diversa. Así que actualmente, cada cual deberá investigar en las consejerías de Agricultura de su comunidad, de donde y como le pueden informar sobre estos temas.

 En cualquier caso, elige variedades adecuadas al clima local y a la época en que las vas a plantar  y compra plantas y semillas sanas. Inspeccióna semillas y plantones que vayas a plantar, si traen alguna enfermedad, anormalidad , plaga o herida no las plantes.

No plantes muy denso, que haya el suficiente espacio, para contener el agua, los nutrientes, si crias plantas débiles las hace más susceptibles a plagas y enfermedades. Limpiar de malas hierbas, aumenta no solo el agua y nutrietes disponibles, sino la insolación y el paso del aire entre las plantas.

Loa hortelanos expertos y los viveros de la zona, probablemente tambien te den buenos consejos al respecto, No te avergüence pregutar.

Prepara bien el suelo

Mantén el suelo fértil y bien labrado para que drene. Incorpora materia orgánica, Preferible si es compost, vermiculita, o se ha hecho un abono en verde. Evita un exceso de fertilizantes y no emplees estiércol poco fermentado.

Procura que el suelo sea adecuado a las cebollas y en la medida de lo posible, corrígelo añadiendo correctores y eliminando piedras y terrones. Prefiere suelos sueltos, profundos y ricos en materia orgánica, de consistencia media y no excesivamente calcáreos. Los suelos arenosos, si no son pobres son muy adecuados a estas plantas, los menos adecuados, son los terrenos pedregosos y poco profundos, Las mejores cosechas se obtienen en terrenos no utilizados anteriormente para cebolla.

Después de una grave infección de cebollas por  Carbón de la Cebolla o la Podredumbre blanca se debe desinfectar el suelo mediante su solarización   , así como desinfectar en lejía las herramientas que se utilicen en labrar esa porción de terreno con el fin de no extender la infección de un lado a otro del huerto.

Riegos adecuados

Las plantas sanas resisten mucho mejor los ataques de plagas y enfermedades. Por tanto, un buen cultivo en cuanto a riego, abonado, apropiada temperatura, luz, humedad, etc., reducirá los problemas.

Riega lo necesario, ni mucho ni poco. Las cebollas son sensibles a la humedad, el riego excesivo no las hace ningún beneficio. Tampoco deben pasar sed, las cebollas tienen poca raiz y muy superficiales. Es un cultivo al que le es muy adecuado el regarle por tubería exhudante enterrada a media profundidad..

Si el agua de riego es excesivamente duro se puede añadir muy ligeras cantidades de ácido cítrico. Manteniendo el agua en un Ph próximo a 7. Cuidado también con las aguas de pozo que sean salitrosas, en ese caso regar más para que el agua sobrante arrastre las sales.  En ese caso puede ser adecuado hacer surcos de modo que las cebollas queden en lo alto del caballón lejos de la humedad.

Una planta bien cuidada, con su riego, su abono, su luz, temperaturas, etc., es mucho más resistente a los ataques de plagas y enfermedades. Evita mojar las hojas y las flores de la cebolla con el riego puesto que favorecen el desarrollo de enfermedades.

Planta en lugar adecuado

La cebolla exige estar expuesta a mucha luz, lo ideal es a pleno sol. En su cria en el invernadero cuidar a interrelación entre la temperatura diurna y nocturna, la luminosidad y la humedad. En los dias mas crudos, protege las cebollas de las heladas las cebollas mediante un túnel de plástico, colocando un film transparente sobre alambres curvados clavados en tierra.

Inspeciona las plantas 

La inspección frecuente de las plantas permite detectar las enfermedades en un primer momento  Actúa en el momento de notar los primeros indicios de cualquier enfermedad. Si decidieras utilizar cualquier producto químico para combatir la enfermedades ten en cuenta evitar que el tratamiento llegue a plantas diferentes a las que quieres tratar,

Aisla con plásticos la zona a fumigar, consumiras menos producto fitosanitario y evitaras contaminar a otras plantas  Es muy importante conocer el plazo de seguridad que ofrece el fabricante del producto, es decir, el tiempo que debe transcurrir, los días desde que se aplica a un producto hasta que se puede consumir la hortaliza.

Si emplea productos químicos en el huerto familiar, hazlo sólo en casos que no haya alternativa y unsa las cantidades imprescindibles, recuaeda que a diferencia de las plantas de jardín las hortalizas se comen. Sigue escrupulosamente todas las instrucciones del fabricante sobre la proteccion para dar los productos, conservación de los productos en el hogar y la forma de deshacerse de sobrantes y envases.

 Direcciones de Interés

Infojardín –  Cultivo de la cebolla. Plagas, enfermedades y fisiopatías en el cultivo de cebollas
Infoagro Plagas y enfermedades: ¿cómo evitarlas?
Infoagro –  El Cultivo de la cebolla.   El capitulo 8 se dedica a las plagas y enfermedades 

indice 

12 junio 2009 - Posted by | Horticultura |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: